Afirman que voluntarios de Cáritas son 'no religiosos' por ser laicos

Yo soy católico, soy laico y mi declaración de la Renta no la paga el ‘dinero público’

Entre los medios laicistas se ha extendido cada vez más la idea de que “laico” es aquel que no profesa ninguna religión, a pesar de que la primera acepción que da el diccionario de la RAE para “laico” es la siguiente: “Que no tiene órdenes clericales.” ¿Pensarán los laicistas que todos los católicos somos curas? No les tengo por tan ignorantes. El caso es que a veces se encuentra uno con esa confusión hasta en análisis pretendidamente científicos, como éste que me envían algunas personas y que se está difundiendo mucho por la red.

Uno afirma que los voluntarios de Cáritas son ‘no religiosos’ por ser laicos

En dicho artículo se incluye el siguiente cuadro sobre las personas que colaboran en la ONG católica Cáritas Española:

El cuadro se basa en los datos de la Memoria 2009 de Cáritas. En dicho documento figura en cifras el reparto de los distintos tipos de personas que colaboran con Cáritas:

De estos datos, el autor del citado artículo extrae la siguiente y correcta conclusión: “De un total de 64360 miembros (4674 contratados y 59686 voluntarios), un 77% son personas laicas, mientras que un 4,3% son sacerdotes o religiosos.” Lo más llamativo es la afirmación que hace a continuación el autor: “hay muchas más personas no religiosas que religiosas”, lo que según él “contrasta con el prejuicio que se suele tener”. Al leer esta afirmación, la primera pregunta que se me vino a la cabeza es dónde ha visto este señor en la Memoria 2009 de Cáritas que se hable de “personas no religiosas”. La respuesta es evidente: no lo ha dicho Cáritas, sino que el autor ha equiparado -erróneamente- “laicos” con “personas no religiosas”.

La ayuda que Cáritas recibe de la Iglesia, ¿¿insignificante??

Hay que decir que varios lectores le han apuntado ese error, pero el autor ni siquiera se ha molestado en contestarles esa cuestión. Y es que admitir esa confusión echaría por tierra una de las tesis de dicho artículo: que asociar el trabajo de Cáritas a la Iglesia es un “prejuicio”. Así, en el artículo el autor afirma que la aportación económica de la Iglesia a Cáritas “es casi insignificante”. En los comentarios y basándose en el comentario anónimo de una supuesta asalariada de Cáritas, el autor habla de “la poca ayuda que recibís de la estructura de la Iglesia”. En otro comentario diferencia a “la iglesia como institución (que pide dinero) de la iglesia como comunidad (que hace el trabajo sin ver el dinero que recoge la primera)”.

Resulta curioso leer estas cosas de alguien que presume de rechazar “prejuicios” mientras hace afirmaciones falsas por desconocimiento del significado de la palabra “laico”. Precisamente el diccionario de la RAE define “prejuzgar” de la siguiente forma: “Juzgar de las cosas antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento.” Pero además de prejuzgar, el autor parece no estar al tanto de las cantidades donadas a Cáritas por la Conferencia Episcopal Española, procedentes del Fondo Común Interdiocesano. La propia CEE ha dado cuenta de ellas año tras año desde que empezó la crisis. Aquí va la lista:

  • 1,9 millones de euros en 2008
  • 2,9 millones de euros 2009
  • 4 millones de euros 2010
  • 5 millones de euros 2011
  • 5 millones de euros en 2012

En total suman 18,8 millones de euros (3.128 millones de pesetas) donados por la Conferencia Episcopal a Cáritas en 5 años. A esto hay que sumarle los donativos que hacen las propias parroquias. En todas las que he visitado se destina lo recaudado con el cepillo un domingo de cada mes, es decir, entre el 20 y el 25% de los ingresos de la parroquia por esa vía. ¿Le parece al autor de ese artículo que esta ayuda es “insignificante”? En fin, será que él aporta mucho más… Seguro. Por cierto, a pesar de los datos expuestos, el autor afirma sin más: “al marcar la casilla de la Iglesia, tu aportación NO va a Cáritas ni a ninguna otra ONG de la Iglesia”. Revise usted las cifras, buen hombre.

¿El dinero de nuestros impuestos no sale de nuestros bolsillos?

Hablando del IRPF, dice el autor que es falso que paguemos de nuestro bolsillo lo que marcamos en la casilla de la Iglesia en el IRPF. Es más: el autor afirma que ese dinero es “dinero público”. Esta es otra falacia muy habitual en ciertos medios. Desde luego, lo que pido a quienes afirman esa falacia es una aclaración: si el resultado a pagar de mi IRPF no sale de mis bolsillos, ¿por qué año tras año Hacienda me lo cobra a mí? Y por mucho que se empeñen los laicistas, esa cantidad que destino para la Iglesia por medio del IRPF es dinero que he ganado yo con mi trabajo, no dinero público.

Pero si el autor de ese artículo cree en serio que el dinero que me cobra Hacienda por cada ejercicio de la Renta no sale de mis bolsillos, por si acaso cree en serio que alguna institución pública me paga los impuestos (a mí y a todos los que marcamos esa casilla), le aconsejo leer el apartado uno de la disposición adicional Ley 42/2006 (ver PDF, página 46.300), en el que se especifica el origen del dinero marcado en esa casilla: “el 0,7 por 100 de la cuota íntegra del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente a los contribuyentes que manifiesten expresamente su voluntad en tal sentido”. Así pues, si yo marco la casilla de la Iglesia pero en el IRPF no me toca pagar nada, la Iglesia no recibe ni un céntimo de mi Renta. De hecho, y como ya expliqué aquí el mes pasado, cada año el Estado hace dos liquidaciones, una provisional y otra definitiva, a fin de determinar la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia. Ni un céntimo más, ni un céntimo menos. El Estado hace de mero intermediario entre la Iglesia y los contribuyentes, pero nada más. De hecho, a pesar de aumentar el número de contribuyentes que marcan esa casilla, el dinero que recibe la Iglesia del IRPF ha bajado. Cosas de la crisis.

Yo quiero más casillas para partidos, sindicatos y patronal

Dinero público es, por ejemplo, el que sale de las arcas públicas y es asignado por el gobierno a partidos, sindicatos, patronal, etc., sin admitir ninguna objeción por parte de los contribuyentes. De hecho, se da una paradoja: yo como católico puedo vetar a la Iglesia en mis impuestos, pero no puedo vetar a partidos, sindicatos u organizaciones patronales a las que no pertenezco y con las que ni siquiera simpatizo. Lo más paradójico es que algunos de los privilegiados aún tienen el cuajo de considerar eso un “trato de favor” a los católicos.

En fin, yo lo tengo claro: este año, como los anteriores, marcaré la casilla de la Iglesia y también la de fines sociales en el IRPF, porque sé que con ambas ayudo a los que están ayudando a los demás. Lo que me gustaría es tener más casillas para partidos, sindicatos y organizaciones empresariales, a fin de poder dejarlas vacías.

Entradas relacionadas:

La Iglesia no recibe 10.000 millones del Estado: origen y refutación de un bulo
Ateos de Madrid difunden otra sarta de mentiras sobre las cuentas de la Iglesia
La ayuda de la Iglesia al Estado que calla el Lobby cristianofóbico
Lo que la Iglesia ahorra al Estado

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Qué desvergüenza. Ya no saben qué inventar para intentar desprestigiar a la Iglesia. Nunca lo conseguirán. Los hechos hablan por sí mismos.

  2. El Tíol Bastón

    Toda la razón en la entrada. Yo, y muchos otros españoles, también querríamos más casillas, pero hay que fastidiarse. Sin duda, si hubiera tales casillas, muchas cosas cambiarían en España sin necesidad de plantearse si modificar la constitución, cambiar la ley de partidos, cambiar la ley electoral ni pamplinas. Al final, como siempre, todo se reduce a la pelea por la sucia “pasta”. Deberíamos ser los ciudadanos quienes, fuera de lo que es mantenimiento de infraestructuras públicas y patrimonio histórico y artístico inherente a nuestro país, decidiéramos qué queremos sostener de todas las giliflauteces que se sostienen con el dinero que ganamos, nuestro dinero, y que algunos ni siquiera lo ganamos en España. Otro gallo nos cantaría.

  3. Malena

    Son datos publicados por Cáritas, si tiene algo que objetar, debería hablar con ellos. Y sí, me parece ridículo que del presupuesto total más de 200 millones de euros, su iglesia aporte menos de 2 y ya si hablamos de 5 en 3 años es más que deplorable. Buenas tardes

  4. Malena

    Perdón, quería decir: 18 millones de euros en 5 años, multiplique los 200 por 5 años y salen 1000 de presupuesto, cómo se le queda el cuerpo? A mi, helado, desde hoy voy a hacer mucho más por Cáritas y le voy a tener muchísimo más respeto, aún. Una verdadera entidad social de gente para gente, que es lo que decía Jesucristo.

  5. Malena: “Son datos publicados por Cáritas, si tiene algo que objetar, debería hablar con ellos.”

    Lo que deberías hacer tú es leerte el diccionario. Que Cáritas diga que tiene más de 45.000 laicos colaborando no significa que esas personas sean “no religiosas”.

    Por otra parte, vale, 3.128 millones de pesetas en 5 años te parece “ridículo”, porque seguro que tú das mucho más, ¿a que sí? A mí lo que me pasma es que algunas personas seáis capaces de llevar vuestros prejuicios anticatólicos a tal extremo que incluso os negáis a reconocer la obra social que hace la Iglesia. Tenéis una actitud sectaria que ya da risa.

    Por cierto…

    Malena: “Una verdadera entidad social de gente para gente, que es lo que decía Jesucristo.”

    ¿Y dónde se supone que dijo eso Jesucristo? Por favor, deja de inventarte cosas y haz el favor de fundamentar tus opiniones en algo más que falsos tópicos y prejuicios. Eso a menos que prefieras quedar como una ignorante, claro.

  6. Malena: “Y sí, me parece ridículo que del presupuesto total más de 200 millones de euros, su iglesia aporte menos de 2 y ya si hablamos de 5 en 3 años es más que deplorable”

    Veo claro que no cuentas los millones que “mi iglesia” invierte en dar de comer a los millones de personas que el PSOE ha dejado en la calle sin techo y sin pan.
    Tampoco cuentas los millones que “mi iglesia” invierte en atnder a los pobres despreciados por todos los gobiernos en paises como: India, África, sur y sudamérica, etc.

    Y te recuedo que Cáritas pertenece a la Iglesia Católica, porque ESA ES “mi iglesia”, la que atiende a todo el mundo sin distinción de ningún tipo.

  7. franciscosrl

    Lo de la supuesta poca ayuda de la Iglesia a Cáritas es el argumento más absurdo que he oído en muchos años: Cáritas en sentido estricto no es una organización sino muchas organizaciones diocesanas. Es decir, cada diócesis dispone de su Cáritas diocesana que depende directamente del obispo de la diócesis. Cáritas Española es en realida una federación de organizaciones diocesanas independientes según la organización de la Iglesia. Es decir, Cáritas ES la Iglesia.

    Saludos.

  8. Hola, un artículo muy interesante

    no conocía tu blog y me he quedado enganchado. Me dedico a la ciencia y me considero agnóstico (que no ateo), pero me gusta leer y escuchar las opiniones de los demás. También echo de menos más casillas en la declaración de la renta para poder decidir a donde va mi dinero…

    Feliciades por el blog

    Saludos!

  9. pacococo

    Antes los ateos militantes eran gente culta y hacer un debate con ellos estaba al alcance de pocos. Hoy cualquier soplagaitas suelta los cuatro lugares comunes y se queda tran tranquilo. Cierto que su rebaño bala de gusto pero al menos podían argumentar con cierto estilo.

    Pero esto es lo que hay y lo malo es que con el nivel cultural que tenemos, la cosa va a ir a más. Al fin y al cabo no merece la pena prepararse para soltar cuatro consignas que los incultos ciudadanos se van a tragar.

    También soy partidario de más casillas.

  10. Buenos días,

    Soy Jose Luis, el autor del artículo que, supongo, pretendes “desmontar”.

    Lo primero, muchas gracias por aportarme la segunda confirmación independiente de lo que defendía, y de una fuente católica para evitar suspicacias. Me refiero al enlace http://www.agenciasic.es/2012/03/07/la-conferencia-episcopal-espanola-entrega-a-caritas-5-millones-de-euros/ donde dicen literalmente:

    Los Obispos españoles, en la Asamblea Plenaria de noviembre de 2008, deci-dieron donar a las diferentes Cáritas diocesanas el 1 por ciento del total del Fondo Común Interdiocesano, lo que supuso una aportación de 1,9 millones de euros. La cantidad se ha ido incrementando anualmente hasta situarse en el 2,17 por ciento.

    Eso, exactamente, es lo que contaba en mi artículo.

    Dices que mi uso de la palabra laico, además de ser la misma que usa Cáritas en sus informes, coincide con la primera definición de la RAE. Pero… no te gusta, porque crees que implico que laico significa “no creyente”. En ningún momento he insinuado eso. He separado “religiosos” de “laicos” de la misma forma que lo hace Cáritas en su informe. ¡Si tú mismo has copiado su gráfica (donde separan “laicos” de “religiosos”, la tienes ahí delante, por qué me echas en cara a mí y no a los directores de Cárias! Te recomiendo llamarles para comunicarles su error, si crees que no usan las palabras adecuadas.

    Sobre el tema de fondo, cualquier que lea y sepa sumar 2+2 se da cuenta de que la Iglesia-institución aporta, en dinero directamente, un 1% a la ONG. Te lo dicen en el segundo y tercer comentario de tu artículo, ojo, y un lector que sólo te ha leido a tí, no a mí.

    Y cuando un trabajador de Cáritas en mi blog confirma que todo esto es cierto, le llamas “supuesto” trabajador.

    De nuevo, gracias por darme el enlace que confirma mi análisis.

    Un saludo.

  11. Es que el rojerío no sabe ni hablar.

    Laico es toda persona que no pertenece al clero, a la estructura clerical. Efectivamente un laico puede ser católico, anglicano o creyente en cualquier otra religión.

    El estado español no es laico, sino aconfesional, como bien dice la Constitución, es decir, no sigue las directrices de ninguna confesión religiosa.

    Gentes que no conocen el significado de las palabras en las cuales pretenden basar su actividad política son las últimas personas en quienes confiar nuestro futuro. Son simplemente ignorantes.

    Por otra parte esas personas, dicho metafóricamente, no son laicos, sino clérigos de su religión: el estatismo. Adoran al estado, su único dios. Hasta lo escriben con mayúscula, Estado, como si de Dios se tratara.

    Cada día me resultan más ridículos.

  12. Pedro

    Elentir,

    solo una duda me queda después de leer tu blog:
    “Así pues, si yo marco la casilla de la Iglesia pero en el IRPF no me toca pagar nada, la Iglesia no recibe ni un céntimo de mi Renta”
    Entonces si yo hago la declaración de la renta y me toca que me pague la Agencia Tributaria y he marcado la casilla de la Iglesia Católica, no aporto ni un euro a la Iglesia Católica? Sólo aporto si me toca pagar a la Agencia tributaria? Es así? Porque me he estado leyendo el BOE al cual haces referencia y no he visto este punto.
    Por otra parte también cabe señalar que si nadie marcará la casilla de la Iglesia Católica o lo hiciera muy poca gente, el estado igualmente le tendría que liquidar a la iglesia un mínimo de 126.077.520 tal y como se dice en el BOE:
    “El resultado de la aplicación de este sistema no podrá ser inferior a 126.077,52 miles de euros. Cuando no se alcance esta cifra, el Estado aportará la diferencia.”
    Supongo que nunca se ha dado ese supuesto porque siempre ha tocado el estado liquidar el diferencial de importe después de las casillas marcadas por los contribuyentes.

    Me gustaría que me aclararas esos puntos.

    Gracias.

  13. Jose Luis: “Eso, exactamente, es lo que contaba en mi artículo.”

    Primero: yo no discuto las cifras. Lo que discuto es que no das las últimas, y lo que discuto es que en tu artículo calificaste esas donaciones de la CEE a Cáritas como algo “insignificante”. ¿3.128 millones de pesetas donados por el Fondo Interdiocesano a Cáritas en 5 años te parecen algo “insignificante”? ¿O dices eso para intentar reforzar tu tesis de que la Iglesia no pinta mucho en Cáritas? Desde luego, me parece un gesto de sectarismo el que haces tú de restar importancia de esa forma a la ayuda que presta la Iglesia a Cáritas. Seguro que tú das más ayuda, ¿a que sí?

    Segungo: escribiste que “al marcar la casilla de la Iglesia, tu aportación NO va a Cáritas ni a ninguna otra ONG de la Iglesia”. Y resulta que esos 3.128 millones de pesetas que he señalado salen del Fondo Común Interdiocesano, formado por la aportación que hacemos los contribuyentes a la Iglesia a través del IRPF. Ese detallito parece que te lo pasaste.

    José Luis: “crees que implico que laico significa “no creyente”. En ningún momento he insinuado eso. He separado “religiosos” de “laicos” de la misma forma que lo hace Cáritas en su informe.”

    José Luis escribió en su blog: “Luego sí es cierto que hay más afinidad entre los sacerdotes y la organización que entre el público en general, aunque considerada en su global sean tan sólo un 4,3% del personal humano de esta ONG. Esto es lo esperable ya que hay muchas más personas no religiosas que religiosas, pero desde luego contrasta con el prejuicio que se suele tener.”

    En este párrafo estás hablando de los sacerdotes, y esto lo enmarcas en que “hay muchas más personas no religiosas que religiosas”, lo que según tú contrasta con no sé qué “prejuicio”. Pues majo, léete lo que dice el DRAE sobre “religioso”:

    1. adj. Perteneciente o relativo a la religión o a quienes la profesan.
    2. adj. Que tiene religión, y particularmente que la profesa con celo.
    3. adj. Que ha profesado en una orden o congregación religiosa. U. t. c. s.
    4. adj. Fiel y exacto en el cumplimiento del deber.
    5. adj. Moderado, parco.

    Como observarás, todos los sacerdotes que no pertenezcan a ninguna congregación son “no religiosos” en el sentido de la tercera acepción. Así pues, ¿me vas a decir ahora que tu propósito era distinguir a los monjes y monjas de los sacerdotes y laicos, cuando ni siquiera citas a los primeros? Anda ya, hombre. Metiste la pata hasta el fondo, porque desconocías el significado de los términos que ponía Cáritas en su informe. De ahí que escribas que “sí es cierto que hay más afinidad entre los sacerdotes y la organización que entre el público en general”. ¿Con lo de “público en general” te referías a los católicos, acaso? ¿O es que ahora los no creyentes no son público en general?

    José Luis: ” cualquier que lea y sepa sumar 2+2 se da cuenta de que la Iglesia-institución aporta, en dinero directamente, un 1% a la ONG”

    Tanto que dices que rechazas los prejuicios, y acabas de prejuzgar otra vez, paradójicamente, a los que tienen más información que tú. Y es que tú te limitas a obtener un porcentaje de una de las partidas que dedica la Iglesia a ayudar a Cáritas. ¿Por qué no buscas qué dinero aportan las propias parroquias a las Cáritas parroquiales? Ya te he dicho aquí que en todas las parroquias a las que he ido se destina lo recaudado un domingo de cada mes, lo cual es entre el 20 y el 25% de los ingresos de la parroquia (o más, pues ese día es frecuente que la gente aporte más al ir el dinero para los pobres). Pero tú esto lo ignoras por completo. Te has fijado una tesis a priori -que la Iglesia no ayuda lo suficiente a Cáritas- y has plegado los hechos a esa tesis, incluso a martillazos. No veo qué tiene de científico el método, en fin.

    José Luis: “Y cuando un trabajador de Cáritas en mi blog confirma que todo esto es cierto, le llamas “supuesto” trabajador.”

    Pues claro. ¿Qué seguridad tengo yo de que alguien que firma como “L” en los comentarios de un blog es lo que dice ser? De hecho, lo de “supuesto”, por lo que veo, incluso lo has añadido tú al comienzo de tu entrada.

    Pedro: “Entonces si yo hago la declaración de la renta y me toca que me pague la Agencia Tributaria y he marcado la casilla de la Iglesia Católica, no aporto ni un euro a la Iglesia Católica?”

    Exactamente.

    Pedro: “Por otra parte también cabe señalar que si nadie marcará la casilla de la Iglesia Católica o lo hiciera muy poca gente, el estado igualmente le tendría que liquidar a la iglesia un mínimo de 126.077,52 tal y como se dice en el BOE”

    Pedro, revisa el párrafo del BOE donde has leído eso, porque eso no aparece en el párrafo referido a la Iglesia Católica. Antes bien, figura en la “Disposición adicional decimoséptima. Asignación de cantidades a fines sociales”. En la “Disposición adicional decimoctava. Revisión del sistema de asignación tributaria a la Iglesia Católica, no figura lo que tú comentas.

  14. Juana de Arco

    – Religioso: Persona católica que pertenece a una congregación religiosa (monjas, monjes, frailes, y algún otro carisma de la iglesia que por su “Irter jurídico” se considera como “organización religiosa”). Con entrar en la web del Vaticano cualquiera puede informarse si quiere, y si no quiere confundir, ni confundirse.

    – Laico: Persona católica CIVIL que no pertenece a ninguna orden religiosa, sino que es un “fiel laico” que hace vida en medio del mundo, con familia, casado o soltero., etc. Con entrar en la web del Vaticano cualquiera puede informarse si quiere, y si no quiere confundir, ni confundirse.

    – “LAICISTA”, término usado para los que pretenden eliminar la Religión de la sociedad, con sus símbolos y ritos públicos.

    – Se llama también “persona religiosa”: Un fiel laico CIVIL puede ser una persona “muy religiosa” por la forma coherente de practicar la Religión SIN SER RELIGOSO, y puede ser soltero, casado, viudo/a, profesional, obrero, etc.

    Existe un cacao mental importante no solo entre los no practicantes, los ateos o los agnósticos, sino entre los mismos católicos que no saben distinguir entre un religioso/a y un fiel laico.

    Por otro lado, no sé si con malicia o sin ella, hay quien intenta confundir a la gente usando el término “LAICO” para definir a los anticatólicos, a los ateos, etc.

  15. Pedro

    Muchas Gracias Elentir, tienes razón lo de la asignación mínima del estado no se refiere al capitulo de la Iglesia Católica.

    Por otra parte el tema de la asignación del 0,7 si marcas la casilla en la declaración de la renta y si tienes que pagar, este importe va a la Iglesia Católica.

    Algunos podrían argumentar que si mi dinero, el que me toca pagar, lo quiero destinar a la Iglesia Católica, el estado deja de ingresar el 0,7 de mis impuestos ya que yo he decidido que quiero que vayan a la Iglesia Católica y no al estado. Por esa vía el Estado dejaría de ingresar este 0,7% de mis impuestos que yo he decidido que vayan a la Iglesia Católica, lo mismo pasa con los otras entidades con fines sociales.

    Por lo tanto no sería tanto que el “dinero publico” vaya a la Iglesia Católica, sino que el hecho de que yo libremente destine el 0,7% de mis impuestos, en el caso que me toque pagar, a la Iglesia Católica, disminuiría la recaudación por parte del estado, ya que si no marcase ninguna casilla, este 0,7 % iría al estado. No se si me explico…

    Saludos

  16. Hola Elentir,

    Está claro que ya me has “condenado” y no voy a hacerte cambiar de opinión ni un ápice. Sólo contesto para que los lectores no crean que no respondo por no tener argumentos.

    Dices: lo que discuto es que en tu artículo calificaste esas donaciones de la CEE a Cáritas como algo “insignificante”. ¿3.128 millones de pesetas donados por el Fondo Interdiocesano a Cáritas en 5 años te parecen algo “insignificante”?

    Pues sí, me parece que un 1% en 2008, o un 2 y pico% en 2012, son insignificantes, ya que los bancos y cajas de ahorro por ejemplo han donado casi cuatro veces más.

    Dices: Seguro que tú das más ayuda, ¿a que sí?

    Claro, igual que usted también da más. En fin…
    Si esto no es un ataque falaz contra mí (ad hominem) para intentar desacreditar todo lo que haya escrito u opinado, no sé que lo es.

    Dices: ¿Con lo de “público en general” te referías a los católicos, acaso?

    Pues mira por donde: sí. A los católicos, musulmanes y ateos. Laicos en general, vamos. ¿Ves algo de malo en eso? ¿Acaso “público general” te parece que deje fuera por definición a los “católicos”? En serio, no ves que es tu prejuicio de que voy en contra de todos los “católicos” lo que te hace ver un ataque donde no lo hay?

    Sobre la frase “hay muchas más personas no religiosas que religiosas”: Sí, reconozco que el “no religiosas” debería ser “laico” (en el sentido en el que creo que concordamos todos), así que fue fallo mío. Entiendo que se pueda malinterpretar “no religiosas” como “que no tengan fe cristiana”, en lugar de al conjunto de “religiosos+sacerdotes” que era mi intención.

    Así que lo voy a corregir en el artículo. En esto consiste la mentalidad “científica” que tanto me criticas: ¿me he equivocado en una palabra? La corrijo.

    Pero una cosa clara: el término “no religiosas” aparece describiendo a “la población en general”, una discusión marginal del tema principal, que era el de la financiación directa de la Iglesia-institución a la ONG. Así que no intentes agarrarte a esto para echar abajo los números (esos mismos que tú has publicado en este mismo artículo, por cierto).

    Dices: ¿Por qué no buscas qué dinero aportan las propias parroquias a las Cáritas parroquiales? Ya te he dicho aquí que en todas las parroquias a las que he ido se destina lo recaudado un domingo de cada mes,

    Léete. Lo “recaudado”. Luego ese dinero, ¿lo aporta la “Iglesia institución”? ¿O personas “privadas” (laicas/cristianas de fe/ateas, o incluso el mismo sacerdote de su bolsillo) a título privado como donación? Si el mismo Cáritas lo enmarca dentro de “Donaciones privadas”, será por alguna razón. No seamos más papistas que el Papa…

    Dices: De hecho, lo de “supuesto”, por lo que veo, incluso lo has añadido tú al comienzo de tu entrada.

    Claro, porque tampoco tengo pruebas. No soy un fanático, y dudo de todo. Pero si me pidieran mi opinión, diría que el comentario es sincero.

    Te lo mencionaba por lo rápido que le aplicas el “supuesto” a algunas cosas, y en cambio lo rápido que me tildas con un despectivo “autor de medios laicistas”, de “estar menos informado”, estar “lleno de prejuicios”, etc.

    Adiós.

  17. Juan

    Solo una cuestión: dices que el estado da dinero a partidos políticos, sindicatos, etc. sin preguntarnos si queremos o no. Tienes toda la razón, pero deberías comentar que también da dinero a lo loco a clubs profesionales de fútbol o baloncesto para que fichen todo lo que se menee, y no me refiero solo a los de primera, en cada pueblo hay equipos de cualquier deporte con extranjeros viviendo de la subvención tan ricamente.

  18. Pedro: “el estado deja de ingresar el 0,7 de mis impuestos ya que yo he decidido que quiero que vayan a la Iglesia Católica y no al estado”

    Te pondré un ejemplo: en España una ONG puede pedir al Estado que la reconozca como entidad de utilidad pública. A los socios y donantes de esa ONG esa declaración les sirve para desgravar sus donaciones a esa organización. También es dinero que el Estado deja de ingresar. Pero esa desgravación no significa que esa ONG reciba “dinero público”. Lo que significa es que el Estado reconoce el beneficio que aporta esa ONG a la sociedad y decide facilitar la ayuda de los particulares a esa organización, porque redunda en beneficio de todos.

    Por otra parte, hay que recordar que la “ayuda” del Estado a la Iglesia antes de 2006 tenía su origen en las indemnizaciones por las desamortizaciones del siglo XIX, unos procesos que expropiaron numerosísimas propiedades eclesiales sin pagar ni una peseta. Cuando el gobierno socialista decidió en 2006 dejar de pagar el dinero que debía por esas desamortizaciones lo que hizo fue liberarse de una deuda dejando en manos de los contribuyentes las cantidades a pagar en años sucesivos. Así pues, me temo que no es la Iglesia quien está en deuda con el Estado, sino al revés.

    Jose Lúis: “Pues sí, me parece que un 1% en 2008, o un 2 y pico% en 2012, son insignificantes, ya que los bancos y cajas de ahorro por ejemplo han donado casi cuatro veces más.”

    Aaaaah, clarooo… Por poner un ejemplo, el BBVA tenía el año pasado unos activos de más de 300.000 millones de euros. Aunque el BBVA fuese la única entidad financiera de España y aquí no hubiese cajas, y el BBVA hubiese donado la cantidad que dices que han donado bancos y cajas de Cáritas (me fiaré de tu cálculo y estimaré que han sido 4 veces más, es decir, 20 millones de euros el año pasado), esa ayuda habría supuesto para el BBVA el 0,06% de sus activos. Por supuesto, el porcentaje de lo que han donado bancos y cajas en general a Cáritas ha de ser mucho menor, pues a esos 300.000 millones del BBVA hay que sumarles los activos del resto de bancos y cajas. Seguramente, el porcentaje tendrá tres decimales. Sin embargo, para ti que la Conferencia Episcopal done el 1% es insignificante al lado de un 0,06% que donan los bancos. De risa.

    ¿A un parado que diese el 1% de su patrimonio a Cáritas le dirías lo mismo?

    José Luis: “Claro, igual que usted también da más. En fin…
    Si esto no es un ataque falaz contra mí (ad hominem) para intentar desacreditar todo lo que haya escrito u opinado, no sé que lo es.”

    Hay que tener cara. Aquí el que ha descalificado como “insignificante” una ayuda millonaria de la CEE a Cáritas has sido tú. Has hecho un juicio totalmente gratuito y movido por tus prejuicios. Ahora asume tu juicio: ya que tan “insignificante” te parece la ayuda de la CEE, demuestra lo que te parecería mejor, pero haz el favor de demostrarlo con el ejemplo. Eso de exigir caridad con el dinero de los demás es muy fácil, y algo propio de un fariseo.

    José Luis: “¿Acaso “público general” te parece que deje fuera por definición a los “católicos”?”

    Debes ser tan experto en Ciencias que te faltan ciertos rudimentos de Letras, empezando por la comprensión lectora. Precisamente lo que decía en mi anterior comentario es que con esa expresión estabas incluyendo a católicos y no católicos, por supuesto. Y lo dije precisamente para poner de relieve la errónea definición de laicos -tú mismo lo has reconocido- que hiciste en tu blog.

    Jose Luis: “Lo “recaudado”. Luego ese dinero, ¿lo aporta la “Iglesia institución”? ¿O personas “privadas” (laicas/cristianas de fe/ateas, o incluso el mismo sacerdote de su bolsillo) a título privado como donación?”

    Tu error parte de distinguir una “Iglesia institución” de una “Iglesia comunidad”. Los católicos somos Iglesia. Cuando participamos en el sacramento de la eucaristía somos Iglesia. De hecho, Iglesia viene del griego “ἐκκλησία”, es decir, reunión. El dinero del cepillo sirve para mantener cada parroquia, y cada parroquia renuncia a un cepillo de un fin de semana para ayudar a los pobres. Pero pedirte que reconozcas ese esfuerzo, por lo que veo, es como pedirle peras al olmo. Insisto: has demostrado con claridad tener prejuicios contra la Iglesia, y has dejado que esos prejuicios se antepusiesen a los hechos. Así que ahora no vengas de víctima.

    Juan, completamente de acuerdo contigo. De hecho, no entiendo por qué razón club profesionales deportivos, esto es, empresas privadas, han de recibir dinero público, y menos aún si se lo ventilan en sueldos muchimillonarios para sus empleados.

  19. Para los que piden más casillas en la declaración: No puedo estar de acuerdo. Vosotros pedís las casillas de sindicatos, partidos, etc. porque son las que queréis quitar. Y hay quienes han pedido añadirlas para ayudas a la investigación científica. Habría que añadir casi una casilla para cada español.

    Entonces, a la mayoría de contribuyentes algo les podría parecer que no merece financiación (por demagogia, odios, prejuicios o simple y llama ignorancia) y quedarse a dos velas, a pesar de ser importantísimo. Me refiero tanto a ONGs, la misma Iglesia o a la investigación científica sobre inútiles proteínas que, quizás, dentro de 40 años salven la vida de tu hijo.

    Elentir: Tu error parte de distinguir una “Iglesia institución” de una “Iglesia comunidad”.

    Si no vas a admitir que existe diferencia entre la “comunidad católica” (la gente laica y, quizás también aparte, los sacerdotes) y el “ente legal/Iglesia institución” (que hace de intermediario con el Estado, lanza campañas de publicidad, contrata a los sacerdotes, etc.) mejor no seguir hablando, porque yo sí lo veo bastante claro y no me vas a convencer de lo contrario.

    Si no pasamos de ese punto, no tiene sentido debatir más.

    Elentir: Eso de exigir caridad con el dinero de los demás es muy fácil, y algo propio de un fariseo.

    No soy yo quien presume de caridad con el dinero y labor de otros. De eso iba todo esto.

    Bueno, en todo caso te quedará la satisfacción de que mi alma irá al infierno por ser tan hipócrita 😛 (esto ya es en plan humor, visto que no vamos a llegar a nada).

  20. Bien, por lo que veo vas dejando cada vez más cosas sin contestar, seguramente porque ya no tienes contestación, y en vez de eso te dedicas a soltar payasadas.

    Eso sí, haz el favor de no tomar por idiotas a quienes te leen. Te has dedicado a criticar como “insignificante” el dinero que dona la Iglesia a Cáritas, te has negado a aclarar qué aportas tú y ahora intentas devolverme el marrón. Pues no, majo. Tú solito te has cubierto de gloria intentando restar importancia a la ayuda que proporciona la Iglesia a los más necesitados e intentando desligar a Cáritas de su naturaleza católica, y como ha podido ver todo quisque en los comentarios de esta entrada, lo has hecho con afirmaciones erróneas o con otras que ya no te atreves a seguir defendiendo, como ésa de valorar más la ayuda de la banca aunque sea proporcionalmente mucho menor que la que da la Iglesia. En fin, sigue haciendo el ridículo si quieres, pero no soslayes la línea de la impertinencia, a menos que quieras volverte a tu blog a seguir soltando paridas.

  21. 1) Si relees el post y las docenas de comentarios, verás que yo (y la mayoría de los comentaristas, excepto algunos “exaltados”) usamos la palabra “laico” unas cuantas veces, y todas con el sentido correcto. Sólo en un punto concreto usé incorrectamente “no religiosos” en lugar de “laicos”. Fue un error, reconocido y corregido inmediatamente, pero que no cambia para nada el mensaje: que quienes trabajan en la ONG no son miembros de la “Iglesia institución” en su inmensa mayoría. ¿Que esto ya se sabía y era obvio? Vale, pues que no genere más polémica. Pero que no se pretenda tampoco hacer ver que la realidad es de otra forma.

    2) Como verás, he actualizado el artículo original para incluir el dato que me ofreciste y mencionar que en 2012 la donación de la CEE subió hasta los 5M€. ¿Que eso sigue siendo “insignificante”? Pues depende, para mi economía personal claro que no lo son. Para el presupuesto de la CEE, representa poco pero nadie ha negado que sea un evidente sacrificio. Ni tampoco que, igual que las más pequeñas aportaciones, no sea relevante para Cáritas. Pero eso no quita que sea una aportación mínima dentro de lo manejado por la ONG.

    A ver si consigo hacerme entender. Si la ONG tuviese un presupuesto total de 10M€ y la CEE pusiera 5 de esos 10M€, ya no diría que es “insignificante”, porque sin la ayuda económica de la CEE no podría seguir existiendo.

    Pero siendo las cifras como son, bien podría la “Iglesia institución” no dar ni un euro más que Cáritas podría sobrellevarlo. Pero: ¿Reconoces que se intenta proyectar en los medios de comunicación una imagen muy distinta? ¿O quizás soy el único engañado, y todo el mundo tenía claras estas cuentas desde siempre?

    3) No evites responsabilidades: has intentado desacreditar mis ideas/opiniones/razonamientos basándote en un “¿y tú qué aportas? eso es de fariseos”. Dale las vueltas que quieras, pero eso es una falacia (como te gusta el latín lo llamaré así) ad hominem, y que está muy feo además de incitar a la demagogia.

    4) Ya he respondido a bastantes cuestiones que planteabas. Sin embargo, te pido que me respondas sólo a una, para saber si podemos seguir dialogando a partir de ese punto:

    ¿Mantienes lo de que “es un error de tu parte” el distinguir una “Iglesia institución” de una “Iglesia comunidad”?

    Esa es el pilar maestro de esta discusión.

    5) Si tu respuesta es que “no” te retractas y piensas que no existe diferencia, responde por favor si estás de acuerdo con las siguientes afirmaciones:

    – La campaña “por tantos” está promovida por la Iglesia (para mí, “Iglesia institución”, para tí “Iglesia” a secas). ¿Verdad o mentira? (Sí o No, no pido justificación).

    – El objetivo de dicha campaña es promulgar que se marque la casilla de la Iglesia en la declaración. Hasta 2010 (inclusive), se pedía únicamente marcar la de “la Iglesia”. ¿Verdad o mentira?
    * Vídeo de 2010: http://www.youtube.com/watch?v=kPojv5gj3DI

    A partir de 2011, probablemente ante presiones de Cáritas u otras ONGs cristianas, por fin piden marcar las dos casillas, aunque insistan más en “marcar a favor de la Iglesia”:
    * 2011: http://www.youtube.com/watch?v=4lNhovnrYGE
    * 2012: http://www.youtube.com/watch?v=HYkdAUJV5r4

    – Del dinero aportado mediante IRPF a la Iglesia (cientos de millones, las cifras ya se han dado), sólo se entregaron a Cáritas unos ~2M€ en 2008 y hasta ~5M€ en 2011. ¿Verdad o mentira? (No pido un juicio de valor, sino un “SI” o “NO” ante hechos publicados en informes oficiales).

    – Viendo estos hechos, ¿cómo calificarías el abrir la publicación en [1], a favor de la casilla de la Iglesia, mencionando a Cáritas (hay muchos más ejemplos en todos los medios)? ¿Crees que no se tiene la obvia intención de asociar “marcar la casilla de la Iglesia” con “la labor de Cáritas” basada en trabajadores voluntarios y en dinero que en su 99% NO va a provenir de esa casilla?

    Confío en la inteligencia de cada cuál para razonar y llegar a la conclusión evidente. Más no puedo hacer.

    Si ignoras rebatir esta última cadena de razonamientos, entenderé que no creas que sea incorrecta, luego tu ataque a mi post original quedaría en nada (excepto la parte en que detectaste mi error que reconocí, y donde hablas de impuestos, tema ortogonal en el que no quiero ni entrar) y más bien aparecería como una “pataleta” por sacar a la luz hechos que te disgusta ver expuestos.

    * [1] http://www.portantos.es/dmdocuments/Renta_2012/periodico_xtantos_castellano.pdf

  22. Chácaras

    Yo con mi dinero lo aporto a donde creo que ejerce una labor social seria y eficaz y esta resulta ser la de la Iglesia Católica, en esa pongo mi señal (X) en mi declaración de la renta. Ahora dicho esto veo en el artículo principal, que las aportaciones a Cáritas Diocesanas, organismo de reconocida solvencia y buen hacer de las cosas, el mayor porcentaje de colaboradores son Laicos,(LAICO: Independiente de cualquier organización o confesión religiosa,esto es una mentira a voces, los mayores colaboradores de Cáritas (una organización católica), son los católicos, tanto con dádivas dinerarias como con el esfuerzo personal en el quehacer cotidiano, entregándose al prójimo cono nos dijo Jesús, pero las fuerzas desestabilizadóras anticatólicas, tratan de combatir el éxito manifiesto de los cristianos en hacer el bien al prójimo, pese a quien le pese esta es la realidad, lo digo por que lo he visto en primera persona, y no he visto atendiendo al necesitado sin pedir nada a cambio a Musulmanes, Judíos, Ateos, a políticos no católicos, etc.
    No nos engañemos ¿Han visto ustedes al PSOE atendiendo a los enfermos, dando de comer al hambriento, vistiendo al desnudo, dándole consuelo al marginado, NO SRES. NO LO HAN VISTO, NI YO TAMPOCO, he visto a políticos católicos y asus famílias, dando de comer al hambriento y auxiliando al enfermo, y además colaborando economicamente sin propaganda, ni alardes electoralistas, como debe ser, este es el sentimiento cristiano amar al prójimo como a ti mismo, eso es lo que he visto y lo que hago dentro de mis posibilidades junto con muchas otras personas anónimas, por eso lo digo con cocimiento de causa.

  23. José Luis: “nadie ha negado que sea un evidente sacrificio. Ni tampoco que, igual que las más pequeñas aportaciones, no sea relevante para Cáritas.”

    ¿Nadie? Tú mismo, en en un comentario que cité aquí pero que ha borrado en su blog, hablabas “la poca ayuda que recibís de la estructura de la Iglesia” dirigiéndote a una supuesta asalariada de Cáritas. A ver si te aclaras, hombre.

    José Luis: “Pero siendo las cifras como son, bien podría la “Iglesia institución” no dar ni un euro más que Cáritas podría sobrellevarlo. Pero: ¿Reconoces que se intenta proyectar en los medios de comunicación una imagen muy distinta?”

    Debes ser el único que no ha entendido que si Cáritas existe en muchos sitios de España es porque toma como su base de acción las Diócesis y parroquias de la Iglesia Católica, y porque el propio concepto de caridad que defiende la Iglesia anima a la inmensa mayoría de los voluntarios de esa ONG.

    José Luis: “¿Mantienes lo de que “es un error de tu parte” el distinguir una “Iglesia institución” de una “Iglesia comunidad”?”

    Sí, lo mantengo. Fui bautizado y confirmado en la Iglesia Católica, mi familia es católica y participo en el sacramento de la eucaristía desde que tengo uso de razón. No me vas a decir tú a mí lo que es la Iglesia a la que llevo perteneciendo toda la vida, hombre. Bromas las justas.

    José Luis: “La campaña “por tantos” está promovida por la Iglesia (para mí, “Iglesia institución”, para tí “Iglesia” a secas). ¿Verdad o mentira? (Sí o No, no pido justificación).”

    Dicha campaña es promovida por la Conferencia Episcopal Española, que es una parte de la Iglesia Católica en España. Eso de “Iglesia institución” es algo que te sacas tú, sin justificarlo (por lo visto, aquí los únicos que tenemos que justificar nuestras afirmaciones somos los demás).

    José Luis: “El objetivo de dicha campaña es promulgar que se marque la casilla de la Iglesia en la declaración. Hasta 2010 (inclusive), se pedía únicamente marcar la de “la Iglesia”. ¿Verdad o mentira?”

    Precisamente ambas casillas se pueden marcar simultáneamente desde 1999 precisamente porque la Iglesia Católica insistió en pedirlo. Aquí mismo tienes la nota de la CEE de 2008 recordando que se pueden marcar ambas:
    http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/notas/2008/370-la-iglesia-lanza-la-campana-de-la-renta-2008.html

    Las historias que te quieras montar sobre esto, sinceramente, son cosa tuya. Yo me remito a hechos, no a especulaciones.

    José Luis: “Del dinero aportado mediante IRPF a la Iglesia (cientos de millones, las cifras ya se han dado), sólo se entregaron a Cáritas unos ~2M€ en 2008 y hasta ~5M€ en 2011. ¿Verdad o mentira?”

    Desde luego, como policía no darías la talla a menos que te pusieran a controlar el tráfico: ese dato lo he dado yo en esta entrada.

    José Luis: “¿Crees que no se tiene la obvia intención de asociar “marcar la casilla de la Iglesia” con “la labor de Cáritas” basada en trabajadores voluntarios y en dinero que en su 99% NO va a provenir de esa casilla?”

    Lo siento, pero los juicios de intenciones los dejo para ti, que seguramente estarás dotado de telepatía para tener acceso a los más oscuros rincones del alma y así poder adivinar las motivaciones profundas que llevan a uno a hacer algo. Eso sí después de esto no me vengas otra vez con la monserga del método científico, porque veo que te lo saltas a la torera que da gusto…

  24. José

    Elentir un chaval que conozco muy contrario a la Iglesia me ha enviado esto como crítica a tu web en la que hablas lo de la declaración de la renta para la Iglesia.
    Te dejo el enlace: http://www.cuantarazon.com/633906/tontos-del-bote

    ¿Qué le dirías? (me interesa para decirselo ya que yo no estoy puesto en este tema pero me suena a fake).
    Gracias

  25. No entiendo qué misterio hay en esas cuentas: la Iglesia ingresa 4.289.905 y gasta esa cantidad. ¿Qué pretenden los de esa web de aficionados al insulto? ¿Quieren que la Iglesia gaste menos de lo que ingresa y lo meta en una cuenta de ahorro en vez de dedicarlo a los que lo necesitan? ¿O pretenden que la Iglesia gaste más de lo que ingresa, es decir, que gaste lo que no tiene?

    En fin, sinceramente, creo que a esa web no se le puede pedir más. Lo curioso es que se llame “cuánta razón”, pero razón no aporta ninguna, sólo un insulto. No sé como alguien puede tomar tal cosa como un argumento, vamos. En fin, entre los efectos de la LOGSE y los de la LOE, lo tenemos claro…

  26. Por favor, ¡no os toméis en serio algo de Cuánta Razón!

    Se nota que no conocíais la página 🙂 La inmensa mayoría de “mensajes” son de un “nivel mental” de plena edad del pavo.

    Ni se os ocurra perder el tiempo respondiendo allí, os lo digo con toda mi buena fe.

  27. Soy católico, laico, y aún no hago la declaración de la renta. Hola!!! Sigo el blog de Jose Luis, el autor de la entrada que criticas, porque me gusta la ciencia, estudié Química. Como católico me preocupan cuestiones como relación ciencia-fe. Me temo que soy culpable de que Jose Luis hablara de Caritas en su entrada… Porque en una anterior en la que argumentaba las supuestas contradicciones que creemos los creyentes, mencioné en mi defensa de la fe la labor de Caritas. Confieso que, en un principio, no sabía que pretendía Jose Luis al publicar los datos de Caritas. Ahora me va quedando claro que su postura no es atacar, digamos que es un agnóstico con el que se puede dialogar. Por eso, me parece que tu entrada no está bien, ya que Jose Luis ha tomado los datos de la propia institución, y varias veces repite que él no intenta convencer a nadie de marcar o no una casilla… Me parece que a un ateo radical que esté en contra de la iglesia igual sí quiere dar el dinero directamente a Caritas, y la información del blog de Jose Luis le ayuda. Personalmente, prefiero dejar que la iglesia gestione su dinero, y por eso, cuando me toque hacer la declaración de la renta, marcaré la casilla de la iglesia.
    Elentir: me parece que con posturas como las que defiendes no llegamos a ningún lado. En mi corta experiencia pienso que más que atacar, lo que hay que hacer es buscar los puntos en común y trabajar juntos (creyentes y no creyentes) para mejorar la sociedad. Y me parece que esa postura es la del Papa (o al menos es lo que leo en “Luz del mundo”).
    Y, por cierto, aunque ya es más personal, me echa un poco para atrás la imagen que pones… Y soy católico…

  28. Ununcuadio: “Y, por cierto, aunque ya es más personal, me echa un poco para atrás la imagen que pones… Y soy católico…”

    ¿Eres católico y te echa para atrás la imagen de la cruz? 😯

    Además, por lo visto, también te echa para atrás que un católico como yo defienda a la Iglesia de las falsedades que algunos difunden -y he demostrado que José Luis ha publicado unas cuantas-, y tal vez preferirías que me callase, que fuese en plan buenista y buenrollista con quien dice, por ejemplo, que la ayuda de la CEE a Cáritas es insignificante a pesar de ser una cantidad enorme.

    En fin, Ununcuadio, tú mismo. Eso sí, no esperes que cambie. Soy católico y a mí no me echa para atrás la cruz, en este blog la verás más veces por mucho que te dañe la vista. Lo que me echan para atrás son las mentiras, y también me echa para atrás la tibieza y las equidistancias. Eso sí que me echa para atrás.

  29. Elentir: no me echa para atrás la Cruz. Lo que pasa es que me gusta llevarla por dentro, y no pregonarla a las cuatro vientos, pero ya digo que es personal.
    No cambies si no quieres… Por mí, me da igual.
    Me parece que Jose Luis no ha dicho falsedades, porque si así fuera, a mí tampoco me gusta la mentira. Además, me parece que no demuestras nada, sino que incluso has baneado la ID de Jose Luis. Me parece que no has sido justo, y por eso he comentado.
    En mi blog también aparece la fe, la cruz, etc. Pero no necesito hacer apología de mi fe. Prefiero un diálogo más “racional”: conocer por qué la gente piensa distinto, valorar su opinión, respetarla, y luego explicar mis razones. No busco convencer a nadie ni atacar a nadie. No se trata de buen rollo se llama tolerancia y respeto. Lo que no quiere decir que renuncio a lo que creo. Pero he logrado más hablando tranquilamente con una cerveza, que discutiendo a voz en grito…

  30. Pues a ti te gustará mucho llevarla por dentro, pero has dicho que te echa para atrás una foto en la que se ve una cruz. Desde luego, eso como católica es para hacértelo mirar.

    Por cierto, las falsedades que ha escrito José Luis las he detallado aquí, y él mismo ha reconocido que ha tenido que editar su entrada para cambiar algunas. Y ahora vas y dice que no demuestro nada. ¿Si hubiera escrito una entrada de crítica a la Iglesia Católica como hizo José Luis me criticarías menos? Porque aquí lo que parece que te molesta es que haya salido en defensa de la Iglesia. Ya dices que tú no buscas convencer, ¿entonces para qué sirve del diálogo, para marear la perdiz o para hacer amigos? El intercambio de ideas busca precisamente eso: convencer al otro. Tú llamas “tolerancia y respeto” a renunciar a convencer a los demás. Es absurdo, vamos. Y dicho sea de paso, esto es un blog, no una cervecería, y no veo donde he discutido a “a voz en grito”. ¿O es que tú aqui me oyes gritar?

    En fin, mira, ya he visto a muchos católicos la mar de susceptibles como tú, que tienen muchos remilgos a la hora de replicar a los laicistas pero no los tienen a la hora de poner a caldo a otros católicos. Para mí no es un fenómeno nuevo. Por desgracia, muchos parece que preferís haceros perdonar por los progres el ser católicos, antes que defender la verdad. Allá tú, desde luego, pero a mí no me van ni la tibieza ni los complejos.

    Para terminar, ¿te digo yo a ti cómo moderar tu blog? ¿A que no? Pues gracias.

  31. Vale, olvida lo de la cruz (era simplemente una opinión) que has generalizado a “católico” raro. En ningún momento he querido criticar (si te lo ha parecido, ya te he pedido públicamente perdón, y no tengo reparos en pedírtelo de nuevo), era una opinión. No era mi intención criticar la Cruz y nunca lo haré. Hay manera y maneras de hacer las cosas, y probablemente haya más de una opción de hacer bien las cosas. ¡Enhorabuena por defender la fe! Solo pretendía que además de “convencer” a los católicos, “convencieras” a los laicistas.

    En mi ambiente (que no es precisamente favorable) todo el mundo sabe cómo pienso, que soy católica, que pertenezco al Opus Dei,y cuáles son mis ideas. Saben lo que me parece mal y con lo que no estoy de acuerdo, lo que no me impide tener [email protected] [email protected], progres, no practicantes, anti-Iglesia, etc.

    Llamo gritar a que cuando me respondes a los comentarios parece que me estás insultando (no me van la tibieza ni los complejos, ¿te digo yo…?, etc.). Para tu información a los post de Jose Luis si ataca a la iglesia contesto en el acto (lástima que haya quitado la entrada de “Dei verbum est”, allí podrías ver todos mis comentarios contra el laicismo). En cambio a tu blog he tardado bastante en llegar, ¿no es cierto? Si hubieras escrito contra la iglesia, y me hubiera enterado, estaría avasallándote a comentarios (puedes preguntarle a Jose Luis, o a más blogeros). Tengo muy mal carácter y me enfado con facilidad, y si me tocan algo muy mío (como la religión) salto rápido.

    A diferencia de ti, Jose Luis reconoce sus errores y se retracta de ellos. No digo que esté de acuerdo con él, pero prefiero su método al tuyo. Pero estamos en un país libre: modera tu blog como quieras y puedes banearme a mí también. No creo que me vuelva a dejar caer por aquí…

    He usado la expresión “renuncio a convencer” en mi comentario anterior, quizá no sea la más precisa. Quería decir que no quiero peleas. Me encantaría que [email protected] mis [email protected] se acercarán a Dios, pero he descubierto que cerrándome a escuchar no consigo nada. No sé, el Fundador del Opus Dei indicaba que por salvar un alma se iría hasta las mismas puertas del infierno, y soy de la misma opinión. Y de la de Juan Pablo II que no tenía reparos en organizar una jornada de oración con representantes de todas las religiones del planeta. Creo que eso ni es tibieza ni complejos.

    Pero si prefieres lo que haces, ¡adelante! Ten por seguro que no buscaba atacarte.

    P.D.: Puedes decirle a tus amigos que sí creo en el infierno, y que me lo enseñaron de pequeña.

    Un saludo

  32. Ununcuadio: “pertenezco al Opus Dei”

    Ya me lo imaginaba.

    Ununcuadio: “parece que me estás insultando”

    Lo que parece es que tienes facilidad para criticar a los demás, pero te vuelves muy susceptible cuando te critican a ti.

    Ununcuadio: “A diferencia de ti, Jose Luis reconoce sus errores y se retracta de ellos. No digo que esté de acuerdo con él, pero prefiero su método al tuyo.”

    Conozco a dos tipos de miembros del Opus Dei: los primeros prefieren conocer a la gente antes de juzgarla. Tú debes pertenecer al segundo grupo. Desde luego, prefiero el método de los primeros al tuyo.

    Ununcuadio: “Quería decir que no quiero peleas.”

    Cualquiera lo diría leyendo tus comentarios en este hilo… Parece que con quienes rehuyes la pelea es con los laicistas.

    Por cierto, me parece mucha presunción que equipares tu actitud ante una discusión con la de San Josemaría o con la del Beato Juan Pablo II, dos personas que eran muy valientes a la hora de decir las cosas. Pero lo que ya es el colmo es que intentes pasar mi crítica a la tibieza como una crítica a esos dos santos, escudándote en ellos. Eso es caer muy bajo. Si quieres ser condescendiente con quienes atacan a la Iglesia y prefieres dedicar las energías que no gastas en replicarles en criticar a quienes sí les replicamos, allá tú, pero por favor, no uses a dos santos como si fuesen un burladero.

  33. S. Del Toro

    Elentir:

    Quisiera hacer unas puntualizaciones respecto a la crucecita de la renta, porque creo que se están deslizando algunos errores en este hilo.

    El impuesto sobre la renta lo pagan todos los ciudadanos que han ingresado a partir de cierta cantidad de dinero en el año, cualquiera que sea el origen: nómina, factura de autónomo, subsidio, interés bancario, renta por alquiler,… El mínimo ingreso a partir del cual debemos tributar por IRPF se establece anualmente por el Gobierno.

    Aunque la mayoría de nosotros tenga que pagar IRPF, no todos están obligados a hacer la declaración de la renta. Sin embargo, no hacer la declaración de la renta no significa no pagar IRPF, puesto que, salvo excepciones, todos nuestros pagadores están obligados a retenernos una parte del pago pactado, e ingresársela directamente a Hacienda. Hacienda no obliga a hacer la declaración de la renta cuando considera que con las retenciones efectuadas se ha satisfecho nuestra aportación obligatoria en IRPF.

    Así pues, Hacienda nos va recaudando el IRPF a lo largo del año mediante las retenciones. Las declaraciones de la renta sirven para calcular con precisión el importe que nos corresponde pagar por IRPF, y para ajustar la cuenta con las retenciones ya pagadas: si Hacienda retuvo más de lo que arroja el cálculo, devolverá la diferencia. Si retuvo menos, nos saldrá ‘a pagar’. Que la declaración nos salga ‘a devolver’ no significa que no tengamos que pagar IRPF, sino que con las retenciones hemos pagado más de lo que nos corresponde.

    Cuando marcamos la crucecita de la Iglesia en la renta, no le destinamos una parte de la cantidad que nos salga a pagar en la renta, sino del total de IRPF que hemos pagado: retenciones más resultado de la renta.

    Por eso, si hacemos la declaración de la renta, nos resulta ‘a devolver’ y marcamos la crucecita de la Iglesia, LA IGLESIA SÍ RECIBE DINERO. Concretamente, recibirá un 0,7% de la suma de nuestras retenciones, menos la cantidad devuelta en la renta.

    Igualmente, cuando estamos de acuerdo con el borrador, lo confirmamos y no hacemos declaración de la renta, podemos marcar la crucecita, y destinaremos una parte del IRPF a la Iglesia, tanto si el resultado final del borrador es pagar algo más como si es que nos devuelvan un poco.

    Hay un único caso en el que marcar la crucecita no tiene efecto alguno: cuando se ha ingresado por debajo del mínimo anual, y se hace la declaración para recuperar las retenciones que se hayan efectuado.

  34. S. Del Toro

    Respecto al fondo de la cuestión, comparto tu irritación porque tengamos siempre tanto voluntario para analizar la vida y las decisiones de la Iglesia Católica, sin que éstas le afecten o le preocupen en absoluto. Demasiada gente se lanza a decirnos cómo vivir la vida, generalmente sin conocer lo suficiente cómo la vivimos, haciendo juicio de intenciones y sacando conclusiones de falsos tópicos.

    En este caso, el artículo que comentas (rezumando vanidad desde las primeras frases) se propone diseccionar generosamente una cuestión que no existe, desde la atalaya de un pretendido cientificismo. Es lo que pasa cuando uno, encantado de conocerse, se acerca con prejuicios a una realidad que no conoce en absoluto, y sin intención de conocerla.

    El autor toma las cuentas generales de Cáritas, y comprueba que la aportación del Fondo Común Interdiocesano y de los organismos diocesanos suman menos del 1% del presupuesto general de Cáritas. Y muy ufano ‘deduce’ que la Iglesia apenas contribuye con Cáritas. Esto, para quienes conocen la realidad de Cáritas, resulta estupefaciente. Pero, ¿de qué habla este señor?

    El error inicial está en considerar a la Iglesia y a Cáritas como instituciones no distintas, sino ajenas. Este prejuicio está muy extendido entre los detestan la vida católica, sin saber nada de ella, porque es la manera maniquea de reconocer que los católicos sí hacen una gran labor con los necesitados, sin romper los tópicos anticlericales. Así, habría una Cáritas ‘buena’, cuya labor se reconoce (por ejemplo, como un mérito más de este autor, faltaba más), y una Iglesia ‘mala’, que no se ocupa de nadie, que condensa todos los vicios humanos, y que, como este autor ‘demuestra’, tampoco quiere saber nada de Cáritas.

    Una variante de este prejuicio, en la que el autor también incurre en los comentarios, es la separación de la Iglesia ‘jerarquía’, o Iglesia ‘institución’, y la otra Iglesia, podríamos que ‘la del pueblo’. La primera, muy mala por supuesto. La segunda, salvable. Empeñarse en estos distingos mirando desde lejos es insistir en el error, seguramente para que cuadren prejuicios personales muy asentados. Bastaría acercarse a una parroquia para disipar tanto tópico. Pero hasta las parroquias, donde supuestamente abundan los ‘buenos’ católicos, producen urticaria a un buen anticlerical.

    Describiremos algunos aspectos de la realidad, a beneficio de inventario. Por si algunos ‘analistas’ con pretensiones de científico, deciden apearse del ridículo.

    Cáritas pertenece a la Iglesia, y está incardinada en las diocesis especialmente a través de las parroquias. Es en las parroquias donde Cáritas desarrolla su labor principal. Allí recauda la mayor parte de sus ingresos, ‘recluta’ a sus voluntarios, implica a los parroquianos (especialmente a los jóvenes), desarrolla sus campañas y atiende discretamente al que llega en busca de ayuda (a veces, sólo para que se le pague una factura de luz o de agua).

    En las parroquias tienen su infraestructura para realizar su actividad: las salas, los almacenes, el mobiliario,… y a veces hasta la personalidad jurídica. También suele aportar la parroquia el personal especializado cuando hace falta: psicólogos, médicos, trabajadores sociales,… La parroquia es el punto de encuentro, y el lugar de trabajo para los que colaboran con Cáritas. En ellas echan sus muchísimas horas los voluntarios,… y el párroco que, aunque no suele estar adscrito a Cáritas, tiene en Cáritas una de sus principales actividades cotidianas.

    Las parroquias destinan una de cada cuatro colectas (su fuente de ingresos) a Cáritas, además de lo que se obtiene en las campañas (de Navidad, por ejemplo), campañas organizadas en las parroquias y respaldadas y publicitadas en las misas y actividades parroquiales. Pero también aporta a menudo fondos de su presupuesto por necesidades especiales, como pasa últimamente.

    Cualquiera que haya trabajado en una parroquia sabrá que la gente de Cáritas tiene prioridad en todo, y la ayuda de todos.

    Cáritas también solicita ayudas públicas (¿por qué no?), que complementan sus ingresos.

    Preguntando a quienes sean o hayan sido miembros de los Consejos Parroquiales, puede confirmarse toda esta información.

    Los ingresos de Cáritas en las parroquias se clasifican en el organigrama según su procedencia: donativos particulares, empresas, campañas, ventas,… Pero son ingresos obtenidos en su gran mayoría en las parroquias.

    ¿Podría decirse, pues, que la Iglesia es ajena a Cáritas y ‘sólo le aporta el 1%? Sólo puede afirmarse tal cosa desde una absoluta ignorancia.

    Cáritas, como parte de la Iglesia Católica (y no meramente ‘asociada en la conciencia colectiva muy fuertemente a la Iglesia’, como dice el autor) está fundada y sostenida por ella, e integrada en su estructura parroquial. Se dan sentido la una a la otra, y no hay desentendimiento, sino mutua interrelación. Pero además, del dinero que llega a la Iglesia a través del IRPF, se destina un monto a la central de Cáritas, que lo repartirá como considere oportuno. Ese dinero, como aparece en el gráfico, supone un 0,15% del presupuesto de Cáritas porque, entre otras cosas, el presupuesto nacional de Cáritas es enorme.

    Pero también porque la Iglesia destina gran parte del Fondo Interdiocesano al sostenimiento de las parroquias y sacerdotes, lo que permite dedicar una mayor parte de la recaudación parroquial a Cáritas y otros gastos. La integración de Cáritas en la Iglesia permite hacerlo así, como permitiría hacerlo al revés: aportar más del Fondo a Cáritas, y que se dedique una mayor parte de las recaudaciones parroquiales al sostenimiento de los párrocos.

    Por último, tampoco puede ignorarse que Cáritas no es el único medio por el que la Iglesia ayuda a quienes lo necesitan. No podemos olvidarnos de la ingente cantidad de voluntarios católicos que hay en los hospitales, albergues, misiones, leproserías, asilos,… De la dotación para Manos Unidas, del Fondo misionero, de los proyectos en todo el mundo, de las aportaciones para zonas catastróficas,..

  35. S. Del Toro

    Aclaraciones:

    – Cuando digo ‘rezumando vanidad desde las primeras frases’, me refiero al artículo que comentas, y no al comentario que haces al artículo.

    – Cuando digo “…y la otra Iglesia, podríamos que ‘la del pueblo’.”, quiero decir “”…y la otra Iglesia, que podríamos denominar ‘la del pueblo’

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.