¿Adiós a Vizcaya y a Guipúzcoa?

Las dos provincias cambiarán su nombre oficial con apoyo del PSOE y por exigencia del PNV. Álava tendrá forma bilingüe, pero las otras dos provincias pasarán a llamarse únicamente Guipuzkoa y Bizkaia. En resumen: que las provincias vascas cambian de nombre oficial sin consultar a sus habitantes y para que La Moncloa no cambie de inquilino. Todo sea por mantener ZP, que se ha convertido a sí mismo en la máxima prioridad de su gobierno y de su partido, por encima de cualquier otra consideración o problema que tenga nuestro país.

Hay que decir que esta decisión tiene su (mal) precedente en la adopción de las formas únicas Girona, Lleida, A Coruña, Ourense e Illes Balears para las provincias de Gerona, Lérida, La Coruña y Orense y la comunidad autónoma de Islas Baleares. Siempre me ha parecido un abuso que se suprima la cooficialidad de la versión castellana de los topónimos que la tienen. También me parece muy curioso el hecho de que en Galicia, al menos, el cambio se adoptó con el apoyo del PP, que sin embargo ha mantenido las formas bilingües de los nombres de las tres provincias de la Comunidad Valenciana, donde también gobierna el partido de Rajoy. Por mi parte, seguiré las indicaciones de la Real Academia Española, que aconseja que al escribir en castellano se usen las formas castellanas de esos topónimos salvo en textos oficiales, donde es obligatorio usar las otras formas. Además, se debe usar la forma castellana de los gentilicios de esas provincias en todos los textos, incluidos los oficiales.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. No voy a entrar en lo absurdo de este tipo de medidas. ¿Democracia? ¿Preguntar al pueblo? ¡JUAS!

    Sólo diré que este momento de crisis claramente es el más apropiado para tirar a la basura toda la papelería, sobres, nombres de calles, placas de edificios… y cambiarlos por otras nuevas…

    Ciertamente, estamos gilip*llas

  2. Buen apunte, Hurssel. A ellos, total, como paga el contribuyente, el gasto de papelería les importa un rábano. Otros milloncejos de euros a sumar a la deuda que heredarán las próximas generaciones gracias a ZP…

  3. Esto es una gilipollez. El lenguaje es una institución que van construyendo los hablantes durante cientos de años. ¿Quién se han creído que son estos tíos para imponer esto?

    Yo por supuesto, siempre que hable en castellano seguiré diciendo Vizcaya, Fuenterrabía, Lérida etc. Igual que cuando hablo en catalán digo Lleida, Sant Sebastià, Lleó etc.

    Que unos políticos hayan considerado conveniente esta imposición, no es motivo para dejar de hablar con corrección. Tampoco es Varsovia el nombre oficial de esa ciudad, ni Amberes; y no somos tan cretinos de decir Antwerpen o Warszawa si hablamos español.

    Tampoco me da la gana de decir Myanmar porque unos sátrapas chalados hayan decidido que no les gusta el nombre Birmania.

  4. nose

    Recuerdo cuando hace más de 15 años, cambiaron todos los nombres de los pueblos del Pais Vasco.
    A mi Santurce del alma lo llamaron Santurtzi, Cierbana>Zierbana, Valmaseda>Balmaseda, Valle de Trapaga>Trapagaran, Baracaldo>Barakaldo. No sigo para no aburrir.

    Recuerdo que una resolución de la ONU hace años, decidió que los nombres de los pueblos no se cambiasen al nombrarlos, con independencia del idioma. Es decir, en Chino Lepe, seguiría diciendose Lepe.
    No así las ciudades o paises. Spain o Nueva York o New York.

    Entonces. Cuando cambiaron el nombre como decía a mi bendito pueblo, nadie me consultó. Como tampoco consultaron a ningún Bilbaino cuando cambiaron la Plaza de España, por Plaza Circular, o recientemente la estación del Norte o Abando, por Abando Indalecio Prieto.

    En fin que esto viene de lejos y el Peeneuve es el culpable de estas aberraciones con la complicidad de soe.

  5. karolus

    Lo que más me toca las narices es la doble vara de medir. En Galicia se galleguizan los topónimos de ciudades donde el gallego no es lengua oficial, por ejemplo: Xetafe, Xerez, Badaxoz, Xixón, Alacante, etc, e incluso en algunos municipios tienen el descaro de galleguizar los nombres de personajes gallegos de relevancia como Eugenio Carré –escriben Uxío Carré–, Ángel Senra –Anxo Senra–, e incluso existe, en un municipio cercano a La Coruña, la calle Xoan Carlos I. Creo que ninguno de ellos llegó a galleguizar su nombre. Pero eso sí, en cuanto escribes La Coruña en lugar de A Coruña se ponen como hidras. Y lo peor es el conformismo de la gente, que traga con todo.

  6. pepeblai

    Dan ganas de irse a Londón y no volver.
    País de paletos.

  7. Jandro

    ¿En textos oficiales es obligatorio usar las formas no castellanas de esos topónimos mientras que no lo es usar las formas castellanas de New York, Milano o Edimburgh? En castellano no escribimos London por oficial que sea el texto. En cambio, ¿sí tenemos que poner Bizkaia y Ourense forzosamente? ¿Qué sentido tiene esto?

  8. Cambiando el idioma por ley y sin preguntar, como una dictadura.

  9. a

    “Bizkaia” es el nombre oficial desde hace años.

    Más preocupante es que desde hace años, la autonomía obliga a que euskerizar los nombres de TODOS los municipios, aunque de siempre hayan tenido un nombre castellano (como Las Arenas)

  10. Randall

    ¿Qué se puede esperar de estos indigentes intelectuales? Esperad a ver ahora las peticiones de Coalición Canaria, que a lo mejor piden que se renombren las islas en “guanche”. Ja ja ja.

  11. Luna

    Diga Zapatero lo que quiera, mi lengua es mía y pronuunciaré con ella los nombres que me plazca. Me la tendrá que cortar, si quiere que no lo haga.
    Al fin y al cabo, ¿Cómo pronunciará él nombres como Castellterçol, Vilanova i la Geltrú, Masdeseixà o Puig-reig?¿Sabría el gentilicio de tales lugares sin recurrir a sus asesores(Que tampoco lo sabrán)?.
    Y metidos en curiosidades de cómo llama la gente a lo suyo, los separatistas catalanes llaman Catalunya a mi Región cuando hablan entre nosotros, y “Catalònia” cuando hablan con ingleses, teniendo la misma pretensión. ¡Es ridículo todo esto!.

  12. ¡¡¡La neolengua al poder!!! ¡¡¡Cambiad el nombre para cambiar la realidad!!! Hemos retrocedido un cuarto de siglo, concretamente a 1984

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.