Agacha a testa (¿Para cuando los menús femeninos?)

Este sábado fui a cenar con unos amigos al “Agacha a testa”, una tapería muy popular de la parroquia de Corujo, en la zona rural que se extiende al sur de Vigo. En este sitio ponen unos bocadillos hechos con pan artesano calentito -me encanta-, de un tamaño tal que con uno solo se podría alimentar a un pelotón de la BRILAT.

Como me imaginé, las dimensiones de los bocatas se les hicieron cuesta arriba a las chicas, salvo a una de ellas, que fue lo bastante prudente como para pedir un sandwich. Para colmo, fuimos a la hora de la cena, ese momento del día en que los hombres solemos comer como cerdos y las mujeres como pajaritos. Conozco alguna que se conforma con un poco de fruta o un yogur para terminar el día. Sólo de pensarlo me da hambre, así que mientras escribo esto, y aunque he cenado tarde, me iré zampando un dónut.

Cobo ia diembo… (perdón, es de mala educación teclear con la boca llena…), me fijé a la hora de pagar -aunque el sitio tiene precios módicos- de que chicos y chicas rendíamos cuentas con una paridad zapateril que no se correspondía con la capacidad de ingesta de nuestros bandullos (ñam, qué dico tá donud). Como en todos los sitios a los que he ido, no había menú femenino y todos los platos eran tamaño masculino, lo que para ellas se traduce en comer una parte y dejar lo que queda a la voracidad del marido, novio o amigo, que siempre tienen un hueco para más.

¿A nadie se le ha ocurrido nunca ofrecer un menú femenino a precio más módico? Sé que muchos sitios no están interesados en ello pues eso conllevaría menos ingresos, pero la mera pijotería del invento podría proyectarse en las facturas (me temo que se acabaría proyectando en las facturas masculinas, ejem). En fin, lo digo más que nada por ellas, que las mujeres son así de raras pero como son imprescindibles, hay que mimarlas un poco. Por mi parte, mientras no tenga que pagar más dinero por los Donuts, no hay problema… hummmm, ñam, Dooonuuuuts… ¡mosquis!

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Tú dale ideas a Bibiana y ya verás: nueva ley socialista obligando a todos los restaurantes de España a la paridad en los menús. Al tiempo.

  2. Pero si ya los hay.

    En la mayortía de los sitios la cantidad que te sirven es la adecuada para un estómago femenino y los hombres tenemos que pedir dos platos y, por supuesto, pagarlos.

    Si en esto somos los hombres los que estamos discriminados, en general, aunque en algunos sitios, como en el que comentas, se hayan dado cuenta y hayan aumentado la cantidad que sirven para que los hombres no tengamos que gastar el doble para salir menos satisfechos.

  3. Antonio

    Conozco el sitio y sus bocadillos.
    Hace tiempo que no voy, mira. Me has dado una idea.
    Saludos.

  4. Donde estén los bocatas del Artigas en San Gregorio (Zaragoza). Ese sitio se ha hecho de oro por estar cerca de la AGM.

  5. Cristina Falkenberg

    Jajajajajajajaja No, podría haber un menú femenino (los hay, por cierto, en sitios finolis en los que la carta que ve la mujer no tiene los precios puestos…) en el cual con precios parejos sin embargo los platos fuesen más ligeros y hechos con ingredientes de los que engordan menos. 😉 A veces esos ingredientes son un poco más caros (cuestan más 100 gr de lechugas variadas que 100 gr de pan de una sola clase) pero se compensaría con la menor cantidad que se pone. Cara al cliente se podría seguir cobrando un precio análogo al de los platos masculinos y necesario para cubrir los costes fijos y los globales variables de mantenimiento del local abierto: cene una persona o cenen ciento.

    Para no desentonar y simplificar las cosas estaría todo en una carta, la cual tanto “gordito eres una auténtica boya de playa” 😳 como la mujer estándar a la que le gusta comer sano y rico pero no engordar (¡ay!) pudiesen pedirse platos más “light” que estarían discretamente marcados como hacen en el VIPS o acompañados de una somera descripción de sus ingredientes.

  6. Elentir…lo suyo es que caballerosamente invitéis a esas mujeres que, al fin y al cabo…todo lo hacen por tener unos maravillos cuerpos esbeltos que hagan vuestras delicias…jajaja

    Como te pille la ministra Aida…te tritura y te mete entre dos panes…diles a tus amigos que la próxima vez que vayan se aseguren de que no te están hincando el diente.

  7. Los menús femeninos pueden ser el mayor ataque contra la ministra Aido y sus necesarias medidas para asegurar la igualdad de género.

    De verdad, Elentir…. ¡Vaya ideas que se te ocurren!;)

  8. Ejem, Cris, es que mi bolsillo es muy machista (bueno, según casos… se vuelve la mar de caballeroso con las chicas que comen poco) :mrgreen:

  9. Maquito

    Pues mira que desconozco completamente ese sitio pese a ser coruxeiro, cómo se nota que cuando uno sale a comer fuera no va cerca de casa.

    Pensaba que era feminista en todo, pero he descubierto algo en lo que soy muy, pero que muy machista. 😀

  10. Se llega por la carretera vieja de Bayona, subiendo por la carretera que sube desde la Iglesia románica de Corujo. Yo no sé si sabría llegar, porque casi siempre me han llevado y me pierdo con tantas bifurcaciones…

  11. Maquito

    Esa zona no la conozco mucho. Tendré que ir por ahí.

  12. Pues ya lo estáis localizando y poniendo la imagen de Google Maps con el itinerario desde la Plaza de España, que yo también quiero probar. :mrgreen:

  13. Ten cuidado con los dónuts, o dejarás el teclado hechoun asco… 😛

    Un saludo,

  14. Alvaro

    Este blog es genial. Y esta entrada entrada excepcional. Lo que me he reído….

  15. Hombre, Álvaro, ya te echaba yo a ti de menos. 😉

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]