Un proyecto de ley pretende iniciar una 'caza de brujas' contra los provida

Irlanda: socialistas quieren que sea delito convencer a una mujer para que no aborte

LifeSiteNews informaba hace unos días del proyecto de ley presentado por la diputada Clare Daly, del Partido Socialista, una formación marxista de orientación trotskista que sólo tiene dos de los 166 escaños del Dáil Éireann, la cámara baja del Parlamento irlandés. El proyecto (puede leerse aquí en inglés) no sólo busca introducir el aborto, sino que además los socialistas irlandeses quieren que intentar convencer a una mujer para que no aborte sea un delito castigado con hasta 2.000 euros de multa y un año de prisión.

Un descarado intento de ponerles una mordaza a los provida

El punto 1 del artículo 7 de ese proyecto de ley afirma lo siguiente:

“Cualquier individuo, grupo de individuos u organización que se involucre en un comportamiento que, como resultado de haber tratado de obtener o haber obtenido dicho tratamiento o servicios médicos que se rigen por esta Ley, provoque acoso, intimidación u otra obtrucción de una mujer, será culpable de un delito.”

Obsérvese que a las situaciones de acoso e intimidación se añade un comodín legal, “otra obstrucción”, que permite clasificar como delito toda acción que pueda ser interpretada como un intento de estorbar la práctica del aborto. La organización provida Precious Life denuncia en su web que esto pone en el punto de mira a grupos y particulares provida, ya que convertiría en un delito “hablar con las mujeres o darles información”.

Barra libre para las suicidas y caza de brujas contra los médicos provida

El proyecto de ley del Partido Socialista pretende además, según denuncia Preocious Life, “permitir el aborto en los casos en que una mujer diga que es suicida, incluso sin un diagnóstico de un psiquiatra o un psicólogo”. Los socialistas también quieren prohibir la objeción de conciencia médica a practicar abortos: buscan abrir la puerta -según denuncia Precious Life- a “una caza de brujas contra los médicos provida, que se verán obligados a remitir a las mujeres que buscan un aborto a un médico a favor del aborto”.

Podrían practicarse abortos a mujeres sin su consentimiento

Pero la cosa no acaba ahí: de aprobarse, la ley permitiría practicarle un aborto a una mujer sin tener su consentimiento. El artículo 6 establece, en su punto 2, que si se determina que la práctica de ese aborto “es necesaria de inmediato para salvar la vida de la mujer y no puede demostrarse de manera razonable y de inmediato que se ha opuesto al tratamiento médico, el consentimiento se considerará que ha sido proporcionados a los fines de esta sección”. Es decir, que ante la duda, el proyecto de ley considera que toda mujer quiere abortar.

Manifestación ante el Dáil Éireann contra el proyecto abortista

Ante esta salvajada abortista que pretenden imponerles desde la izquierda radical, los provida irlandeses se han movilizado en defensa del primero de los derechos humanos. Cientos de mujeres y niños se manifestaron la semana pasada ante las puertas del Dáil Éireann, convocados por Youth Defence, Precious Life y el Life Institute, manifestando su rechazo a que se implante el aborto en su país y negándose a que tal cosa se haga en nombre de las mujeres irlandesas. Es previsible que el proyecto de ley sea rechazado esta semana en la cámara baja del Parlamento irlandés. La presentación de un proyecto tan radical y liberticida ha supuesto todo un revulsivo para los irlandeses, que ven como la izquierda abortista no sólo quiere liquidar el derecho a la vida de los no nacidos, sino también la libertad de expresión y la libertad de conciencia de los ya nacidos. Cada vez es más evidente que esa izquierda está comprometida no con los derechos de las mujeres, sino con los intereses económicos del millonario lobby de los abortorios, que se lucra a costa del primero de los derechos humanos y presionando para que las legislaciones de los distintos países conviertan el derecho a la vida en un privilegio que se le niega a ciertos seres humanos en función de su edad.

Enlaces relacionados:

Pro-abort bill proposed in Ireland: 1 year in prison for pro-life counselling, en LifeSiteNews (en inglés)
Women say abortion proposals ‘not made in our name’, en Youth Defence (en inglés)
Precious life organise 3 Days of Prayer and Fasting to stop Abortion Bill in Irish Parliament, en Precious Life (en inglés)

(Foto: Laura Hutton/Photocall Ireland – Life Institute)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Juana de Arco

    La ideología socialista como podemos ver en todas partes, es la ideología del crimen. Hablemos claro
    En España tenemos la experiencia con ellos en la Guerra Civil, y más reciente durante el mandato del PSOE legalizando el crimen de estado del aborto, y la eutanasia de la que nadie habla, como si nos importasen un pepino nuestros enfermos y mayores.

  2. Liberty

    Desde luego, tal y como está redactado el artículo en cuestión, en nuestro ordenamoento sería inconstitucional. Esto es así porque el término ‘obstrucción’ es demasiado vago, e incumple la obligación de lenguaje preciso a que está sujeta la legislación penal, infringiendo el art.25 de la Constitución.

    Ahora bien, puede que el término ‘obstruction’ tenga un sentido legal bien definido en la tradición del Common Law. Si es así, no sería tachable por vago. De todos modos, este proyecto de ley no puede prosperar, así que esto no es más que una discusión académica.

    En lo que se refiere a la práctica de aborto en caso de peligro de la vida de la madre y cuando no existe conocimiento de su voluntad en contra, no me parece tan alarmante. En estos casos las únicas otras alernativas son:
    a) Una regla que obligue a salvar al bebé, en vez de a la madre.
    b) Una regla que faculte al médico a escoger entre el bebé o la madre.
    c) Una regla que faculte a un familiar de la madre a escoger.
    Las dos últimas me parecen pésimas, ya que generan gran inseguridad jurídica. Creo que es tan adecuado optar por la alternativa (a) como por la alternativa de salvar a la madre. Por eso digo que no es tan alarmante.

  3. Te leo siempre, y aunque no participo valoro enormemente tu trabajo, ¡no sé de dónde sacas tanto tiempo!

    Un abrazo elentir.

  4. pacococo

    Es que apenas los dejas asoman la patita. Es que no pueden aguantarse, apenas se ven con cierto poder sacan lo que llevan dentro.

    Y esto me recuerda a otros que también son maestros en el disimulo hasta que tienen un poco poder, entonces se desmelenan. Tal vez en el fondo los jefes sean los mismos.

  5. Si queréis que os diga la verdad, no sé una sola palabra de derecho irlandés, pero dudo mucho que no contemple la denegación de auxilio como delito tipificado y punible en muchas circunstancias.

    No se comete otra cosa cuando se sabe que a una madre le van a matar a su hijo y no se actúa para impedirlo, aun cuando sea con su anuencia. Tengamos en cuenta que hemos de auxiliar al hijo para que no muera.

    Resulta espeluznante tanto oscurantismo, que llega a penar el intento de información de los conciudadanos.

  6. Liberty, el problema de esa ley es que pretende generalizar una situación extremedamente excepcional como es la posibilidad real de que un embarazo pueda poner en peligro la vida de la madre. Hoy en día con los avances médicos que hay esto es muy poco probable. Por eso esa ley se inventa “amenazas” como que la madre se diga suicida, lo sea o no, como pretexto para abortar. Con amenazas inventadas como ésa, cualquier médico que recibiese a una embarazada inconsciente estaría obligado a cargarse al bebé. Y es que esa ley, además, fuerza a los médicos a convertirse en verdugos.

    Monet, es cuestión de saber administrar bien el tiempo que tiene uno, yo tengo tanto como el resto de la Humanidad. 😉

  7. Liberty

    Elentir, es verdad que, afortunadamente, los casos en que el médico debe escoger entre la vida de la madre y la del niño son una excepción. Más excepcionales son, aún, el subconjunto de estos casos en los que no se pudo conocer la preferencia de la madre respecto a quién salvar.

    Sin embargo, que una situación sea excepcional no quiere decir que el ordenamiento jurídico no tenga que preverla y otorgarle una solución jurídica. Más bien al contrario, pues eso aumenta la seguridad jurídica de todos los participantes. En efecto, es muy raro que un ciudadano tenga que escoger entre soportar morir o tener que matar a un inocente (ejemplo de estado de necesidad exculpante en Derecho penal), pero ello no es razón para dejar de regular estas situaciones.

    Nos debe repugnar que ocurran cosas como que sólo uno pueda sobrevivir al parto, pero eso no nos debe llevar a evitar legislar para cuando esas cosas ocurren. Por eso creo que, en general, el proyecto presentado es muy criticable, pero no en este punto.

  8. Realmente lo peor de la ley es la negación de la objeción de conciencia para el médico.

  9. Liberty. “Esas cosas” no necesitan ser “reguladas”. En veintiún siglos no ha hecho falta legislación alguna, y creo que todo ha marchado conforme a la naturaleza y el deseo de las madres. Todo lo demás, es enmascarar la imposición del asesinato de inocentes bajo la apariencia de acatar una ley hecha por sujetos, cuyos criterios e ideologias son muy personales, por tanto no aptas para ser acatadas por personas normales, mentalmente hablando.

  10. Liberty, insisto, lo que esa ley pretende hacer es generalizar una excepción, presentando como riesgo para la madre casos incluso en los que la madre se invente que es suicida para poder abortar. Si sobre esa base el Estado va a decidir siempre contra la vida del niño, imagínate a lo que puede abrir la puerta semejante basura de ley.

  11. Jandro

    Cuando tienen que recurrir a esa situación excepcional para hacer ruido, es porque los abortistas ven cada vez más perdida la batalla de las ideas. Creo que esto es así y que no puede sino alegrarnos.

  12. José Jacinto Verde Colinas

    No sé si estaré en lo cierto, pero se me ocurre que quizás las (o los) pro-abortistas no quieren que se intente convencer a una mujer para que no aborte porque, si se consigue, se acaba (o se reducen los beneficios de) el “negocio” de la cultura de la muerte a los abortorios (mal llamadas clínicas abortivas), así como a otros vividores que se aprovechan de los demás para sus fines egoístas, aunque sea a costa de matar seres humanos inocentes.

    Si no recuerdo mal (aunque quizás tendría que repasar mejor los motivos), ni siquiera es admisible el aborto en caso de peligro de muerte física para la madre (nunca puede existir certeza absoluta), porque en este caso la Iglesia católica lo que dice es que hay que intentar salvar tanto la vida del niño como la de la madre, si bien creo que sí se admite que la mujer pueda tomar la medicación necesaria (si la precisa), pero siempre que la misma no busque implícita o explícitamente la provocación de un aborto.

    De todas formas, aunque no exista obligación moral, es evidente que para cualquier madre cristiana que intente vivir coherentemente su fe, lo lógico sería que antepusiese la vida de su hijo a la suya propia, a imitación de lo que hizo Jesucristo para redimirnos. Porque nadie ama más que aquél que es capaz de dar su vida por el prójimo.

    Por tanto, tampoco me parecería mal que se intentase convencer a una madre hasta el último momento, si ello fuera posible y aunque ésta hubiese tomado ya una decisión firme de abortar, si con ello se consigue salvar una vida humana. Por supuesto, sin amenazar, coaccionar ni violentar a la madre, pero sí intentando razonar con ella.

  13. Liberty

    Elentir, no te quito la razón sobre el conjunto de la ley y lo que criticas de ella, como lo que mencionas del suicidio. Sólo me pronuncio sobre el punto concreto de optar por la madre cuando de verdad haya que escoger entre ella o el niño.

    Juana de Arco, por supuesto que estas cosas han estado reguladas desde hace veintiún siglos. El supuesto en que hay que escoger entre la vida de la madre y la de su bebé inocente no es más que una versión del caso general en que hay que escoger entre la vida de dos ciudadanos igualmente inocentes. Es decir, es una versión de la causa de exculpación que en Derecho penal se conoce como estado de necesidad.

    Es cierto que no había reglas específicas sobre el conflicto madre-bebé, pero es por dos razones. La primera porque, desgraciadamente, jurídicamente no importaba lo que las mujeres quisieran. La segunda, porque hasta hace unos 170 años el aborto antes de las 14-17 semanas no era considerado un delito en la mayoría de ordenamientos.

  14. Liberty. ANTES no habia que “escoger”, el médico preguntaba a la madre y ella decidía, y la grandisima mayoría decidía que su hijo viviera

    AHORA una “regulación” es la tspadera para matar inocentes. En la actualidad esos casos no existen porque ahora, en la actualidad hay:

    – Consultas para las embarazadas de alto riesgo
    – La madre con riesgo, es seguida con especial cuidado
    – Los adelantos en la prevención de complicaciones son altisimos, y se pueden dar, pero también hay remedios para que ni madre ni hijo pierdan la vida.

    Todo lo demás son excusas baratas, apoyadas por quienes desconocen la realidad, y por quienes utilizan el sentimentalismo para lograr sus fines comerciales con fetos: empresas de cosmética y laboratorios médicos, y estos y más controlan a la gente que se deja controlar a través de los gobiernos.

    En este tema concreto no me puedes discutir.

  15. Liberty

    Juana de Arco, discrepo profundamente.

    En primer lugar, si no precisas cuándo es ‘antes’ no sé a qué te refieres. Si es hace 100 años, por supuesto que no se preguntaba a la madre, sino al padre. Por eso no había problema jurídico: el titular único de la patria potestad decidía sobre su hijo y su esposa. Afortunadamente, nos dimos cuenta de que eso era inmoral.

    En segundo lugar, no puede defenderse al nasciturus negando la realidad. ¿Son infrecuentes los casos en que hay que escoger entre la vida del bebé y la de su madre? Sí. ¿Son aún más infrecuentes aquéllos en que no se puede recabar la voluntad de la madre? Sí. ¿A los proabortistas les encanta exagerarlos? Sí. ¿Signifca ello que esos casos no se dan? No, se dan. Precisamente porque son infrecuentes, los hay, si no, serían inexistentes. Como los hay, la prudencia y la justicia exigen regularlos jurídicamente. Y lo más razonable es que en estos casos se salve a la madre.

  16. Liberty: “Y lo más razonable es que en estos casos se salve a la madre.”

    ¿Por qué? ¿Porque sí? ¿Porque lo dices tú y ya está? ¿Porque la vida del niño vale menos que la de la madre, acaso? ¿Por qué una ley se tiene que entrometer en un caso tan extremo que se da rarísimas veces, y lo hace además para optar siempre por sacrificiar al niño no nacido? ¿Cómo se justifica eso?

  17. Liberty

    Elentir, puesto que genuinamente me pides razones, intentaré dártelas.

    Vamos a recordar el caso que nos ocupa: médico que debe escoger entre salvar a la madre o salvar al bebé cuando no es posible conocer la voluntad de la madre. Ahora bien, creo que las alternativas de regulación que tenemos son:
    a) Que ninguna norma jurídica regule el supuesto. Esto equivale a tratarlo como un caso más de estado de necesidad exculpante. En la práctica, supone que el médico decide a quién salvar sin rendir cuentas a nadie. Ésta es la solución que parecen preferir Elentir o Juana de Arco.

    b) Que una norma jurídica faculte a un tercero distinto del médico para decidir a quién salvar.

    c) Que una norma jurídica obligue al médico a salvar al bebé.
    d) Que una norma jurídica obligue al médico a salvar a la madre.

    Me parece que la menos plausible, de entrada, es la (b), puesto que más allá de madre, bebé y médico, no parece que haya nadie en una posición tal cuya voluntad deba ser determinante para decidir quién muere. Mis razones en contra de la (a), ya las he mencionado. Supone una gran inseguridad jurídica en un supuesto en que lo que los ciudadanos necesitan es gran certeza, pues lo que está en juego es la vida de la madre o de su bebé.

    Creo que es necesario que las mujeres sepan que el Derecho da una respuesta determinada para estos casos y no estarán al albur del médico, por eso (c ) y (d) son mejores que (a) o (b).

    Creo que (d) está más justificada que (c ) por la siguiente razón: (c ) presume heroicidad por parte de la madre, mientras que (d) no. Es un principio del Derecho en un Estado liberal que sus normas no pueden estar dirigidas ni a héroes ni a santos, sino a personas corrientes. Así, no pueden redactarse asumiento que el ciudadano actuará heroicamente. La opción (d) satisface este principio.

  18. Juana de Arco

    “Elentir”: :aplauso: :ok:

  19. Sauron

    No sabía que ahora los nazis se ocultaban en el parlamento de Irlanda bajo bandera socialista.

    Qué cucos.

  20. Liberty, el problema es que es que el Art. 6 de ese proyecto de ley viene después del Art. 4 que considera un riesgo para la vida de la mujer que se quede embarazada en caso de que se diga suicida, lo sea o no. El Art. 6 de esa ley viene a obligar a los médicos a matar al bebé no ya en una situación puramente excepcional -y que debería quedar bajo decisión de la familia y no de un médico-, sino como una norma a aplicar en casos muy generalizados a los que ese proyecto abre las puertas de par en par. Y sí, por cierto, he dicho la familia: si estuviese casado y viviese una situación así, me parecería aberrante que no ya un médico sino un legislador decidiese sobre la vida de mi hijo, sin ningún derecho.

  21. Liberty

    Elentir, estoy completamente de acuerdo que, dado el Art.4, las situaciones en que se aplicaría el Art.6 son aberrantes. Por eso sólo me centro en analizar si el Art.6 propone una norma que, en otro marco legislativo, sería aceptable. Esa es mi única pretensión. Discrepo en más cosas de las que dices, pero estoy ya abusando de tu blog.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.