Un embalse olvidado en Vigo: la presa abandonada de La Garrida

El domingo estuve en un sitio fascinante, no sólo por ser un sitio abandonado y bastante oculto, sino también porque ha sido relegado al olvido por muchos vigueses, incluidos los medios de comunicación locales.

De hecho, son muy escasos los datos que he encontrado sobre este pantano. En la web de Aqualia se lo menciona como “azud de Pasaxe”, pero en otros sitios aparece citado como embalse de La Garrida o de Vincios. No he encontrado su año de construcción, aunque según la web del Club Montañeiros Celtas, la presa -que aparece citada como “Embalse de Vincios”- ya existía en enero de 1940. Dos años antes se inició en ese mismo sitio la construcción del Túnel de La Garrida, una conducción de agua que según Aqualia conecta el lugar en el que se sitúa este embalse (se le menciona como “azude de Pasaxe”) con la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de la parroquia de Valladares. Por lo que he podido averiguar el túnel se empezó a construir en 1938, así que es posible que esta presa abandonada sea de la misma época, y que perdiese su utilidad cuando entró en servicio -río arriba- la presa de Zamanes, que es mucho mayor, en 1959.

Lo primero que se ve al llegar al lugar son varios recintos, uno de ellos -el situado a más altura- con las ventanas y la puerta selladas:

A la derecha, abajo, se levanta otra edificación que tiene una entrada sin puerta y varias ventanas:

A través de una de las ventanas se ve la entrada a un túnel abovedado:

El túnel incluye un pasillo para personas a un lado y una conducción por la que circula el agua:

Con la luz de mi móvil no se veía el fondo. Desconozco la longitud del túnel, pero posiblemente sea el Túnel de La Garrida que he mencionado antes, pues se adentraba en la tierra en dirección a Valladares:

El aspecto del túnel era de puro abandono. En la pared de la derecha, sobre la conducción de agua, se veían los restos del soporte de una línea eléctrica:

No seguí por el túnel porque daba muy mal rollo: sitio húmero y oscuro, ideal para ratas, y por el que hay que caminar ligeramente agachado. Sin una linterna potente que me permita distinguir a distancia cualquier cosa no es prudente aventurarse por un sitio así. De vuelta al exterior, se ve ya el muro de la presa:

El lago tiene un aspecto desolador, con abundante maleza y troncos caídos que prácticamente lo camuflan en las fotos aéreas del lugar, ayudando a que pase desapercibido:

En el muro hay dos viejos tornos que aún giran:

Es posible caminar sobre el muro, pero con cuidado, ya que la barandilla interior está rota:

La presa tiene tres puertas metálicas, las tres abiertas y con sus engranajes aún enteros:

Volviendo sobre nuestros pasos y rodeando los edificios, bajamos hasta el pie de la presa. Estaba a rebosar y caían tres vías de agua desde lo alto, pero del tubo central no salía nada:

Al pie de la prensa se pueden ver estos pequeños estanques escalonados:

En el suelo hay restos de tuberías, que igual que toda la presa, han sido invadidos por el musgo:

En un lugar tan húmedo y sombrío como éste, no es de extrañar ver bastantes setas (aunque os confirmo que por más que busqué no vi ni un solo pitufo):

La vista río abajo me pareció especialmente bonita, con el río Zamanes recuperando su cauce natural y discurriendo por un frondoso bosque:

Ya fuera del recinto, camino abajo, a mano derecha, nos encontramos con lo que debió ser una estación potabilizadora, con dos piscinas redondas atravesadas por sendas pasarelas metálicas, todo igual de lleno de maleza, musgo y herrumbre que la presa:

Una de las cosas que más me llamó la atención de este lugar es que apenas está vandalizado. Sólo vimos un par de viejas pintadas hechas en 1997 (una de ellas llevaba esa fecha), pero nada parecido a lo que uno se puede encontrar en la antigua batería J-4 de Cabo Silleiro. Como es un lugar sobre el que hay tan pocos datos, bastante oculto, que se ha salvado de la ola de vandalismo que recorre otros sitios abandonados y que además encierra ciertos peligros, he decidido que esta vez no daré su ubicación en Google Maps, ni comentaré aquí de qué forma se puede llegar hasta allí. Sí que rogaría a las autoridades que hagan lo posible por recuperar este embalse o, al menos, mantenerlo bien vallado y señalizado. En la entrada principal ya no hay puerta de acceso. En todo el recinto no hay señal o letrero alguno que indique a qué administración pertenece esa instalación, cuál es su nombre, su finalidad y sus riesgos. En todo caso, si alguien consigue llegar a esta presa le recomiendo ir con mucho cuidado y sin niños.

Os dejo a continuación con una serie de 56 fotos que hice en este viejo embalse:

Entradas relacionadas:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. He visitado esa zona, pero no me convenció el túnel, estaba lleno de ratas y jerindillas, no recomiendo ir allí si no eres maduro, porque te puedes hacer daño, también evita llevar a amigos que no se sepan comportar.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]