Cayo Lara secunda el montaje castrista tras pedir la libertad para el etarra

Carromero, preso en España por orden de una dictadura, y Bolinaga de paseo

Dom 30·12·2012 · 8:08h 90

Ángel Carromero llegó ayer a España después de la farsa judicial a la que fue sometido en Cuba, condena a 4 años incluida. Lo más insólito de este caso es que un preso condenado por una dictadura llegue a España y siga en la cárcel, mientras el etarra Bolinaga se pasea por la calle después de su polémica excarcelación, para disgusto de sus víctimas.

Firma: Libertad para Ángel Carromero ¡ya!
Crónica del 23 de julio, de la que me reafirmo: Oswaldo Payá, asesinado
Análisis: La liberación del etarra Bolinaga, contada paso a paso

En las últimas horas la izquierda española se ha empleado a fondo en completar el trabajo de la dictadura cubana. El coordinador general de Izquierda Unida Cayo Lara manifestó ayer su esperanza de que Carromero cumpliese la condena impuesta por la dictadura cubana, en una declaración que el dirigente comunista aderezó con elogios al régimen criminal de sus colegas de ideología, los hermanos Castro. Significativamente, hace sólo tres meses Cayo Lara tachaba de “franquista” la permanencia del etarra Bolinaga en la cárcel. El etarra fue condenado por el asesinato de tres guardias civiles y el larguísimo secuestro de José Antonio Ortega Lara, pero no hay que olvidar que ETA es una banda mafiosa de ideología comunista.

Difunden mentiras sobre Carromero para apoyar el montaje castrista

En la red tampoco han faltado tipos prestos a blanquear el montaje hecho por la dictadura cubana. Además de energúmenos apoyando el encarcelamiento de Carromero por orden de una dictadura -cabe presuntarse si habrían apoyado el encarcelamiento de un condenado por la dictadura de Pinochet-, algunos individuos se han dedicado a propagar datos falsos para desprestigiar al español condenado en Cuba. Entre otras mentiras, por ejemplo, algunos están diciendo que conducía sin carnet y que por eso se le ha de tratar como a un delincuente. Pero resulta que a Ángel Carromero no le fue retirado el permiso de conducir hasta el 9 de agosto, 17 días después del accidente. No es que lo diga yo: la resolución de la Jefatura Provincial de Tráfico retirándole el permiso se publicó en la fecha indicada en el nº189 del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid. El nombre de Ángel Francisco Carromero aparece en la página 157. Como señalaba el BOCM, Carromero disponía de un mes para presentar recurso de alzada contra dicha resolución, cosa que no pudo hacer porque en esa fecha ya estaba preso en Cuba, a la espera de un juicio al que la propia viuda de Oswaldo Payá ha restado toda credibilidad.

Payá estaba amenazado de muerte y ya habían intentado matarle en junio

Es revelador lo ocurrido desde el día accidente. La viuda de Payá conserva un SMS enviado por uno de los ocupantes del coche, el sueco Aron Modig, informándole de que un vehículo les había embestido. El mismo día del fatal suceso Carlos Payá denunció que un mes antes su hermano Oswaldo ya había sufrido otro accidente tras embestirle un coche: “recibía constantes amenazas de muerte, además era acosado, perseguido y hasta vigilado con cámaras frente a su casa, estaba como en una prisión en vida”, añadió. También el mismo 23 de julio el escritor y disidente cubano Carlos Alberto Montaner dijo sobre Oswaldo Payá que 20 días antes “un coche de la seguridad del Estado empezó a acosarle y a tratar de sacarlo de la calle”.

Carromero, amenazado para que suscriba la versión castrista de lo ocurrido

Montaner también pidió “a las embajadas española y sueca que protejan a estas dos personas porque si fue un asesinato corren peligro”. Significativamente, el régimen cubano organizó el 30 de julio una rueda de prensa en la que Carromero y Modig asumieron la tesis del accidente y negaron que un coche les embistiese, como habían dicho inicialmente. Dos días después el periodista y disidente cubano Guillermo Fariñas denunciaba que a Carromero “se le está inculcando el terror hacia él y su familia”. Según Fariñas, “le crean la percepción de que, aunque él esté en Cuba, el brazo de la Inteligencia de la Isla es tan largo que puede hacerle daño a sus allegados en su país y a sus familiares”. De esta forma, “los Castro se aseguran el silencio de Carromero de por vida aunque esté en España. Bien para que nunca cuente lo que pasó o bien para que diga lo que le conviene al régimen”. Hay que recordar que ya una investigación publicada en 2001 Diario 16 destapó que la Embajada de Cuba en Madrid se había convertido en el centro neurálgico de la actividad de la inteligencia cubana en Europa, y que entre las actividades de los espías cubanos en España figuraba investigar, espiar y desprestigiar a los disidentes cubanos refugiados en España.

La familia de Payá no apoyó la acusación contra Carromero al considerarle inocente

En agosto la familia de Oswaldo Payá anunció que no presentaría acusación contra Carromero al considerarle inocente, y consideró a Carromero y a Modig como “rehenes” de la dictadura de los hermanos Castro. A mediados de octubre, una vez dictada la condena de la “justicia” castrista contra Carromero, la viuda de Payá lamentó la sentencia y declaró que el español no debería cumplir ni un mes de cárcel. La familia de disidente cubano fallecido insistió en que “la versión oficial no es la verdad”, puesto que considera que ese día “pasaron cosas que no tienen respuesta ni lógica”. Ofelia Acevedo, la viuda, se pregunta: ¿Qué hizo que Carromero perdiera el control del vehículo? Denuncia, además, que las autoridades cubanas impidieron a los hijos de los fallecidos en el accidente asistir al juicio. A pesar de los pesares, algunos están dispuestos a tragar con el fraude al que la dictadura castrista llama “justicia” con tal de ver en la cárcel a un rival político, y con tal de no rectificar su apoyo a un régimen antidemocrático de partido único -comunista, igual que Izquierda Unida-, en el que el marxismo es la doctrina oficial.

Ángel Carromero no debería pasar ni un día más en prisión

Y no porque se le conceda el tercer grado, que le obligaría a pernoctar en la cárcel de domingo a jueves. El gobierno debería concederle el indulto cuanto antes, aunque ello implique romper relaciones diplomáticas con Cuba, un efecto que pondría en su sitio a esa tiranía roja. Es intolerable que los hermanos Castro estén usando su Embajada en Madrid para vigilar a disidentes cubanos en España, para apoyar a organizaciones totalitarias en nuestro territorio y ahora también para amedrentar a un ciudadano español y a su familia.

¡VIVA CUBA LIBRE!

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.300

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

Comentarios a esta entrada:

  1. pacococo

    Cuando ocurrió el “accidente” yo pensé que esra un asesinato porque los personajes de cierto renombre no suelen tener accidentes, pero si los poderes públicos dicen que es un accidente pues hay que tragar.

    Cuando vi como el pp abandonaba a este hombre, pensé que así paga el diablo a quién le sirve.

    Y todo lo sucedido después me ha confirmado la cobardía moral de este partido, porque aunque los dirigentes por los motivos que sean tengan que hacer determinadas cosas, los militantes de base y los mandos intermedios debían haber montado el pollo ante algo que les podía pasar a cualquiera de ellos en cualquier momento.

    Pero se ve que los peperos tienen asumido que con el cargo van incluidas las prebendas y que te condenen por algo que nos cometido es una de ellas.

    ¡Y estos son los que nos van a sacar de la crisis!

  2. Es una tremenda injusticia. Parece que España arrastra algún complejo de culpa hacia Cuba difícil de comprender. Lástima que no se pueda psicoanalizar a todo un país.

  3. El PP no defiende a Carromero porque saben que es afín a Esperanza Aguirre. Así se asqueroso es lo que hace la actual dirección del PP. Si fuese el primo de Soraya, otro gallo cantaría.

    En cuanto a lo que pasa en España respecto con Cuba, hasta 1989 pasaba lo mismo en relación a la URSS y a los demás países del bloque soviético. Aquí a cierta izquierda le importa un rábano la democracia, y se siente mucho menos cómoda con nuestro régimen constitucional que con dictaduras como la de los hermanos Castro. Por eso se emplean a fondo cuando se trata de machacar a los enemigos políticos de esa dictadura, y Carromero lo es.

    Desde luego, es asqueroso ver en una democracia a tipos que se dicen “demócratas” haciéndole el trabajo sucio a una dictadura. Tanta infamia ya da náuseas.

  4. pacococo

    Pues lo que tú dices confirma lo que he dicho antes, las bas