Tapando la crisis con los 110 Km/h

Hoy el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha asegurado que el nuevo límite de 110 Km/h permitió el mes pasado reducir un 7,9% el consumo de petróleo respecto del mes de marzo de 2010.

Es curioso, porque hace dos meses Sebastián dijo que dicha medida sólo permitiría un ahorro del 3%. La poco creíble propaganda gubernamental se hace añicos si tenemos en cuenta dos detalles: en primer lugar, el año pasado la operación salida de Semana Santa se inició a finales de marzo -con el considerable aumento de desplazamientos y de consumo de carburante que eso supone-, mientras que este año se ha iniciado ya en la segunda quincena de abril, así que no tiene sentido comparar aquel mes de marzo y éste; en segundo lugar, esta Semana Santa el precio de los carburantes ha sido un 20% más caro que en la de 2010, lo cual en plena crisis desincentiva bastante a la hora de viajar, a menos que uno viaje en coche oficial o incluso vuele a los mítines del PSOE en un Falcon del Ejército del Aire.

El propio Ministro, a preguntas de los periodistas, tenía que reconocer sobre esa reducción del consumo de combustible que “es difícil estimar qué parte corresponde a precios y qué parte a la limitación de la velocidad”, pero acto seguido no dudaba en columpiarse al afirmar que el límite de 110 “ha tenido unos resultados muy superiores a los estimados”. Me pregunto en base a qué afirma esto último el Ministro. Según la DGT, esta Semana Santa hubo 400.000 desplazamientos de largo recorrido menos que en la de 2010. Eso supone un descenso del 2,7% respecto del año pasado. Hay que tener en cuenta, además, que esa estadística no incluye los desplazamientos cortos por carretera ni los desplazamientos urbanos.

Estos datos no han impedido a Sebastián lanzar el cuento de que ese ahorro de 7,9% se ha debido a los 110 Km/h. Y así se lo han comprado ciertos órganos de propaganda que difunden encantados toda cuanta consigna llega de Moncloa y de Ferraz. Al menos ya sabemos uno de los motivos de ese caprichoso límite de velocidad: hacernos creer que la crisis nos afecta menos de lo que pensamos, presentando los recortes como ahorros y vendiendo el descenso del consumo por el encarecimiento de los carburantes como el éxito de las sabias medidas de un gobierno que ha demostrado una incompetencia supina en materia económica. Una vez más queda de manifiesto que este gobierno intenta compensar su mala gestión a base de propaganda, pero sus trolas resultan cada vez menos creíbles y más inconsistentes.

Entradas relacionadas:

El nuevo límite de 110 Km/h: más mentiras e improvisaciones
Los 110km/h y los cálculos de Escolar
Un columnista del PSOE querría enviar a Alonso a Siberia por criticar los 110km/h
¿Se bajó la velocidad a 110 Km/h para tapar la venta ilegal de armas a Libia?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. No voy a negar que lo utilizan de tapadera porque es evidente. Ni voy a negar el efecto reductor del consumo que tiene la salvajada de impuestos que pagamos por los carburantes (el 50% de su precio son impuestos). Pero yo me he sorprendido de una cosa. Y es que siempre llevo control del consumo medio de mi coche, y desde que el límite es de 110 lo he mirado con mayor interés. Antes, solía poner el limitador de velocidad de mi coche a 124 o 126 Km/h y mi consumo medio era de 6,5 litros a los 100 Km. Ahora pongo el limitador a 114 Km/h y mi consumo medio ha bajado a 5,8 y sigo manteniendo la misma proporción de Km por carretera, ciudad y autopista, y velocidades medias globales iguales. Eso supone un descenso del consumo entorno al 10%. De verdad que me he sorprendido porque no esperaba una reducción mayor de un 3 o 4%. De cualquier manera, sospecho que mi coche tiene un motor que es de los que más notan la reducción, no creo que la mayoría de la gente note una descenso de consumo tan acusado como yo.

    Aún así, la bajada de consumo provocada por los precios y otros efectos, como el hecho de que la gente se ha tenido que apretar el cinturón y muchos que antes utilizaban su coche a diario ahora se juntan con compañeros y se turnan para compartir el coche de unos u otros, es seguro que provoca una importante reducción en la cantidad de carburante que se consume en el conjunto del estado. Por ello creo firmemente que el descenso mayor no se debe a la estúpida medida de los 110 sino a que la gente está en una situación en la que no le queda más remedio que apretarse el cinturón hasta la asfixia en todo lo que pueda, y con lo que cuesta el combustible, es un importante campo de ahorro para las familias.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.