Match Point

Fui el pasado domingo al cine a ver “Match Point”, la última de Woody Allen. Reconozco que este personaje nunca me ha caído bien, pero sus últimas películas me han gustado. Cosas.

Ésta en concreto refleja el entramado psicológico que suelen tener las producciones de Allen. Al principio todo tiene un aire más o menos idílico, con un chaval que se va a adentrando en un mundo de influencia, dinero y ostentación. La cosa tiene su primer “punto” cuando aparece en escena Scarlett Johanson, que más que actriz en esta película ha jugado el papel de objeto de deseo (la verdad es que le va que ni pintado, está impresionante la chica). Las curvas peligrosas de la rubia protagonista le hacen perder la cabeza al chico de la película, que sin embargo se empeña en llevar una doble vida en la que combina un matrimonio poco activo con su mujer con las escapadas para beneficiarse sexualmente de su rubia amante.

La suerte hace de hilo conductor en esta historia, dando algunos momentos que, he de reconocerlo, le provocan a uno alguna sorpresa. Es una película volcada en los caprichos del destino, aunque en medio de esta óptica se pueden reconocer las consecuencias reales de las elecciones que toma uno mismo, a veces fatales.

En fin, una excelente película, que deja al descubierto la lección de los aparatosos efectos de la mentira, aunque queden cerrados con ese beneficioso azar de la suerte en el que se vuelca esta historia. Por cierto, que he preferido no dar muchos detalles del imprevisible desenlace, para que quien vea esta película después de leer estas líneas no pierda la ocasión de aprovecharse a fondo de la originalidad de esta obra.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.