Ausencia

El día adopta una actitud extraña, se ha dado cuenta. Tal vez la niebla no se cierna sobre el interior y puedas ver limpias las aguas tras el cristal. Ximena ha cesado de cantar en mi ventana y ya no suben sus notas a deslizarse hacia el otro lado de las montañas, buscándote. Ese verde profundo sigue vivo en mi memoria y puedo disfrutar sus matices con sólo olvidar mis ojos, y volver bajo los árboles como diminutos puntos en la inmensidad de una cúpula de sombras agujereadas por las estrellas.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.