Tea Party vs Piqueteros, según Forges

Dom 17·10·2010 · 7:18h 28

Hoy El País publica esta viñeta de Forges. El Tea Party (Motín del té) fue una rebelión popular contra los impuestos injustos en 1773. Hoy es un movimiento social contra la abusiva presión fiscal y el estado elefantiásico promovidos por Obama. Me choca que Forges crea que el Tea Party es una reunión de abuelos tomando té, pero acierta en la segunda parte. Y es que mientras en Estados Unidos tienen un fuerte movimiento social, pacífico y democrático contra los abusos estatales, aquí hemos tenido a los piqueteros obligando a la gente -con métodos nada pacíficos- a sumarse a una huelga general a fin de que el estado siga saqueando nuestros bolsillos en beneficio de unos sindicatos hipersubvencionados (y lo digo porque los de la parte de la derecha tienen toda la pinta de ser piquetes en plena faena, ¿no, señor Forges?).

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.100

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

Comentarios a esta entrada:

  1. amigappc

    Pues como comento en otro blog los americanos tampoco se andan con chiquitas con el tea party.

    En un comic del capitan america ponen al tea party como racistas y ultraderechistas violentos. Y encima a la gente se quejo con razon y a la fox que solo dio la noticia sin mojarse mucho los ponen como lo peor de lo peor. Incluso en la version española del comic el comentarista de opinion pone verde a Sarah Palin,al tea party y a la fox como ultraderechistas y poco democraticos.

    Y todo esto en comics que no tienen mucho que ver en politica, pero ultimamente estoy viendo mucho en revistas de comics y comics como meten muchos comentarios contra los liberales sin sentido. No se porque pero la gente de izquierdas tienen que poner sus fobias en todo lo que pueden aunque no tenga que ver con la politica.

  2. El pobre Forges está tan enfermo de sectarismo que ya no intenta esforzarse por entender nada, le basta con demonizarlo y establecer tontas relaciones para provocar una sonrisa bobalicona en la gente de su cuerda.
    Cada vez me asustan más unos y otros.

  3. Jandro

    ¡Jajaja! ¡Muy bueno! Seguro que sí, que lo pone por los piqueteros, porque a Forges le indignan la violencia y las acciones sindicales agresivas. Sin embargo, un grupo de ciudadanos que muestran su hartazgo ante un presidente nefasto provocan su más profunda empatía.

    No deja de despistar que se haya autoretratado entre los de la gresca, en concreto, el segundo empezando por la derecha.

    Viendo esta viñeta, me pregunto: ¿habrá confundido el Tea Party con el Desayuno Nacional de Oración?

  4. El Tíol Bastón

    Hay también una “ligera” diferencia de fondo. Los abusos estatales contra los que se está peleando en Estados Unidos consisten en acercar el sistema fiscal americano un poco más al que ya tenemos en España desde hace años. Y es que para hacer lo que quiere, la administración obamita necesita dinero. Pretende, por ejemplo, imponer una Seguridad Social similar a la nuestra. Es verdad que los americanos pagan muchos menos impuestos que nosotros (y, cuando lo hacen, el Estado les devuelve mucho más), pero también que su sistema no les cubre todos los servicios sociales que nos cubre a nosotros: todo se basa mucho más en la ayuda personal de unos ciudadanos a otros (incluso hay gente que, a título particular, se dedica a patrocinar colegios u hospitalesj estatales, por ejemplo). La gente es mucho más libre para hacer con su dinero lo que quiere, y una gran parte de la ciudadanía americana desea que esto siga siendo así. Viendo cómo se están poniendo las cosas en lugares donde tenemos nuestro sistema, me estoy empezando a dudar que los americanos no tengan razón.

  5. El tea party original fueron exactamente iguales que los actuales piqueteros,gente que sin ningún reparo destruían la propiedad ajena.

  6. Eso, en todo caso, lo serían los que subieron disfrazados de indios a un barco británico para arrojar su cargamento de té por la borda. En el motín del té de Boston participó más gente que no tomó lugar en esa acción. Y desde luego, las causas y las consecuencias de ese acto no fueron -ni por asomo- comparables a las de los piquetes de hoy en día. En España el gobierno no ha decretado el cierre de ningún puerto que fuese escenario de la acción de los piquetes el 29-S, ni declaró el estado de excepción. Y tres años antes de esta huelga no habían muerto cinco sindicalistas tiroteados por el ejército.

    Por otra parte, aquí los sindicatos son entidades privilegiadas por el gobierno. Si el motín del té de Boston lo hubiese hecho la Compañía Británica de las Indias Orientales para arrojar la mercancía de los demás al agua, pase, pero el motín lo protagonizaron unos colonos a los que les habían impuesto impuestos arbitrarios e injustos para hacerles tragar la mercancía de esa compañía a la que hoy podríamos comparar con un monopolio, si no fuese porque hoy en día ningún monopolio tiene el gobierno de facto de un país, y menos uno del tamaño de la India.

  7. Pra protestar contra medidas injustas del gobierno no se debe atacar la propiedad privada, ni hace doscientos años, ni hoy día. El tea party fue uno de los inicios de una revolución discutible que tuvo un felicísimo final.

  8. Belén

    ¿Una revolución discutible? Es decir, que unas colonias (pues eso eran los 13 territorios originales de EEUU) decidan, hartas de las veleidades del Rey inglés, que quieren independizarse porque se gobernarán mejor ellas solas que un tío que está al otro lado del mar y que, sin conocerlos de nada, los trata como si fuera su cortijo, es una revolución discutible. Entonces también lo serán las revoluciones americanas de las antiguas colonias españolas, ¿no? ¿O esas estarán justificadas por algún “genocidio” de no se sabe quién (hay más descendientes de pobladores originales en la zona de Hispanoamérica, tanto del Norte, como Central y del Sur, que en la zona de las “reservas indias”)?
    Desde luego que la propiedad privada no es algo baladí, pero, en el caso del monopolio del té, podríamos decir que no era precisamente fácil distinguir la propiedad del Rey de la propiedad de la Compañía monopolística. Así que, a mi entender, era una propiedad privada “sui generis”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal