La Guardia: el Castillo de Santa Cruz

Ayer estuve en la bella villa marinera que guarda el lado español de la desembocadura del Río Miño. En La Guardia descansa, muy escondida por la vegetación, una fortaleza del siglo XVII.

Conocida como Castillo de Santa Cruz, este recinto militar tuvo su origen en la guerra entre España y Portugal a raíz de la separación definitiva del reino luso. Podéis ver su historia completa y viejos planos de la fortaleza en este completo artículo de Galicia Suroeste.

Hoy en día el estado del castillo es más bien penoso. Buena parte de su perímetro es inaccesible desde el exterior, en parte debido a la vegetación que lo oculta y en parte debido a los recintos que se le fueron añadiendo con el paso del tiempo. A comienzos de este año se inició su reconstrucción, costeada a medias por el Ayuntamiento de La Guardia y por el Ministerio de Fomento, y que se prolongarán hasta abril del año que viene. Lo que menos me ha gustado de lo que se ha hecho en este castillo es la reconstrucción de su baluarte noroccidental, con enormes bloques de piedra que nada tienen que ver con la factura original del resto de sus murallas. Los accesos estaban cerrados, así que no pude fotografiarlo por dentro. El pase de fotos que podéis ver encabezando esta entrada es todo lo que pude recoger con mi cámara.

Otras entradas sobre sitios interesantes en La Guardia:

La Guardia
El Monte Santa Tecla
La Atalaya de La Guardia
El Puerto de La Guardia
Una música grande y terrible

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Austral

    Sobre el comentario que haces de la reconstrucción del baluarte noroccidental, he de decirte que estas reconstrucciones no atienden a criterios meramente estéticos. A día de hoy en las restauraciones o reconstrucciones de bienes culturales estas han de hacerse en materiales distintos (cromatismo, forma…) del original precisamente para diferenciar lo original de lo nuevo. De lo contrario se estaría incurriendo en un falso histórico.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.