Hace 75 años tuvo lugar uno de los partidos más curiosos del equipo celeste

El Celta de Vigo venció al acorazado alemán que dio inicio a la Segunda Guerra Mundial

Mie 2·1·2013 · 8:04h 15

Este año habrá muchas efemérides dignas de mención. Una de las más desconocidas, al menos en Vigo, podría celebrarse el próximo 7 de noviembre en el Estadio de Balaídos. La descubrí hace hoy dos meses buscando información sobre el cementerio municipal de Pereiró.

El antiguo cargadero de Rande: un punto logístico del Tercer Reich en la Ría de Vigo
La Fábrica del Alemán, ¿un vestigio de historia nazi en la Ría de Vigo?

Para empezar esta historia tenemos que viajar en el tiempo casi un siglo. El 17 de diciembre de 1906 se botaba en el astillero alemán de Germaniawerft, en Kiel, el acorazado alemán SMS Schleswig-Holstein, de la clase Deutschland, formada por cinco navíos que pronto se quedarían obsoletos. Con una eslora de 127,6 metros y equipado con 4 cañones principales de 280 mm, 14 cañones de 170 mm, otros 22 cañones de 88 mm y 6 tubos lanzatorpedos de 450 mm, este navío entró en combate durante la Primera Guerra Mundial a partir de 1914. En mayo de 1917, aún no terminada la contienda, fue desarmado y usado como buque cuartel en Bremerhaven, siendo destinado a Kiel en 1918. Allí estaba cuando terminó la Gran Guerra, tras la cual a la Marina Imperial Alemana -rebautizada entonces como Reichsmarine- se le permitió continuar con sus acorazados más viejos, entre ellos el que nos ocupa, cuyo armamento fue reforzado en 1926, cambiando sus viejos cañones de 170 mm por 12 cañones de 150 mm, y sus antiguos tubos lanzatorpedos por 4 nuevos de 500 mm. Así fue como lo conocieron los vigueses ese año.

Viejos acorazados alemanes de la Primera Guerra Mundial visitan Vigo

Y es que del 12 al 14 de junio de 1926 el Schleswig-Holstein hizo escala en Vigo, tras haber pasado por Palma de Mallorca y Barcelona, durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera. El navío alemán venía llegó a Vigo acompañado por los acorazados Elsaß, Hannover y Hessen, en una escuadra de la Reichsmarine comandada por el vicealmirante Konrad Mommsen. La foto que he puesto sobre estas líneas es de esa escuadra, y fue tomada desde el Castillo del Castro (la he encontrado en el Foro de Historia Militar el Gran Capitán). En la siguiente foto, tomada desde el norte de la Ría de Vigo, se puede ver al SMS Schleswig-Holstein con la ciudad de Vigo al fondo (foto tomada de militaria-house.com). Se distingue a la derecha el monte del Castro, con su castillo en la cima:

En la siguiente foto, tomada por el fotógrafo Jaime Pacheco y publicada el 15 de junio de 1926 por el diario Abc, podéis ver al vicealmirante Mommsen (a la izquierda) junto con otros oficiales de la escuadra alemana, tras visitar el Gobierno Militar de Vigo, saludando a la bandera de la compañía de la guarnición viguesa que les rindió honores.

Finalmente, traigo de militaria-house.com esta foto de la escuadra en la visita de 1926. Se ve una banda de música de la Reichsmarine acompañando con sus acordes el izado de la bandera naval de la República de Weimar, con la marinería presentando sus fusiles a la enseña:

1930: una gran escuadra hispanoalemana en la Ría viguesa

Cuatro años después el acorazado que nos ocupa volvió a Vigo. Como contaba La Vanguardia el 6 de abril de 1930, el SMS Schleswig-Holstein llegó entonces a la ciudad encabezando una escuadra alemana de 15 navíos bajo el mando del vicealmirante Iwan Oldekop (que viajaba en el citado acorazado), y de la que también formaban parte los acorazados Hessen, Hannover y Schlesien, el cruceco Koenigsberg y dos flotillas de torpederos. Para recibir a la flota alemana el 4 de abril llegaron a Vigo nueve buques de la Armada Española de la escuadra comandada por el Vicealmirante Morales. Al día siguiente llegaron los acorazados españoles Jaime I y Alfonso XIII y el crucero Príncipe Alfonso. En total se reunieron en Vigo 27 buques de guerra, algo que nunca han visto mis ojos en este puerto…

La tercera visita del acorazado a un soleado Vigo de 1938

En el otoño de 1938, ya bajo el régimen nazi, el SMS Schleswig-Holstein inició un viaje que le llevó a aguas caribeñas, haciendo escala en puertos de España, las Islas Madeira (Portugal), Cabo Verde, Dominica, Cuba, Haití, Venezuela, Tobago y, ya de vuelta, las Islas Azores (Portugal) e Inglaterra. Durante ese viaje el acorazado alemán hizo escala en Vigo entre el 6 y el 10 de noviembre. He encontrado en el blog Festina Lente este mapa con la ruta seguida por el acorazado en ese viaje (pulsa sobre la imagen para ampliarla):

El Schleswig Holstein llegó a Vigo, donde ya era muy conocido, acompañado de los acorazados Deutschland y Admiral Graf Spee y el buque petrolero Julius Schindler, según informó el diario Abc de Sevilla en una poética crónica firmada por el periodista orensano afincado en Vigo Laureano Domínguez Cao Cordido y publicada el 23 de noviembre de ese año, en la que señalaba que las ruas viguesas se poblaron de uniformes azules de estos marinos alemanes.

Domínguez hablaba de “demostraciones de afecto” de los vigueses a los marinos alemanes, y apuntaba: “Diariamente flaneaban por las calles de la ciudad tripulantes de esas naves de guerra, imprimiendo en la fisonomía cotidiana de la urbe un ritmo de animación marinera, de centro departamental, de factorías navales de envergadura extraordinaria.” El cronista advertía una diferencia entre esta visita y otras de numerosas escuadras que habían recalado en estas aguas: “Lo que entonces era sólo acogida cordial, de población cosmopolita, se tradujo en esta ocasión en derroche de afectuosidad. Pruebas inequívocas que estos correctos marinos alemanes aquilataron perfectamente y evidenciaron en el pesar con que abandonaron nuestra urbe.

Unos días antes, el 18 de noviembre, el Abc de Sevilla había publicado esta foto de la visita alemana al puerto de Vigo. En ella vemos a oficiales de la Kriegsmarine haciendo el saludo militar, y a militares españoles y mandos del partido único haciendo el saludo falangista durante un acto de homenaje en el que los marinos germano depositaron flores ante las tumbas de alemanes enterrados en Pereiró. Bajo estas líneas podéis ver a los marinos alemanes durante aquella visita, en el Castillo del Castro:

A pesar de las fechas otoñales, los marinos alemanes se encontraron la ciudad con un tiempo soleado, como se aprecia en esta foto de uno de los buques fondeados en la Ría de Vigo, con el monte del Castro al fondo a la izquierda:

El Celta de Vigo juega un partido contra el equipo de fútbol del acorazado alemán

Pero la crónica más curiosa de esa visita la dio el Abc de Sevilla el 8 de noviembre, en su “Página deportiva” (no deja de ser curioso que fuese la que más pronto informó de la visita de esta escuadra germana). La noticia, fechada el 7 de noviembre, se titulaba: “El Celta vence al equipo del acorazado alemán Seleswig-Holsdein” (sic). Copio la crónica, pues no tiene deperdicio (las negritas son mías):

“En el Stadium de Balaidos se jugó un partido de fútbol entre el equipo del Celta y otro del acorazado alemán Seleswig-Holsdein. Fué presidido por las autoridades locales y los jefes de los buques alemanes surtos en el puerto. La entrada fué pública. Venció el Celta, por dos a uno.

Resultó una fiesta deportiva muy brillante y dió lugar a sinceras manifestaciones de amistad hispanoalemana. Los jugadores germanos fueron constantemente ovacionados por el público. Amenizó esta fiesta la Banda Municipal de Vigo.”

Cogiendo con pinzas las ovaciones constantes a los jugadores alemanes (cosas de la propaganda de guerra), no deja de ser curioso ver al Celta jugando contra la Kriegsmarine… y venciendo. Pocas veces habrá tenido el equipo vigués unos rivales tan peculiares. Desgraciamente, por más que he buscado no he conseguido encontrar ninguna foto de aquel encuentro deportivo.

El Schleswig-Holstein lanzó los primeros disparos de la Segunda Guerra Mundial

Por supuesto, los hechos hasta aquí relatados no son los que han hecho famoso al SMS Schleswig-Holstein. Antes bien, y a pesar de ser un acorazado ya muy viejo y totalmente desfasado para su tiempo, pasó a un lugar destacado en la historia a las 4:47h del 1 de septiembre de 1939, cuando abrió fuego con su batería principal contra las fortaleza polaca de Westerplatte: los suyos fueron los primeros disparos de la Segunda Guerra Mundial. El barco acabó la contienda hecho unos zorros. El 18 de diciembre de 1944 tres bombarderos de la RAF británica lo dañaron seriamente en Gotenhafen, dejándolo semihundido. Los soviéticos capturaron el buque y lo reflotaron.

A pesar de las intenciones iniciales de los soviéticos de reparar el barco en Tallinn (Estonia), en 1948 encalló frente a la isla de Osmussaar, en el golfo de Finlandia, y no pudiendo moverlo de allí, la Armada soviética decidió usarlo como blanco para pruebas de artillería. La foto que veis sobre estas líneas refleja el triste estado en el que quedó el buque tras soportar años de disparos de la flota soviética. Allí, frente a Osmussaar, descansan sus restos en la actualidad.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.300

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

Comentarios a esta entrada:

  1. JFM

    El Schleswig-Holstein era un acorazado pre-dreadnought. El acorazado britanico HMS Dreadnought habia supesto tal revolucion que los maodelos anteriores habian quedado casi tan obsoletos e inutiles como los barcos de madera quedaron tras el lanzamiento de los primeros acorazados metalicos y, precisamente por eso, porque en la era de los descendientes del Dreadnought el valor militar del Schleswig-Holstein era casi nulo, al acabar la Primera Guerra Mundial, los aliados no exigieron a Alemania que lo entregase.

  2. Carlos Chaves

    Mi padre estuvo embarcado en el JAIME I haciendo la mili , recuerdo una anecdota, que contaba cuando lo llevaron al Rey ALFONSO XIII.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal