Derecho a agredir, pero no a defenderse

Ser amigo de ZP tiene ventajas. Puedes pegar a los discrepantes e irte a casa sin que la Policía te tome los datos. Puedes insultar a la oposición (esto es “libertad de expresión”), pero los insultados no pueden negarse a enriquecerte, porque eso es “antidemócratico”. Puedes proponer la “guerra” contra el PP a la vez que acusas a la oposición de “crispar”. Incluso puedes amenazar impunemente con saltarte la Constitución mientras ayudas al PSOE a insultar a quienes la defienden, acusándoles de “atentar contra las instituciones”.

Por lo visto, para Zapatero la única oposición aceptable es la que no sea oposición, no moleste, ni se queje, ni discrepe, ni se atreva a defenderse cuando la atacan. Una oposición cuyo lema sea, por ejemplo, ese viejo dicho gallego: “mean sobre nosotros y tenemos que decir que llueve”. Esto ya no es democracia: esto es fascismo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Desde luego, Ignacio, la cosa empieza a pintar peor de lo que esperaba.. 🙄

  2. Te devuelvo la visita para decirte que estoy completamente de acuerdo con lo que has escrito. Vivimos en el mundo al revés, los agredidos son considerados agresores, mientras que los agresores son convertidos en héroes.

    Acabarán diciendo que la agresión al Sr. Aguirre es culpa del PP por inducir a la crispación, ya verás…

  3. Agnetem

    Si es que no hay manera: los de derechas del PNV atacan a los del foro de Ermua; y los de extrema izquierda, seguidores de Otegi también vivieron momentos de tensión con los representantes del Foro de Ermua.

    ¿Y que une a estos? Pues el nacionalismo. Está claro que en el País Vasco, TODO lo que no sea nacionalismo, puede ser atacado sin ningún cuidado. Está justificadísimo desde su particular y retorcida visión.

    Lo más peligroso es que los impresentables seguidores de Otegi gritaban “fascistas” no a los agresores, sino a los agredidos, lo que nos da una muestra de su cualidad moral. De los del PNV, después de declararse “sucesores” de Sabino Arana, aún espero menos.

    Por cierto, ¿la Ertzaintza no está integrada en los Cuerpos de Seguridad del Estado? ¿Que espera el Fiscal General del Estado para presentar cargos por dejación de funciones? (Nótese el tono irónico :evil:)

  4. Maya, no me sorprendería nada. Ahí tienes al Gobierno diciendo que ellos son los que luchan contra ETA mientras el PP sólo lucha contra el Gobierno. Son unos cínicos de campeonato.

    Agnetem, el PNV se ha pasado muchos años recogiendo las nueces del árbol que sacudía ETA, utilizando el repugnante símil que hizo Arzallus. Son capaces de justificar cualquier cosa contra quien no pase por el aro de su nacionalismo fanático y totalitario. Eso sí, si esperas que actúe contra la Ertzaintza el mismo Fiscal General que ha dejado en la calle a Otegi, mejor que esperes sentada…

  5. El otro día volví a ver la película “Doctor Zhivago”…. me quedé desorientada al ver las similitudes que pueden encontrarse con lo está pasando ahora en España…y es una pena,porque hasta este momento solo conseguía desorientarme la perfección en los rasgos de Omar Shariff

  6. ¿Y de qué os extrañáis? Los del PNV los que hablan de la kale borroka como “chicos de la gasolina”, de los atentados de ETA como “fórmulas modernas de democracia” y reconocen abiertamente que hay quien “agita el árbol” y quien “recoge” las nueces.

    No olvidemos que ETA es una escisión del PNV. Quien tuvo, retuvo.

  7. Es cierto, Sahndrah, pues sí que empieza a parecerse. 🙄

    Cayo, eran los del PNV los que se jactaban de recoger las nueces del árbol que sacude ETA. No se han cortado en dejar claro que se aprovechan políticamente de los asesinatos de ETA para avanzar en el mismo camino que los terroristas. Es repugnante.

  8. FortressVania

    Quisiera compartir con vosotros una intrascendental y frustrante experiencia de vuestro humilde servidor. El hecho en cuestión tuvo lugar a mediados de la semana pasada, mientras estaba en el trabajo.

    Durante una pausa, un compañero a quien no se le caen los anillos a la hora de señalar las posturas “integristas” (sic) de los medios de comunicación del Grupo Intereconomía se dirigió a dos camaradas de apenque con el único propósito de entablar conversación. Servidor iba hacia una reunión cuando pasé justo por delante de ellos, y oliéndome el pastel (o mejor dicho, el olor a mierda de la obra de repostería en cuestión) realicé escala en las proximidades del despacho en el que se encontraban, con el fin de coscarme de los detalles de la conversación y de esta manera, tener un motivo para meter baza.

    El pájaro en cuestión (a quien, como buen “progre”, le repugnan los miembros de la Cristiandad) no sé cortó un pelo a la hora de tachar de “fachas” y “seres peligrosos para la democracia” a las personas que defendemos una España libre del Síndrome de Estocolmo que la atenaza desde hace varios años; a continuación, faltaría más, se puso a despotricar de COPE, El Mundo y otros medios de comunicación cuya línea editorial no se fundamenta en felar a la Progresía de nuestro país.

    Me encontraba a una décima de segundo de aproximarme a él para reprenderle cuando, desde el otro extremo de la oficina, mi jefa se dirigió a mí, recordándome el carácter “urgente” de nuestra reunión. No sé por qué diablos un pijo como servidor optó por reprimir un gesto en plan “¡espera!” y cumplir con mi obligación profesional, en perjuicio de mi modesta responsabilidad ética de defender, en esa situación, la dignidad y el honor de un gran número de ciudadanos españoles.

    Maldita sea, desde entonces no he parado de proferirme insultos peores que “capullo” o “idiota” al pensar: “¿Y si por no haber intervenido en aquella situación ese melón continúa propagando su rencor e influyendo en personas sin criterio?”

    Os lo prometo; he hecho el propósito de no achantarme nunca más cuando, en un futuro, vuelva a escuchar las palabras de un pavo así.

    Bueno, disculpad la brasa, pero creo, sinceramente, que quienes nos dejamos caer por la página “web” de Elentir (así como por “blogs” afines) somos personas que únicamente aspiramos a ser felices y vivir en paz; de hecho, ser consciente de la existencia de seres humanos de principios similares a los tuyos reconforta mucho y supone un aliciente en nuestra lucha.

    Un afectuoso saludo.

  9. Entiendo bien cómo te sentiste, FortressVania, pues a todos nos ha pasado alguna vez. Yo ya he asumido que prefiero caer antipático a más de uno antes que tragar sapos y comerme con patatas cosas como ésas. Ya estoy harto, yo no me tengo que avergonzar de ser un demócrata y de no pasar por el aro de la progresía. A todos nos corresponde ir rompiendo ese pensamiento único en el que se han instalado los progres, y del que parece que es pecado discrepar. Es evidente que a veces cuesta y puede más la prudencia, pero está claro que algo está cambiando en España, porque cada vez somos más los que les llevamos la contraria.

  10. Hurssel

    Un buen amigo mío siempre que un progre le insultaba le decía: “Ah, que tú eres de esos que gritáis ‘te voy a matar por intolerante'”.

    Y siempre pensé que no le faltaba razón a mi buen amigo. Así son los progres, así es la izquierda. La violencia como medio revolucionario, y parece que así sigue siendo.

    [ironía ON] Supongo que al Fiscal General del Estado le habrá faltado tiempo para ponerse en marcha y buscar exaustivamente a los culpables de la agresión al menos con tanta diligencia como en su día lo hizo con algo que ni siquiera fue una agresión: el famoso caso Bono. [ironía OFF].

    Pero claro, es que la izquierda neoprogre vividora del bolsillo ajeno puede escupir cosas tan tolerantes y democráticas (y que no le pase absolutamente nada) como la que ayer soltó Almudenita Grandes: “Fusilaría a dos o tres voces de la derecha”.

  11. Los del árbol y las nueces ahora buscan nabos y huevos 😯

  12. Pues si esto os parecía poco, resulta que el Gobierno vasco ha justificado la agresión diciendo que los simpatizantes del PNV estaban manifestándose de forma “cívica” y que los del Foro Ermua estaban cometiendo “un delito de contramanifestación”. 😯

    Es decir, pegar patadas en los testículos y gritarle al agredido “que se muera, que se muera”, y gritarles a los del Foro Ermua “ojalá os pongan una bomba” es lo que el Gobierno Vasco entiende por manifestación “cívica”. ¿Significa eso que los demás tenemos que seguir el ejemplo? Desde luego, el País Vasco está gobernado por una pandilla de nazis.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.