¡Ya puedo morirme… en gallego!

Mie 15·11·2006 · 22:11h 7

Esta imagen la publiqué en junio, pero vuelvo a ponerla porque me acabo de enterar por Radikales Libres de que al final se ha consumado el disparate: el PP, el PSOE y el BNG han acordado hoy en el Parlamento de Galicia instar a la Xunta a que fomente la lengua gallega en todos los actos funerarios para poder “morir en gallego”.

“Ni de vivos ni de muertos se nos reconocen nuestros derechos lingüísticos”, se ha quejado amargamente el diputado Bieito Lobeira, del BNG. Yo no me pierdo a este tío hablando gallego desde la tumba: causará sensación en el programa de Íker Jiménez.

Lobeira ha dicho, además, que si ocurriese una “hecatombe nuclear” y en 200 años se estudiasen los vestigios funerarios detectados en prospecciones arqueológicas, “se constataría que el gallego era una lengua residual”. Lo que yo me pregunto es quién quedaría vivo para constatarlo. Creo que este tío ha escuchado demasiadas veces aquella canción de Siniestro que decía “Pueblos del mundo, ¡extinguíos!”.

Ahora viene lo peor: a ver quién es el valiente que le impone una campaña de normalización lingüística a la Santa Compaña. Que se lo encarguen a Núñez Feijoo. Ya puesto a hacer el papel de tonto útil de los nacionalistas, que sea él quien le lleve la noticia a la macabra procesión de las almas en pena, ¿no?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.300

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

  • [...] Algún bloqueiro de los que tanto abundan en mi tierra me considerará un mal gallego por atreverme a titular así una entrada, pero creo que nunca hay mejor elogio hacia un lugar que el dirigido por quien no ha nacido ni vive en él. Yo nací en Vigo y he vivido siempre aquí, pero las cosas de la vida me han llevado a menudo por la capital de España, que en este año que acaba de comenzar celebra el bicentenario de una de sus gestas más gloriosas: el levantamiento popular del 2 de mayo contra los invasores franceses. (Por Elentir en Batiburrillo) No es mi intención relatar aquí los hechos que rodearon aquella hazaña, pues son de sobra conocidos y yo nada puedo aportar al conocimiento de aquella Historia. Sí que puedo deciros lo que siente ante esta conmemoración un hijo de la ciudad de España que menos tiempo estuvo en poder de Napoleón (en Vigo celebraremos el bicentenario del alzamiento de la ciudad el año que viene). Aquí recordamos el levantamiento de nuestros antepasados sin la menor mención a España, y ocultando la bandera de nuestra nación como si aquello hubiese sido un motín bloqueiro, pero la Presidenta de la Comunidad de Madrid felicita el año nuevo a los vecinos de esa región recordando “el nacimiento de la conciencia de que España es una gran Nación de hombres libres e iguales que quieren ser dueños de su destino”, como informa Libertad Digital. Confieso que me corroe la envidia. Los gallegos nos estamos viendo abochornados por las ocurrencias nacionalistas del BNG: desde muñecas que hablan gallego, pasando por las tumbas en gallego, la obligación en las guarderías infantiles de memorizar un himno rencoroso que insulta a los que no comparten las tesis del nacionalismo aldeano, y así hasta llegar a la “galleguización” de las maternidades, entre otras muchas sandeces. Estos totalitarios, que son la fuerza menos votada en Galicia y no pasan de ser una minoría ruidosa, pretender conseguir que todos los gallegos que no pasamos por el estrecho aro del nacionalismo nos sintamos como extranjeros en nuestra propia tierra. Esta usurpación de nuestras propias raíces, este sentirse un extraño en el sitio que nos vio nacer, cambia cuando uno baja del autobús o del avión y pisa las calles de Madrid. En Madrid nadie es un extraño, nadie es extranjero, no te obligan a hablar una lengua -es problema tuyo si quieres o no que te entiendan-, y tampoco te privilegian por poner la lápida de tus seres queridos en tal o cual idioma. Madrid no malgasta el dinero de sus contribuyentes en imponer una lengua a buena parte de sus ciudadanos. Madrid no obliga a nadie a educarse en el odio al extraño y al que piensa diferente. Para quienes vivimos bajo la amenaza del totalitarismo nacionalista, Madrid es una ciudad para la Libertad. Por eso, y con el deseo de que mantengan muchos cientos de años más esa llama de la Libertad que prendieron los héroes del 2 de mayo, quiero felicitar a todos los madrileños en este año que empieza, que es, en cierto modo, “su año”. [...]

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

Comentarios a esta entrada:

  1. :(:(:(

    Qué pena, pero qué pena!!!!!!!!!

    Ni morir agusto le dejan a uno. Me lo estoy imaginando, eligiendo qué tipo de tumba le pones a un ser querido fallecido, y la administración diciéndote que mejor en Gallego, que mola más.

    Y , pá colmo, lo apoya el PP.:evil:

  2. Yo no sé qué decir… Quizás sea una tontería, quizás no. Soy gallego pero no estoy viviendo en Galicia actualmente (y desgraciadamente). De principio no parecería tan mala idea que la gente que quiera, pueda tener escrito en gallego en vez de castellano, pero tengo entendido que ahora mismo están “metiendo caña” desde el gobierno gallego para que se hable esta lengua, no? O estoy equivocado? Puede ser, la verdad es que esto me lo contó un bloguero y no sé si será verdad. Supongo que sí.
    Saludos

  3. El problema, Biosbardos, no se trata de que se haga tal número de lápidas en gallego. En Galicia, hoy en día, hay total libertad para hacer lápidas en gallego, en ruso o en élfico. Si la gente no las hace, será porque a la gente no le da la gana de hacerlas. Eso es lo que no entienden en el BNG. Será que el maoísmo todavía no acaba de asumir qué significa eso de los derechos y libertades de la persona…

  4. Pues entonces ya no es lo mismo…tenía otro pensamiento en la cabeza, pero si es en plan “dictadura”, entonces ya hay un problema….
    Saludos!

  5. Es una verguenza.
    Iba a escribir en mi blog sobre ello. Pero te lo voy a dejar aquí.
    Los gallegos deberían estar mañana en fila india a dos columnas haciendo un pasillo a estos tipejos a la puerta de la Xunta.
    Conforme fueran pasando coscorrón y a la Xunta a disolverse. Porque hay que ser pendejos para utilizar los dineros públicos en zarandajas como esta, cuando hemos visto como este verano Galicia ardía por los cuatro costados por su inoperancia y su incompetencia, y cuando hemos visto que pese a haberseles advertido con meses de antelación, permitieron que las previsibles lluvias arrastraran toda la porquería acumulada en los montes hacia la costa.
    Ya está bien de incompetentes que malgastan nuestros impuestos en sus zetapolleces mientras los verdaderos problemas de los ciuidadanos se obvian, cuando no se menosprecian directamente.
    Saludos antizp

  6. Hurssel

    Está claro, el número de los tontos es infinito, y en el actual gobierno de la Xunta parece que tenéis un buen número de éstos. La estupidez humana no tiene límites. Lástima que ésta haya de ser pagada con el dinero de todos los contribuyentes…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal