Manifiesto por la dignidad de España

Siguiendo el ejemplo de Batiburrillo, aprovechando que hoy es el Día de la Constitución y ante las amenazas contra ésta de los liberticidas que nos gobiernan y de sus aliados, Contando Estrelas se adhiere al “Manifiesto por la dignidad de España” que han promovido doce entidades cívicas. Creo que la Constitución contiene errores que han dado pie a esta situación, pero esos errores deben ser corregidos siguiendo los mecanismos que la Constitución contempla para su reforma. No podemos consentir que los liberticidas nos impongan un cambio de régimen por la vía del chantaje y de los hechos consumados.

LA DIGNIDAD DE ESPAÑA
“patria común e indivisible de todos los españoles”

El 6 de Diciembre de 1978 el pueblo español ratificó en referéndum la Constitución española. Hoy celebramos el 31 aniversario de este importante acontecimiento histórico.

Las esperanzas e ilusiones despertadas por el marco jurídico destinado a la armonización de nuestra vida en común no han desaparecido. Tampoco sería justo que olvidáramos los grandes servicios que nuestra Carta Magna ha brindado a la convivencia en libertad y al bienestar común.

Pero junto a las bondades de la Constitución y a las ventajas que su aplicación ha proporcionado a los españoles, no podemos olvidar los escollos y las dificultades con las que se enfrenta en estos días, culminación de un largo período de deslealtades nacionalistas a la Constitución y a España. Deslealtad que podemos ejemplificar en la declaración de CIU, una vez que el Estatuto catalán pasó la criba del Congreso de Diputados: ‘Este Estatuto es sólo un peldaño más hacia la independencia de Cataluña’.

El carácter incluyente y abierto de nuestra Constitución ha servido para que los nacionalistas hayan utilizado las competencias transferidas para fomentar la desunión entre los españoles, cuando no el enfrentamiento. También les ha servido para magnificar las diferencias y minimizar o esconder lo mucho que nos une, tras tantos siglos de historia en común.

Pero, además, no podemos olvidar los ataques a la lengua española, como símbolo de unidad y entendimiento. O la quema de banderas españolas. O los silbidos al himno nacional. O la quema de fotos del Jefe del Estado. En resumen, una voluntad firme y persistente de ofender a España y a los españoles.

En fechas recientes hemos podido leer un editorial conjunto de doce periódicos catalanes, titulado ‘La dignidad de Cataluña’. Tanto este editorial, como el tripartito catalán y el resto de partidos nacionalistas, han tratado de intimidar al Tribunal Constitucional para que dicte una sentencia favorable a sus intereses partidarios. Y han amenazado con que la sociedad catalana articulará, si se ve defraudada, una respuesta legítima. Sin embargo, las respuestas legítimas, en democracia, se dan en las urnas y dentro del respeto debido a los procedimientos democráticos. No con populismos callejeros y algaradas.

Si la dignidad de los nacionalistas se fundamenta en la amenaza a las instituciones democráticas, a la violación de la Constitución, exigiendo una bilateralidad que crearía dos entes soberanos, a la exigencia de privilegios por razón del origen y a ilusorios derechos colectivos, la dignidad de España se asienta en valores más sólidos y respetables.

La dignidad de España se asienta en la libertad y en la igualdad ante la ley de todos los españoles; y se asienta en la solidaridad entre todos los territorios que configuran la nación española, cuya existencia sólo puede ser negada con base en la ignorancia o la mala fe.

Algunos nacionalistas se han atrevido a exigir al gobierno socialista (responsable último del inconstitucional Estatuto catalán) que cumpla los pactos acordados. Pero no podemos admitir que solamente nosotros, los ciudadanos españoles, tengamos que respetar los pactos que ellos hayan acordado con el gobierno, o entre ellos.

Nosotros exigimos respeto al pacto fundamental, aprobado por todos los electores españoles, la Constitución de 1978. Recordemos su artículo segundo: ‘La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española’. Unidad que está entrelazada constitucionalmente con la autonomía y la solidaridad.

En estos preocupantes momentos que nos ha tocado vivir, cuando los partidos supuestamente nacionales han dejado de cumplir con sus responsabilidades históricas y constitucionales, por el deseo de poder a cualquier precio y por las deslealtades nacionalistas, quedamos nosotros, los ciudadanos comprometidos con la Constitución y con España.

6 de Diciembre de 2009

FIRMADO POR:

CÍRCULO BALEAR
ASOCIACIÓN 11-M. VERDAD Y JUSTICIA
PLATAFORMA CIUDADANA PEONES NEGROS
PLATAFORMA VALENCIANA POR LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA
PROFESIONALES POR LA ÉTICA
ASOCIACIÓN POR LA TOLERANCIA
CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA
MESA POR LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA
FUNDACIÓN UNIDAD + DIVERSIDAD
FUNDACIÓN DENAES
VOCES CONTRA EL TERRORISMO
ASOCIACIÓN VICTIMAS DEL TERRORISMO VERDE ESPERANZA

Si tienes un blog, si tienes una cuenta en Twitter o en Facebook, y si estás de acuerdo con el contenido de este manifiesto, publícalo o enlázalo, por favor (tienes aquí el enlace original). Si los grandes partidos no mueven un dedo en defensa de la unidad de nuestra nación y del marco de convivencia que eligieron democráticamente los españoles, al menos movámonos los ciudadanos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Ventajas de este manifiesto: a este se no adherirá Escolar, puedo pensar en firmarlo.

    Desventajas: se ha demostrado que la actual Constitución es papel mojado y es tan perjudicial para la Nación Española como lo fue Fernando VII, aquel que derogó la Constitución de 1812.

    Yo firmó un manifiesto a favor de la Nación Española pero no a favor de una Constitución que habla de nacionalidades (se olvida el manifiesto de la segunda parte del artículo) y que incluye ese título VIII que tantas desgracias nos viene trayendo.

  2. El manifiesto es mejorable, desde luego, pero prefiero esto al silencio de la oposición ante la escalada de amenazas del nacionalismo catalán. En cuanto a la Constitución, desde luego ahí están las causas de muchos de los problemas que estamos viviendo, pero desde luego es la ley fundamental que votó una amplia mayoría de los españoles, y gracias a ella hemos tenido tres décadas de convivencia democrática como nunca había tenido España. Creo que hay que reformarla a fondo, pero eso debe hacerse siguiendo los mecanismos que contempla la Constitución a tal efecto.

    Desde luego, sería mucho peor abrir ahora un nuevo proceso constituyente con una izquierda y unos nacionalistas tan radicalizados y con una derecha parlamentaria tan tibia y acomplejada como la que tenemos.

  3. Buen día, pues mira, lo enlazo.
    Tendrá defectos, está claro, pero al menos sirvió para unir, que ahora estamos descolocados…todos.
    Buen Domingo :)

  4. Pero Elentir, si esa Constitución ya está modificada por la vía de los hechos consumados (Veáse Estatuto de Cataluña, vease la composición del Consejo del Poder Judicial).

    El Tribunal Constitucional, organismo creado para defenderla, se encuentra controlado por los políticos y es incapaz de dictar una sentencia. De facto no existe Constitución.

  5. Efrén

    La verdad es que la Constitución es en buena medida, la culpable de los males que nos aquejan.
    Yo firmaría o propondría un manifiesto por España, pero dejando a un lado el desvío (Constitucional) que nos ha llevado directamente a la actual situación de descomposición física y moral de España.
    Esto ya lo dijimos los carlistas que pasaría, cuando la Constitución aun no estaba refrendada.´

    Una de nuestras propuestas era que, en vez del novedoso concepto de autonomía (que no estaba sujeto a ninguna realidad histórica y que por tanto, estaría siempre abierto a cualquier nueva y absurda demanda de “traspaso de poderes” o de nueva “libertad autonómica” como se ha demostrado durante estos 30 años, haber optado por la recuperación (una vez actualiados) de los Fueros históricos de los distintos reinos y regiones de España. Esta última opción, a pesar de parecer inicialmente más compleja, tenía varias ventajas:
    Una mayor libertad real de la sociedad y de los cuerpos intermedios de esta, frente a los poderes políticos centrales (tanto de Madrid, como de Barcelona en el caso catalán)
    Al tratarse de libertades concretas y de derechos contados y concretos, impedir la tergiversación histórica y la constante venta de prevendas nacionales en favor de los nacionalistas, a cambio de apoyos políticos.
    Ser una respuesta acorde a nuestra historia, a una realidad histórica.
    Acallar cualquier posible reivindicación histórica REAL.

    Y para qué contar del tema moral, cuando decíamos al pueblo español que esta Constitución era abortista y divorcista…

    ¡Viva España Católica y Tradicional!

  6. Efrén

    ¿Los carlistas están a favor de la libertad individual?

    ¿Existen los derechos históricos de los territorios?

    No firmo yo un manifiesto con un carlista ni loco.

    ¿Cuantas guerras civiles han provocado los carlistas?

  7. D45

    Este artículo cae en un error que es conceder a España una dignidad como territorio cuando los territorios no tienen dignidad, es exclusiva de las personas.

    Sin embargo, viendo la amenaza nazionalista me veo en la obligación de copiarlo y de paso enlazarlo.

    Saludos.

  8. Con tu permiso, te enlazo en mi entrada de hoy.
    Un abrazo.

  9. Efrén, precisamente los últimos vestigios que quedan de los viejos fueros son una de las causas de conflicto en la España actual, al atribuir derechos a los territorios y no a las personas. Por lo demás, la Constitución no incluía ni el aborto ni el divorcio, eso vino después de su aprobación.

    Gonlor, te aseguro que por lo que conozco a mi amigo Efrén -espero que no le riñan porque un liberal le llame amigo, jeje- te aseguro que se pueden firmar con él más manifiestos que con otros que aparentan ser más afines. Efrén es un tío muy razonable y al que le he visto defendiendo derechos elementales de la persona con más laboriosidad que a la mayoría de los liberales que conozco.

    D45, muy acertada tu crítica. Por eso digo que el manifiesto es mejorable. Si lo publico y me adhiero a él es porque conozco a las organizaciones firmantes y sé la intención con la que lo han publicado, intención que comparto en vista de cómo están las cosas en España.

    Blumun, Alawen, gracias por haceros eco. ;-)

  10. Si vos lo decís, dueño de mi amigo Bilbo, no hay nada más que añadir, pero sobre el Carlismo sigo pensando lo mismo. Lo que fue un cáncer en el siglo XIX no puedo ser bueno para el XXI.

  11. Gracias por colgarlo. Me hubiera gustado verlo en más sitios.

  12. No hay de qué, Miguel.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]