Como gallego suscribo a Vidal-Quadras

Alejo Vidal-Quadras denunció ayer que la intención de su partido de negociar con el BNG «legitima a una fuerza separatista radical prestándole gratuitamente un aura de respetabilidad que no se merece». El eurodiputado del PP criticó «la mera idea de que la disposición a negociar con gentes instaladas en el más disparatado extremismo le hace parecer a uno como moderado centrista» algo que en su opinión «revela un desenfoque muy preocupante en dirigentes políticos de probada inteligencia y experiencia».

Como muchos gallegos que hasta ahora habíamos votado al PP, el político liberal catalán se ha esforzado en «entender los elementos lógicos, conceptuales, estratégicos y tácticos sustentadores de la apertura a la posibilidad de mantener conversaciones», pero añade: «Confieso que no lo he logrado». Suscribo encantado las opiniones de don Alejo, que ya resumí el 16 de agosto en una pregunta que sigue sin respuesta: ¿de qué hablarás con el BNG, Mariano?

Y es que la cúpula el PP se ha obstinado en un ridículo empeño por parecer centrista y moderada anunciando que negociará con la fuerza política más radical que se sienta en el Parlamento gallego, pero siguen sin aclararnos de qué van a hablar con el Bloque. Ayer mismo, fuentes de Génova aseguraron que «hablaremos con el BNG con la Constitución y nuestros principios encima de la mesa». Por enésima vez, señores dirigentes del PP: ¿y de qué piensan hablar con el Bloque? ¿De la Liga, del tiempo o de la recién operada nariz de doña Letizia? ¿Nos lo aclaran de una vez?

Cuando dos formaciones políticas se sientan a negociar, será porque creen posible llegar a un acuerdo, digo yo, a menos que sólo se propongan hacer un peripé de cara a la galería. Si no se trata de un paripé, ¿nos pueden aclarar de una vez Rajoy y Núñez Feijoo qué piensan negociar con una formación nacionalista que defiende posiciones y adopta actitudes tan radicales como las que expuse aquí de forma resumida el 12 de agosto?

Aquí, en este punto, está lo más inquietante de este asunto: que el PP lance la idea de que puede llegar a un acuerdo con quienes no respetan derechos tan elementales de los gallegos como la libertad para usar el idioma que nos dé la gana, con quienes detestan a España y aspiran a que Galicia sea una nación independiente en la que muchos gallegos seamos ciudadanos de segunda por el simple hecho de hablar castellano. Si el PP cree posible llegar a un acuerdo con radicales nacionalistas como éstos, yo me consideraré incapaz de votar al PP en las próximas Elecciones Autonómicas.

(Imagen: Alejo Vida-Quadras en una conferencia en Vigo el 28 de enero de 2008, organizada por Vigueses por la Libertad)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Javier

    Entiendo que el diálogo entre personas inteligentes no es malo, ayuda a aclarar conceptos y puede lograr que el equvocado entre en razón. Yo doy por supuesto que el equivocado es el partido nacionalista de turno. El PP, al optar por poner en marcha una postura dialogante en el marco de la Costitución y la lógica, no hace más que darle a los nacionalistas la oportunidad de corregir su absurda pesadilla.

    Un abrazo.

  2. Yo también los suscribo. Las declaraciones que pones en el primer párrafo son para enmarcar.

  3. Raúl Roca

    Sinceramente, creo que hay que tener mucha mala baba para afirmar que el BNG es un partido «separatista» cuando de 12 años para acá dejó siempre, una y otra vez, que el suyo no era un partido independentista, lo cual (recordarán) les granjeó críticas (y alguna mofa) de partidos como el PNV.
    Considero que debería hablar la ignorancia (ignorar ese dato fundamental lo es) ni la mala sangre.
    Comparen al BNG con ERC y luego hablen: sopesen qué partido es más radical, más independentista. Y por favor, sin dejarse imbuír por las pasiones o la mala baba.
    Desde luego, cualquier opinión es respetable, y también la suya, Elentir, y también la de Vidal Cuadras. Pero tengo un defecto: no me gusta que se digan cosas inciertas.

  4. Hombre, pues Don Alejo aceptó un puesto en la ejecutiva del partido. Que le expliquen allí esos elementos conceptuales que sustentan el diálogo con el BNG y luego que nos diga si como miembro de la ejecutiva los asume, o si por el contrario dimite por no estar de acuerdo con ellos.

  5. Javier, ¿en serio cree el PP que sentándose a negociar con el BNG van a conseguir convencerles de lo que jamás nadie les ha conseguido convencer en todas las décadas que llevamos de democracia? Venga ya, por favor…

    Raúl Roca, ¿entiendes el gallego?: «Galiza, como nación, ten dereito á autodeterminación e ao exercicio da soberanía nacional.» Por si acaso, te lo traduzco: «Galiza, como nación, tiene derecho a la autodeterminación y al ejercicio de la soberanía nacional.» Principios del BNG, contenidos en su web y vigentes desde 1982. Si esto no es separatismo, que me aspen.

    Por cierto, que puesto que hablas del PNV, ya sabrás que el BNG está aliado con ellos en Galeuscat, ¿o no lo sabías? Y en cuanto a ERC, los del Bloque invitaron al partido independentista catalán a su mitin del 25 de julio. ¿Tampoco lo sabías?

  6. Registrador

    Aparte de su afición por gastarse el dinero de todos en favorecer a grupos tan «democráticos» y «pacíficos» como AMI que les hacen el trabajo sucio, con vídeos que señalan objetivos de atentados.

  7. Yo también soy gallego y lo suscribo. Pero lo peor es que Rajoy también es gallego y quiere hablar con ellos… Como diría Alejo: «No insultes mi inteligencia, Mariano».

    Un saludo

  8. ¿Quien sabe?.A lo mejor con una maletita llena de billetes de 500 euros a lo mejor llegan a un acuerdo…

  9. El problema es que, llegado el caso, esa maletita la pagaremos todos los contribuyentes españoles -no sólo los gallegos- con el dinero de nuestros impuestos. De hecho, Zapatero ya pagó de esa forma el apoyo del BNG. Nuestros impuestos hace tiempo que ya no sirven a los ciudadanos, sino a los intereses electorales del Gobierno.

  10. Rajoy está jugando al pragmatismo extremo. Él piensa que puede ofrecer un proyecto de gestión basado en el «programa, programa, programa» y soslayar, Boletín Oficial en mano, las diferencias de base con el BNG, con quien no se está de acuerdo siquiera en la concepción del marco institucional.

    Se la pegará, claro. Y lo único que va a conseguir con eso es desmovilizar votantes populares y subir el precio que el PSOE le pagará al BNG.

  11. Elentir,si con la maletita de ZP te refieres a eso que llaman »deuda histórica» por lo menos que se lo gasten en algo como por ejemplo,largarse a una isla desierta.Con todos los nazionalsocialistas allí seguro que los gallegos nos lo pasamos bien.

  12. Registrador

    Aunque ellos comenzarían a devorarse los unos a los otros. ¿Quien se apunta a hacer una colecta para pagarles los billetes?.

  13. Si se trata de billetes sólo de ida a una isla perdida en el Pacífico, yo me apunto. 😉

  14. Esa es una de las razones Registrador,para que se devoren unos a los otros,eso si,todos hablarían un dialecto entre el gallego y el portugués llamado BNGalego.

  15. Desde luego, los del BNG son para echarles de comer a parte. No se como los del PP pueden llegar siquiera a pensar que se puede llegar a algún tipo de acuerdo razonable con gente que es de todo menos razonable.

    En fín, gracias Elentir por acercarnos la opinión de Don Vidal-Quadras, que yo comparto.

  16. Galileo

    Los votantes del nacionalismo han llegado a un nivel de perversión moral que los envilece.

    Hay tres partes en el fenómeno nacionalista: a) las inversiones «mais forza en Madrid» . b) la construcción nacional a costa de la libertad individual y c) Las cuestiones de cultura gallega.

    Los radicales apoyan los tres apartados, mientras que los moderados se ven atraídos por los apartados a,c. Sin embargo, aún sabiendo que la construcción es totalitaria, anticonstitucional e implica la anulación de libertades individuales siguen votando.

    ¿Qué significa eso? Pues que en la escala de valores de un nacionalista vale todo con tal de lograr sus objetivos, incluso hurtar los derechos individuales de terceros, y no lo ven como gravísimo.

    Esto es un envilecimiento, y mi analogía es como si te escupiesen en la cara y te dijesen que son tus amigos, que no tienen nada contra tí. Esto es carecer de principios.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.