Busca borrar del mapa a la Iglesia y a sus obras sociales por puro odio

No es Rouco Varela: es la izquierda la que amenaza la labor social de la Iglesia

Ayer el Arzobispo de Madrid declaró que si obligan a la Iglesia a pagar el IBI, su labor social se resentirá. Como señala Luis Fernando en su blog, Monseñor Rouco se limitó a señalar lo obvio. Y es que la Iglesia ya se ve con serios problemas para afrontar la enorme cantidad de peticiones de ayuda que recibe de gente que pasa hambre, pero en vez de echar una mano la izquierda cristianofóbica sigue empeñada en borrar del mapa a la Iglesia aunque muchas personas en situación de necesidad sufran las consecuencias.

Público acusa a Rouco de ‘amenazar’ por limitarse a señalar lo obvio

Hay que decir que muchas de esas personas están sufriendo, precisamente, los efectos de siete años de un irresponsable gobierno del PSOE, gobierno cuyas políticas de despilfarro fueron apoyadas por el resto de la izquierda parlamentaria y también por la izquierda mediática, que ahora hacen piña, con una tremenda desfachatez, para arremeter contra la institución que proporciona apoyo a las víctimas de la pésima gestión de los socialistas. Lejos de pedir perdón por apoyar las nefastas políticas de Zapatero, ahora esa izquierda pretende eludir su responsabilidad usando a la Iglesia como chivo expiatorio.

Un claro ejemplo del grado de cinismo al que es capaz de llegar esa izquierda se pudo ver ayer en un medio panfletario que se cuenta entre los que con más ferocidad se ensañan contra la Iglesia: según el diaro Público “Rouco amenaza con quitar fondos a Cáritas si obligan a la Iglesia a pagar el IBI”. El titular es una manipulación tan burda y grosera como lo sería decir que un padre amenaza a sus hijos si le suben los impuestos, en referencia a un cabeza de familia que se hubiese quejado de que ya no llega a fin de mes y si el Estado sigue saqueando sus bolsillos ya no tendrá para sostener a su familia. Pero la izquierda, una gran experta en usar la mentira como arma política, es capaz de eso y de más.

En 2011 Público tachó de ‘privilegios’ el dinero que recibe Cáritas vía IRPF

Analicemos mismamente el caso de Público. Como ya expliqué el mes pasado, el de Roures fue uno de los medios que difundió el bulo de que la Iglesia recibe 10.000 millones de euros del Estado. Ya desmonté el 17 de abril esa colosal mentira, pero ahora quiero fijarme en uno de los epígrafes que incluía Público el 9 de mayo de 2011 en esa noticia-bulo:

80 millones: “Otros fines”
Es la parte que recibe de la casilla “otros fines” del IRPF. Va a diferentes proyectos de instituciones católicas.”

La entidad que redactó ese bulo, Europa Laica, se cuidó mucho de que en esta parte no se colase ningún resquicio, por mínimo que fuese, de reconocimiento a la obra social de la Iglesia. Y es que ni la casilla se llama “Otros fines”, sino “Fines sociales”, ni va para meras “instituciones católicas”, sino para ONGs como Cáritas. De hecho, el importe de esa casilla tampoco lo destina el Estado, sino que somos los contribuyentes los que libremente elegimos dar esa parte de nuestro IRPF para que se ayude a quienes más lo necesitan. Lejos de moverse por inquietudes tan humanitarias, el redactor de la noticia de Público, Jesús Bastante, se refería a los “80 millones que la Iglesia recibe a través de la x de “otros fines sociales”, de la que se benefician proyectos de ONG católicas”, y opinaba sin ningún pudor que eso “refleja la pervivencia de unos privilegios incompatibles con el Estado laico”. ¿Ese periódico radical que abomina de la ayuda que los contribuyentes damos a ONGs como Cáritas, calificándola de “privilegio”, es el que ahora quiere venderse como un defensor de Cáritas? ¡Menudo cinismo!

La demagogia progre sobre el IBI olvida a las federaciones deportivas…

Lo curioso de las campañas anticatólicas de la izquierda es que nunca se detienen a analizar el origen de la exención del IBI de la que no sólo disfruta la Iglesia Católica: el Artículo 15 de la Ley 49/2002, también conocida como Ley de Mecenazgo. Su primer punto afirma:

Estarán exentos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles los bienes de los que sean titulares, en los términos previstos en la normativa reguladora de las Haciendas Locales, las entidades sin fines lucrativos, excepto los afectos a explotaciones económicas no exentas del Impuesto sobre Sociedades.”

La Iglesia Católica no sólo es una entidad sin ánimo de lucro, sino que además desempeña una labor social inmensa y que beneficia a toda la comunidad. Por eso disfruta de la exención del IBI igual que lo hacen fundaciones, ONGs de ayuda al desarrollo, asociaciones con declaración de utilidad pública y federaciones deportivas, según lo indicado en el Artículo 2 de la citada Ley 49/2002. ¿Se imagina alguien a los detractores del fútbol pidiendo que se imponga el IBI a la federación correspondiente al balompié, olvidando a todas las demás federaciones deportivas? Pues eso es lo que se da en el caso que nos ocupa: hay personas cuyo odio por la Iglesia Católica llega a tal punto que incluso pretenden que sea discriminada de forma ilegal y violando también la Constitución, cuyo Artículo 14 prohíbe toda discriminación legal por razón de religión. Y para conseguir eso no dudan incluso en negar el pale de la Iglesia en sus propias obras sociales, lo cual ya es el colmo del sectarismo.

… y también olvida a las demás religiones de notorio arraigo en España

Hay que decir que entre las entidades sin ánimo de lucro exentas del pago del IBI están también las otras confesiones religiosas de notorio arraigo en España, pero de las que tampoco se acuerda la izquierda anticatólica a la hora de hablar de este impuesto. Es más: dichas confesiones cuentan con leyes que refuerzan esa exención: la Ley 24/1992 en lo que se refiere a la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), la Ley 25/1992 sobre la Federación de Comunidades Israelitas de España (FCIE) y la Ley 26/1992 relativa a la Comisión Islámica de España (CIE). En los tres casos el Artículo 11, punto 3 empieza con la misma redacción que especifica la siguiente exención: “Del impuesto sobre Bienes Inmuebles y de las contribuciones especiales que, en su caso, correspondan, por los siguientes bienes inmuebles de su propiedad”, señalando a continuación centros de culto y locales anexos, residencias de sus respectivos ministros, oficinas y lugares destinados a formación.

Entre esas tres confesiones no reúnen ni remotamente una cantidad de obras sociales que se pueda comparar, ni de lejos, con las obras sociales católicas. A pesar de ello, la izquierda nunca pone en su punto de mira a esas confesiones. Y es que en estos asuntos la izquierda no se orienta por principios como la separación Iglesia-Estado, la laicidad ni demás pretextos que suele usar. El programa de la izquierda en materia religiosa se resume en cinco palabras: hostigar a la Iglesia Católica, por simple y mezquino prejuicio ideológico, por algo tan vulgar, tan patético, visceral e irracional como el odio. Y a esa izquierda trasnochada e intolerante le importa un rábano si el resultado de su yihad anticatólica son cientos de miles de españoles sin pan ni techo ni nadie que las asista.

Entradas relacionadas:

La Iglesia no recibe 10.000 millones del Estado: origen y refutación de un bulo
La ayuda de la Iglesia al Estado que calla el Lobby cristianofóbico
La Conferencia Episcopal debería financiar los ataques de Público y de Europa Laica
Ateos de Madrid difunden otra sarta de mentiras sobre las cuentas de la Iglesia
Yo soy católico, soy laico y mi declaración de la Renta no la paga el ‘dinero público’

(Foto: Abc. Un comedor de las hermanas de la Caridad en Sevilla)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Lo malo es que hay gente que se queda en los titulares y no busca detrás. Esas campañas contra la Iglesia van calando en España. A los católicos no nos queda más que seguir alimentando a los parados y encima soportar las críticas.

  2. luisacarrasco

    Tal vez va siendo hora de exigirles a sindicatos, organizaciones y demás asociaciones «progres», que abran comedores sociales «financiados con sus propios fondos» que, a su vez, financiamos todos y aporten algo de verdadero progreso a esta sociedad desolada que ellos mismos están promoviendo.

  3. La Iglesia Católica no tiene un tratamiento especial por ser Iglesia Católica. Lo tiene porque es equiparada a Fundaciones, Asociaciones, Partidos políticos, Sindicatos,…

    Esto, claramente, es discriminación por razón de credo. Y punto. Inconstitucional de todo punto.

    No es un tema de ignorancia. Los politicastros que nos desgobiernan (socialistas de todos los partidos) lo saben bien. Es, como bien dices, un tema de odio puro y duro contra los católicos.

    Señores, si quieren que la Iglesia Católica pague el IBI cambien la ley y que la paguen todas aquellas entidades que actualmente se encuentran exentas. Y listo.

    Lo que actualmente están haciendo y proponiendo es discriminación por razón de credo

  4. pacococo

    Tal vez el odio no sea tan irracional y tenga su lógica, una lógica abyecta, pero al fin y al cabo una lógica que nos permite encajar las piezas aunque sea de una forma imperfecta.

    La labor social de la Iglesia los deja con el antfonario al aire, ya que tienen un discurso muy social pero que no traducen en obras y eso la gente lo sabe y no se afilia y si no fuera por los fondos que les dan de nuestro dinero no podrían vivir, tal como se ha vist, que les han quitado un poco y tienen que despedir gente.

    Por otra parte la doctrina pone en evidencia todas esas ideologías de defensa de los trabajadores y eso no se puede permitir y por tanto lo primero es eliminar a la Iglesia y después se logrará la dictadura del proletariado. Hoy día dictadura capitalista y en el futuro el nombre que sea, pero mandando los mismos y de esclavos los de siempre.

    Pero ojo ahora ya no se estila matar curas, lo que se lleva es infiltrar y someter desde dentro.

  5. DrkHrs

    Digan lo que digan, cuando alguien necesita ayuda sabe perfectamente donde acudir. Todo el mundo sabe lo que hacen asociaciones como Cáritas. Y todo el mundo sabe lo que hacen los sindicatos ¿Cuantos comedores sociales tiene la UGT? ¿Cuantos albergues? ¿Cual es su labor social?

    Estamos en el juego de siempre. No importa lo que diga la iglesia católica. Lo van a criticar y no hacen falta argumentos para ello.

  6. meandmycircunstances

    Ayer me abroncaron por utilizar un lenguaje excesivo en otra parte,pero es que oyendo y leyendo las declaraciones de la IZQUIERDA,consiguen cabrearme hasta extremos imposibles.O sea,estan todo el dia contra las subvenciones de la Iglesia,pero si señalan lo obvio que es que no podran atender a la gente como viene siendo habitual,resulta que para estos organos de la mentira y el odio a la libertad,la Iglesia “amenaza” con no asistir a la gente que esta izquierda ha empobrecido.¡Es fantastico!,y no se les cae la cara de verguenza,ni piden que los camisas pardas abran algun tipo de establecimiento con los fondos publicos que reciben inmerecidamente de la casta y extraido a los contribuyentes a la fuerza.
    Claro,que no tienen tiempo con las huelgas que vienen realizando dia si dia tambien contra los “recortes”.

  7. Un apunte: el mismo diario Público que ahora finge -muy malamente- ser defensor de Caritas mantiene entre sus blogueros a uno que el mes pasado llamó “cristofascistas” a los miembros de Cáritas y lanzó una lluvia de calumnias contra esa ONG católica:

    http://www.outono.net/elentir/2012/05/22/un-bloguero-de-publico-pide-la-carcel-para-los-convocantes-del-wcf/

  8. José Jacinto Verde Colinas

    Los que critican la labor social de la Iglesia y de Cáritas no aman a la Iglesia ni a ninguna de sus instituciones. Están impregnados de laicismo.

    Cualquiera que vaya más o menos habitualmente a misa, como yo, sabe perfectamente que la es mucho más fácil encontrar gente pidiendo en las puertas de las Iglesias que en otros sitios. De hecho, raramente o nunca he visto gente pidiendo a las entradas de los bancos, de los sindicatos, de las sedes de los partidos políticos, de los ayuntamientos, etc.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.