El PSOE 'regulatodo' no quiere una ley que ponga límites a los piqueteros

Se pueden regular la igualdad, la historia y la libertad religiosa, ¿pero no las huelgas?

«Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.» Lo dice la Constitución, pero esa ley nunca se ha aprobado, porque los mismos sindicatos que apoyan el intervencionismo estatal no quieren que ninguna ley ponga límites a sus abusivas prácticas en las huelgas.

Por una Ley de Huelga que obligue a los sindicatos a pagar lo que vandalizan
Los ‘pacíficos’ lemas de UGT y CCOO en Vigo: “La próxima visita será con dinamita”
UGT y CCOO harán huelga contra la reforma laboral mientras la aplican a sus empleados

Esas prácticas las conocemos todos, porque todos los españoles las hemos sufrido alguna vez o hemos sido testigos de ellas: amenazas gritadas en público y en plena calle, piquetes violentos que coaccionan a los trabajadores para no permitirles ejercer su derecho a trabajar, prácticas vandálicas, sabotajes a empresas para impedir su funcionamiento en los días de huelga, etc.

El PSOE otorgó a sindicatos la misma impunidad penal que a los partidos

A la impunidad de la que gozan los sindicatos al imponer sus huelgas sistemáticamente por la vía de la coacción, hay que añadir los privilegios legales de los que disfrutan. El más escandaloso lo aprobó el gobierno de Zapatero con su Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, de modificación del Código Penal, cuyo Artículo 31 bis señala: «las personas jurídicas serán también penalmente responsables de los delitos cometidos, en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en provecho de las mismas, por quienes, estando sometidos a la autoridad de las personas físicas mencionadas en el párrafo anterior, han podido realizar los hechos por no haberse ejercido sobre ellos el debido control atendidas las concretas circunstancias del caso». Si este precepto legal se aplicase a los sindicatos, se pondría freno a muchas de sus prácticas abusivas en los días de huelga. Sin embargo, el PSOE se aseguró de eximir a partidos políticos y sindicatos de esa responsabilidad en su punto 5, con lo cual una norma aplicable a todas las asociaciones, no lo es ni a los partidos encargados de votar esa ley ni a sus sindicatos afines: un descarado privilegio que viene a proteger, precisamente, a quienes más siembran de violencia las calles en las huelgas.

Rubalcaba equipara las huelgas con el aborto

En este sentido, no son de extrañar las críticas de Rubalcaba a la intención del gobierno de regular los servicios mínimos (una regulación, insisto, prevista por la Constitución pero que ningún gobierno se ha atrevido a acometer). Dice Rubalcaba que esa ley pretende «restringir los derechos de los trabajadores». El secretario general del PSOE incluso ha tenido el desliz de equiparar esta posible ley de huelga con una reforma del aborto que ampare el derecho a vivir, afirmando que ambas recortan derechos. ¿Qué «derechos», el «derecho» a coaccionar a los que desean trabajar para que no lo hagan, y el «derecho» a matar a niños por nacer? Aberrante idea de los derechos la que tiene el dirigente socialista.

El PSOE sí reguló la igualdad, la historia y la libertad ideológica y religiosa

Pero si no es de extrañar que Rubalcaba acuda en apoyo del brazo piquetero del PSOE, lo que sí es difícil de encajar en el ideario socialista es un hecho cuanto menos curioso: un partido regulatodo como el PSOE se opone a que se regulen unas prácticas huelguísticas en las que unos invocan un derecho constitucional -el de huelga- para impedir que otros ejerzan su derecho a trabajar. Es una situación en la que no sólo es justificable y necesaria una regulación, sino también urgente, en vista de que las prácticas coactivas de los sindicatos van a más. Sin embargo, el afán intervencionista del PSOE se detiene allí donde empiezan los intereses de su brazo sindical. Hablamos del mismo PSOE que estableció leyes para regular la igualdad (2007) y la memoria histórica (2007) y que estuvo a punto incluso de regular la libertad Ideológica, religiosa y de culto (2011), con un proyecto de ley que finalmente no despegó porque Zapatero ya estaba agotando su mandato. Son sólo tres ejemplos de hasta donde ha llegado la vorágine reguladora de los socialistas. Sin embargo, cuando se trata de poner frenos al matonismo piquetero, en el PSOE se vuelven libertarios. Menuda jeta.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. El día que los sindicatos sean independientes (cortar las subvenciones y cesar su adhesión al PSOE) será el gran triunfo de la democracia en España.

  2. etrusk

    Bingo! ha dado al clavo! pero hay que entender a los izquierdosos, si pones limite a las huelgas sera mucho mas dificil de convertir una huelga en una Revolucion Gloriosa! Las democracias burguesas podridas deben temer al Martillo del Dios Marxista!
    http://etrusk.blogspot.com.es/2008/04/test-del-autentico-sociata.html
    http://etrusk.blogspot.com.es/2013/08/la-constitucion-radical-del-siglo-xxi.html

  3. Alfonso

    Con franqueza, creo que el gobierno debería preocuparse más por reformar de una p…vez el código penal, la infame Ley Orgánica General Penitenciaria y rebajar de nuevo la mayoría de edad penal a 16 años que abrir un nuevo frente contra los sindicatos. Sino las consecuencias son estas:http://www.libertaddigital.com/espana/2013-11-22/el-loco-del-chandal-abandona-la-prision-con-riesgo-extremo-de-a-atacar-a-mujeres-1276504879/
    Y sigue sin saberse nada de la prometida reforma del aborto.

  4. Una cosa no excluye la otra. Lo que no puede ser es que el gobierno deje desatendidas cosas importantes apelando a otras cosas importantes. Ya lo hizo con la economía, y ya ves el resultado…

  5. Ésa es su idea de la libertad, la de coaccionar a los demás y decirles lo que tienen que hacer.

  6. A María M: ¿No entiendo lo que implicas con este comentario?

  7. Creo que María M se refiere a los sindicatos. Es lectora habitual del blog.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.