Un libro fundamental para entender el debate de nuestro tiempo

Nueva izquierda y Cristianismo

Hace ya tiempo que quería comentar aquí un libro que os recomiendo encarecidamente: «Nueva izquierda y Cristianismo», publicado por Ediciones Encuentro. Francisco José Contreras, uno de los coautores (el otro es Diego Poole), tuvo la amabilidad de regalarme un ejemplar en diciembre, y confieso que su lectura me está cautivando. Incluso me ha llevado a hacer algo que rara vez hago en un libro: poner marcadores en las páginas donde he leído cosas especialmente interesantes. Os copio una de ellas, de la página 27:

«Mi tesis, pues, es que la divisoria conservadores vs. progresistas va a convertirse en el eje de referencia más significativo, la polaridad social más trascendente en las décadas que vienen. Es una nueva polaridad que desplaza a otras cada vez menos relevantes, como la clase social («burgueses vs. proletarios»), el sexo o la raza; desplaza también a la vieja antítesis ideológica derecha-izquierda, centrada en el modo de producción (capitalismo vs. socialismo: una disyuntiva resuelta por la historia del siglo XX, que entregó la victoria indiscutible al sistema de mercado; casi nadie defiende hoy ya la abolición del capitalismo).»

Lo que distingue hoy a conservadores y progresistas

Contreras también señala las cuestiones que distinguen a conservadores y progresistas:

«El campo de batalla entre uno y otro bando viene dado, fundamentalmente, por las polémicas actuales en torno a:

  1. la bioética: aborto, eutanasia, ingeniería genética, células madre, etc.;
  2. la ética sexual y el modelo de familia: permisividad sexual, divorcio exprés, matrimonio gay, «vientres de alquiler», etc.;
  3. el lugar de la religión en la vida pública.

El escenario antedicho tornaría inteligible la creciente cristofobia de la mayor parte de los medios de comunicación y la intelectualidad europeos.»

En el excelente prólogo del libro Jaime Mayor Oreja se refiere al relativismo, y hace una afirmación muy atrevida para ser un político en activo y que también copio aquí por su interés y acierto: «Ésa es la doctrina que impera en la Europa de nuestros días. Una doctrina nacida de una izquierda que quedó desorientada, que perdió su rumbo y sus objetivos tras la caída del Muro de Berlín. Pero, a fin de ser justos y objetivos en el diagnóstico, hay que añadir que el éxito de esta doctrina no es exclusivo de esa izquierda redefinida

La deriva relativista de la derecha parlamentaria

Precisamente una de las mayores dificultades que tienen algunos hoy en día es su incapacidad de reconocer esos ejes que dividen hoy el debate político. Algunos atribuyen a la derecha el rechazo al aborto, la eutanasia y otras cuestiones de índole moral. Ciertamemte, en el seno del PP aún existen amplios sectores conservadores muy sensibles con esas cuestiones, pero conviven en el partido con otros sectores que se identifican perfectamente con los postulados progres en ésos y otros temas. Esta misma semana hemos tenido el ejemplo de Gallardón, Ministro de Justicia, contradiciendo a los 50 diputados de su partido que presentaron recurso ante el Tribunal Constitucional contra la reforma legal aprobada durante el zapaterismo con la que se adulteró la institución matrimonial para incluir bajo ese término a una realidad tan ajena y distinta al matrimonio como son las parejas del mismo sexo.

Por otra parte, y a pesar de las masivas movilizaciones cívicas que hubo durante la pasada legislatura para denunciar el proyecto legal socialista que convirtió en «derecho» matar a un ser humano en sus primeros meses de vida, el gobierno de Rajoy se ha empeñado en no anunciar la derogación de esa Ley del Aborto, conformándose con su modificación.

El movimiento cívico conservador frente a la hegemonía progre

La aproximación de una parte considerable de la derecha política a las tesis relativistas no puede explicarse, desde luego, sin la aproximación paralela a esas mismas tesis de buena parte del electorado de esa derecha. Al fin y al cabo, los políticos son un reflejo de la sociedad y en España buena parte de la población ha ido asumiendo el relativismo como una forma de pensamiento único que no admite discusión. Hay personas y medios de comunicación que se identifican con la derecha parlamentaria pero cuyos postulados en cuestiones de bioética, familia o libertad religiosa son perfectamente asimilables con los de los votantes y medios de izquierda. La cuestión es: ¿se corresponde el peso de la derecha progre mediática y parlamentaria con su peso social? ¿Tienen los votantes del PP unos valores más tradicionales, es decir, conservadores que los que asume en público ese partido?

Para encontrar una respuesta hemos de tener en cuenta que ese auge del relativismo en España ha tenido como contrapunto un creciente movimiento cívico conservador. Ha sido justamente ese movimiento el que ha impulsado algunas de las movilizaciones más numerosas de las convocadas durante el mandato de Zapatero contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, contra la reforma educativa socialista (la LOE) y finalmente contra la nueva Ley del Aborto. Ni los recortes sociales ni la crítica situación provocada por la mala gestión económica del gobierno tuvieron una respuesta en la calle tan masiva como las reformas derivadas del proyecto ideológico de Zapatero. Esto ha dejado en evidencia no sólo la fortaleza de ese movimiento cívico conservador, sino también la desproporcionada influencia que tiene en la derecha parlamentaria el sector más próximo a las tesis progres.

Un excelente arsenal de argumentos contra el relativismo

En fin, os animo a leer el libro, es una lectura muy provechosa intelectualmente hablando. A decir verdad, leyendo este libro me he dado cuenta de que se trata de una magnífica vacuna contra el pensamiento único progre, que no tolera discrepancias a sus tesis contraculturales porque cualquier contestación, por leve que sea, echa por tierra las falacias sobre las que se asienta la ofensiva relativista que sufre nuestra sociedad. El libro es, además, un excelente arsenal de argumentos frente a las falacias del relativismo. Contiene, por otra parte, multitud de anotaciones que os permitirán consultar otras fuentes útiles a la hora de participar en debates sobre los citados temas.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Quizás sea un ejemplo de la tesis del autor, el trato que dan en España y fuera de ella a los logros políticos de Rick Santorum los medios, tanto de izquierdas como de derechas. Todos progres. Escasas opiniones conservadoras.
    Interesante libro que compraré.

  2. Jose Antonio

    Y, en este escenario, ¿qué representan los partidos políticos? ¿o, a quienes representan?
    Parece una mezcolanza desestructurada, un partido » de izquierdas» que incluye anticatólicos, seudocatólicos proabortistas, ricos progres, nostálgicos del telón de acero y de marx, y muchos relativistas para los que es lo mismo «juana que su hermana». Y anda que un partido «de derechas» que mezcla católicos, progres liberales, tradicionales y, sobre todo, recoge el interés de una gestión económica eficiente y «lo demás, ¿a quién le importa»?, ¿adónde va?
    Ahora no le puedes dar una bofetada a tu cónyuge en un mal momento, porque duermes en el calabozo, pero ponerle los cuernos, todas las veces que quieras. Ser promiscuo mola y antes que un hijo, un ipad, mejor el 3. El que conduzca que se fije en cómo se conduce y diga si advierte que el ser humano es más civilizado ahora que antes, o si simplemente ahora te echa de la carretera y antes te lanceaba.
    En serio, no veo que en este escenario los partidos políticos representen nada coherente. Debería de ser algo con una estrategia, como una empresa. ¿Adónde vamos? A tal sitio. ¿Quién se sube a este proyecto? Yo, o yo no.
    Pero esto no son proyectos, son commponendas, blandiblús de gente que demuestra que la corrupción es moneda de cambio y que el dinero de todos no es de nadie.
    Deberíamos de cambiar el sistema.
    Partidos con tecnócratas honrados y con programas claros, sobre todo en cuestiónes básicas, como la ética. Listas abiertas. Cobro en función de la asistencia. Los mismos derechos y obligaciones que todos. Referéndum para las cuestiones importantes, a votar todos.
    Esto no funciona. Falla lo básico. Y seguimos lanceando a diestro y siniestro.

  3. Pablo el herrero

    El libro “Nueva izquierda y cristianismo”, no solamente es un magnifico texto para entender y clarificar los valores de nuestra civilización, sino que además es muy posible que se convierta en un libro de referencia intelectual para hacer oposición al pensamiento único de la “alianza de civilizaciones” de la izquierda.

    Leer “Nueva izquierda y cristianismo”, nos hace conscientes de que ninguna civilización es igual, y que la nuestra (la grecoromana y judeocristiana), es la causante del mayor avance filosófico de la historia de la humanidad (y como consecuencia, económico, tecnológico y social). Sin el escrupuloso respeto a la vida y al pensamiento libre, no hubiéramos alcanzado nunca el progreso económico, científico y tecnológico que hoy tiene la humanidad.

    Ninguna religión, ninguna ideología religiosizada actual (léase islam y marxismo) supera en consecuencias positivas a la nuestra. ¡Y mira que ha habido civilizaciones en la historia que nos han sorprendido por alguno de sus logros! (caso de la egipcia por ejemplo); pero ninguna como la grecorromana y judeocristiana ha expandido tanto la riqueza social, económica y moral, como la civilización occidental.

    Por eso el islam mata diariamente a cristianos (además de seguir matándose entre ellos desde su nacimiento); por eso el marxismo, sigue empobreciendo en las sociedades en las que se instala, tanto las libertades individuales de sus gentes como económicamente a su pueblos. No me cabe la menor duda que ambas ideologías religiosizadas son hoy el mayor peligro de las sociedades desarrolladas, muy en concreto para Europa, y muy en concreto para España.

    Su constructivismo social va dirigido a destruir la esencia de nuestros valores como civilización: políticamente destruyendo la separación de poderes y potenciando un estatismo esclavizador; económicamente anulando el libre intercambio individual de productos y servicios a través de un asfixiante intervencionismo estatal; educativamente, imponiendo una “planificación central de la educación” y una “planificación central mediática” como estructuras de adoctrinamiento en el pensamiento único; socialmente, erigiéndose en representante de distintos colectivos a los que paralelamente roba sus voces manipulándoles a su antojo (obreros, mujeres, homosexuales, inmigrantes, etc.); éticamente imponiendo un relativismo moral que les permite a sus gobernantes hacer-deshacer valores y derechos humanos vitales en función de sus cambiantes intereses políticos (aborto libre, eutanasias varias , homosexualismos, alianzas de civilizaciones, etc.,).

    Detrás de todos éstos principios las ideologías religiosizadas del pensamiento único (marxismo e islam) hay un objetivo esencial: la destrucción de nuestras libertades individuales y el adueñamiento de nuestras vidas (para poder ser destruidas desde antes de nacer hasta cualquier momento antes de nuestra muerte natural). De ahí su “alianza de civilizaciones” entre marxismo e islam. Las dos grandes ideologías religiosizadas más estatistas, totalitarias y criminales de la historia de la humanidad (ambas nacieron matando y morirán matando). Ni el islam es una religión, ni el marxismo tampoco, pero funcionan como tales y por tanto, la fidelidad de sus seguidores sólo es aceptada si se comportan como creyentes, no como individuos de pensamiento libre.

    En cualquier caso el problema de Europa, no es el islam, le vencimos en su día cuando nos invadieron y le volveríamos a vencer si volvieran a invadirnos, el problema es que marxismo relativista europeo actual se ha aliado con el islam (como en su día hizo Hitler), por lo que el enemigo lo tenemos dentro de nuestra sociedad. El problema ético esencial es que los cristianos, llegado el caso, estamos dispuestos a morir por nuestras ideas en tanto que ellos siempre están dispuestos a matar por las suyas… y lo saben (ahí está China con la persecución diaria de los cristianos, ahí está Egipto repitiendo las matanzas de cristianos, ahí está Irán e Irak, y Nigeria, aunque no hace falta ir tan lejos, nuestro Rubalcaba acaba de prometer como nuevo secretario del psoe una feroz persecución a los cristianos españoles… comenzando como no podía ser de otro modo, por el Vaticano).

    “Nueva izquierda y cristianismo”, tal vez el libro más “liberal” del momento y más peligroso para la “alianza de civilizaciones”. Léanlo.

    Pablo el herrero

  4. Gracias por la recomendación.

  5. Diego Poole es un tipo extraordinario en todos o casi todos los sentidos.
    Os dejo su canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/diegopoole?feature=watch
    A finales de los 80 y principios de los 90 actuó como «payaso Japo» delante de Juan Pablo II.

  6. Mil gracias por esta recomendación «Elentir».

    Diego Pool es el «payaso» que hizo reir al beato Juan Pablo II y que «José María» nos trae el vídeo, fué en uno de los encuentros en el Vaticano que el Papa tenía con jóvenes cada año. Mi hijo pequeño fué a uno de esos encuentros.

  7. Lo sé, lo sé. Aún recuerdo su actuación ante Juan Pablo II, fue la mar de divertida. 🙂

  8. ORANTE

    A Pablo el Herrero:
    Bien¡¡¡ , Bien¡¡¡ Don Pablo , su comentario es de una clarividencia magnifica , sus argumentos convencen y estoy plenamente de acuerdo en todo , la única pega es que no da una receta para evitar todo esto que está ocurriendo en nuestra sociedad actual.Se lo digo desde mi más humilde posición, soy universitario de ciencias , era cristiano tradicional, tibio por supuesto y pecador , como sigo siendo , las JMJ de 2011 supusieron en mi vida un cambio total y tan siquiera fuí a Madrid , pero las vivencias que tuve en aquellos día , me hiecieron reflexionar y reaccionar , el sábado de la vigilia en cuatro vientos llegé a casa e intente informarme de como iba la celebración , no tuve noticias , y como recordará la tormenta fue impresionante , a mi mente vinieron los sucesos recientes de los festivales en Texas (creo)y Holanda , donde tales aglomeraciones de gente y las tormentas , dieron lugar a las catastrofes con heridos y muertos , ya conocidas, pues bien tal fue mi angustia que recé el Santo Rosario , sin haberlo rezado en soledad nunca , sin saber misterios ni nada , no se si sería un milagro o qué , pero al otro día pude comprobar que no pasó nada , sin duda alguna podemos decir que Dios pasó por allí , desde entonces , procuro rezar el Santo Rosario y otras devociones a diario , sin duda alguna mi vida ha cambiado y ahora me considero católico , con todo lo que ello conlleva.leyendo su comentario , le pregunto:¿no cree que la cultura (a la que tan acertadamente hace referencia) grecoromana y judeocristiana , es la cultura católica?¿no cree ,que se nos olvidó rezar y que la oración puede ser el mejor arma para combatir la engañosa «Alianza de las civilizaciones? Sabrá D.Pablo que después del martirio , la virtud más imporatante es la contemplación.Creo que hemos olvidado nuestra herencia y así nos va .
    D. Pablo, reciba un cordial saludo de un admirador.

  9. Marcial

    Curiosamente también vi ayer la conferencia del Profesor Contreras ayer en la web de Profesionales. Me pareció muy interesante, muy sugetsiva.
    Comencé a conocer a Contreras gracias al antiguo blog de Pío Moa en LD. Lo citaba varias veces. Me parece intelectualmente muy honrado.
    Ahora, a pedir el libro.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.