Aborto: modificar no es derogar

Esta mañana al ir al kiosko a comprar La Gaceta me sorprendió el titular de portada: “Rajoy confirma que derogará la Ley del Aborto”. El caso es que leyendo la noticia en el interior no veo por ninguna parte que Rajoy haya confirmado tal cosa.

La Gaceta aclara en su página 11: “Ayer, otra vez, Mariano Rajoy dijo abiertamente que “modificará” la norma que parió Bibiana Aído si consigue ganar las elecciones generales de 2012.” Unas líneas más abajo, el periódico del Grupo Intereconomía señala: “La postura del PP sobre la Ley del Aborto es que los plazos impuestos por el Ministerio de Igualdad (libre hasta las 14 semanas) deben ser modificados y ser mucho menos permisivos que ahora, así como que las menores de edad no deben practicarlo sin el conocimiento de sus padres”. En resumen: que Rajoy no habría confirmado que derogará la Ley del Aborto, sino que la modificaría (y como veremos más abajo, ni siquiera eso). Por otra parte, me pregunto: ante una ley que permitiese liquidar a los recién nacidos hasta las 24 horas después del parto, ¿la solución del PP sería acortar el plazo a 22 o 20 horas? Eso no es respetar el derecho a la vida. Eso es transigir con la violación del primero de los derechos humanos.

Ayer mismo HazteOir.org acusó a Rajoy de “desatender el clamor cívico por la derogación de la ley del aborto”, un clamor expresado repetidas veces en las calles con algunas de las mayores movilizaciones ciudadanas que ha vivido nuestra democracia. Las declaraciones exactas que hizo Rajoy a Radio Nacional de España este lunes se pueden escuchar en este enlace de RTVE.es. En el minuto 18:43 una periodista pregunta a Rajoy qué haría con la Ley del Aborto si el Tribunal Constitucional la aprueba. Rajoy responde: “esperaré a lo que diga el Tribunal Constitucional y escucharé a la gente para tomar una decisión”. Es decir, que no sólo no habla de derogarla, sino que ni siquiera confirma que modificará la ley. Precisamente eso ha motivado que en una nota difundida este mediodía, la portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, reprocha al líder de la oposición: “Los ciudadanos lo tienen bastante claro, no sé a qué espera el señor Rajoy para ser igual de claro en sus intenciones con una ley injusta que suprime el derecho a la vida”. DAV reclama a Rajoy que pronuncie cinco palabras: “Derogaremos la Ley del Aborto. Son cinco palabras, y sin ellas, no tendrán cientos de miles de votos de españoles para quienes la cuestión del derecho a la vida es clave en las próximas Elecciones Generales.”

Desde luego, el PP ya no tiene mi voto. Ya me mintió una vez en las pasadas elecciones gallegas, cuando prometió libertad lingüística y ya en el poder traicionó su promesa. La única forma que tiene Rajoy de convencerme de que su palabra vuelve a valer algo y de que respeta el derecho a vivir es que gane las próximas elecciones y derogue sin tardanza esa ley injusta y sanguinaria. Y entonces, sólo entonces, me plantearé si volver a votar al PP.

(Foto: Partido Popular)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. El PP no está en contra del aborto, amigo mío, cuando gobernaba por mayoría absoluta no hizo nada por prohibirlo o por acabar con su despenalización.

  2. No sólo eso: además autorizó la píldora abortiva, es decir, el aborto químico, que ha contribuido a incrementar esta lacra.

  3. Exacto, Elentir, los católicos podemos olvidarnos de votar al PP. Habrá que plantearse otras opciones más comprometidas con nuestros principios. Una pena.

  4. scabelum

    El PP es la otra cara de la misma moneda. En el fondo están de acuerdo. En Castilla y León también hay educación para la ciudadanía y apoyo al feminazismo y aborto, y deuda disparada y colectivismo y reducción de derechos.
    El PP es heredero de AP y éste del franquismo que ni es otra cosa que NACIONAL SINDICALISMO (una rama del Nacional Socialismo), es decir: colectivismo basado en el marxismo.
    La única diferencia que hay entre el PP y el PSOE es que el PP es conservador y el PSOE es progresista. Pero ambos son socialistas y colestivistas y lo peor de todo: son partidos que mantienen un Estado absolutista.

    No he pretendido ofender a nadie, pero si a estas alturas de la pelídula, no veis el maridaje de Rajoy y Rodríguez…

  5. Esto ya no sólo es cosa de católicos, Crispal. El respeto por la vida es la base de toda sociedad civilizada, sea cristiana o no. No hay que ser católico para darse cuenta de que autorizar la eliminación de seres humanos inocentes e indefensos es una auténtica salvajada.

  6. No lo decía en sentido excluyente sino como manifestación de un hecho: una gran parte del electorado del PP es o era católico, por eso digo que los católicos podemos olvidarnos de votar al PP. Evidentemente el aborto no es cosa sólo de católicos.

  7. Pinciano

    Los que defienden el aborto lo hacen apoyándose, fundamentalmente, en dos pilares:
    1) en el retorcimiento de la realidad: porque [email protected] defienden que, abortando, no matas nada. Que no es un ser humano. Que es como matar un espermatozoide. Que es como hacer una apendicitis, que “sólo” son unas células, que es una parte del cuerpo de la mujer, etc. Sandeces así he tenido que sufrir en varios “debates” que pretendían ser serios.
    y 2) en que el aborto es bueno porque decir que es malo es ser un esbirro de la Iglesia católica, es una obcecación religiosa, es una rémora moral proveniente de una época en la que ser católico era obligatorio. Que si la Iglesia lo defiende, directamente hay que hacer lo contrario. Y basta ya. Eso hay que cortarlo de raíz. Estar en contra del aborto no es un asunto religioso. La Iglesia no condena el aborto en base a ningún dogma cristiano. Lo condena porque elimina la vida que crece en el vientre de la madre. Y esa es la única base de referencia para defender el anti-abortismo.
    No. Esto no sólo es cosa de católicos. El recurrir a atacar a la doctrina de la Iglesia como argumento proabortista es una de las constantes favoritas en la defensa del aborto que hacen los sectarios progres, que no sabían lo abortistas que eran hasta que ZP legalizó el aborto.
    Sinceramente, yo puedo entender que haya alguien que tenga la estúpida idea de apoyar el aborto, siempre y cuando sepa conscientemente que con ello está matando a un feto. Y yo siempre estaré desacuerdo con él, pero no podré rebatirle nada: ve bien matar y yo no. Punto. Lo que no puedo entender es que haya gente que se autoengañe (=”no se mata a nada en un aborto”) para adaptar su moral (que afortunadamente suele ser =”es malo matar”) a la ley de ZP (viva el aborto libre).

    A lo que iba Elentir, me remito al último párrafo del post: mi voto se lo va a tener que volver ganar con hechos, no con palabras.

  8. No hay que caer en la trampa de sacar a colación la moral cristiana para defender la vida. Porque es carnaza falaz para el proabortista. Hay que sacar a la moral católica de este debate. Porque este debate se basa en el hecho científico de que abortar el matar al no nacido, no en ningún dogma religioso. Los proabortistas están deseando que cualquiera saque al critianismo al albero del debate. Y lo desean tanto, que (y haced la prueba, es graciosísimo, porque siempre se cumple), si tú evitas cualquer referencia religiosa,ellos pierden el culo por hacerla. Porque eso les permite derivar el debate a otro terreno, distraer la atención del hecho contra el que ven, a poco debate que haya, imposible tener argumentos veraces, sólidos y coherentes: que abortando te cargas la vida de quien crece en el vientre de una madre.

  9. Jandro

    Pinciano Los proabortistas están deseando que cualquiera saque al critianismo al albero del debate. Y lo desean tanto, que (y haced la prueba, es graciosísimo, porque siempre se cumple), si tú evitas cualquer referencia religiosa,ellos pierden el culo por hacerla.

    En efecto, es infalible. Se escudan en la religión para no confrontar ideas. Un ejemplo público de esta actitud calamitosa es el de Bibiana Aído.

    Rehuir la confrontación de las ideas es lo único que puedes hacer cuando sabes que el otro tiene razón pero quieres mantener a toda costa tus planes fijados de antemano. Normal si te han nombrado ministra para eso.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.