Rechazado el plan intervencionista de Bush

“La libertad económica significa libertad para tener éxito y libertad para fracasar”. Estas palabras de Mike Pence, congresista republicano del 6º distrito de Indiana, resumen a la perfección los motivos por los que la mayoría de los miembros del Congreso de los Estados Unidos han rechazado esta tarde el “plan rescate” de Bush, que consistía en aplicar al sector financiero de Estados Unidos el “socialismo para ricos” preconizado por Zapatero en España al prometer ayudas millonarias a las inmobiliarias.

En una sesión histórica del Congreso, que nos ha demostrado que en Estados Unidos los representantes del pueblo lo son de verdad -y no meros agentes al servicio de los partidos, como ocurre en España-, Pence recordó, además, unas palabras que pronunció Benjamin Franklin en 1759 y que plasman la esencia del liberalismo: “Los que pueden renunciar a la libertad para comprar un poco de seguridad temporal no merecen libertad ni seguridad.”

La declaración de Pence la firmamos encantados muchos liberales y no liberales -pues hoy en día hay mayoría demócrata en el Congreso- que no admitimos que una crisis provocada por la política intervencionista de los bancos centrales y de la Reserva Federal de EEUU, y agravada por la ambición desmedida de ciertos hombres de negocios, sea cargada ahora a los bolsillos de todos los contribuyentes, incluso de aquellos que han estado ahorrando como hormiguitas mientras otros se hacían millonarios sin prepararse para la posible llegada de tiempos de vacas flacas.

El plan antiliberal de Bush para rescatar la descomunal deuda adquirida por algunas entidades financieras sería un error histórico tanto en el plano teórico como en el práctico. En el teórico, por violar la libre competencia y someter a todos los ciudadanos a una injusticia flagrante, como es obligar a que todos paguen los desastrosos resultados de la ambición de unos pocos. Y en el práctico, porque el plan de Bush significaría pan para hoy y hambre para mañana. Y me quedo corto con lo del hambre, pues ese proyecto endeudaría a los Estados Unidos hasta unos extremos que lastrarían por completo la economía de ese país durante las próximas décadas, arrastrando consigo a buena parte del mundo.

Lo que precisa en estos momentos tanto el sector financiero como la economía en general es un saneamiento que sólo se conseguirá corrigiendo las políticas intervencionistas que han dado lugar a esta crisis. En este sentido, ver como estos días se empuñan las recetas keynesianas como remedio a esta crisis me parece, sin más rodeos, una grandísima tomadura de pelo. ¿Habría ocurrido esto con el patrón oro, que proporcionaba estabilidad pero que fue abominado por las teorías de Keynes, que los socialdemócratas adoptaron como si fuesen dogmas? El caso es que son esas teorías las que nos han llevado a la actual situación. ¿Qué pretenden ahora, apagar el fuego nombrando bombero a un incendiario?

Artículos relacionados:

El Congreso, en defensa de los contribuyentes, por Libertad Digital
La rebelión del Capitolio, por Ciudadanos en la Red
Cómo afecta el NO a la campaña, por Rafael Rubio
Las raíces socialistas de la crisis financiera, por Minaya
McCain debe votar NO al plan intervencionista, por Alberto Acereda
Ayudaremos entre todos a los millonarios, por Elentir
¿Qué es el patrón oro?, por Antonio Mascaró Rotger
¿Ha muerto el liberalismo?, por Persio
De la demagogia antiliberal al análisis sesgado de la situación, por Yosoyhayek

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Habrá que esperar al resto de las votaciones. De todas maneras, en España, jamás podrá ocurrir una cosa así, donde los diputados voten en contra de las propuestas de un ejecutivo de su propio partido.

  2. No sé qué pasará, pero de momento me estoy divirtiendo un montón viendo incluso al ultraizquierdista director de Público, Ignacio Escolar, elogiando a los representantes estadounidense que hoy eligieron el libre mercado y no la defensa de los intereses de ciertas empresas:

    http://www.escolar.net/MT/archives/2008/09/cuando-los-congresistas-piensan-en-el-elector.html

    ¡Escolar a la RedLiberal ya! :mrgreen: 😆 En fin, qué vueltas da la vida… 🙂

  3. Elentir, estoy preocupado, muy preocupado, porque si Nachete Escolar -ni bachiller ni universitario, simplemente escolar- y un servidor coincidimos en algo es que estoy fatal…

    La ventaja es que coincidimos, pero por razones diferentes… ¡¡¡un alivio!!!

    Por cierto, cuando leí ayer la noticia en la sección de Urgentes pensé lo mismo que tú, que en esta España mía, esta España nuestra, es impensable ver a diputados votar en contra de la dictadura de partido…

    Por eso EEUU es quien es, y nosotros estamos donde estamos, caminando hacia el bolivarianismo…

  4. Javier

    Entre otras cosas dices de la crisis:”… agravada por la ambición desmedida de ciertos hombres de negocios”. Creo que el control de los negocios de ciertos hombres de negocios es fundamental para evitar crisis futuras, en ellos incluyo a los componentes de los consejos de administración y altos cargos en general de determinadas empresas y organismos del Estado. Los sueldos multimillonarios y el reparto de acciones entre quienes componen dichos consejos, reducen el valor de las mismas y merman la vitalidad del mercado financiero. Libre mercado: sí. Libertad de acción: tambien. Control de entradas y gastos: por supuesto.

    Un abrazo y… si hace falta un nuevo plan Marshall, no seré yo quien se oponga.

  5. de lescure

    Ese es el verdadero espíritu de América. Espero que Estados Unidos no se deje llevar por la nostalgia del New Deal, muy fuerte incluso en los votantes republicanos y que forma parte de la “mitología” de esa gran nación.

    Respecto a la independencia de los congresistas, en relación a sus partidos, es de envidiar si lo comparamos con el caciqueo de aquí, que parece que no hemos salido de los tiempos de Romanones y Romero Robledo.

    En fin. Saludos y enhorabuena por su blog, que leo con regularidad.

  6. Javier, si los accionistas de una empresa toleran que su conseo de administración la expolio poniéndose sueldos altísimos, ¿quién es el Estado para intervenir? Si el consejo de administración y los accionistas de esa empresa quieren irse a la ruina, son muy libres de hacerlo.

    Eso sí: como alguien diga que hace falta un nuevo plan Marshall, tal vez tú no te opongas, pero vería lógico que sí lo hiciesen los contribuyentes de EEUU, que no tienen por qué pagar los platos rotos por los financieros europeos.

    De Lescure, muchas gracias. 😉 Precisamente creo que Bush está dejando el New Deal de Roosevelt como un moco de pavo al lado de su “plan de rescate”…

  7. Lo que más me ha gustado al margen de lo económico, ha sido el ver cómo funciona la democracia en EEUU y la independencia existente dentro de un mismo partido.
    Saludos

  8. Pues me parece muy bien. Te había mencionado que me dejó una inquietud el debate, me pareció entonces preciso despejarla, y he logrado unas reflexiones, a las que le he dado entrada, si tienes oportunidad de leerlas, permiten entender sobre instrumentos fantasmas que es impresionante como han llevado a esta debacle.
    Y lo que se pretende ahora, eso es muy “comunista” lo de salir al “rescate” de unas empresas financieras que han fracaso por la irresponsabilidad.
    Saludos

  9. Ayer, precisamente, un representante advertía en el Congreso que lo que pretendía Bush era “una pendiente resbaladiza hacia el socialismo”.

  10. Javier

    Elentir: No voy a entrar en discusión, la intervención del estado en temas económicos de determinadas empresas se ha dado en España y se seguirá dando siempre que el gobierno crea que, con ello, se evita un mal mayor (caso Matesa, Reace, Banesto, etc.), para eso, entre otras cosas, están los jueces aunque, a veces, puedan intervenir con mayor o menor acierto. Culpar a los accionistas de los hechos, no siempre lícitos (utilización de información privilegiada, por ejemplo), llevados a cabo por alguno de los componentes de los consejos de administración en quienes depositaron su confianza, es como culpar a las victimas de los delitos cometidos por delincuentes que, abusando de su confianza, las agraden.

    Con respecto a la referencia que hago al plan Marshall quiero decir que: no sólo debe ser acometido por los EE.UU., sino también por todos aquellos países que, como el nuestro, han conocido tiempos de mayor gloria y bonanza económica.

    Un abrazo y… siento equivocarme si realmente estoy equivocado.

  11. Javier, si se ha cometido algún delito, tendrán que decirlo los tribunales y someter a quien lo haya cometido a las oportunas sanciones y penas. Eso no tiene nada que ver con el intervencionismo económico.

  12. Gracias por el enlace. Buen artículo, Elentir,
    Saludos! 🙂

  13. Marcial

    ¿Cuándo tendremos guerra o revolución?
    En fin… liberalismo.

  14. Saulot

    A estas horas queda claro que el único que era sincero era el congresista republicano Ron Paul:

    http://video.google.es/videoplay?docid= … 3999&hl=es

    Aquí le vemos discutiendo con Bernanke (presidente de la Reserva Federal):

    http://www.youtube.com/watch?v=d7MH8nExOhY

    http://www.youtube.com/watch?v=z-C3Ni_ASJs

    Y aquí vemos cómo le trataban los medios de comunicación controlados por el “establishment” cuando se presentó como candidato por el partido republicano a la Casa Blanca:

    http://www.youtube.com/watch?v=MvI7sIx0WOE

  15. Saulot

    Perdón, el primer vídeo era:

    http://video.google.es/videoplay?docid=-5618659897170763999&hl=es%5C%20onclick=

    (no sé como hacer para acortarlo en los comentarios)

  16. Ron Paul ahora se está haciendo de oro… No me extraña.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.