Atribuye a 'expertos' una cifra falsa de las JSE, ya desmentida por el Estado

El País se lía: dice que la Iglesia no detalla sus gastos pero da una ‘exhibición de cifras’

Vie 14·6·2013 · 7:26h 19

Juan G. Bedoya, habitual recadero del diario de PRISA para atacar a la Iglesia Católica, firmó ayer una noticia tan panfletaria como ridícula en El País con un título mentiroso: “Los obispos informan al Gobierno sobre sus misas, pero no en qué gastan el dinero”. Bedoya habla de la Memoria de 2011 de la Conferencia Episcopal, revisada por la prestigiosa consultora PwC, presentada ayer y que detalla, precisamente, los gastos de la Iglesia en España.

La ayuda de la Iglesia al Estado que calla el Lobby cristianofóbico
La Iglesia no recibe 10.000 millones del Estado: origen y refutación de un bulo
Los jóvenes del PSOE publican cifras falsas sobre la financiación de la Iglesia Católica

¿Son “muy poco” 7 páginas detallando en qué se invierte la casilla del IRPF?

Es de una torpeza supina que El País mienta en un titular negando algo que puede comprobarse con una simple lectura a la Memoria 2011 de la CEE. Pero el titular no es, por supuesto, el único punto de la noticia en el que el diario de PRISA miente y mete la pata. A modo de ejemplo, sobre en qué se gasta el dinero que millones de contribuyentes asignamos libremente a la Iglesia, Bedoya dice lo siguiente: “Muy poco se dice al respecto”. Bedoya ha debido pasar por alto las páginas 6, 7, 8, 9, 10, 11 y 53, en las que precisamente se detalla eso que echa en falta. ¿Le parecen pocas, acaso?

Omite que el gasto que indica la Memoria incluye la asistencia a enfermos

Las mentiras de Bedoya siguen, faltaría más. Sin haber pasado aún del primer párrafo de la noticia, el periodista de El País afirma en referencia a 2011: “la confesión católica destinó ese año 818 millones a actividades pastorales” Basta con acudir a la página 21 de la Memoria para comprobar que Bedoya ha decidido omitir que la CEE atribuye esa cantidad a “actividades pastorales, sacramentales y de atención personal”, lo que incluye la atención a enfermos. De hecho, a lo largo de todo ese libelo Bedoya se cuida de omitir toda referencia a los gastos indicados por la Iglesia para fines sociales o caritativos. A modo de ejemplo, la Memoria refleja los 302 millones de euros que Cáritas y Manos Unidas dedican a ayudar a los demás y el millón de euros donado por la Iglesia para ayudar a las víctimas del terremoto de Lorca, así como los 6,3 millones de beneficiarios de la labor de esas ONGs católicas, las 12.785 personas que lograron encontrar un empleo gracias a ellas, los 51 millones dedicados a ayudar al Tercer Mundo… De eso El País no dice ni pío, seguramente porque da una imagen de la Iglesia muy diferente de la línea anticatólica que domina ese periódico.

Atribuye al Ministerio de Educación un pago que hacen las autonomías

De las mentiras, Bedoya pasa a las meteduras de pata: acerca de las escuelas concertadas católicas dice que la CEE no ofrece “el dato de dinero público que el Ministerio de Educación gasta en financiarlas”. Lo que Bedoya no dice es que el dinero que el Estado invierte en las escuelas concertadas no va a la Iglesia, sino a los colegios, y que esos conciertos no se justifican porque los colegios que los reciben sean católicos -de hecho hay colegios concertados que no son católicos-, sino porque son colegios, porque cumplen con los requisitos que marca la ley y porque las familias que eligen esos centros, y que pagan impuestos como las demás, lo hacen ejerciendo el derecho a la educación que ampara la Constitución en su Artículo 27. Pero es que además el Ministerio de Educación no es el que paga los conciertos: los pagan las autonomías, pues la educación es una competencia que tienen transferida. ¿Tal mal informado está como periodista el señor Bedoya que aún no se había enterado de esto?

Miente sobre el contenido de los Acuerdos Estado-Santa Sede de 1979

Bedoya sigue mintiendo: dice que la Memoria anual de la CEE es “obligada por el concordato económico firmado entre España y el Estado vaticano en 1979″. Basta con leer el texto del Acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede sobre asuntos económicos -que no concordato- para comprobar que lo que dice Bedoya no aparece en ningún punto. La Conferencia Episcopal presenta esta Memoria anual de forma voluntaria, sin estar obligada a ello y en un ejercicio de transparencia que ya nos gustaría ver, por ejemplo, en partidos políticos y sindicatos. Esto es así porque el dinero que recibe la Iglesia a través de la casilla del IRPF no es una subvención: es una asignación que hacemos voluntariamente los contribuyentes que la marcamos, conforme a lo estipulado en el Artículo II punto 2 de los citados Acuerdos.

Dice que la Iglesia no detalla sus gastos y luego habla de ‘exhibición de cifras’

Lo más curioso es que después de mentir en el titular afirmando que los Obispos no detallan en qué gastan el dinero, Bedoya acusa al episcopado español de hacer “una exhibición de cifras”. ¿Se aclara usted de una vez, señor Bedoya? Por lo visto que haga lo que haga la Iglesia, a usted le parece mal: primero se queja de que no da cifras, y luego, ante la constatación de que sí las da, se queja de que hace una “exhibición”. ¿Y aún tiene usted la osadía de decirse periodista?

Atribuye a ‘expertos’ una cifra falsa publicada por las Juventudes Socialistas

De los gazapos y las mentiras, Bedoya ya pasa directamente a la intoxicación. Lo que el Estado invierte en pagar los sueldos de los profesores de religión -dinero que no va a las arcas de la Iglesia, sino a las nóminas de los profesores-, el periodista de El País lo cifra de la siguiente forma: “Los expertos calculan en 700 millones anuales ese gasto público.” Bedoya no dice a qué “expertos” se refiere, pero lo diré yo: a las Juventudes Socialistas, que fueron quienes publicaron esa cifra falsa hace dos meses. Como recordaréis, con esa cifra los cachorros del PSOE engordaron en 200 millones de euros -así, redondos- la también falsa cifra de 500 millones publicada por el grupúsculo cristianófobo Europa Laica. Para conocer la cifra real a Bedoya le bastaba con acudir a las hemerotecas: en marzo del año pasado el Estado publicó que ese gasto fue de 109 millones en 2011. Insisto, señor Bedoya: ¿y usted se hace llamar periodista?

Un periodista de El País conocido por sus falsedades sobre la Iglesia

Como he dicho al principio de esta entrada, Juan G. Bedoya es el habitual recadero del diario de PRISA para atacar a la Iglesia Católica. En ese empeño ha protagonizado hechos que retratan lo que este personaje entiende por periodismo. Como ya comenté aquí en octubre de 2010 Bedoya firmó la primera aparición mediática -en El País, claro- de un bulo de Europa Laica según el cual la Iglesia recibía del Estado 10.000 millones de euros. La cantidad era el resultado de la suma de una serie de disparates propios de personas que no tienen ni la más mínima idea de contabilidad, pero el diario de PRISA la dio por buena porque entre decir la verdad y atacar a la Iglesia, siempre opta por lo segundo. De hecho, en marzo de 2012 El País se negó a publicar una carta de rectificación enviada por la Conferencia Episcopal, que desmontaba las mentiras publicadas por Bedoya en otro artículo, también dedicado a falsear datos relativos a la financiación de la Iglesia. El diario de PRISA debió considerar que la carta le dejaba en evidencia, y optó por negar a la Iglesia el legítimo derecho de rectificación que le reconoce la ley. Para desgracia y vergüenza de El País, la CEE acabó publicando la carta, que recogí íntegra aquí.

En 2009 Bedoya acusó a la Iglesia de contar los años igual que El País

A pesar de todo lo visto, el mayor ridículo hecho por Bedoya, con muchísima diferencia, en su obsesión por atacar a la Iglesia Católica se produjo en 2009: el supuesto experto de El País sobre temas religiosos acusó a la Iglesia de contar los años desde el nacimiento de Cristo. Debió pasar por alto que esa misma cuenta de los años es la que hace el periódico de PRISA y la mayoría de los países del mundo. Obvia decir que si El País mantiene en plantilla a un señor capaz de meter la pata de tal forma es porque sólo le quieren para atacar a la Iglesia, aunque sea a costa de la verdad y de seguir hundiendo en el barro el supuesto prestigio de ese diario.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.300

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Juan G. Bedoya, habitual recadero del diario de PRISA para atacar a la Iglesia Católica, firmó ayer una noticia tan panfletaria como ridícula en El País con un título mentiroso: “Los obispos informan al Gobierno sobre ……

Comentarios a esta entrada:

  1. Ya de El País no se puede esperar nada bueno. La demagogia es su consigna.

  2. Aguador

    No se puede esperar gran cosa de Juanito Bedoya. Que no le busco la rima, porque si no… xDDD

  3. Lo peor es que siempre habrá gente que solo lea este tipo de periódicos, sin contrastar la información, y que por tanto den por buenas estas mentiras y contribuyan a difundirlas, fomentando en este caso el odio y la intolerancia religiosa.

  4. Cuando dice que “no declara sus gastos”, ¿no se referira, mas bien, al sindicato ese que han pillado recientemente en Andalucia, verdad? Ese que tan interesado estaba por la Ley de Transparencia…

    En fin…

  5. ¡Zas! ¡En toda la boca!

  6. Pedro F. Barbadillo

    Y no nos olvidemos de que este individuo fue senador del PSOE por Cantabria. Vamos, que nos lo han puesto a huevo: periodista de El País, senador del PSOE, manipulador y anticatólico. Todo junto.

  7. Pablo el herrero

    Muy buena entrada Elentir. El País, siempre fue el periódico más fascista de Europa. Dirigido desde sus inicios por una de las familias más franquistas en lo profesional (los cebrianes) y en lo patrimonial (los polancos), distinguidas ambas por sus relaciones y privilegios con el franquismo económico-mediático.

    El País, un periódico hecho y dirigido por hijos del franquismo más radical para educar a las jóvenes generaciones en el Fascismo, de izquierdas, pero Fascismo.

    El País, un periódico desde su número uno subvencionado de mil formas por todos los gobiernos para tapar los abusos y corruptelas de todos ellos, convirtiéndose por tanto, en un periódico famoso no por lo que dice, sino por lo que oculta. Creo que lo riguroso es definirlo como el periódico al servicio de las cloacas del Estado.

    El País, un periódico que lleva robando cuarenta años a todos los españoles, pues como los de “la ceja”, lo que hacen lo pagamos dos veces, primero vía subvenciones (de mil formas hechas) a través de nuestros impuestos, y después los adoctrinados por él, cuando compran su producto. Por ejemplo, en Andalucía cada curso escolar, con el fin de que los niños aprendan hacer “comentarios de texto”, la Junta subvenciona a este periódico para que sea regalado a todas escuelas públicas.

    Pues a pesar de todos los privilegios económicos y sobre todo, políticos, el periódico El País es el peor gestionado del mundo desarrollado y su Presidente, el mejor pagado del planeta mediático.

    El País, un periódico al que se le ha llamado de todo, El Pravda, el Svestia, el Granma, el BOE, etc. En definitiva, el periódico que durante cuarenta años todo gobernante su primera acción de la mañana era leer o preguntar ¿qué dice El País?, para actuar según sus consignas. Dicho de otra manera, el periódico El País ha sido y es un Estado dentro del Estado, y eso para mi tiene un nombre: FASCISMO.

    Eso es El País; el vocero, el púlpito del FASCISMO
    .
    Pero tranquilos, hace poco una tal Soraya dio un crédito de 500 MILLONES de € para evitar su quiebra (http://www.elconfidencialdigital.com/politica/082875/criticas-a-saenz-de-santamaria-en-la-cupula-del-pp-por-haber-salvado-a-prisa-de-la-quiebra-y-que-el-pais-haya-pagado-con-los-papeles-de-barcenas-y-la-fotos-de-feijoo ); y ahora un tal Murdoch, en cuyo Consejo de Administración está un tal Aznar, parece que éste señor, también está por echar una mano al susodicho periódico (http://www.elconfidencial.com/economia/2013/06/12/murdoch-negocia-con-telefonica-la-compra-de-digital-a-prisa-122850/ ). Así es que El País, un periódico acostumbrado a resurgir de sus cenizas financieras, a partir de ahora tal vez haya que ir definiéndolo como:

    EL PAÍS de AZNAR.

    Es decir, sólo cambia de dueño, no de enemigos. Entre ellos, muy en concreto la Iglesia Católica, pues El País, como defensor a ultranza de la religión socialista, nunca ha querido competencia religiosa alguna a sus dogmas.

    Saludos cordiales y mi enhorabuena por tu denuncia.

    Pablo el herrero

  8. Luis Fernando

    ¿Sabéis en qué se parece El País a los Testigos de Jehová?
    En que ambos odian a la Iglesia y manipulan los hechos sobre la misma.

  9. Sindo

    Me gustaría saber una sola cosa ¿Estará la masonería detrás de El Pais?

  10. Buen artículo de nuevo. Me saca de quicio tanto odio y mentiras hacia alguien, en este caso hacia la Iglesia Católica. Es una vergüenza.

    Como apuntaba “María”, lo peor de todo es que aquellos que lean el artículo de “El País” se tragarán todas las mentiras como niños pequeños…

  11. Elisa

    Vaya Elentir, no se te escapa una, eres como un sabueso jajaja

  12. Chácaras

    No nos engañemos, el PAIS es un periódico comprometido con las izquierdas y estas odian a la iglesia católica desde hace mucho tiempo a pesar de que les consta su labor en pro del pueblo llano, la ayuda al necesitado como todo el que tenga un poco de interés puede ver fácilmente en los comedores de Cáritas, o de cualquier organización cristiana, siempre a la cabeza de dar de comer el hambriento, vestir al desnudo, socorrer al enfermo, asistir al desesperado, etc., y a pesar de esto que todos en mayor o menor medida conocemos el odio a la iglesia de Cristo está latente en la población de tendencias de izquierdas como objetivo prioritario. Yo pienso que cada uno con su conciencia y reconozco que algunos la han perdido desde hace tiempo no obstante cuando necesiten ayuda siempre tendrán una mano amiga en la iglesia de Cristo sin preguntarle que ideología tiene, de que país es, de que religión, de que color es su piel, solamente para nosotros en una persona necesitada de ayuda y se la damos desinteresadamente, por que este es nuestro credo

  13. Chácaras

    Continuación: que como dijo nuestro señor Jesucristo, AMAR AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO, esto es lo que se practica en la religión católica, no amenazamos a nadie, no predicamos con dar muerte al no creyente para ganar el reino de los cielos, solamente ayudamos a nuestros semejantes como nos dijo el hijo de Dios en la tierra AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO, por eso nos odian y nos persiguen.

  14. Chácaras

    Todos sabemos que este periódico es esclavo del PSOE y anticristiano. Dicho esto es de poco reconocedor de una realidad que todos los que tenemos ojos en la cara vemos en el día a día, que la iglesia católica y sus ONG, como Cáritas están volcados en la atención al necesitado en nuestro país, primeramente ayudando a las innumerables familias que se han visto evocadas a pedir socorro a la iglesia para poder dar de comer a sus familias, poder tener un apoyo y consuelo en las vicisitudes a las que un gobierno descerebrado ha evocado a España y a todos los españoles y unos sindicatos que por un supuesto interés económico han permanecidos callados 2 legislaturas viendo como el PSOE de Zapatero y sus secuaces nos llevaba a la ruina y a la destrucción de España.

  15. No es más que una nueva vuelta de la bola de nieve, para que vaya rodando y engrosando. Es una estrategia muy empleada por los socialistas, inventaron unos datos falsos y ahora los dan por verídicos tras un recorrido de mentiras y engrosamientos, lugares comunes y tópicos. Basta con ver que el eje de toda esta noticia es la cifra de los “expertos”.

    Todo esto sigue una fórmula matemática: Falso + inventado + incierto + mentira = verdad oficial socialista.

  16. Alfonso

    Por cierto Juan G. Bedoya es una mina de información sobre las estupideces anticlericales; estoy escribiendo unos capítulos sobre ciertas leyendas negras, como disfruto refutando las grotescas mentiras de Bedoya respecto a la anestesia obstetrica, la vacuna de la viruela, el pararrayos y la disección de cadáveres…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal