Está bien ahorrar en diputados, pero lo que necesitamos son listas abiertas

Si Galicia hiciese como Andalucía tendría 36 diputados, y no 61 como quiere el PP

La semana pasada el PP anunció que va a promover la reducción del número de diputados autónomicos en Galicia, con la intención de pasar de los 75 actuales a 61. Entre las críticas más curiosas a este anuncio destaco una: el PSOE y el BNG han acusado al PP de pretender socavar la representatividad democrática. Actualmente en Galicia hay un diputado por cada 37.272 habitantes. La reforma anunciada por el PP situaría esa proporción en un diputado por cada 45.826 habitantes. ¿Sería Galicia menos democrática por esto?

Si Galicia imitase a Andalucía perdería el 52% de sus diputados

Repasemos algunas cifras. En España hay parlamentos autonómicos que tienen un menor número de diputados en relación a su población que Galicia. Por ejemplo, por cada cargo electo de la Asamblea de la Comunidad de Madrid hay 50.307 madrileños. Por cada diputado del Parlamento de Cataluña hay una media de 55.849 habitantes. En un tradicional feudo socialista como Andalucía, por cada diputado del parlamento regional hay 77.285 habitantes. Si en Galicia hubiese la misma proporción de diputados regionales por habitantes que hay en Andalucía, el Parlamento gallego sólo tendría 36 escaños, y no 75 ni 61. En Alemania, por cada diputado del Parlamento regional de Hesse hay 51.415 habitantes. En el lantag del Estado Libre de Baviera la proporción es de un diputado por cada 67.357 habitantes. Con la misma proporción que Baviera, Galicia se quedaría en 41 o 42 diputados autonómicos. ¿Acaso los parlamentos regionales de Andalucía, Baviera, Cataluña, Hesse y Madrid son menos democráticos que el de Galicia por tener menos diputados por habitantes? ¿Por qué Galicia ha de tener más diputados por habitante que las citadas comunidades españolas y länders alemanes?

Un diputado de EEUU representa a 5 veces más gente que uno español

No creo que la calidad democrática de un parlamento se mida por el número de sus diputados, sino por la efectiva representación que hacen de quienes les han votado. A modo de ejemplo, en España hay un diputado nacional por cada 134.829 habitantes. En Estados Unidos la relación entre el número de miembros de su cámara baja -la Cámara de Representantes- es de un diputado por cada 709.759 habitantes, es decir, más de 5 veces el número de ciudados que hay por cada diputado en España. Sin embargo, la relación de los cargos electos y sus representados en Estados Unidos es mucho mejor y más directa que la que existe en España, donde nuestro sistema político ha degenerado en un régimen partidocrático en el que los diputados no rinden cuentas ante sus votantes, sino ante las direcciones de sus partidos políticos. En EEUU los votantes participan directamente en la designación de los candidatos mediante elecciones primarias: en España sólo pueden hacerlo los afiliados de los partidos, y no directamente, sino por medio de compromisarios. Finalmente, en EEUU no es el poder legislativo el que elige al ejecutivo -como ocurre en España-, sino que al presidente lo vota el pueblo directamente.

Sin listas abiertas da igual tener 75 diputados autonómicos o sólo 7

Obviamente, en un sistema de representación como el que tiene España da igual que haya 75 diputados o solamente 7: en el caso de Galicia eso no cambiaría nada, pues los diputados autonómicos no se consideran ligados a sus votantes, sino al PP, al PSOE y al BNG. En estas condiciones, el fraude democrático no es que se reduzca el número de diputados, sino que se digan representantes nuestros unos señores que obtienen su puesto valiéndose de bonitas promesas pero que, una vez conseguido el escaño, se olvidan de sus votantes -y también de sus compromisos- hasta las próximas elecciones. En España este engaño sistemático sale gratis porque un político mentiroso sabe que su puesto en las candidaturas electorales no depende de unas primarias ante sus votantes, sino de lo servicial que haya sido ese diputado a las órdenes de su partido. Si quieren hacer una reforma electoral verdaderamente democrática, además de reducir el número de diputados lo que deberían hacer es establecer un sistema de listas abiertas. Pero ni el PP, ni el PSOE ni el BNG están dispuestos a perder el control sobre sus diputados en favor de los ciudadanos.

Entradas relacionadas:

¿Reforma electoral para que todo siga igual?
A ver si se callan esos súbditos quejicas

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pedro F. Barbadillo

    Para mí está claro que la reforma de Feijóo, junto con el límite mínimo del 5% para entrar en el parlamento, pretende dificultar el asentamiento de nuevos partidos y, además, reforzar el voto de las provincias de Lugo y Orense con el objetivo de que el PP mantenga la mayoría absoluta.

    Por otro lado, estoy de acuerdo contigo en que mientras no haya listas abiertas o, mejor aún, circunscripciones uninominales, da igual 75 que 3 (uno por cada partido parlamentario), pues la partitocracia mantiene su poder.

  2. Seguramente les motiva a hacer este cambio lo que comentas, Pedro. Desde luego, con lo que nos cuestan los políticos y con lo inútil que es tener 75 diputados en un régimen en el que mandan los partidos, que reduzcan su número no me parece mal. Total, la cosa será igual pero al menos nos ahorraremos algo de dinero.

  3. Además de el número de diputados en el gobierno gallego, hay que reducir el porcentaje de ediles y el de las diputaciones provinciales. España, pese a ser mucho más pobre que Alemania, y la mitad de población tiene 5 veces más cargos políticos. Así que si se reducen en un 90% el número de representantes tampoco pasa nada, en nuestro sistema electoral sólo puede haber 2 grandes partidos, y un tercero sin influencia. Si en lugar de 75 diputados gallegos, se tuvieran 30 o 15 no se perdería reprsentatividad, y le vendría bien a nuestras arcas públicas vacías.

  4. Puesto a reducir, por qué no dejar UN SOLO DIPUTADO: una sola persona (con voto ponderado) por cada partido politico con representacion es suficiente, al menos, como paso previo al que comentais de listas abiertas.
    Esto seria aplicable en cada nivel, desde el Parlamento, CCAA, Diputacion y Ayuntamiento…

    La casta politica necesita un ERE ya!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.