El terrible delito de Artur Boruc

Los viejos dominios celtas siguen con sus viejas disputas religiosas de siempre, y lo mismo que ocurre en el Ulster, pasa también con los actuales moradores de los dominios de Robert Bruce. En Glasgow (Escocia) hay un equipo, el Celtic, que tiene muchos aficionados no sólo en el propio reino norteño, sino también en la isla vecina, Irlanda, recibiendo el apoyo de una numerosa hinchada católica, mientras que sus vecinos de los Rangers cuentan con el apoyo de los hinchas protestantes. En fin… cosas.

El caso es que, como cuenta Análisis Digital, el portero polaco del Celtic, Artur Boruc, ha sido amonestado por las autoridades británicas por un atentado contra el orden público. No vayan a pensar ustedes que el guardameta (el sonriente mozo de la foto) insultó a la reina Isabel, o que se presentó borracho en la portería, o que saltó en pelotas al campo. Pues no. Simplemente, se santiguó. No bromeo: al tipo le han castigado por santiguarse, algo que hacen a menudo muchos futbolistas en todo el mundo.

Así pues, hacer con una mano la señal de la cruz, un gesto que tiene de ofensa lo que yo tengo de físico nuclear, en Escocia es un atentado contra el orden público. El colmo del absurdo. Si es cierta la leyenda de que William Wallace gritó “libertad” cuando era torturado hasta la muerte por los ingleses, me pregunto qué diría el caudillo escocés si llegase a ver hasta qué extremo esperpéntico se está pisoteando ahora la libertad en su propia tierra.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.