Los Hijos de Húrin

Esta semana he acabado de leer «Los Hijos de Húrin», de J.R.R. Tolkien, publicado por su hijo Christopher recientemente sobre los escritos del viejo profesor. En España lo ha editado Minotauro en un precioso tomo que incluye, como en la versión inglesa, excelentes dibujos de Alan Lee, entre ellos este retrato de Túrin Turambar, hijo de Húrin, que ilustra la portada del libro.

Sobre el argumento del libro ya hablé aquí el 19 de septiembre de 2006, y como además se tratar de una obra que contiene muchos sucesos y que registra muchos giros inesperados para el lector, no me extenderé aquí dando más datos sobre la historia en sí. Me basta con decir que es un cuento trágico, quizás uno de los relatos más tristes y tragicos de todos los que escribió Tolkien. La idea central en torno a la que gira el libro es la del destino, del que su protagonista, Túrin Turambar, intenta escapar a toda costa, consciente de que ha recaído sobre sí la maldición echada por el malvado Morgoth contra toda la estirpe de su padre.

«Los Hijos de Húrin» es la versión en prosa de la más larga de las Baladas de Beleriand, que cuentan los hechos y las hazañas que transcurrieron en la Primera de las Edades del Sol, tras el despertar de los segundos hijos de Ilúvatar en la Tierra Media: los hombres. Nos encontramos, pues, ante un territorio distinto al que se observa en «El Señor de los Anillos». En el Norte habita un poder más terrorífico y grande todavía que el de Sauron: el de Melkor, conocido por los elfos con el nombre de Morgoth, uno de los poderes de Arda, que se rebeló contra Ilúvatar durante la creación del mundo. Aunque Tolkien rechazaba la idea de alegoría en su obra, Morgoth es la representación más clara del diablo en las historias de Arda.

En esa época, además, los elfos viven su momento de mayor esplendor en la Tierra Media. Los Altos Elfos, más concretamente los Noldor, dominan toda Beleriand, y los primeros hombres -los édain- viven junto a ellos en calidad de fieles aliados que rinden admiración a los elfos. «Los Hijos de Húrin» contiene, sin embargo, las claves del fin de este esplendor y de la posterior caída de Beleriand, que se relata en «El Silmarillion» en toda su amplitud. En fin, es un libro magnífico que os recomiendo, especialmente a los fans de Tolkien y a los aficionados, en general, al género de la fantasía épica.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Amenofis Fekke

    Estoy de acuerdo contigo, es de largo uno de las grandes epicas dentro de la obra del silmarillion, con todos los ingredientes para la forja de un heroe: principio humilde escondiendose del invasor(educado por el elfo gris annael si no recuerdo mal) heroicidades al servicio del rey thingol capagris con su inseparable beleg arco firme, caida en desgracia, drama amoroso casi casi incestuoso por un malvado encantamiento y al final de todo muerte heroica en el extasis final de la lucha contra glaurung el padre de los dragones, arrojandose contra la hoja hermana de anglachel, armas de metal estelar forjadas por el elfo Eöl.

    Aunque personalmente pienso que el hijo de Tolkien no para de hacer dinero con la obra de su padre que deberia dejar algo quieta en el tema de compilar apuntes y publicarlos. Veo algo de hiena en ello, pero es mi opinion nada mas ni buena ni mala que no ensombrece una de las lay’s mas bellas y tristes de Beleriand y la primera edad.

  2. Bueno, tienes que pensar que Christopher fue el que ayudó a su padre en la redacción de los libros y el diseño de los mapas, es sin duda la persona que mejor le conocía y la más cercana a su obra. A mí no me parece mal que siga publicando libros, de hecho «El Silmarillion» se lo debemos a él.

    Lo que sí sería bonito es que Tolkien hubiese publicado en vida un libro exclusivamente dedicado a la historia de Beren y Lúthien, que es la que más le gustaba a él (y la que más me gusta a mí). De hecho, en las tumba de su esposa puso el nombre de Lúthien (y cuado él murió, pusieron sobre la suya el nombre de Beren). Fue la forma que encontró Tolkien de dejar para la posteridad que el amor por su esposa trascendía a la propia muerte.

  3. Amenofis Fekke

    Son distinas lays y las dos muy buenas. Tienes muy buen ojo sobre este libro. Yo creo que en ambas presentaba escenarios concretos de su vida el amor por encima de todo(beren y luthien) y la falsedad de la heroicidad con tintes amargos( Turin Turambar). Personalmente hay varios pasajes del libro por no decir capitulos enteros llenos de filosofia y alta literatura. El juramento de los hijos de fëanor es verdaderamente fascinante como en cada uno de los hijos de este va desgranando el porque de sumarse a ese juramento desde la lealtad absoluta a su padre al hacerlo casi de manera obligada(maglor). Es un libro enorme para analizarlo solo en lineas. Si no recuerdo mal esta obra se publico de manera postuma terminada por su secretario.

    No solo a Christopher le debemos la publicacion de esta obra tambien a Gay Gabriel Kay su secretario que puso su sello precisamente en el capitulo que dejo el maestro tolkien sin terminar: La guerra de la colera. Mencionaba ese hecho precisamente por lo que comentabas, conoce la obra siguio moviendo Arda despues de la muerte de su padre, creo que tiene potencial para coger los vacios que dejo su padre en el mapa y llenarlo de historias nuevas que quedaron sin escribirse en ese inmenso continente

    Saludos;)

  4. Jeje, es que tengo ya unos cuantos libros de Tolkien, en total tengo aquí, en mi cuarto, más de tres estanterías llenas de libros de Tolkien, de tratados sobre su obra, etc. Vamos, que me gusta «un poquito». 😉 Y sí, la verdad es que los libros del viejo profesor están llenos de detalles de los que se pueden sacar un montón de lecciones.

    En fin, una persona como Tolkien merecía tener la larga vida de un hobbit, para poder seguir elaborando todas esas historias que se quedaron en el tintero. Cuando más aprende uno sobre su obra, más cosas encuentra y más campos quedan por explorar, y digo «explorar» porque empiezo a pensar que muchas «lagunas» de la obra tenían ya vida en la cabeza de Tolkien, sólo faltaba escribirlas.

  5. Amenofis Fekke

    ¿¿¿Tienes la obra sobre Tom Bombadil??? Yo la tengo pero solo en ingles. No llegue a encontrar en castellano precisamente esta. No tengo tantos volumenes pero algunos tengo. Siempre llegue a identificar al viejo profesor con Bilbo, su creacion mas temprana en el escenario de la tierra media, esa mezcla de aventura, sensatez y cronismo sobre todos los pueblos. Dentro de un mes y algo sera el aniversario de su muerte 2 de septiembre del 73. Y aun hoy su forma de escribir sigue siendo el marco en el que otros escritores del genero se siguen basando para escribir sus obras, ese es el verdadero legado de tolkien. Ese y los lectores como nosotros que tenemos sus libros amarillentos de tanto leerlos;)

    Boas noites Elentir

  6. No, todavía no lo tengo. He descuidado un poco la compra de libros, sobre todo por falta de espacio, pero ahora en agosto intentaré recuperar el tiempo perdido. 😉

    Por cierto, ya sabes quién estaba representado en la figura de Tom Bombadil, según comentan muchos fans y estudiosos de la obra de Tolkien, ¿no? 🙂

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.