Los búnkers del Alto del León

El 24 de marzo estuve en el Puerto de Guadarrama, en el conocido como Alto del León o Alto de los Leones, un lugar situado a 1.511 metros de altitud y en el que hubo duros combates en la Guerra Civil Española.

El nombre de este puerto de montaña se debe a la estatua de un león -podéis verla sobre estas líneas- erigida en 1749 durante el reinado de Fernando VI, que fue el que ordenó la construcción de este puerto para comunicar ambas Castillas. En la cara monte del monumento hay una deteriorada lápida de mármol que recuerda el acontecimiento con una inscripción malamente legible: “Fernandus VI pater patriae viam utrique castellae superatir motibus fecit an sallutis MDCCXLIX Regni sui IV” (Fernando VI, padre de la Patria, hizo el camino para ambas Castillas por encima de los montes, el año de nuestra salvación 1749, IV de su reinado):

Una de las cosas más llamativas al llegar a este puerto es la enorme torre que se alza al norte de la carretera. Se trata de una de las torres de ventilación de los túneles de Guadarrama, que pasan justo por debajo de este lugar.

A ambos lados de las carreteras hay algunas construcciones en ruinas, seguramente posteriores a la Guerra Civil y consecuencia del abandono generado por un menor tráfico por el puerto a raíz de la inauguración del primero de los túneles de Guadarrama en 1963:

De hecho, hoy el único negocio de hostelería que sigue activo en este puerto es el asador “Alto del León”, situado al sur del monumento, junto a la carretera:

Iniciamos la excursión en el camino que sube junto al asador. Allí encontramos el primero de los viejos búnkers de la Guerra Civil:

Junto a él nos topamos con un rebaño de ovejas (dan la espalda a la cámara porque cuando me acerqué a fotografiarlas salieron huyendo, qué miedosas):

Junto al camino se alzan todavía algunas cruces de hormigón, que forman parte del Vía Crucis construido después de la Guerra Civil en recuerdo de los hombres que cayeron en los combates que se desarrollaron en ese sitio. Según un panel informativo, las cruces fueron levantadas en paralelo a la carretera de Peguerinos, y además servían para señalar los sitios del Vía Crucis desde los que se puede ver el Valle de los Caídos. A comienzos del año pasado se descubrió que buena parte de las cruces habían sido derribadas por algunos talibanes, supongo que así es como algunos quieren recordarnos lo que entienden por “progresismo”.

Un poco más arriba vimos una cuidada verja con alambradas, videocámaras y altavoces, letreros de “zona militar” indicando que está prohibido parar y aparcar a ambos lados del camino, y un pequeño hito de piedra con las letras “EA” (supongo que será por Ejército del Aire):

Detrás de él, extendiéndose hacia al sur por la ladera segoviana del monte, se alzan las instalaciones del Acuartelamiento Aéreo del Alto de los Leones, sede de la Escuadrilla de Transmisiones nº 3 del Ejército del Aire. Su misión es operar, controlar y mantener los sistemas de comunicaciones de la Fuera Aérea Española en esta cima:

Podéis ver aquí las antenas de este acuartelamiento:

Como íbamos con el tiempo algo justo y no dábamos con los demás búnkers de esta zona, decidimos volver a la carrerera y probar suerte al otro lado, donde se alza el llamado Cerro de La Sevillana (llevábamos un detallado plano de situación tomado de este interesante artículo publicado en el blog La Tesla). No obstante, como desconocíamos la zona, al llegar nos encontramos con que estaba todo cerrado con verjas. Lo más que llegamos a ver fue este viejo búnker casi enterrado, en la ladera segoviana:

Después de muchas dudas, vimos a unos lugareños que subían hacia la zona vallada. Había una puerta metálica y les preguntamos si se podía subir por ella hasta los búnkers, y nos dijeron que sí, que las vallas estaban para evitar el paso del ganado. Así que subimos al cerro y al poco rato nos encontramos con este búnker derruido:

Según el citado artículo de La Tesla, se trata de un refugio blindado de compañía -de ahí su forma de barracón-, y antiguamente estaba dividido en varios compartimentos. Éste es el mismo búnker visto desde arriba:

En la cima del cerro nos encontramos con otro viejo búnker de la Guerra Civil, en este caso un observatorio de mando muy bien camuflado y conocido como la Peña Arcipreste de Hita. Según un panel informativo cercano al puesto, esta posición Sevillana formaba parte del sector izquierdo del frente de Guadarrama, mantenido por el bando nacional. El panel señala que esta fue zona de “continuos combates” durante la Guerra Civil:

En esta foto podéis ver un detalle de las troneras situadas en la cúpula de este búnker:

Al búnker se entra por su lado sur, hoy cerrado con una puerta metálica sin seguro:

La entrada al búnker es un pasillo estrecho y en forma de letra ese, con las paredes cubiertas de pintadas (puñetero vandalismo):

El pasillo conduce a unas angostas escaleras. En la siguiente foto no se aprecia bien, pero estaban muy resbaladizas, pues en la zona hacía mucho frío y había nevado (de hecho, incluso encontramos nieve dentro del búnker):

Ésta es la vista desde las troneras de la cúpula del búnker:

Otra tronera mira hacia el norte, en dirección al bosque:

Al salir del búnker nos dirigimos hacia allí. Aún había nieve. Confieso que caminar por este bosque me produjo una cierta impresión: estremece pensar en la cantidad de personas que pudieron morir aquí en los combates de la Guerra Civil. Debe ser como caminar por los bosques de Bastogne, en Las Ardenas:

Apenas habíamos visto una pequeña parte de los búnkers de la zona, pero ya llegábamos tarde a comer, así que bajamos. Ojalá en otra ocasión podamos recorrerlo con más tiempo. Termino este reportaje con una foto que hice mientras comíamos en el mencionado asador. Y es que estábamos allí cuando cayó en el Puero de Guadarrama la nevada más impresionante que he visto en mis 37 años de vida (viviendo en Vigo, como comprenderéis, no es que haya visto muchas):

Os dejo aquí con la serie de fotos que he subido a mi cuenta de Flickr:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Uno de los cantos más emocionantes que conozco es precisamente el del Alto del León. Desde siempre me han emocionado estos dos versos:”Todas las madres quedaron sin hijos sin esperanza./Pero conquistó la cumbre la bandera roja y gualda.”
    Ellos me animaron a conocer esta gesta. Os invito a leer sobre ella y a buscar el himno, porque merece la pena.

  2. Kikong

    Como siempre, excelente reportaje…¿qué tal se come en el asador?

  3. Pse… Demasiada “carne de caza” para mi gusto. Es el problema que encuentro en muchos asadores castellanos.

  4. En el Asador se come bastante bien, eso sí carne a machete :). buenas fotos y buena nevada..

  5. Lo que me jode es que esos restos históricos están pintados con graffitis. Qué asco que da la juventud, ni la historia respetan.

  6. Pues si estos búnkers te parecen vandalizados, tendrías que ver la antigua batería de artillería de Cabo Silleiro, al sur de la Ría de Vigo… :roll: Algunos ya podrían meterse los sprays por cierto sitio.

  7. Lito

    Elentir, no hay carne de caza en el Asador Alto del León, a no ser que sueltes el cordero monte abajo y lo mates con tus manos.

    Excelente sitio para comer. Ahora hay acceso libre a sus 2 bunkers, en los terrenos del Restaurante

  8. Berto

    La entrada es fenomenal y con muy buenas fotos, pero hay algo que se podría evitar.
    Para el barbarismo “búnker” tiene nuestra lengua una traducción excelente: Fortín.
    El cuál puede ser acorazado, soterrado, blindado, etc.
    Sólo eso.
    Saludos

  9. david

    Los bunkers del guadarrama son muy interesantes. Los que están en el alto del leon pertenecen a la posición “La sevillana” y datan de 1937, en uno se puede leer parte de una inscripción ¿¿MXXXVII. Las posiciones más cercanas al restaurante están muy deterioradas por actos vandálicos, pero si uno camina un poquito subiendo un poco la ladera al otro del asador, se pueden encontrar nidos de ametralladora “intactos”

  10. Rafael

    Yo conservo el traje de militar mi abuelo y lleva una medalla bordada en la manga. Al merito en combate, Somosiera. Además de la medalla colgada junto a muchas otras.
    Era de Burgos y bajarban a tomar Madrid, pasando antes por Somosierra e interviniendo en la batalla.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]