España también suena a gaita

Anoche, viendo “Gladiator”, de Ridley Scott, hubo un detalle que me llamó la atención: cuando el protagonista llega a Hispania se oyen los acordes de una guitarra flamenca.

No es la primera vez que me encuentro con esa representación sonora de España en una película extranjera, incluso sin venir a cuento. En la excelente película “Das Boot” (1981) de Wolfgang Petersen sobre un submarino alemán en la Segunda Guerra Mundial, el momento de la llegada del u-boot a la Ría de Vigo -de la que sólo se ven unas luces en la distancia en medio de la noche- se adorna con el lejano sonido de una guitarra flamenca. Al oírlo me dio un poco la risa. En mis 37 años de vida no recuerdo haber escuchado en Vigo una guitarra flamenca salvo en la réplica de la Feria de Abril que monta todos los años la Casa de Andalucía en Vigo.

Encabezando estas líneas pongo el spot promocional de La Vuelta 2013. Fue publicado hace 2 meses, pero yo lo acabo de ver ahora al darme cuenta de que la sintonía de este año incluye no la típica guitarra flamenca, sino un sonido de gaita. Me ha sorprendido, para bien, y es lo que me anima a escribir esta entrada. Por supuesto, ningún reparo le pongo a la guitarra -de hecho es un instrumento cuyo sonido me gusta-, pero no entiendo que se nos identifique casi siempre a todos los españoles con los elementos distintivos de Andalucía, pero los de otras comunidades se consideren símbolos meramente regionales.

Yo no soy de los que se ponen furiosos al ver que en tiendas gallegas se venden como recuerdos para los turistas muñecas con vestidos de sevillana, toros o cosas por el estilo. Creo en la libertad y me parece que una tienda privada puede vender como artículos turísticos aquello que le venga en gana. Sí que es de agradecer que desde las instancias oficiales se recuerde de vez en cuando que España es algo más que guitarras flamencas, vestidos de sevillanas y toros. España también es el sonido de la gaita, de la zanfona, el chistu y la tenora. Siempre me ha parecido un enorme error que la música interpretada con estos instrumentos se ceda incluso al ámbito de las expresiones nacionalistas existentes en ciertas regiones, cuando al fin y al cabo es música que forma parte del patrimonio cultural de España. Por poner un ejemplo que me gusta mucho, aquí en Galicia la banda de guerra de la BRILAT incorpora gaiteros -igual que ocurre en otras bandas de música militar del resto de España-, y entre su repertorio musical incluyen temas populares gallegos, como esta variante militarizada de la famosa “Maruxiña”, que podéis escuchar a continuación en las fiestas de San Telmo de Tuy del año pasado:

En fin, a ver si vamos consiguiendo cambiar de “chip” en esto…

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Distintos,únicos, juntos

    Muy buena iniciativa. Igual de representativo es de España un sonido gallego que uno andaluz. De hecho, un sonido de flamenco a todos nos puede gustar, pero no deja de no ser representativo de más de una comunidad autónoma, aunque haya sido tomado como común. Es una gran iniciativa para que la gente no pueda refugiarse en el “soy diferente”…hay que asumir que la cultura de cada comunidad es la cultura de todos, y la cultura de todos forma la de España. De norte a sur y de este a oeste. Por ello nadie es diferente, porque nadie puede ser diferente a algo constituido por 17 estilos propios.

    Personalmente, ni gallego ni andaluz, me gusta más una gaita que una guitarra (que también me encanta).

    Preciosa a vosa terra,a vosa lingua, e as vosas persoas. Non deixedes que ninguén volo estrague. Noraboa 🙂

  2. Una entrada acertadísima, no puedo estar más de acuerdo. Desde hace muchos años pienso lo mismo. Hay una especie de centralismo o reduccionismo cultural que reduce lo español a lo andaluz, lo flamenco o lo cañí, cuando la cultura española es mucho más rica. España y Galicia rompen tópicos. De hecho, de Vigo es un magnífico guitarrista flamenco (y de otros estilos), Cuchus Pimentel.

  3. Hace algunos años, cuando trabajaba en Londres, me preguntaba un compañero galés por qué nos gustaba la música celta a los españoles. Le dije que étnicamente una parte importante (casi la mitad) nuestra era celta. No se lo creyó. El problema es cómo nos ven fuera… y que hemos asumido que esa es nuestra imagen.

  4. Para serte sincero, Anticlimacus, en Vigo habrá muchos que son celtas futbolísticamente, pero étnicamente lo dudo mucho… 🙂 Tenemos más en común con los romanos que con los celtas, aunque a algunos les cueste asumirlo.

    De hecho la gaita no es un elemento característico de la cultura celta, como piensan algunos. En Inglaterra y Bulgaria también se toca la gaita. En la Edad Media era un instrumento muy popular en toda Europa. Cierto es que tuvo más incidencia en los llamados territorios celtas, pero en fin, que tampoco es un instrumento que se pueda asociar en exclusiva a una etnia.

  5. jam, bcn

    Abundando en el tema gaita: es un instrumento muy antiguo que se halla reconociblemente en las tradiciones musicales de medio mundo, desde la India hasta Marruecos, y desde Bali hasta Irlanda.

    Hace años, en Dialogos3, Ramón Trecet radiaba ejemplos de lo antedicho. Y, bueno, aun tenemos a Carlos Núñez, que en cada disco muestra algun ejemplo. Genial, el amigo Carlos.

    Sobre el tema étnico-celta… a veces somos un pelín exagerados, sí, pero es uno de los ingredientes de nuestro sustrato cultural. No el mayor ni el más importante, pero ahí está.

    Un saludo.

  6. María

    ¡Ey! Que la gaita no sólo es gallega, también es asturiana 😉

    Yo, que soy de Asturias pero vivo fuera, me emociono cuando oigo una gaita; como mi madre, que es aragonesa pero vive en Asturias desde hace 27 años, se emociona cuando oye una jota. Y por muy españolas que seamos y por mucho que nos guste la guitarra, no nos pasa lo mismo con la música flamenca. Nos gusta, pero no nos pone los pelos de punta.

    Eso sí, yo lo de Gladiator siempre lo achaqué más al hecho de que Máximo es de cerca de Mérida, que sin ser Andalucía está en el sur, que por el hecho de que llegara a Hispania. Será porque asocio la guitarra flamenca al sur y no al país…

  7. José María

    Efectivamente, hay muchos sonidos que identifican a España. Por supuesto la gaita gallega, la guitarra Española y flamenca. Yo, como soy muy raro, siempre he pensado que no hay nada más genuinamente español que la jota aragonesa y navarra.
    Un saludo,

  8. jeremias

    Elentir,
    No te gusta que se asocie toda España con el flamenco pero tu asocias Flamenco con Andalucia.En Andalucia tambien hay otras musicas.Sirva de ejemplo los verdiales de Malaga.
    http://www.youtube.com/watch?v=CX2xWImZ56s

  9. Culturalmente sí somos romanos, su aportación demográfica, como la de oleadas sucesivas (visigodos, árabes, francos…) es muy pequeña.

  10. Jeremías, que haya otras músicas en Andalucía no significa que sea erróneo asociar el flamenco con esa comunidad. Es como si tú asocias la muñeira con Galicia: estarás en lo cierto, aunque en Galicia también se tocan alalás, alboradas, marchas procesionales, etc.

  11. El Tíol Bastón

    Una andaluza me comentaba hace poco que el “verdadero” folklore de Andalucía es muy distinto del flamenco. Consiste en bailes y canciones como boleros, fandangos y otros (que, por cierto, también se extienden por otras zonas de España). Los atavíos tradicionales tampoco son los que se visten en el flamenco. Éste viene a ser una especie de manifestación cultural más “culta”, que le es al folklore de ciertas etnias lo que puede ser el jazz al folklore de los esclavos negros que fueron a parar a América. Parece ser cierto (aunque esto también está en discusión) que tiene más que ver con Andalucía que con otras regiones de España, pero sólo porque se originó por el influjo de dichas etnias que, existiendo también en el resto de la Península Ibérica, parecen haberse concentrado más en Andalucía, como moriscos y gitanos (¿tal vez porque mucha de esta gente fue deportada a países de Latinoamérica como consecuencia de las sucesivas expulsiones, y Sevilla tuvo el exclusivo monopolio de todo el tráfico con aquel continente durante varios siglos, lo que hacía que la gente tuviera que estar retenida en esa zona a veces durante años, en espera para poder ser embarcados?).

    Como conclusión, y según puede deducirse de la literatura antigua, no podría decirse con total rotundidad que el flamenco sea ajeno al resto de España en mayor medida que estas etnias lo sean.

    Yo, que, teniendo una especial vinculación con la gaita, no soy muy “carlosnuñecero”, estoy bastante de acuerdo con su afirmación de que “La gaita y la guitarra son el Norte y el Sur, la magia y la armonía”, expresión probablemente basada en otra que ya he leído antes no sé a quién, que afirma que ambas representan las dos tendencias opuestas que dominan en España, la de la tradición (la gaita, monódica) y la de la innovación (la guitarra, polifónica), tendencias muchas veces enfrentadas pero que no tendrían fuerza la una sin la otra. No en vano, a la vez que España es un país crucial en el desarrollo de la guitarra moderna (y es la llamada “guitarra española” la base de todas las demás guitarras que se tocan mayoritariamente hoy en día, incluida la eléctrica), es también el país del mundo donde existe más variedad de gaitas (sin contar variedades, como la cántabra de la asturiana, yo cuento hasta seis… ¿y vosotros?)

  12. El Tíol Bastón

    Por cierto, hay un pequeño fallo, lo que toca la banda de la Brilat no se trata de “Maruxiña”, sino del pasodoble “De Vigo a Pontevedra”. Son temas que no tienen nada que ver:
    De Vigo a Pontevedra
    Maruxiña

    Existe también esta muiñeira titulada “Maruxiña”, que algunos pueden confundir con el tema que toca la Brilat.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.