16 años después, se ha pagado un precio político a ETA por dejar de matar

Miguel Ángel Blanco, traicionado

Tal día como hoy el etarra Txapote disparaba dos tiros en la cabeza a un indefenso concejal del PP de Ermua, secuestrado dos días antes. Pasados 16 años de aquel terrible día, ETA no se ha disuelto, no ha entregado las armas ni ha pedido perdón por sus crímenes, pero sus marcas electorales se han colado otra vez en las instituciones democráticas.

¿Ha adquirido el gobierno alguna deuda de la que no nos ha informado?
5 estrategias que se usan para desarmar ideológicamente a la sociedad ante ETA
Otegi se jacta en Gara del éxito de ETA y El País y El Mundo hablan de ‘disculpas’

Ése es el precio político pagado primero por el PSOE y luego por el PP a cambio de que ETA deje de matar. Un precio político hecho efectivo por un Tribunal Constitucional que ambos partidos controlan por turnos. Fue ese órgano político, precisamente, el que decidió legalizar a las nuevas marcas electorales de ETA después de que el Tribunal Supremo encontrarse razones sobradas para ilegalizarlas. Lejos de disimular, ETA se congratuló del pago de ese precio político y uno de los principales cabecillas etarras se ha jactado del “éxito” de la banda criminal.

Y no es para menos. A pesar de tener razones y pruebas de sobra para -con las sentencias del TC en la mano- instar la ilegalización de esas marcas electorales, el gobierno de Rajoy ha preferido cruzarse de brazos. Es más: en una afrenta a los cientos de asesinados por ETA, el gobierno del PP recuperó la llamada “vía Nanclares” creada por el PSOE para reinsertar y excarcelar a etarras, eximiéndoles de pedir perdón a sus víctimas, una medida que ha contado con el apoyo del PSOE y del PNV, dos de los partidos que apoyaron el proceso de claudicación ante ETA promovido por Zapatero durante su mandato. Las víctimas calificaron esa medida de “traición”, con razón, y el que era Ministro del Interior cuando Miguel Ángel fue asesinado, Jaime Mayor Oreja, equiparó la decisión del gobierno de Rajoy con la política de cesión del gobierno de Zapatero ante ETA.

La actual dirección del partido de Miguel Ángel, el PP vasco, optó por abandonar la política de firmeza desarrollada por Mayor Oreja, Carlos Iturgáiz y María San Gil, desplazando a éstos, apartando de sus cargos a todos los que apoyaban esa línea de firmeza e incluso tachando de “ultras” y “radicales” a las víctimas que no apoyaban esa actitud de tibieza. En contraste con esos insultos a quienes han visto su vida destrozada por los asesinos y ahora piden memoria, dignidad y justicia, la dirección del PP vasco prometió “generosidad” a las marcas electorales de ETA si acataban “las reglas del juego democrático” -olvidando que son parte de la estructura de una banda terrorista y han de ser tratadas como tales- e incluso se reunió con una de ellas.

Durante años las víctimas de ETA han confiado en que su sacrificio no sería en vano, que se haría justicia con ellas y ETA sería derrotada. Desde las instituciones públicas se les prometió justicia y se insistió en que con los terroristas no se puede negociar, que no se puede utilizar el cumplimiento de la ley como moneda de cambio en una perversa negociación con quienes usan el asesinato como medida de presión. Cuando ETA amenazó con asesinar a Miguel Ángel si no se obedecían sus exigencias, el gobierno sabía que sólo hay una respuesta digna y democrática frente al terror: rechazar el chantaje y responsabilizar exclusivamente a los terroristas de sus crímenes, con la firme determinación de que los asesinos deben pagar por sus crímenes sin ningún tipo de concesión. No sólo es una cuestión de dignidad, sino también de sentido común: ceder ante criminales y totalitarios sólo sirve para que éstos se sientan victoriosos y pidan más. Ceder significa transmitir a los asesinos que el chantaje funciona y que amenazar con matar es algo rentable, pues así consigues doblegar a un país. ¿Por qué se ha traicionado la dignidad de las víctimas, la dignidad de España y la más pura lógica rompiendo con esa línea de firmeza frente al terrorismo? ¿Con qué cara se atreven a hablar del concejal asesinado quienes han aceptado la indignidad de pagar un precio político para que ETA deje de matar, que es justo lo que no se hizo cuando ETA amenazó con asesinar a Miguel Ángel Blanco?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Carmen

    Este gobierno del PP no sólo ha traicionado al inolvidable Miguel Ángel, también a todos sus votantes. O a una gran mayoría. Me pregunto qué tiene que decir su hermana al respecto.

  2. pacococo

    Estos pijo progres traicionarían hasta a su madre con tal de sacar beneficios.

    Como las víctimas no producen beneficios, se olvidan. Ahora estamos en otras cosas y las víctimas estorban.

  3. Se puede decir más alto pero no más claro.

  4. Elisa

    ¡Y ni una miradita han echado hoy en los telediarios nacionales del tema! 🙁

  5. Eos

    El pp a abandonado a Miguel Angel Blanco,ha cedido ante ETA a abandonado sus principios más básicos y elementales. Es otro psoe prácticamente…

  6. Eos,
    ¿Prácticamente? Es lo mismo. En lo único que se diferencian es que unos hablan de Bárcenas y otros del Eregate. El impuesto sobre los refrigerantes de Montoro es socialismo puro.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.