Honduras: ¿otra película de buenos y malos?

Lun 29·6·2009 · 19:45 22

Los sucesos ocurridos en Honduras estas últimas horas están revelando, una vez más, la precaria idea de la democracia que tenemos hoy en día en Occidente. Por una parte, tenemos una intervención militar a petición del Tribunal Supremo y que ha dado lugar a la detención y deportación del presidente Zelaya, destituido por el Parlamento por convocar un referéndum ilegal y violar la Constitución hondureña de 1982. Martha Colmenares explica muy bien la situación aquí. Este hecho, considerado un golpe de Estado por la comunidad internacional, ha sido condenado por la OEA, por Estados Unidos, por Venezuela y Cuba -cuyos regímenes socialistas ya están haciendo sonar tambores de guerra- y por el Congreso de los Diputados de España.

Obviamente, la intervención de los militares en la situación política hondureña, aunque haya sido ordenada por el Tribunal Supremo, es algo muy disctutible. La Justicia y el Parlamento hondureños tenían medios sobrados para procesar y destituir a Zelaya recurriendo a medios policiales y con la ley en la mano. Por otra parte, si Zelaya está acusado de violar la Constitución, lo lógico sería juzgarle en Honduras, y no deportarle a Costa Rica.

Ello no significa que la actitud de Zelaya sea digna de defensa. Este señor llegó a la presidencia de la mano de una formación de centro-derecha, el Partido Liberal, para una vez en el poder anunciar que su mandato sería socialista y de izquierdas, es decir, todo lo contrario que su partido. Esto, amigos míos, es engañar al electorado. Un engaño totalmente antidemocrático y que coincide, dicho sea de paso, con la idea que tienen algunos de que una mayoría electoral le da a un político el poder para hacer lo que le dé la gana, ya sea traicionar sus promesas electorales, vulnerar las leyes vigentes o violar los preceptos constitucionales.

En el caso que nos ocupa, Zelaya se empeñó en iniciar no ya una reforma constitucional, sino un proceso constituyente recurriendo a subterfugios legales que han sido declarados inconstitucionales por el Tribunal Supremo hondureño. Esta actitud no sólo ha provocado el rechazo de la Justicia, la Fiscalía y la oposición, sino también del Partido Liberal: el jueves, el propio partido de Zelaya criticaba su referéndum y recordaba que el PL tiene un “respeto absoluto a la Constitución de la República y demás leyes”.

Estas violaciones de la Constitución hondureña a manos de Zelaya, violaciones declaradas por el Tribunal Supremo de ese país y denunciadas tanto por la oposición como el propio partido del gobierno, son obviadas o minusvaloradas por cierta progresía, que apoya a Zelaya simplemente porque ha hecho “una política de izquierdas y se ha aliado con Hugo Chavez”. Progresía que en su momento no apoyó la protesta contra la brutal represión de la dictadura socialista birmana contra los monjes budistas que se manifestaban por la libertad en ese país asiático, ni la reciente protesta de Colegas contra la represión en Irán, ni las manifestaciones contra la dictadura castrista, pues a fin de cuentas, Cuba es “el último sueño de La Revolución”.

Sinceramente, esta situación me recuerda mucho a la creada por Salvador Allende en Chile. Igual que Zelaya, pero de forma mucho más radical, Allende se dedicó a promover una serie de reformas en su país de cara a instaurar un régimen socialista. Contó para ello con el apoyo de Fidel Castro, igual que ahora Zelaya cuenta con un respaldo descarado de Hugo Chávez.

En el caso de Allende, sus abusos dieron lugar a la aprobación de un acuerdo en la Cámara de los Diputados de Chile en el que se acusaba a Allende de haber “atentado gravemente contra la libertad de expresión” y “contra la libertad de enseñanza”, de violar la propiedad privada y llevar a cabo “frecuentes detenciones ilegales por motivos políticos”, acompañadas de torturas a los detenidos. También se le acusaba de limitar la libertad de circulación y los derechos de los trabajadores, de haber “reprimido con violencia el ejercicio del derecho de reunión” y haber “violado el principio de igualdad ante la ley” y de violar la independencia judicial con “una infamante campaña de injurias y calumnias” contra la Corte Suprema, además de amparar “graves atropellos de hecho contra las personas y atribuciones de los jueces”.

Allende llevó a Chile a una crisis institucional muy grave, idéntica a la que el Frente Popular creó en España en el verano de 1936 -con violaciones de los derechos más elementales idénticas a las perpetradas por Allende-, y muy parecida a la que Zelaya, con el apoyo de Hugo Chávez, pretendía conducir a Honduras. Esto no ha impedido que la progresía convierta a Allende en un “santo laico” y al Frente Popular en el cénit de la legitimidad democrática, la misma progresía que ahora nos pide que cerremos los ojos ante la conducta ilegal y antidemocrática de Zelaya. Yo no justifico la intervención militar, me parece muy criticable, pero me gustaría saber si quienes apoyan hoy a Zelaya justifican sus violaciones de la legalidad y de la Constitución hondureña, violaciones -insisto- denunciadas por la Justicia, la Fiscalía, la oposición y hasta el partido del gobierno. Ya está bien de vendernos la compleja situación política a que dan lugar casos como los citados como si se tratasen de películas de buenos y malos.

Artículos relacionados:

- Pues no, no tengo opinión sobre Honduras, por Daniel Rodríguez Herrera
- Honduras, pues no…, por Prevost
- Honduras defiende su democracia, por Mary O’Grady
- Las acciones ilegales de Zelaya, por Luces y Sombras
- Honduras, por Pazzi
- ¿Que pasa en Honduras para que se llegara a un golpe de estado?, por Daniel45

(Foto: Casa de América. Una foto de familia de la izquierda chavista de Hispanoamérica. De izquierda a derecha: Evo Morales, presidente de Bolivia; Hugo Chávez, presidente de Venezuela; Manuel Zelaya, hasta ayer presidente de Honduras; y Daniel Ortega, presidente de Nicaragua)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.600

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces y trackbacks:

Comentarios:

  1. Por supuesto que se ha prestado a la condena internacional. Pero no, lamentablemente esos llamados organismos internacionales ya no responden por los derechos de los ciudadanos, sino por los pellejos de los tiranos casi todos ellos orientados al comunismo. Que mejor que los venezolanos a quienes el régimen de Chávez nos ha violado la constitución cuantas veces le da la gana y no pasa nada. Esos organismos no se pronuncian. Por otro lado, nosotros tenemos secuestrados los poderes, aquí no hay Tribunal Supremo, no hay nada, todo es de Chávez.
    Miren, la constitución no es papel de bolsa, es la carta Magna, y se respeta. Y lo que ha hecho Honduras es respetar su constitución.

  2. No he llegado a oír la noticia completa y, siendo totalmente franca, no sé de qué va el “fregao”, pero algo tengo claro: si Venezuela y Cuba (sus dirigentes, claro) han puesto el grito en el cielo, entonces me parece perfecto lo que han hecho en Honduras. Aparte, claro, de que si, por lo que he leído en la noticia de este blog, era un mandato directo del ¿Tribunal Supremo, decía? al ejército porque el Presidente se saltó la Constitución a la torera, ¿qué más quieren los “demócratas” Castro y Chávez?

    Por otro lado…, ¿qué hace el Parlamento español metiéndose a decir nada? Sr. Zapatero, trabaje un poquito más por solucionar esta crisis bestial que nos está dejando tiritando y que usted no veía por ningún lado, y déjese de meter la nariz donde nadie le ha pedido que la meta.

    Saludos.

    S. Cid

  3. Hablando del cejas, Zapatero ha pedido hoy la “restitución del principio democrático y del respeto a los poderes instituidos”. ¿El mismo principio democrático y el mismo respeto a los poderes instituidos que Manuel Zelaya se ha pasado por la entrepierna, violando la Constitución hondureña?

    En fin, pero qué le vamos a pedir a Zapatero, viendo el poco respeto que le tiene él a la Constitución Española…

  4. Gracias por el enlace.

    Y bueno ZP, pues como que mucho ejemplo democrático no inspira mucho, la verdad.

  5. Un punto claro: el Supremo no pidió que se detuviera a Zelaya. Eso lo difundió Europa Press por su cuenta y riesgo. Lo que hizo fue ordenar detener la consulta, que no es lo mismo. Y sí, sé que enlazas a LD, que recogió la nota de EP, y estamos en ello.

  6. Daniel, ojo, que a lo mejor resulta que Europa Press está en lo cierto. Acabo de ver su nota y está firmada también por Reuters. Además, leo esto en El País, que cita como fuente a Pablo Ordaz, su enviado especial:

    “El Tribunal Supremo del país ha informado posteriormente en un comunicado de que ordenó al Ejército detener al presidente Manuel Zelaya por su intento de efectuar el referéndum sobre la Constitución.”

  7. Von Manstein

    A ver , y si el ejercito actuo por su cuenta ¿que?
    Es lo normal si ese tipo se quiso cargar la constitucion. Para eso estan tambien los ejercitos , para defender la nacion contra los enemigos externos e INTERNOS . Ojala aqui se hiciera lo mismo contra el cejas.

  8. Von Manstein

    Respecto a mi comentario , que no me traten de golpista , esto lo dice la Constitucion .

    Articulo 8 de la Constitucion Española :
    1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional

  9. Me he leído el comunicado y no, no dice eso. Puede llegar a interpretarse del mismo que considera la destitución como una opción válida para impedir la consulta, pero no le ordenó eso.

  10. Entendido, Daniel. Yo he estado buscando el comunicado en una web oficial, pero no hay forma.

    Von Manstein, los militares no son magistrados de un tribunal constitucional ni pueden ser intérpretes de una constitución, pasa eso están las cortes constitucionales. Los militares están para cumplir las órdenes que les den las autoridades en el cumplimiento de esas misiones que has señalado.

  11. Desde mi punto de vista los militares hondureños han causado un gran mal cuando pretendían hacer un gran bien: Frenar la deriva totalitaria de un mentiroso, un falsario que llegó al poder al frente de un partido liberal para dar inicio a toda una serie de reformas tendentes a subertir el orden constitucional de forma ilegal.

    El ejército hondureño, quizás extralimitándose en el mandato del Tribunal Supremo, ha servido en bandeja al dictador venezolano y a sus diferentes satrapías la intervención militar en Honduras. Cuando el socialismo no consigue por las buenas sus propósitos, por ilegales y amorales que sean, la consecuencia es una ensalada de tiros… Y Sudamérica es un buen ejemplo de ello.

    De hecho el depuesto presidente ya ha anunciado que regresa al país y “avisa” a sus conciudadanos, o lo que es lo mismo: “Vuelvo porque me han prometido correr a sangre y fuego a los que no me quieren así que ir calentando las calles unos y poniendo las barbas a remojo los otros”.

    Que conste que, en mi opinión, tengo muy claro que todo lo que no fuera permitir al presidente depuesto violar el orden constitucional en aras del totalitarismo socialista hubiera acabado igual: Si el ejército hondureño no actúa como actuó y deja que la Cámara Legislativa depusiera formalmente al presidente, este se enrocaría, llamaría a sus fieles y aguantaría todo lo posible hasta que el dictador venezolano y sus satrapías le enviaran refuerzos…

    Lo de Honduras pinta mal. Muy mal.

    Pero lo que de verdad me asusta es que la vieja táctica socialista de actuar contra la democracia con armas de democracia les sigue funcionando estupendamente…

  12. Lu

    Por fin alguién que dice la verdad sobre Salvador Allende. En mi país les falta hacerse la señal de la cruz cuando lo nombran.
    ¿Eso quiere decir que estoy de acuerdo con la dictadura chilena? Por supuesto que no pero que la dictadura haya sido mala, no implica que Salvador Allende haya sido bueno.
    Y con respecto a Homduras, una comisión de la OEA va a acompañar a Zelaya para que sea restituido. El problema es que la presidenta de mi país (Argentina) va a integrar la comitiva. Mientras tanto mi país es uno de los más afectados del mundo por la Gripe A, y el gobierno nacional sigue sin declarar la emergencia sanitaria.
    Una vergüenza.

  13. La metida de pata fue sacarlo del país y no juzgarlo por la violación a las leyes, por otra parte la actual concentración de gente en rechazo a Zelaya debe hacerle entender al mundo que esd lo que quiere el pueblo hondureño

  14. Me pregunto, quien es el golpista?
    Un presidente que ha convocado un referendum ilegal o unos militares que estan en contra de que no se cumpla la constitucion?

  15. Juan Español Español

    El ver a los tres que aparecen en la foto da grima, diga lo que diga la ONU. Falta el ZP, Moratinos, la Leire y compañía y además el “tontopollas” Ayatollá y la Alianza de Civilizaciones.

    ¡¡TO PAL PUEBLO!!. ¡¡TO ER MUNDO ES GÜENO!!.

    Lo que quiero decir, es que todo está por demostrar, pues estamos hablando de Honduras con mucha historia de mierda detrás, de los “Hunos y de los otros” como diría Unamuno.

    Ya veremos en que acaba y como acaba, y que no me vengan los pijiprogres hablando de Honduras porque hasta ahora no sabían ni donde estaba ni que existía.

    Empieza otro fregado.

  16. ane

    Pues no sé lo malvado y diabólico que sería Zelaya (parece que mucho), pero lo que ha ocurrido en Honduras es un golpe de estado con todas las letras, y eso nunca puede ser defendible ni justificable. Quita toda la legitimidad al proceso.
    Lo que más me asombra es que tanta gente defienda a unos golpistas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]