Tachan de 'segregación' la libertad de idioma que él implantó en Sudáfrica

Hay políticos españoles que piensan que fue Mandela el que impuso el ‘apartheid’

Vie 6·12·2013 · 7:39h 5

Todos tienen el derecho de recibir educación en el idioma o idiomas oficiales de su elección. Basta con decir esto en España para arriesgarte a que ciertos ignorantes te acusen de querer instaurar un “apartheid” lingüístico, alegando que quieres separar a los alumnos por razón de su lengua, y que esa separación -fruto de la libre elección de los padres- es “segregar”. Sin embargo, esa cita está tomada del Artículo 29 de la Constitución sudafricana hoy vigente.

Galicia, Sudáfrica y el Apartheid lingüístico
¿El Apartheid fue normalización lingüística? ¿Nelson Mandela fue un pérfido segregador?

La Sudáfrica de Mandela: 11 idiomas oficiales y libre elección en la escuela

Por si alguien desconoce el dato, la citada Constitución fue promulgada por el ayer fallecido Nelson Mandela el 10 diciembre de 1996, dos años después de la caída del régimen racista del apartheid. Algunos alegan que el ejercicio de ese derecho sería carísimo. Sin embargo, en Sudáfrica lo garantiza la misma Constitución cuyo Artículo 6 afirma: “Los idiomas oficiales de la República son Sepedi, Sesotho, Setswana, siSwati, Tshivenda, Xitsonga, Afrikáans, Inglés, isiNdebele, isiXhosa y isiZulu.” Once idiomas oficiales nada menos. Y en España se montan broncas porque en comunidades con sólo dos idiomas oficiales hay algunos que pretenden imponer uno de ellos.

La Sudáfrica del Apartheid: imposición del afrikáans en la escuela

Los mismos ignorantes a los que me he referido antes suelen también desconocer -o eso, o simplemente mienten al hablar de ello- que el modelo lingüístico del apartheid se basaba en la imposición obligatoria del afrikáans, que fue lo que desencadenó los trágicos disturbios de Soweto en 1976, con cientos de víctimas a causa de la brutal represión. Es decir, que lo que ciertos políticos tachan de “apartheid” en España es justo lo contrario de lo que imponía ese régimen racista en materia lingüística, y viceversa: quienes copian el modelo del apartheid son los que defienden la imposición de idiomas por parte del Estado. Por supuesto, hoy a unos y otros les veréis rindiendo honores a Nelson Mandela, y hacienso suyas las tesis antisegregacionistas defendidas por éste. La ignorancia es así de atrevida.

Ejemplos de políticos españoles que manipulan al hablar de ‘apartheid’

Veamos algunos ejemplos de esos ignorantes que nos venden como “apartheid” justo lo contrario a lo que hacía ese régimen racista:

  • En 19 de mayo de 2009 PSOE y BNG tacharon de “apartheid” que los padres puedan decidir la lengua de escolarización de sus hijos. Según el PSOE el ejercicio de ese derecho supondría una “segregación”. La misma que se produce cuando, por ejemplo, yo decido ir a ver una película y mi vecino decide ir a ver otra. ¿Pretenderá el PSOE obligarnos a ver la misma?
  • El 1 de noviembre de 2010 Joan Puigcercós, de ERC, identificaba el bilingüismo a nivel oficial con el apartheid. ERC se ha caracterizado por defender la imposición del catalán como única lengua de escolarización en las escuelas catalanas, tratando a los catalanes hispanohablantes como ciudadanos de segunda. Eso sí que se parece al apartheid.
  • El 8 de septiembre de 2011 CiU cargó contra las sentencias judiciales que obligan a la Generalidad catalana a ofrecer la enseñanza en español en la escuela, identificando esa oferta con el apartheid: “instaurar el apartheid lingüístico en la escuela sería una salvajada”, alegaron cínicamente los nacionalistas catalanes, cuya inmersión lingüística es aún más radical que la imposición lingüística del afrikáans practicada por el régimen del apartheid en Sudáfrica.
  • El 18 de septiembre de 2012 Alberto Núñez Feijóo, del PP, cargó contra la libertad lingüística identificándola con el apartheid: “hay personas que creen que se deben segregar en clases los que quieren el gallego y los que quieren el castellano”, dijo, tras lo cual añadió que esta fórmula “es hacer una especie de Apartheid, es hacer una especie de escuela para padres nacionalistas y otra escuela para padres no nacionalistas”. Además de la falsa identificación de apartheid con libertad lingüística, ¿acaso hablar en gallego te convierte en nacionalista?

La UNESCO no considera discriminatoria la libertad de idioma en la escuela

Lo que acabamos de ver es el fruto de una torticera equiparación entre las imposiciones del Estado y las elecciones individuales de los ciudadanos. Un Estado incurriría en una forma de discriminación si impusiese una separación de los alumnos por motivos lingüísticos en las escuelas, pero eso no significa que la libre elección de la lengua de escolarización por parte de los padres sea “segregar” en un sentido discriminatorio. Y no es que lo diga yo: lo dice la Convención de la Unesco relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza, cuyo Artículo 2 señala que no es discriminatoria la “creación o el mantenimiento, por motivos de orden religioso o lingüístico, de sistemas o establecimientos separados que proporcionen una enseñanza conforme a los deseos de los padres o tutores legales de los alumnos”. Esta diferenciación entre la discriminación y la legítima elección de los padres responde a lo señalado por el Artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.”

Políticos que quieren decidir por nosotros: eso sí que es ‘apartheid’

El extremo al que se ha llegado en España, con políticos tachando de “apartheid” la libertad lingüística promulgada por Mandela, se da porque nuestros políticos usurpan los derechos de las familias usando la “igualdad” como mero pretexto, con un descarado carácter uniformador que nada tiene que ver con la igualdad ante la ley. Que los ciudadanos seamos libres e iguales no significa que tengamos que elegir todos lo mismo, sino que el Estado no puede discriminarnos en función de la elección que hagamos o del idioma que hablemos. Un calco del apartheid en el ámbito lingüístico se da cuando son los políticos los que deciden por nosotros, impidiéndonos elegir el idioma de escolarización, ya sea negando a tus hijos la posibilidad de estudiar en su lengua materna, como les ocurre en Cataluña a los padres hispanoablantes, o imponiendo a las familias modelos lingüísticos por cuotas, como ocurre en Galicia y Baleares. Tanto en un caso como en otro tenemos el mismo resultado: familias que no son libres de elegir la lengua de escolarización de sus hijos porque los políticos insisten en decidir por ellas.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.300

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Todos tienen el derecho de recibir educación en el idioma o idiomas oficiales de su elección“. Basta con decir esto en España para arriesgarte a que ciertos ignorantes te acusen de querer instaurar un “apartheid” ……

Comentarios a esta entrada:

  1. Muy bien traído, el título y por supuesto el texto.

  2. Muy bien dicho, a mi que soy andaluza, gustame o galego, pero no que me lo impongan. y menos imponerselo a los niños en la escuela. Ante todo, somos Españoles, y como tal es nuestra lengua común. El idioma de nuestros padres, lo que hace es enriquecer, nuedtra identidad, como españiles.

  3. anto33

    Los nacionalistas son unos ignorantes.Que Mas se compare con Mandela es ridículo.

  4. Pelayo

    Magnífico artículo. Haces una pedagogía en materia de ideas que no hace nadie dentro del PP.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal