Vagabundos de cuatro patas

A estas horas, cuando las calles están vacías, vagabundos de cuatro patas pasean su hambre y su inquietud por las aceras de Vigo. En mi calle, ahora mismo, dos gatos buscan los bajos de algún coche recién aparcado y con el motor todavía caliente para pasar la noche a salvo del frío. Hace un mes subí a un parque forestal cercano a la ciudad para ver las Perseidas, y al bajar me encontré con una pandilla de perros de los más variados tamaños y razas, al borde de la carretera. Abandonados por sus antiguos amos, claro.

Reconozco que me paro muy poco a pensar en la corta vida de las gaviotas y las palomas que sobrevuelan Vigo en grandes bandadas. A fin de cuentas, no saben lo que es un hogar y su vida transcurre de principio a fin sin conocer el cariño de una persona. Los perros y los gatos de nuestras calles, sin embargo, tienen reflejadas en sus ojos las sonrisas de muchos niños. Su pelaje aún recuerda las caricias de sus amos, y sus vientres han probado la refinada comida para mascotas que los humanos venden en sus tiendas. Un buen día, alguien les deja en un sitio que no conocen, una puerta se cierra tras ellos y se quedan solos, hasta que mueren. No consigo entender qué mueve a una persona a disfrutar de la compañía de un perro o un gato para después abandonarlos en una carretera, como si fueran una colilla. Para eso es mejor no tenerlos.

(Foto original: Nekomancer)

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Schwan

    Y además es que es una cuestión de responsabilidad. Porque, cuando compras una mascota (o te la regalan y la aceptas) eres totalmente responsable de ella. Y no sólo temporalmente, sino durante toda la vida de ella.

    No se dan cuenta que es un ser vivo, que estoy convencida de que siente no sé si cariño; pero desde luego, sí que sienten algún tipo de afecto hacia sus dueños.

    Si no estás dispuesto a atenderle: sus necesidades alimenticias, de higiene, de paseo, y también de afecto… simplemente no la compres o no la aceptes.

    Por cierto, he mirado las fotos en flickr del autor que ha hecho la de ese gatito y son preciosas todas.

  2. eos

    La verdad es que es muy triste que abandonen a una mascota,. Quizas no pensaban a que se comprometian. Y luego están las tiendas de mascotas. La gente ve un cachorrito ahí en el escaparate y no se da cuenta que luego va a crecer…
    Tengo un vecino que trabaja en la protectora de animales, ahi te regalan el perro o gato solo a cambio de que te comprometas a cuidarlo y dice que muy pocos se pasan por alli a adoptar uno…

  3. Es triste, pero ¿qué se puede esperar de una sociedad que maltrata menores, ancianos y mujeres, que abandona niños, que aborta, que defiende la eutanasia, etc.?

    El abandono de animales es sólo un pequeño reflejo de la putrefacción de la moral en la sociedad, o de la imposición del relativismo moral y la carencia de valores, que es todo lo mismo.

    Triste, muy triste.

  4. Este es un tema que me toca las narices especialmente y me entristece muchísimo.

    No puedo entender que se pueda abandonar a un perro o a un gato. El cariño, la alegría, la lealtad, la compañía que te dan a cambio de prácticamente nada no puede verse “recompensada” por el abandono y muchísimo menos por el maltrato.

    Si lo primero no me cabe en la cabeza, lo segundo muchísimo menos 👿

    He tenido dos perros. Uno se murió de viejo hace un año (y lloré como un niño pequeño) y ahora, gracias a mis hijos (y a mí, qué leches), tengo otro y no me cabe en la cabeza que haya alguien capaz de hacer algo semejante a un animal que lo único que busca de uno es cariño y, óbviamente que le cuides y le des de comer.

    ¿Es una responsabilidad? Por supuesto, pero éso ya lo sabes (o deberías saberlo) cuando te haces cargo de él. Pero lo que te dan a cambio no es comparable

  5. Cambiamos de idea. Es así de simple. 😳

  6. Ya, Luis. La cuestión es que si cambias de idea, existen sitios donde dejar a tu mascota. No es plan abandonarla en la calle o en el monte.

    Tendrías que ver, por cierto, la carretera del Campus universitario de Vigo. Debe ser la carretera viguesa con más perros abandonados. Algunos de ellos acaban deambulando por el Campus, y hay alguno que incluso acaba asistiendo a las clases. Hace tiempo me contaron un caso de un perro abandonado al que le cogieron cariño en Biológicas, pues solía entrar en las aulas (a este paso ya se habrá sacado la carrera antes que algunos alumnos). 🙂

    Lo peor del caso es que esos perros son abandonados en las carreteras con mucha frecuencia, y a menudo acaban atropellados. Ya da pena por los pobres animaliños, pero hay que tener en cuenta, además, el peligro que eso supone para la circulación de vehículos. Me pregunto cuántos accidentes graves e incluso mortales habrán provocado las mascotas abandonadas por toda España…

  7. Aquí tenéis a uno de los gatitos que rondan por mi calle:

    Me lo acabo de encontrar hace un rato, al llegar a casa. Pobriño…

  8. Javier

    Con las mascotas, cuando son “pequerrechiñas”, pasa como con los recién nacidos: da gusto hacerles carantoñas pero, cuando crecen, ¡ese es otro cantar!, llegan a una edad en que uno está deseando que se vayan de casa, las mascotas aún hacen caso, los “peques” que a veces superan los treinta años, no se van ni de coña. Debería haber un centro de recogida y acogida de animalitos, de unos y de otros. :twisted:;)

  9. Maquito

    Un gato o un perro no es un juguete, y para tenerlos en casa hacen falta varias cosas: sitio para la mascota, alimento, cariño, y tratarlo como lo que es un animal y no una persona.

    Lo del sitio es muy importante, hay que enseñarle al animal dónde debe de dormir, comer, … y dónde no debe de estar. Esto puede parecer una tontería, pero es la causa de problemas de identidad de los animales, pues son tratados muchas veces como uno más y pasan a tener un complejo de persona, que luego provocará problemas si llegan niños a casa, o la muerte si el animal es abandonado porque no sabrá defenderse.

    En mi casa tenemos ahora un pastor alemán, con finca suficiente para correr, sabe que no debe de entrar en la casa, y sabe my bien quien es de casa y quien viene de visita. Además, tiene un horario para dar sus paseos ( corre por los campos de alrededor). Es un perro muy fiel, mucho más que otros que hemos tenido. Además, ponemos algunas sobras para los gatos que bagan libremente por la zona, y nuestro perro no los molesta.

    Hemos encontrado animales abandonados, incluso una vez otro pastor alemán, que acababa de ser abandonado, así que cuando pasa eso llamamos a la protectora de animales y se lo llevaran para buscarle un hogar.

  10. Javier, míralo de este modo: a tu mascota nunca tendrás que pagarle una lincenciatura… 😆

    Maquito, lo de las sobras para los gatos os honra. Y que vuestro pastor alemán no moleste a los mininos ya es la monda. Tendrías que hacer una escuela para mascotas. 😉

  11. homeless

    Es un problema de responsabilidad… o mejor dicho de irresponsabilidad. A todos nos gusta ver los cachorros juguetear y todos queremos tener uno. Pero mucha gente no es consciente de que ese cachorro, crece. Y cuando crece cambia, ni a peor ni a mejor, pero ya no resulta tan gracioso. Y luego vienen las vacaciones y que hacemos con el animal??? pues con irresponsabilidad, soltarle y ya regalaremos otro cachorro en navidades. En verano se vuelve a repetir el ciclo. Lamentable, criminal…

    Un perro exige una responsabilidad y un tiempo inexcusable. Un gato algo menos pero también. Si no estás dispuesto a asumir esto, no lo tengas. Luego encima vienen las vaciones, y claro, un gato todavía, pero un perro, tiene que salir todos los dias a la calle, necesita de cuidados, etc.

    Yo que tengo un pequeño dictadorzuelo por mascota, llamado fito, con su carácter, sus exigencias en mimos, sus exigencias en tiempo, sé y así lo tuve claro al adoptarlo, que es una responsabilidad SERIA. Pero como sé que mi tiempo es muy limitado, no tuve lo que quería, un perro. Adopté un gato y no me arrepiento. Nos regala mucho más de lo que exige. Dan mucho pero son distintos de los perros. Pero exigen menos tiempo, no tienes que sacarlos a pasear y dan más libertad. Yo puedo salir un puente y dejar a fito con comida y agua suficiente para pasar los cuatro dias perfectamente solo en casa. Os parecerá una tontería, pero le llamo por teléfono aunque sea para romper su monotonía. Nos acordamos mucho de él cuando estamos fuera.

    Si las vacaciones son más largas, cambia la cosa. Necesita que le cuiden la arena, la comida, el agua… y por supuesto un poco de cariño es importante, por ello le pido a mi padre que se pase cada dos dias a estar un rato con él. Y no hay problema. Claro que tengo la suerte de vivir a cuarto de hora de mis padres. Si las circunstancias son otras, hay que buscar soluciones responsables.

    Tengo algun compañero de trabajo que me ha comentado que hasta 15 dias ha podido dejar a su gato con comida, agua en dispensadores y varios areneros en casa solo. Yo no lo considero recomendable porque el animal también necesita algo de contacto, pero siempre es mejor que abandonarlo.

    Con un perro… o le llevas contigo o le dejas a alguien responsable o alquilas una guarderia de perros. Supone un gasto extra a añadir a las vacaciones, pero ya dijimos que supone una responsabilidad.

    En cuanto a los callejeros, el peligro de los perros “asilvestrados” no es un tema poco serio. Pueden ser hasta peligrosos. Se juntan en manadas y pueden hacer estragos sobre todo en granjas, incluso pueden llegar a atacar a niños si no se anda con cuidado. Además son perros generalmente abandonados, que han tenido contacto con el hombre, es decir, no le tienen miedo.

    Sobre gatos callejeros, pues la mayoría de ellos son gatos que no han sido socializados. Es fácil reconocerlos. Si te quedas donde están, les haces un poco de caso y se te acerca o se deja acariciar, ese gato seguramente o ha sido abandonado o se ha escapado. Es un gato perfectamente válido para ser doméstico. Adoptarlo o llamar a una asociación de animales abandonados son buenas soluciones. Los que no se acercan, quiere decir que en sus primeras semanas no ha tenido contacto con el hombre, con lo que no ha sido “socializado” y ese gato, según pude leer en distintos libros, dificilmente podrá ser un gato doméstico nunca.

    Es importante no darles comida. Sé que puede sonar mal, pero los gatos tienden a reproducirse en abundancia de comida de forma altísima y provocan serias superpoblaciones con losconsiguientes problemas.

    Los gatos callejeros, aunque silenciosamente también cumplen una labor importante de control de plagas, ratas, ratones, cucarachas (también se las comen), etc. y siempre se han acercado a los núcleos humanos por los restos de comida que generamos. Aunque parezca que no, al darles de comer más allá de lo que ellos cacen o consigan de basuras, generamos problemas de superpoblación que acaba degenerando en hambrunas. Son gatos además no esterilizados con lo que nos cargamos la regulación natural y se acaba generando más problema y para más gatos.

    Mi pareja y yo siempre nos damos una vuelta por la noche y los visitamos. Hemos aprendido dado que en principio no eramos muy progatos. Siempre estan en la misma zona (cerca de la basura) y de ellos, ninguno está socializado.

    Hay muchos mitos que por buena voluntad a veces generan más problemas que soluciones dan. Por ejemplo un gato aunque la beba, y en contra de lo que siempre hemos visto, no está preparado para beber leche. Ya venden una leche preparada pero de no ser así, les puede generar diarrea (solo el hombre está preparado realmente para asimilar la leche fuera de su periodo lactante, y de especie distinta).

    Al menos es lo que durante años, desde que tuve mi gato, me he podido informar.

    Y tengo la suerte de poder disfrutar de sus maullidos, cabreos (como se los pilla cuando no puedes atenderle!!), mimos y juegos cada dia. Eso sí, los fines de semana y festivos, no entiende que la hora de despertarnos no es las 7 de la mañana y ahí le tenemos a la puerta del dormitorio tocando maitines y maullando hasta que le das su comida. Por lo demás, todas las mañanas le tenemos firme delante de la puerta esperando que abramos.

    No es muy recomendable dormir con él porque finalmente puede provocar alergia y es un problema serio. Aún así, hay productos que aplicados al pelo, evitan la alergia, pero es importante separar al menos el dormitorio del resto de la casa.

    Tampoco es bueno darles comida humana, por mucho que la reclamen. El pienso es lo mejor si quieres mirar por su salud, aunque por los maullidos y caras que ponen, se te rompe el alma cuando huelen cosas que tú vas a comer y te piden. Lo mejor aunque cuesta, es no darles, lo mejor para ellos es su pienso. Y por supuesto cuidar su peso es importantísimo. Una mascota obesa tendrá enfermedades. Una mascota que coma comida humana, heredará enfermedades humanas que son especialmente duras. Si es duro no darle cuando te pide de lo tuyo, más duro es tener un gato diabético. Como mucho una vez a la semana, yo al mio le doy un poco de pavo que le encanta, para evitar un poco la monotonía en su alimentación.

    Son un mundo maravilloso pero reclaman cuidados. Y bien cuidado es fácil que te acompañe durante 15 o hasta 20 años de tu vida.

    Fito es uno más de la familia, por supuesto es una mascota y no lo olvidamos nunca, pero con sus derechos y obligaciones.

    Esta es mi experiencia. Perdón si aburro, pero es que el tema me apasiona.

    saludos

  12. Homeless, si “Fito” alguna vez descuelga el teléfono y os contesta la llamada, avísame, por favor. Quiero tener la exclusiva de la noticia. 🙂 😉

    Por cierto, los detractores de los gatos dicen que son más egoístas y menos serviciales que los perros. Yo antes era muy partidario de los gatos (es mi símbolo en el zodiaco chino, creo recordar), pero la verdad es que sería incapaz de decidirme por una mascota. Cuando era niño tuve varios conejillos de indias y todos acabaron muriéndose. Cuando se fue el cuarto, mis padres dijeron que no más, porque a todos nos daba mucha pena verles sin vida… 🙄

    P.D.: Caray, qué lento va el blog esta noche… este servidor me tiene frito.

  13. homeless

    Si consigo que conteste el teléfono me voy a cabrear. Para eso que aprenda a limpiar la casa, que con el tiempo que pasa en ella…:D

    sí, son más “egoistas”. Para mí son más “humanos”. Quiero decir, un perro le llamas y le tienes, incondicional. Un gato tiene que coincidir que él quiera, pero siguen dando mucho y para gente sin tiempo, son una maravilla. Mucha gente alucinaría con lo pesado que puede ser este personajillo que ahora mismo se me tengo colocado encima de mis piernas, pesado de cariñoso.

    De todos modos si algun dia consigo corregir el problema del tiempo en el trabajo, tendré perro (también, claro).

    saludos

  14. homeless

    y no penseis mal… jejeje.

  15. Descuída. 😉 Seguro que estaba fiscalizando a ver qué decías sobre él en ese cuadradito luminoso lleno de letritas… 🙂

  16. Maquito

    Lo que comentas homeless sobre los perros asilvestrados es un verdadero peligro. El 90% de los ataques a animales domésticos que se atribuyen a lobos son en realidad hechos por perros asilvestrados. Mordisquean, matan y luego van a por otra victima. Y luego los ganadores culpan a los lobos, que sólo matan para comer, pero que se lleban la faam de las matanzas.

    La gente abandona a lso perros en el campo pensando que así se vana buscar mejor la vida, pero crean un problema mayor porque si no acaban atropellados acaban asilvestrados.

    Si se recoge a un perro abandonado, este animal será muy fiel.

  17. nancy ita

    pueden dormir con sus dueños?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.