¡Esto es España!

El Cerrajero cita hoy en su blog un despacho de la agencia iraní IRNA que no tiene desperdicio. La Embajada de Irán en Madrid ha emitido un comunicado de protesta por el estreno en España de la película 300, de la que hablé el pasado sábado. La nota acusa a la película de manipular la historia y de acentuar “la guerra entre civilizaciones”. Además, considera que la película coincide con “la política belicista de los neoconservadores norteamericanos” y que “carece de valor histórico y artístico”. Los iraníes dicen que, por todo ello, “no esperábamos que la citada película se proyectara en España”, pues nuestro país “se ha opuesto a las políticas belicistas” y “ha promovido la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones”.

Nuestro Gobierno es tan complaciente con los liberticidas que éstos ya se creen con derecho a censurar las películas que se estrenan aquí. Muy al contrario, el rey Leónidas tiró a un pozo al embajador persa. “¡Esto es Esparta!”, le gritó orgulloso el monarca heleno, dispuesto a no amilanarse ante las amenazas del asiático. Yo no soy Leónidas. Esto no es Esparta. Tampoco tengo un pozo y no me dedico a dar patadas a nadie. Lo único parecido es que un Embajador persa se atreve a decirnos lo que tenemos que hacer en nuestra tierra. Y no, oiga: ni en broma. Esto es una democracia. Esto es un país libre, no una dictadura islamofascista. ¡Esto es España!

P.D.: pienso volver al cine a ver la peli, sólo por fastidiar a Irán.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. lo que hay que hacer es ecahr a llos moros, al medio del desierto:cuando tenn que hacerse cargo de su gente se les acabaran las tonterias, y que dejen de molestar

  2. Kraken

    ¿Qué la película atenta contra las fuentes de la civilización y de la sabiduría? La Grecia clásica fue la cuna de nuestra civilización y de la Filosofía, y no fue la que quieran dictarnos cuatro islamistas chiflados desde una embajada.

    ¿Qué opinará el ZePorro de que sus amiguitos de la civilización alianzable emitan semejante alegato por imponer la censura en España?

    Yo voy a ver 300 esta tarde tal como tenía previsto. Nunca voy al cine a ver dos veces la misma película por mucho que me guste, pero después de leer el “comunicado” ese, voy a plantearme hacer una excepción con ésta.

    Viva Grecia, Viva Europa y Viva la Libertad.

  3. Son incultos los pobres iraníes.

  4. Es que como en España nos avergonzamos de nuestra historia pues piensan que seguro les oimos y ceramos los cines que la emitan. Igual la Alianza de las Civilizaciones es esto… perdón es un rap no me acordaba.

  5. Ignacio, no creo que tampoco se trata de echar a nadie, sino de exigir respeto por nuestra cultura al que viene a España, y sobre todo empezar por respetarla nosotros mismos. Una característica de la progresía es su desprecio por nuestra cultura. Son muy capaces de condenar cualquier ofensa al Islam, mientras promueven graves ofensas contra los cristianos. Es de locos, en fin.

    Kraken, aprovecho para darte la bienvenida al blog. Ya nos contarás por acá qué te pareció la peli. A ver si consigues ver algún peligroso neocón entre el reparto… 😆

    Pazzi, más que incultos, sus dirigentes son “un poquito” intolerantes.

    Juan, teniendo en cuenta que Zapatero se codea con todas las dictaduras del planeta, no es de extrañar que los respectivos dictadores se crean que España es como Irán, como Cuba o como Marruecos. No sé, espero equivocarme, pero ya veremos cuánto tarde en sacar una ley que limite los contenidos cinematográficos para no ofender al Islam. De éste me espero cualquier cosa…

  6. En UK ya se están preguntando si Irán y no Volverán 😉

  7. Kraken

    Ya he visto la película. Supongo que después habrán pasado la fregona para limpiar la sangre de la sala, porque vaya tela….

    Me ha gustado mucho, pero yo hubiera planteado la película en términos más realistas, y no tan en plan comic. Me hubiera gustado que la historia épica y la parte humana de los personajes hubieran estado más presentes, ya que prácticamente toda la película se apoya en los efectos de ordenador, en la acción y en la escenas violentas.

    Eso sí, las pintas de reina del carnaval de Tenerife que le han puesto a Jerjes y los detalles subrealistas que tiene la película ni los he entendido ni me han gustado nada de nada. Cosas como el verdugo con pinzas de cangrejo o el hombre-bestia que los persas llevan encadenado a la batalla no sé muy bien lo que pintan ahí.

  8. Cerrajero, en Irán hace tiempo que toleran cosas que son intolerables. Unos amigos míos, estando de visita en Londres, me contaron que había unos islamistas radicales asistiendo a un pequeño mitin. El vocero que soltaba la arenga estaba echando unas tremendas pestes contra Gran Bretaña y contra la Reina. La cuestión es que estaba subido a una caja, cosa absurda. Parece ser que el suelo de Londres es propiedad de la Reina y si quieres ponerla a caldo, no puedes tocar ese suelo. En fin, con cosas así, le va a Europa como le va… 🙄

    Kraken, sobre la película, yo he interpretado esos seres fantasiosos como la forma que tendrían los espartanos de contar de generación en generación la leyenda de la batalla. Cuando hechos tan antiguos se transmiten oralmente acaban por convertirse en un mito, y la realidad y la fantasía se mezclan, es muy habitual. Por ejemplo, si se hiciese una película sobre la batalla de Clavijo, a mí me gustaría que apareciese Santiago a caballo. Prefiero que me cuenten la leyenda, con toda su carga épica, a que me intenten contar una versión realista que no estimula nada (y que a veces tiene poco de realista: me estoy acordando ahora de la película de “El Rey Arturo”… vaya pifia).

  9. Ioputa (o mensaxeiro enmascarado)

    Lo de subirse a una caja y largar discursos se hace en un lugar llamado Speaker’s Corner (el nombre ya lo dice todo), una esquina del Hyde Park. Lo que dices de la ley es cierto: la Reina emitió un decreto prohibiendo la libertad de expresión en suelo inglés. Entonces algún listo pensó: “¡leñe, si me subo a una caja no estoy en suelo inglés!”, y así empezó la bonita y tradicional costumbre de los habladores de Speaker’s Corners.

    A mí la verdad es que me hace mucha gracia. Es una cosa esperpéntica, surrealista, inútil y absurda, pero eso es lo que la convierte en divertida. Además, no deja de ser una muestra del ingenio inglés para adaptarse a las agobiantes formas del puritanismo y un ejemplo de la proverbial excentricidad de los británicos (que quizá se ha desarrollado precisamente por tantos años de bregar con una moral muy limitadora). No me extraña la gran fama de que disfruta el humor inglés.

    Otro ejemplo del singular modo británico de afrontar los moralismos y las represiones puede verse en la historia de la cultura celta insular. Antiguamente, los ingleses prohibieron toda expresión de música y folklore gaélicos. Las gaitas y otros instrumentos característicos de esos estilos fueron “ilegalizados” (por emplear un término moderno). Vaya, que si a la regulación antialcohol en el EEUU de los años 20 se la llamó la “Ley Seca”, a ésta bien se le podía haber llamado la “Ley Sorda”. Pero los escoceses, quizá no como ingleses pero sí como buenos británicos, ni cortos ni perezosos conservaron las melodías de sus ancestros a base de innovación y adaptación: la música instrumental se entonaría desde entonces mediante balbuceos onomatopéyicos. Surgió así la “mouth music”, tan característica hoy como elemento definitorio del folklore gaélico. Luego, por cierto, trasladada por Tolkien a los poemas y canciones de sus obras (hi ho hib hi rin ho, hu iriann ho, y demás combinaciones).

    Es lo que tiene el Reino Unido. Allí la gente no se te enfrenta, sino que le da la vuelta a las cosas y se queda contigo. Es la otra cara de la ética protestante, a menudo demasiado volcada en la responsabilidad individual, pero que rara vez suele solucionar los problemas buscándole las cosquillas a los otros.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.