Penoso ataque el P-Lib al nuevo partido faltando a la verdad sobre sus ideas

Vox, el liberalismo y el juego sucio

Ayer me refería aquí a políticos que actúan como si les debieras tu voto por el mero hecho de considerarte liberal, entre otros ejemplos. Luis I. Gómez ha tenido la amabilidad de ilustrar esto en su blog con este vídeo en el que Juan Pina, presidente del P-Lib, arremete contra Vox negando que sea un partido liberal por definirse como liberal-conservador.

Vox, la sociedad civil y el juego limpio
‘Liberalismo, catolicismo y ley natural’: el manual para la resistencia al progresismo
Aborto y liberalismo: 16 argumentos liberales contra 16 falacias abortistas

Vox, en defensa de la libertad económica

No es el único motivo que alega, todo hay que decirlo. «En todo su manifiesto no aparece ni una sola vez el término liberal ni liberalismo», afirma Pina. De ello deduzco que si yo escribo aquí un artículo defendiendo la economía de mercado, la libre iniciativa en materia económica, el derecho a la propiedad o la libertad de educación -cuestiones que figuran en el manifiesto de Vox-, pero no uso la palabra «liberal» o «liberalismo», entonces no estoy defendiendo planteamientos liberales. Curioso. El caso es que Pina parece no haber oído lo afirmado por Ignacio Camuñas en la presentación de Vox el pasado jueves. Recojo tres citas:

«Vox es un partido de matriz liberal, y por tanto estamos en favor de la libertad económica, de la libertad empresarial, pero creemos al mismo tiempo que esa libertad debe tener el contrapeso necesario de unos organismos reguladores que funcionen en plenitud.»

«Creemos en un sistema fiscal que no sea con carácter expoliatorio para los ciudadanos, con tipos como los actuales que están impidiendo claramente el proreso y el desarrollo económico de nuestro país, sobre todo cuando esos tipos fiscales se imponen para financiar un gasto público insoportable. Mientras el sector público no se ha apretado todavía el cinturón, las clases medias de nuestro país, las personas que trabajan día a día y que pagan religiosamente sus impuestos, están actualmente asfixiadas.»

«Creemos en una economía libre. Creemos que son las empresas y los empresarios los llamados a crear puestos de trabajo. Creemos en el Estado que debe regular y hacer funcionar el mercado de forma competitiva, libre y eficiente.»

Camuñas, por cierto, ha sido miembro del Comité Ejecutivo y vicepresidente de la Internacional Liberal. Será que no era Juan Pina el que repartía los carnets ahí dentro…

El P-Lib niega el carnet de liberales a los liberal-conservadores

También dice Pina que «conservador es lo contrario de liberal». Esto en EEUU daría lugar a una situación paradójica, pues allí quienes defienden los principios liberales suelen definirse como conservatives (conservadores), mientras que como liberals se conoce a lo que aquí llamamos progres. Pero veamos cómo desarrolla esa idea el presidente del P-Lib: «Conservador, igual que socialista, es lo contrario de liberal, como escribió Hayek». Y ahora veamos lo que matizaba el propio Hayek: «El conservadurismo implica una legítima, seguramente necesaria y, des­de luego, bien difundida actitud de oposición a todo cambio súbito y drás­tico. Nacido tal movimiento como reacción frente a la Revolución Francesa, ha desempeñado, durante siglo y medio, un importante papel político en Europa. Lo contrario del conservadurismo, hasta el auge del socialismo, fue el liberalismo. No existe en la historia de los Estados Unidos nada que se asemeje a esta oposición, pues lo que en Europa se llamó liberalismo constituyó la base sobre la que se edificó la vida política americana; por eso, los defensores de la tradición americana han sido siempre liberales en el sentido europeo de la palabra.»

Cabría preguntarse, como lo han hecho no pocos pensadores liberales, si puede plantearse hoy en día como asumible por los liberales del siglo XXI un régimen que acabó degenerando en un episodio netamente totalitario (me refiero a la Revolución francesa), pues buena parte del rechazo conservador en el siglo XIX a las ideas liberales de entonces tenía como motivo su identificación con ese sangriento proceso revolucionario. De hecho muchas de las etiquetas políticas que usamos en Europa, incluida la distinción entre izquierda y derecha, proceden de ese régimen. Volviendo a Hayek, señala otra cosa que me parece necesario tener en cuenta: «me parece oportuno resaltar cuánto podían haber aprendido los liberales en las obras de algunos pensadores netamente conservadores. Los profundos y certeros estudios (ajenos por completo a los temas económicos) que tales pensadores nos legaron, demostrando la utilidad que encierran las instituciones natural y espontáneamente surgidas, vienen a subrayar hechos de enorme trascendencia para la mejor com­prensión de lo que realmente es una sociedad libre. Por reaccionarias que fueran en política figuras como Coleridge, Bonald, De Maistre, Justus Mö­ser o Donoso Cortés, lo cierto es que advirtieron claramente la importancia de instituciones formadas espontáneamente tales como el lenguaje, el derecho, la moral y diversos pactos y contratos, anticipándose a tantos modernos descubrimientos, de tal suerte que habría sido de gran utilidad para los liberales estudiar cuidadosamente sus escritos.»

Hay liberales que han estudiado los antecedentes históricos del liberalismo en pensadores que no eran nominalmente liberales. Ahí tenemos el ejemplo de Jesús Huerta de Soto y los escolásticos españoles. El propio profesor Huerta de Soto y el catedrático Francisco José Contreras -autor del excelente libro «Liberalismo, catolicismo y ley natural»– se cuentan entre los más insignes representantes de los liberal-conservadores en España. No deja de ser curioso que pensadores de su talla hayan perdido de repente la condición de liberales, igual que todos los demás liberal-conservadores, simplemente porque el señor Juan Pina no quiere que Vox interfiera en su caladero ideológico de votos…

El P-Lib opta por el juego sucio en política

Pina también se pregunta: «¿por qué lo llaman nación cuando quieren decir Estado?» ¿Se le ha ocurrido que estamos hablando de cosas distintas? La nación es una realidad histórica y la suma de los habitantes de un territorio políticamente independiente. El Estado es el conjunto de los órganos de gobierno de la nación. Confundir una cosa y la otra es como decir que ser español es lo mismo que ser funcionario, o que la bandera de España es la bandera del gobierno, y que la bandera de Galicia lo es, en realidad, de su gobierno autonómico.

Dice Pina sobre Vox que la nación «es claramente el único objetivo que les mueve». Falta con ello a la verdad, como puede comprobar cualquiera que lea el manifiesto fundacional de Vox, demostrando estar de acuerdo con la concepción de la política como una guerra en la que todo vale para ganar al rival que denunciaba yo ayer aquí. Es más: el presidente del P-Lib llega a decir que esa «soflama» -como tacha él al manifiesto de Vox- «podría firmarla cualquiera de los partidos nacionalistas periféricos». ¿Imagina alguien a ERC, al BNG o al PNV pidiendo «un Estado unitario administrativamente descentralizado», o a CiU defendiendo «el uso libre de la lengua española en todo el territorio nacional, especialmente en el sistema educativo»? Desde luego, con su soflama -la suya sí que lo es- el presidente del P-Lib demuestra su apuesta por un juego sucio que a cualquier demócrata debería provocarle rechazo, aunque sólo sea porque en el debate político lo primero que sobra es la mentira.

El P-Lib, molesto con Vox por no defender las tesis abortistas

Pina también le reprocha a Vox, entre otras cosas, que no diga nada de «las libertades personales ante las cuestiones bioéticas, ni de la plena aconfesionalidad de las leyes y normas públicas». Con lo primero el presidente del P-Lib se refiere al aborto. Y es que el partido de Pina defiende las mismas tesis abortistas que Izquierda Unida y el PSOE, e incluso lo ha hecho arremetiendo contra las organizaciones cívicas que defienden el derecho a vivir de los niños por nacer, es decir, todo lo contrario que Vox, que se propone «defender y promover la cultura de la vida».

Por supuesto, el P-Lib fija su posición sobre el aborto sin tener ni la más mínima consideración sobre la vida humana en la etapa prenatal. Curiosa forma de defender el liberalismo es pedir la absoluta desprotección para el derecho a vivir de esos seres humanos, una desprotección equiparable a la que se da en regímenes totalitarios como Corea del Norte, China, Vietnam y Cuba. Lo de la aconfesionalidad de las leyes ya me resulta más enigmático. En España las leyes no se votan en las parroquias, sino en el Parlamento. Para algunos, erróneamente, la aconfesionalidad consiste en que los practicantes de alguna religión no tenemos derecho a influir en la vida pública, bajo la premisa de que nuestras afirmaciones están contaminadas a priori por nuestras creencias. Así, por ejemplo, los abortistas opinan que oponerse al aborto es una posición religiosa porque existe un precepto cristiano que dice «no matarás». Me pregunto si el P-Lib participa de esa disparatada actitud, pues también hay leyes que coinciden con el precepto bíblico de «no robarás» y no he visto a nadie identificando la penalización del robo con el confesionalismo.

Reproches relativistas a Vox

Parece que en aras de un aconfesionalismo mal entendido, el P-Lib pretende que sea el relativismo moral el que informe las leyes españoles. Así, Pina dice que Vox no es liberal porque no defiende la legalización de la prostitución y de las drogas, como si para ser liberal hubiese que defender la libre circulación de sustancias tóxicas o la legalización de una actividad lucrativa ultrajante para la mujer y que a menudo reúne características propias de la trata de blancas. Sólo le ha faltado decir que Vox no es liberal porque no defiende la eutanasia, el suicidio asistido, la legalización de la poligamia, la voluntariedad de uso del cinturón de seguridad al viajar en coche y del casco al ir en moto, o incluso el canibalismo consentido. Si la autonomía personal está por encima de todo, incluso del bien común, de la razón y de la salud pública, ¿por qué no poner la sociedad patas arriba hasta sus últimas consecuencias? ¿O es que el P-Lib no se cree sus propias premisas filosóficas?

La razón del escaso éxito del P-Lib incluso entre los liberales

En cualquier caso, el vídeo del P-Lib explica los escasos resultados que ha obtenido hasta ahora ese partido, pues sus postulados ideológicos no son siquiera asumidos por buena parte de los propios liberales, a pesar de lo cual se empeña en negar el carnet de liberal a todos aquellos que no suscribimos su programa, como si el liberalismo fuese una religión y el P-Lib su Iglesia. Muchos liberales entendemos que el hecho de serlo no implica que seamos partidarios de la desaparición del Estado, ni de legalizar el descuartizamiento de niños por nacer, ni de abogar por la disolución de España para crear un estado federal que sólo serviría para agravar aún más las ya graves consecuencias que ha tenido el disparate autonómico. Eso entre otras cosas. Somos muchos los que creemos que es posible armonizar la defensa de la libertad económica y de un Estado limitado con esas instituciones naturales de las que hablaba Hayek. Es más: muchos consideramos importantísimas esas instituciones para formar diques naturales dentro de la sociedad frente a los abusos del poder político. No es casualidad, en este sentido, que los peores totalitarismos hayan dirigido su ingeniería social contra la familia, contra el respeto por la vida y contra la ley natural en general, instituciones anteriores al Estado que son indisociables de una sociedad libre y civilizada. Desde luego, si en el P-Lib quieren levantar cabeza, no lo van a hacer atacando a la competencia con tanta torpeza, y menos aún tomándola con esas instituciones con cuya defensa estamos comprometidos muchos liberales. Otra cosa es que en vez de conseguir votos y ganar terreno para las tesis liberales, lo que pretendan sea transmitir a la sociedad una idea del liberalismo que se aproxima más bien a esto:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ncasolajimenez

    El P-Lib es un partido Randiano, esto es así. Si no sigues a Ayn Rand no eres liberal. Más que liberal-conservadores yo llamaría a VOX libertarios, para diferenciar. Minarquistas en todo caso, que es lo que la mayoría de los catolicos-conservadores al final defendemos, las instituciones naturales como contrapeso a un Estado mínimo, pero que debe existir. Otra cosa es que uno sueñe con un sistema anarcocapitalista ideal, que sabemos no se dará ni ahora, ni posiblemente nunca.

  2. gabriel

    Estos del P-lib siempre repartiendo carnets de liberales. Se asemejan en esto a los de IU que son siempre la verdadera izquierda.
    En cuanto a todo lo que tiene que ver con postulados que no son económicos su pensamiento es el de Ayn Rand: yo hago con mi cuerpo lo que quiero y me relaciono con los demás de la forma que me da la gana. De ahí que sean partidarios del aborto, gaymonio, etc…
    El otro día el tal Pina tuvo una polémica en twitter con Pío Moa sobre quién era liberal y quién no y este último le tuvo que recordar que el ejemplo que puso de liberal, Salvador de Madariaga, fue uno de los ideólogos de la Democracia Orgánica

  3. Jesús

    Se os ha visto el plumero. Mentís en muchas cosas. Erais una posibilidad para votaros. Ya habéis perdido mi voto. Si mentís con tanto descaro ahora, cuanto mentiríais después.

  4. pacococo

    Hay que ver la manía de ponerle etiquetas a todo. A mí me importa poco la etiqueta de un partido, lo miraré y consideraré votales si cumplen ciertos requisitos y me da igual si son verdes o narajas.

    Todas las ideologías tiene sus pros y sus contras, cualquiera diría que el liberalismo es el sumum de la perfección, pues tiene sus cositas que si te fijas bien es como para no votar a nada que se proclame liberal.

    Pero en el caso concreto de este buen hombre, que ni sabía que existiera, pues como que no le voy a votar ni loco, al ser abortero, conmigo que no cuente.

    Este buen hombre no tiene quien le vote y va a meter un poco de cizaña a ver si rapiña algún voto.

    Los peligros para Vox, no vienen de ahí, vienen de los pperos esos si le van a dar las del pulpo. pero eso ya lo saben y lo esperan, de modo que adelante.

  5. pacococo

    ncasolajimenez

    Cuando empecé mi comentario no había ninguno y al publicarlo aparecieron tres.

    Más o menos eso es lo que busco para la cosa pública, un estado mínimo y si es posible ninguno y con instituciones que hagan de contrapeso. De todas formas la persona debe buscarse la vida y no que el estado se la busque.

    La Sra Rand tuvo una o dos ideas muy buenas pero eso no justifica que debamos aceptar el resto. De hecho en el resto hay mucha basura.

    Gabriel

    Supongo que Moa lo callaría.

    Jesús

    No he llegado a enterarme de quienes son los que mienten.

  6. gabriel

    pacoco

    Naturalmente que lo calló.
    Estaban discutiendo acerca de si los liberales tenían o no que agradecer que el franquismo – pesar de ser una dictadura autoritaria y no totalitaria – pusiera los cimientos de la llegada de la Democracia: derrotó a un proceso revolucionario, reconcilió a la sociedad, dejó un país bastante próspero en lo económico, etc

    A este ya lo he oído un par de veces en el programa de Luís del Pino y repite como un loro las consignas del partido. En esto es más doctrinario q un comunista de la vieja guardia

    Yo me considero bastante liberal y al hacerlo tengo sentido crítico y cuestiono todo lo q me cuentan. No intento pasar por ser la esencia pura del liberalismo

  7. Pedro F. Barbadillo

    ¡Qué paradojas! A Vox le llaman liberal algunos tradicionalistas, carlisats o como se les quiera denominar. Y los liberales llaman a Vox fundamentalistas, integristas y conservadores. ¿Quién tiene razón? Probablemente ninguno.

    Uno entiende por qué los sectarios nunca salen de su cueva, perdón, secta.

    Querido Elentir: es para meditar tu última frase. » Otra cosa es que en vez de conseguir votos y ganar terreno para las tesis liberales, lo que pretendan sea transmitir a la sociedad una idea del liberalismo que se aproxima más bien a esto».

    ¿Es inocente o simplemente estúpido un grupito que con su dogmatismo liberal impide que el liberalismo crezca?, ¿tiene algún apoyo ‘non sancto’? De la misma manera que hay partiditos o asociaciones de extrema derecha e izquierda infiltrados y manipulados por los servicios secretos, bien pueden éstos montar espantapájaros liberales para desprestigiar al liberalismo.

  8. Pedro, cada vez que me preguntan algo así siempre respondo igual: no creo en conspiraciones cuando hay explicaciones más sencillas para estos casos. Hay personas, y también partidos, que no saben transmitir sus ideas y convencer a los demás. Cuando son minoritarios es más posible que se enroquen en maximalismos para justificar su falta de éxito. Es una forma de externalizar la responsabilidad por su falta de resultados: no es que ellos se expliquen mal, o no sean convincentes, sino que la culpa es de los demás, por no entenderles, o de los medios de comunicación, por silenciar lo que consideran la panacea de los proyectos políticos.

  9. JFM

    A todo problema los del P-Lib solo tiene una respuesta. Esttdo amlo, p.., c.., p.s

    Recuerdo una discscion sobre el matrimonio homosexual.

    Parti del principio inequivocamente liberal que el Estado solo puede meterme la mano a en la cartera si es por el bién comun. Después di una definicion dela union libre: acuerdo entre dos personas y del matrimonop: un contrato entre tres partes. Los dos conyuges y el Estado el cual otorga proteccion, garantias y ventajas (las cuales cuestan un dinero que sale de mi bolsilo) no por que quiere que sean felices y coman perdices sino porque espera algo a cambio y ese algo son hijos (las parejas casadas tiene mas) y a ser posible que estos se vuelvan hombres de provecho. A mi me intersda que los vecinos del quinto no renuncien a tener ese hijo que sera mi futuro medico o que apague el incendio en mi casa. Pero por mas que le doy vueltas sigo sin ver que ventajas saco y y porque tendria que acceptar que hurguen en mi cartera para una pareja homsexual. Lo liberal es abogar porque puedan vivir en unjon libre sin que vengan a molestarlos pero que no hay razon alguna para obligar a los demas a finaciarlos. También apunté que si se renuncia al principio de utilidad social entonces no queda ninguna razon laica de no legalizar el matrimonio (no la merfa union libre) incestuoso y la poligamia.
    Pues la respuesta de Luis Gomez cabia en una frease: el estado, no debe intervenir en el matrimonio. Todo lo de la diferencia entre matrimonio y union libre, todo lo del hurgar en la cartera y todo lo de las implicaciones de renunciar al principio de utilidad social le habia resbalado por ebncima. Me habia sacado la respuesta automatica.

  10. JFM

    El problema del P-Lib aparte de que es liberalimo histerico lo cual es noprmal en un aprtido que caeb en una cabina temefonca es que la econmoia es solo uno de los problemas y no el mayor a los que se enfrenta Espa¹ntilde;a.

    El mayor y con diferencia es la demografia. Y no solo por la financiacion de las pensiones sino porque España va camino de convertirse en un tanatorio.

    Otros problemas son los nacionalismos perifericos, frecuentemente racistas. Apuntaré que sea lo que se piense sobre la posibilidad de un territoprio de desgajarse de España para que un referendum sea sincero lo primero serai tener una prensa en la que los dos bandos puedan competir en igualdad de condiciones en vez de que uno esté subvencioando a muerte y el otro reciba tiros en la rodilla. También un sistema educativo que enseñ la historia de forma relativamente neutraLo segundo serai un proceso transparente. y lo primero que ha hecho la Generalita es, aprate de darle una foram altamente curiosa al censo (a los dieciseis anyos y porque no en parvulos ya que estamos) el renunciar alas urnas transparentes por urnas de carton pretextando ahorro. U ahorrod de doscientos setenta mile euros. A escala de una region no llega ni a la categoria de calderilla. Pero las urnas de craton osea no transparentes pues presentan otras ventajas, aver si eme entienden. Pues nada de eso le parece mal al P-Lib.

    Otros problemas son el bajo nivel de educacion (la de verdad, la de ingenieria y ciencias o la que tiene salida al mercado del trabajo), el escaso sentido civico (si en Espa¹ntilde;a no hay un solo politico honesto no sera porque refmeja al pueblo espa¹ntilde;ol. Y se olvodab que Espa¹ntilde;a es frontera con Marruecos qy cunado lles la prensa del mundo arabe e incluso las declmaraciones de sus politicos, vés que acaricain la idea de desreconuistar Españ

    Pero todo esto a los del P-Lib les trrae al pairo. Soo repiten como loritos menos Estado.

  11. Eudoxo

    Este J. Pina ha sido tertuliano habitual del programa de Luis del Pino en Esradio. Y reconozco que cada vez que le he oído me ha rechinado lo que dice, por abrupto y fundamentalista. Algunas de sus conclusiones megaguayliberales no provocan más que carcajadas en el resto de la tertulia. Habla como un ayatolà de la «libertad individual» como si fuese el bien absoluto Y UNICO a proteger, y a los demás (bien común, progreso económico equilibrado, posibilidad de llegar a pactos políticos razonables, y muchos más) que les vayan dando: unos se darán automáticamente por la mano invisible o la emergencia espontánea, y los otros quedan fuera del discurso político porque no caben en los axiomas fundacionales del buen liberal.
    Me alegro de que semejantes «políticos» que no son más que telepredicadores se queden sin audiencia por la aparición de nueva gente con la que se podrá discrepar, pero al menos no parecen venidos de otro planeta.

  12. Don Hilarión

    Elentir, hago una breve incursión por esta tu casa. Yo tampoco creo en infiltraciones. Tampoco creo que no sepan expresar sus ideas. Sencillamente es que son así. Lo aprendí en ese agregador, a ese donde volviste y donde no sé si permaneces, cuyos contenidos me curaron de liberalismo, pues descubrí que un liberal (sector auténtico), es tan, si no más, dogmático y sectario que un comunista.

  13. Estimado Elentir:

    Muchas gracias por tu comentario sobre el vídeo, por tu crítica y por expresar las discrepancias. Quiero aclarar, sin embargo, un par de cosas que a mi juicio no se ajustan a la realidad.

    En primer lugar, la polisemia del término «liberal» es particularmente acusada en España (lo cual es injusto por sr, precisamente, el país donde surgió como concepto político), y lo es porque los conservadores se han apropiado de ella. Esa apropiación se ha consumado, especialmente, desde 1988-89, cuando los últimos dirigentes del PL decidieron entregarse a AP, que se refundó en un PP donde el liberalismo ya nunca pintó nada.

    Ya sé que Ignacio Camuñas estuvo en la IL. Yo también fui uno de los vicepresidentes de la misma, años más tarde, de 1997 a 2002. Ni él tiene que darme a mí el carné de liberal, ni yo a él. Ni creo que él me niegue a mí esa condición ni yo se la niego a él, porque, en contra de lo que afirmas, ni el P-LIB ni yo mismo repartimos carnés de liberal. Pero sí tenemos derecho, como todo el mundo, como Ignacio o como tú mismo, de expresar qué nos parece etiquetable de liberal y qué no nos lo parece. Lo haremos todos desde nuestro particular punto de vista, naturalmente.

    Y desde el punto de vista de nuestra formación política, decimos con toda naturalidad que, a nuestro juicio y por lo que se lee en su manifiesto, no es un partido liberal sino eminentemente conservador, y que se mueve en un terreno de ambivalencia para apelar a una parte de los liberales pero anteponiendo siempre los objetivos conservadores, patrióticos o moralistas.

    Es que en todo el mundo lo normal es que los liberales y los conservadores tengan identidades, partidos e instituciones diferenciadas, y es tan impensable un partido que reúna a socialistas y liberales como uno que combine liberales y conservadores. Ese fenómeno, en cambio, se da en España a causa de diversos factores, pero sobre todo de la distorsión interesada del liberalismo por los conservadores. Los conservadores emplean «liberal» como eufemismo, para dulcificar su posición política. Los conservadores toman con pinzas del liberalismo cuatro cosas de economía, y aún esas las moderan mucho y las subordinan a otros valores y objetivos, por ejemplo de tipo nacional o místico.

    Cuando menciono en el vídeo a Hayek lo hago con respeto a la letra y al espíritu de lo que escribió, no en un pasaje sacado de contexto, sino en su pequeña y magnífica obra «Por qué no soy conservador», que tanto molesta, con razón, a los conservadores que intentan hacerse pasar por liberales, sólo porque quieran bajar cuatro impuestos y desregular algo la constitución de empresas. En esa obra, Hayek dice cosas tan interesantes como las siguientes: “Conviene trazar una clara línea de separación entre la filosofía que propugno y la que tradicionalmente defienden los conservadores. Califico de liberal mi postura, que difiere en la misma medida del conservadurismo y del socialismo. (…) Se suele suponer que en la escala de izquierda y derecha los liberales ocupan el centro, pero es más exacto hablar de un triángulo, uno de cuyos vértices estaría ocupado por los conservadores mientras socialistas y liberales ocuparían los otros dos. (…) Lo típico del conservador es conceder siempre el máximo grado de confianza a la autoridad constituida y procurar invariablemente que su poder, lejos de debilitarse, se refuerce». En su manifiesto, Vox habla precisamente de un Estado «fuerte» y le asigna además expresamente el papel de regular la economía, como recoges tú mismo en la tercera de las citas iniciales de tu artículo.

    Prosigue Hayek: «El conservador generalmente no se opone a la arbitrariedad ni a la coacción estatales cuando se ejercen en pos de objetivos que él comparte». En el caso de Vox, es claro que el objetivo principal es la recentralización en un Estado unitario que imponga en la sociedad los valores morales y la visión patriótica de los conservadores, y a ese objetivo subordina la libertad individual.

    Dice Hayek más adelante que «la predisposición de los conservadores al nacionalismo es lo que con frecuencia les lleva a emprender la vía colectivista» y denuncia también que «en materia de creencias, lo que fundamentalmente distingue al liberal del conservador es que el primero, por profundas que sean sus convicciones religiosas, jamás pretenderá imponérselas coactivamente a los demás: lo espiritual y lo temporal son para él esferas claramente separadas que nunca deben confundirse». Por ello, critica Hayek, «los conservadores han aceptado gran parte del credo colectivista (…) siendo muchas instituciones colectivistas hasta motivo de orgullo para ellos. En estas circunstancias, el partido de la libertad no puede menos de sentirse radicalmente opuesto al conservadurismo, viéndose obligado a adoptar una actitud de franca rebeldía (…)”.

    Al final, parece que lo que te molesta no es que nosotros repartamos carnés de liberal, cosa que no hacemos, sino que la visión conservadora no quepa en lo que todo el mundo entiende por liberal, desde la federación mundial que agrupa a los partidos políticos liberales hasta los principales pensadores reconocidos por todas las familias del liberalismo. Ahora va a resultar que Hayek no era liberal por su oposición razonada al conservadurismo, que Mises no lo era por su posición absolutamente lógica en materia territorial, que todos los partidos liberales del mundo son iliberales por sus posiciones morales o federalistas y en cambio Vox sí lo es, que el P-LIB no es liberal es porque no acepta el liberalismo de salón de quienes en la Transición fueron incapaces de crear y mantener hasta hoy un partido liberal como en otros países, dejando huérfanos a los liberales. Nada debemos los liberales de hoy a quienes pretendieron regalarle el liberalismo a los conservadores. Impugnamos esa donación ilegítima y reivindicamos los contenidos comúnmente aceptados del liberalismo. Y sí, nos abrimos a un liberalismo que se renueve sin ceder al colectivismo, sino incorporando lo más sensato de evoluciones como la libertaria en política, la austriaca en economía o la objetivista en filosofía. No se nos ocurre decir que ese deba ser obligatoriamente el camino de todo liberal. Decimos que es el nuestro, y cuestionamos el camino que lleva a la hibridación del liberalismo con el conservadurismo, como también con la socialdemocracia, porque no nos parece ni ético ni útil para el avance de nuestras ideas.

    Te ruego por último no hacer valoraciones tan injustas como «juego sucio», etc., porque, sinceramente te lo digo, te equivocas al pensar que nos mueve a mis compañeros o a mí mismo otro interés que no sea el avance de la Libertad. Si quisiéramos jugar sucio en política, tratando de obtener escaños o concejalías o puestos… no estaríamos en un partido extraparlamentario ni nos dejaríamos la piel trabajando porque su voz se escuche. Estaríamos, tal vez, en alguno de los partidos del establishment o de los que aspiran ahora a incorporarse al mismo.

    Muchas gracias por tu espacio y un saludo.

  14. Juan, sobre el significado de la palabra liberal aplicada a la política, me remito a esta cita:

    «Fue en España, en las Cortes de Cádiz de 1812, donde se comenzó a utilizar la palabra “liberal” con un significado político, y desde el castellano saltó en las siguientes décadas a las demás lenguas europeas.»

    Son palabras tuyas:
    http://www.p-lib.es/wp-content/uploads/2010/12/ConferenciaJP30112010.pdf

    De hecho, durante la mayor parte del siglo XIX los liberales españoles tuvieron su punto de referencia en la Constitución de 1812. Dicha Constitución empezaba así: «En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad.”

    Y su Artículo 12 afirmaba: «La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohibe el ejercicio de cualquiera otra.”

    Yo discrepo de esa Constitución, entre otras cosas, porque soy partidario de un Estado aconfesional y de la libertad religiosa. Pero he aquí que ahora resulta que no soy liberal, cuando sí lo eran los liberales que en el siglo XIX defendían un Estado confesionalmente católico y sin libertad religiosa…

    Dices en tu comentario: «nos abrimos a un liberalismo que se renueve sin ceder al colectivismo, sino incorporando lo más sensato de evoluciones como la libertaria en política, la austriaca en economía o la objetivista en filosofía. No se nos ocurre decir que ese deba ser obligatoriamente el camino de todo liberal.»

    Cualquiera lo diría después de ver tu vídeo, pues niegas la condición de liberal a otro partido porque no ha recogido las tesis libertarias ni ha bañado de filosofía objetivista su manifiesto fundacional…

    En cuanto al juego sucio, reitero lo que he dicho: una de las cosas que sobran en el debate político es la mentira. Y cuando dices cosas como que la nación «es claramente el único objetivo que les mueve» a Vox, o que su «soflama» -como tú la llamas- «podría firmarla cualquiera de los partidos nacionalistas periféricos», estás faltando a la verdad y lo sabes, porque la has leído. Me parece fenomenal que defiendas tus ideas, pero no me parece bien que intentes desprestigiar a un partido rival faltando a la verdad. Eso es juego sucio.

  15. Adolfo D. Lozano

    En efecto, las referencias nacionales de VOX las podría suscribir cualquier partido nacionalista periférico cambiando la región. Ninguna falsedad ni mentira. No entiendo por qué molesta cosas que son objetivas y ciertas. El llamado ‘constitucionalismo’ no es una ideología opuesta al nacionalismo. Eso sí sería faltar a la verdad.

  16. Quasimodo Wolfson

    Por la intensidad de los ladridos se conoce la importancia que para la jauría tiene la presa.
    Me remito a los comentarios que he dejado en Youtube al propio video.

  17. Del manifiesto fundacional de Vox:

    «Un Estado rígidamente homogéneo es tan inadecuado para España como un Estado en proceso de desintegración.»

    «VOX promoverá en todas partes los mismos principios y políticas y, muy singularmente, defenderá el uso libre de la lengua española en todo el territorio nacional, especialmente en el sistema educativo.»

    «VOX propugna un Estado fuerte y eficiente, administrativamente descentralizado y capaz de acomodar y reconocer la pluralidad histórica y cultural de nuestra Nación.»

    Adolfo D. Lozano: «En efecto, las referencias nacionales de VOX las podría suscribir cualquier partido nacionalista periférico cambiando la región.»

    Lo mejor de todo es que basta con leerse el manifiesto de Vox para comprobar de qué forma estáis mintiendo. Pero bueno, no me alargo más. El tal Adolfo me dijo una vez que yo no era liberal por considerarme demócrata. «Yo no soy demócrata ni tengo más aprecio por la democracia que por el leninismo», me espetó. ¿Cómo esperar algo de sensatez de quien suelta perlas como ésa?

  18. Francisco

    En fin, supongo que los liberales de verdad tendremos que buscarnos otro término con el que identificarnos, pero tiene que ser uno del que no os podáis apropiar los estatistas. Sin duda yo creo que el mejor es antiestatistas.

    Así pues, yo votaré al P-LIB porque es el único partido antiestatista de España, mientras que PP, PSOE, IU, UPyD, VOX… son estatistas.

  19. Adolfo D. Lozano

    Yo me he leído el Manifiesto de cabo a rabo y creo como muchos otros que si acaso la falta a la verdad es la que está en tus comentarios y consideraciones.

    Que yo diga que no me considero demócrata no significa que sólo considere liberal a quien rechaza el democratismo. Creo que no hace falta indagar mucho para comprobar que el democratismo en sus orígenes ideológicos es hijo del socialismo, no del liberalismo clásico. De ahí la diferencia clásica entre democracia vs republicanismo y que los demócratas sean los izquierdistas estadounidenses. Considero que, de nuevo, eres tú quien tergiversas para faltar a la verdad.

  20. Francisco, os pongáis la etiqueta que os pongáis, lo que estáis demostrando algunos es una pasmosa simpleza a la hora de abordar pensamientos políticos tan diversos.

    Lo más gracioso es que de acuerdo con tu clasificación, el propio Hayek, Mises, Friedman y otros liberales, incluso Ayn Rand, serían «estatistas» por cuanto defendían un Estado más o menos reducido, pero no la abolición del Estado. Como sigáis así, vais a conseguir que el gag de los Monty Python que he puesto en esta entrada parezca un debate serio al lado de lo vuestro.

    Adolfo, ahí está el manifiesto y ahí están tus palabras. Empéñate en tomar por idiotas a quienes te leen, si quieres, pero no por ello tus palabras van a dejar de ser penoso recurso a la mentira para descalificar a quienes no comparten tus posiciones.

    Por lo demás, te agradezco que reiteres tu rechazo a la democracia, es decir, la forma de organización de la política basada en la participación del pueblo en la elección del gobierno. Pero lo más divertido es que intentes alistar a los republicanos de EEUU en ese rechazo, cuando en su web se defiende la democracia sin rodeos:
    http://www.gop.com/news/research/a-man-of-principle/

    Y ahora, vas y acusas a los republicanos estadounidenses de ser como los leninistas, ¿vale?

  21. Gregorio Suau Vidal

    VOX: Os critican?. Luego vais por buen camino.

  22. Estimado Elentir:

    Una vez más me acusas de faltar a la verdad:

    «En cuanto al juego sucio, reitero lo que he dicho: una de las cosas que sobran en el debate político es la mentira. Y cuando dices cosas como que la nación “es claramente el único objetivo que les mueve” a Vox, o que su “soflama” -como tú la llamas- “podría firmarla cualquiera de los partidos nacionalistas periféricos”, estás faltando a la verdad y lo sabes, porque la has leído. Me parece fenomenal que defiendas tus ideas, pero no me parece bien que intentes desprestigiar a un partido rival faltando a la verdad. Eso es juego sucio».

    Pues te digo lo mismo. La nación (perdón, la Nación) es el leitmotiv de todo el proyecto político de Vox tal como aparece en el manifiesto que han publicado. La sienten amenazada y quieren un Estado fuerte y recentralizado coercitivamente para imponerla. Por supuesto tratan, a mi juicio de forma bastante superficial, otras cuestiones. Pero es innegable que la misión política que asumen es grupal, colectiva: la nación. No sitúan en la cúspide de su jerarquía de valores la Libertad sino la nación. Todos los demás objetivos son menores o subordinados a la implantación del proyecto nacional que les motiva. Caramba, no es que sea su principal prioridad, es que parece la única. A partir de ahí podemos estar de acuerdo o no, pero opinar esto no es faltar a la verdad. Y me dices que falto también cuando digo que esas mismas cosas son las que dicen los nacionalistas periféricos. Es muy sencillo, cambia España por Escocia y ponlo todo en boca de Alex Salmond, por ejemplo, y muy probablemente funcione. Los nacionalistas periféricos españoles dicen cosas muy parecidas a las del manifiesto de Vox en el tema nacional, y luego en los demás temas pues ya depende de su ideología política, que en cualquier caso subordinan siempre a sus respectivas obsesiones nacionales. Ya me dirás en que se diferencia eso del manifiesto que hemos leído. Soflama nacionalista es lo que hace constantemente en su comunicación todo grupo nacionalista: exaltar las virtudes de la nación que siente y denunciar los agravios de quienes entran en conflicto con esa visión cuasi religiosa de la patria. Todo eso es una pugna ajena a los liberales (a mi juicio, por supuesto).

    Un saludo cordial.

  23. Alfonso

    Me niego a ser randiano. Me resulta imposible admirar a Ayn Rand, una mujer que se ha convertido en la musa de LaVey, fundador de la Iglesia de Satán,de Putin y de Alan Greenspan . Es superior a mi buena voluntad. No se como acabara la aventura de Vox pero es evidente que Pina no considera liberal a Vox pq este nuevo partido se niega a aceptar el relativismo moral.

  24. JFM

    Que alguien me saque de dudas. El p-Lib hacen falta dos cabinas telefonocas para alojar a todo su electorado o basta con una?

    Mas en serio. Puesdes havcerr un partido maximalista con unos postulados completamùente irrealistas y lugo, en tu cabina telefonoca, felicitarte de ser tan ideologicamente puro. Mas o menos como los maoistas.

  25. Juan Pina: «La nación (perdón, la Nación) es el leitmotiv de todo el proyecto político de Vox tal como aparece en el manifiesto que han publicado.»

    Y una vez más basta con repasar el manifiesto de Vox para comprobar que faltas a la verdad. Y lo haces, además, estableciendo lo que a ti te parece prioritario en ese manifiesto:

    Juan Pina: «Todos los demás objetivos son menores o subordinados a la implantación del proyecto nacional que les motiva.»

    E insistes, una vez más, en otro embuste:

    Juan Pina: «Los nacionalistas periféricos españoles dicen cosas muy parecidas a las del manifiesto de Vox en el tema nacional, y luego en los demás temas pues ya depende de su ideología política, que en cualquier caso subordinan siempre a sus respectivas obsesiones nacionales.»

    Vamos, que ahora, según tú, los separatistas defienden el uso libre del idioma español en las escuelas. Uy, claro, perdona… es que eso es una «obsesión nacional». Vamos, que si los padres catalanes hispanohablantes quieren escolarizar a sus hijos en su lengua materna, es porque soy unos nacionalistas españoles con «obsesiones nacionales», ¿no?

    En todo caso te agradezco, Juan, la curiosa forma que tienes de exponer tus planteamientos. Ya sabía que el P-Lib estaba alejado de mi forma de pensar -yo no llamo «libertad» a matar a niños por nacer-, pero no sabía que lo estaba también de mi concepto de la política como un terreno más necesitado de buenos argumentos y en el que sobran los recursos rastreros para ganarle terreno al rival.

  26. Marcel Pasaroiu

    Me voy a referir a lo afirmado por Ignacio Camuñas:

    «Vox es un partido de matriz liberal, y por tanto estamos en favor de la libertad económica, de la libertad empresarial, pero creemos al mismo tiempo que esa libertad debe tener el contrapeso necesario de unos organismos reguladores que funcionen en plenitud.»
    Según la primera parte de la cita parece estar a favor de la libertad económica. Suena bien pero, al seguir leyendo, resulta que «esa libertad debe tener el contrapeso necesario de unos organismos reguladores que funcionen en plenitud». Las cosas empiezan a aclararse. No se trata pues de libertad económica como tal sino de una mera capacidad económica que las personas pueden ejercer según las regulaciones elaboradas por los organismos del Estado. Lo que se quiere decir realmente es algo parecido a lo que pretenden los «liberales» del PP:

    «Sabemos que necesitamos dinero y, por ello, permitimos que haya actividad económica fuertemente regulada para que, a través de los impuestos correspondientes, podamos financiar el Estado. Además, para no perder en ningún momento el control, gestionamos de cerca las reglas de juego a través de organismos de regulación y control».
    Me resulta evidente que su principal objetivo es financiar el Estado y maximizar la recaudación pero, por no despertar sospechas, conviene aparentar algo de apoyo a la libertad económica. Sus objetivos no se nutren del individuo ni de la sociedad sino de las necesidades de financiación del Estado.

    Eso diferencia cláramente a los partidos como PP, VOX etc (que se ponen ocasionalmente y sólo a nivel declarativo el traje liberal para asegurar la financiación del Estado) de los partidos liberales libertarios como el P-LIB (que piensan que la libertad económica es una aplicación más de la libertad individual).

    «Creemos en una economía libre.»
    ¿Cómo van a creer en una economía libre cuando los impuestos y las regulaciones destrozan las relaciones comerciales libres? ¿A qué llaman economía libre?

    «Creemos en el Estado que debe regular y hacer funcionar el mercado de forma competitiva, libre y eficiente.»
    De verdad, ¿qué entienden por libre? Lo que quieren es intervencionismo pintado con los colores ideológicos que haga falta (en este caso, con el color del liberalismo).

  27. Almudena Negro

    Reconozco que estas discusiones acerca de la pureza de la raza liberal me aburren. La entrada de Elentir me parece magnífica.

    Empero, quería matizar una serie de cosas. Ayn Rand, como todo autor, tiene cosas buenas, malas y regulares. Algunas, como la denuncia del consenso como fascismo o la descripción del triunfo de las ideas nacionalsocialistas que no socialistas, incluso espectaculares.

    En relación al apunte que Juan hace sobre Mises… es que Mises era austríaco. Es decir, europeo. Allí en Europa, cosa que no había en España, cuya tradición liberal es ANTIESTATISTA, había Estado-nación (es decir, Mises era estatista, como la Constitución de Cádiz, en cuyo origen están buena parte de los problemas de hoy en día, puesto que introduce el estatismo en España, en donde había Imperio) y sus reflexiones territoriales (autodeterminación), que no comparto, no tienen nada que ver con España. Las cosas deben de ponerse en su contexto.

    En relación al patriotismo, que ciertamente en ocasiones -que no es el caso de VOX- es el último refugio de los miserables, creo que hay mucha confusión. El patriotismo no tiene nada que ver con el socialismo o la socialdemocracia. Lo que sí tiene que ver es el nacionalismo, que siempre deviene socialista. O el socialismo, que siempre deviene nacionalista, surgidos ambos de las ideologías que aparecen en 1848.

    El patriotismo puede, perfectamente, ser liberal. Me parece que en ciertas críticas confluye la típica confusión entre Estado y Gobierno y entre Nación Histórica y Nación Política.

    Que Santiago Abascal siempre se ha definido como conservador es una obviedad. No es liberal. Pero el caso es ver qué propone VOX. Y acerca de eso yo aún no opino mucho, porque quiero ver qué pasa en febrero. Aunque la música, ciertamente aunque con matices, suena bien. Vale, no es la revolución liberal que algunos ansiamos (con desaparición del Estado -que no del gobierno-), pero creo que avanza en algunas cosas. Lo primero que mencionan en su manifiesto, en su punto primero es la libertad individual. Por otra parte, no aparece el camelo del Estado del Bienestar por ninguna parte. Sí es verdad que hay confusiones politológicas en el manifiesto.

    Yo prefiero esperar a su Congreso constituyente de febrero para, una vez que tengan programáticamente desarrollado el manifiesto fundacional, pronunciarme.

    Abrazos a todos,

  28. JFM

    Almudena Nero el patriotismo y el nacionalismo son dos cosa difer,ntes Patriota es le que quiere el bién del Pais. NAcionalista es aquel que quiere que el Pais se imponga a los demas

  29. Vox tampoco dice que si llegan al gobierno España no vaya a invadir Francia y cambiar el nombre por «España del Norte». ¡Cuidado!

  30. saurio

    Que Vox es mas de lo mismo, socialdemocracia y estatismo al estilo PP-PSOE, se ve a kilometros. No entiendo el debate la verdad.

    Vaya por delante que no me gustan los politicos, P-Lib incluido, pero son ciertamente los unicos que se pueden calificar de liberales dentro del lamentable panorama poltiico español.

  31. Saurio: «Que Vox es mas de lo mismo, socialdemocracia y estatismo al estilo PP-PSOE»

    ¿Socialdemocracia? No, hombre: son bolcheviques disfrazados. Y seguro que esconden una remesa de retratos de Lenin para descubrirla cuando lleguen al poder por medio de una revolución soviética.

    En fin, prefiero tomarme a guasa estas cosas, porque sinceramente, ya cansa tanta cortedad de miras.

  32. saurio

    puede ser cortedad, pero desde luego que, al menos para mi, tampoco es profundidad de miras el ver algun sintoma de liberalismo dentro de VOX.

  33. Pues con esto que dices abundas en la cortedad de miras, y demuestras no haberte informado ni lo más mínimo de lo que piensa ese partido.

    Pero bueno, sinceramente, allá los que estáis empeñados en retirar el carnet de liberal a todos los que no suscribimos las tesis libertarianas. Estáis llegando a ese extremo en el que lo que era una ideología abierta empieza a parecerse a una secta.

  34. farrulugo

    vox no es un partido liberal simplemente porq es jacobino y es conservador solo en algunas cuestiones,por el mismo motivo.vease el partido conservador britanico,el libertarian party,la vieja derecha norteamicana,lease a Mises,hayek,hoppe,rothbard,huerta de soto,miguel anxo bastos boubeta,ayn rand,ron paul y tantos otros.ademas a buen conservador no le gustan las drogas,pero no las prohibe.lo q defiende el conservador,es basicamente la familia,la constumbre y la descntralizacion.
    ademas veo en sus propuestas economicas q es bastante socildemocrata y q no se sale del establisment.
    yo apoyo al p-lib,aunq no este deacuerdo con su ideologia republicana y tampoco tenga muy claro lo del aborto.

  35. Ahora resulta que Vox «es jacobino y es conservador», la monda. Una monda contradictoria, dicho sea de paso, ya que el jacobinismo es al conservadurismo lo que el bolchevismo a la democracia-cristiana. Lo que me ha parecido clave es esto que dice Farrulugo: «a buen conservador no le gustan las drogas,pero no las prohibe». Vamos, que ahora los «liberales pata negra» nos van a decir también cómo hemos de pensar los conservadores. Tremendo.

    Mira, Farrulugo, sigue repartiendo carnets de jacobino si quieres, pero te pido al menos que lo hagas sin maltratar la ortografía. No has usado ni una sola mayúscula ni una sola tilde en tu comentario. Y te recuerdo que después de cada signo de puntuación hay que dejar un espacio. Escribir así de mal es una falta de respeto hacia los demás.

  36. farrulugo

    Elentir:
    Siento haber ofendido tu visión con mi ortografía. Básicamente es porque escribo más rápido y por costumbre, pero no porque desconozca las normas. Sin embargo, creo que esto carece de relevancia.
    Ya ha expresado antes q este partido es conservador sólo en algunas cuestiones. Pero es un mal partido conservador (como todos los españoles y franceses)y también los liberales porque es jacobino y como tu bien dices no se puede ser jacobino y conservador.
    O acaso los que quieren suprimir las autonomías no son jacobinos??
    por cierto,dentro de los jacobinos tb incluyo a los nacionalistas excepto a converxencia xxi(partido gallego nacionalista y liberal).
    “a buen conservador no le gustan las drogas,pero no las prohibe”.

    Es lo que dice mucha de la teoría política , a los buenos conservadores no les gusta meterse en la vida de los demás. Acaso los reyes prohibían las drogas? en muy pocos casos, creo yo.
    Yo tb tengo cierta tendencia conservadora q creo q es necesaria para completar la teoría liberal o tb la libertariana.

  37. farrulugo

    Os dejo este video de profesor Bastos Boubeta sobre el tema liberalismo/libertarianismo y conservadurismo, por si a alguien interesase.
    http://www.juandemariana.org/video/6188/miguel/bastos/libertarianismo/conservadurismo/existen/

  38. Farrulugo: «dentro de los jacobinos tb incluyo a los nacionalistas excepto a converxencia xxi(partido gallego nacionalista y liberal).»

    Jajaja, esto sí que es bueno… Tachas a Vox de «jacobino» y luego llamas «liberal» a un partido nacionalista gallego. ¡Con un par! En fin, anda, vete a intentar tomarle el pelo a otro, majo.

  39. Recojes tres citas De lo afirmado por Ignacio Camuñas en la presentación de Vox el pasado jueves.

    Ninguna de las tres pasarían por el filtro mas tolerante del liberalismo. Son un canto al intervencionismo y manipulación de la economía.

    Mira afirmar que poseen una «matriz liberal» para a continuación decir «organismos reguladores que funcionen en plenitud». Es hablar de lo mismo y de lo contrario. es decir que soy una cosa, pero voy a hacer otra. O mas bien, no se lo que soy, ni lo que digo.

    Es lo mismo que nacionalista y liberal, una contraposición de sentidos que para nada convergen.

  40. farrulugo

    Elentir:
    No veo en tu comentario ningún argumento.
    Pero el nacionalismo liberal existe porque yo lo estudié, si te interesa hay un capítulo en el libro del profesor Huerta de Soto, Nuevos Estudios de Economía política q habla del tema. Ese libro y todos los demás del profesor los puedes descargar gratis en su web.
    También en el libro de Mises Nación, Estado y economía y en Liberalismo, de Mises tb.
    Y en el pólemico, Monarquia, democracia y orden natural de Hoppe, en este se habla de la secesión como principio básico para luchar contra el Estado, tb en los de Mises.
    Coincido con Marigil en la primera parte de su comentario, pero no en lo del nacionalismo, evidentemente.

  41. Alberto, seguro que conoces muchas democracias liberales sin organismos reguladores. ¿Me puedes poner un ejemplo, por favor? Que no sea Somalia, claro…

    Farrulugo, eso que tú llamas «nacionalismo liberal» en referencia a Converxencia XXI es un grupito de nacionalistas cuyo presidente ha llegado a cometer la cerdada de equiparar a Galicia Bilingüe, asociación cívica que defiende la libertad de idioma, con el Ku Klux Klan:
    http://www.galiciahoxe.com/vivir-hoxe-galicia/gh/galicia-bilingue-un-grupo-defende-privilexios-do-pasado-ku-klux-klan/idEdicion-2010-10-16/idNoticia-600538/

    Si esto es lo que tú llamas «liberalismo», déjame que me ría a carcajadas.

  42. profX

    Es normal que en un partido como Vox, del que como bien dicen más arriba habrá que esperar más concreción en próximas fechas, nada más nacer aparezcan contradicciones propias del PP, al ser una escisión de éste.
    No podríamos ingenuamente esperar que Vox no fuera intervencionista ¿no?, porque si no lo fuera, entonces habría que preguntarles: «¿Y por qué no os fuisteis antes?»
    De hecho, a regañadientes, muchos liberales hemos estado votando al PP sabiendo que en la práctica lo era.
    Desde el «El fútbol es un tema de interés general» del Rajoy de hace unos cuantos años al ahorcamiento fiscal actual, pasando por el engorde de la vaca estatal, sólo por poner unos mínimos ejemplos, porque un repaso exhaustivo sería
    para unas Obras Completas.

    Hemos estado votando al menos malo, o eso creíamos. Realmente deberíamos habernos abstenido para que el cenagal actual lo gestionaran los que lo generaron (en buena parte) y negaron.
    Votar PP a estas alturas es a efectos prácticos lo mismo que votar PSOE, desgraciadamente.
    Y cualquier escisión del PP para diferenciarse realmente debe dejar muy claras diferencias drásticas o no llegará muy lejos.
    ¿Serán mejores gestores? Posíblemente.
    ¿Serán más integros? Posíblemente.
    ¿Serán más coherentes? Posíblemente.
    Pero no nos engañemos, si la oferta es más de lo mismo, el votante tradicional e irredento de PP seguirá votando PP. «Voto útil», lo llaman.
    ¿Conseguirán representación? Posíblemente.
    Pero de ahí a otra cosa, hay un gran trecho.

    ¿Qué diferencia a Vox del PP?
    A la espera de una concreción definitiva y detallada por su parte, y tan sólo repasando las citas de sus textos aquí mencionadas, no parece mucho.
    Resumiendo:
    «Somos liberales pero intervencionistas» (= PP)
    «Necesitaremos pasta para mantener el Estado» (= PP)
    «Bajaremos impuestos» (= PP)
    ¿Cuáles?, ¿Cuánto?, ¿Un punto, dos, diez…?)
    Eso también lo prometió el PP. Y picamos.

    Sí hay un punto claramente divergente respecto al PP, y es el mantener (curioso, una diferencia que en realidad no es un cambio) el discurso frente a los nacionalismos (catalán y vasco) y ETA, que en su día tenía el PP original (San Gil, Mayor, etc).
    En este tema, el PP demuestra un ansia de muerte, por suicidio, incomprensible.
    Aunque del PPop a estas alturas ya poco se puede esperar. Están más en los vinos con Bildu y esas cosas que molan mazo.
    Y Vox, sin hacer esfuerzo alguno, simplemente manteniendo su posición, ya tiene ventaja en este punto.

    Pero, aunque importante, no me parece suficiente para articular un discurso diferenciador. Y por supuesto no me parece suficiente para articular un discurso diferenciador de corte liberal.
    Es algo parecido a UPyD, donde la diferencia con el PSOE va por los mismos derroteros, como Rosa Díez ha dejado claro reiteradamente («Yo soy socialista»).
    En este caso, el avance de UPyD se explica por el desgaste evidente del PSOE.
    Lo mismo pasará con Vox respecto al PP. Pero de nuevo, ¿es suficiente?

    Para mí, que me encuentro en fase «Adiós-PP», y como se suele decir, «estudiando ofertas» (una de ellas está siendo el P-Lib, y otra puede ser perfectamente Vox), lo atrayente hasta ahora de Vox, y excluyendo el tema mencionado del nacionalismo-terrorismo, son las caras.

    Tanto Abascal como Vidal Cuadras me parecen personas íntegras y con un discurso firme. Y la señorita Seguí ya hoy mismo ha dicho algo interesante y certero («Estamos a la derecha del PP porque ellos son la izquierda»).
    Ningún pero hasta aquí.

    Pero como decía, me han de demostrar que son realmente liberales.
    Si propuesta de bajada o eliminación de impuestos no es radical, por ejemplo, para mí serán una mejora respecto al PP, pero no será de lejos suficiente.

    ¿Y el P-Lib?
    Como decía, ahora mismo estoy en fase de acercamiento no vinculante.
    ¿Coincide en todo con mis planteamientos? En absoluto, pero seamos realistas, ningún partido lo hará a no ser que lo funde uno mismo.

    Pero una cosa tengo más o menos clara, sirva o no de mucho, mi voto no irá más a un partido socialista, tenga o no el adjetivo «Socialista» en su nombre.
    Ahora mismo ya me importa una higa que mi voto vaya a un partido (sea P-Lib u otro) que pueda no obtener representación. Lo prefiero mil veces a que colabore con un partido que a las primeras de cambio, o ya el primer día como con el PP actual, se ría de mi voto.

    Un saludo

  43. Elentir: Gracias por tu respuesta.
    Es verdad no conozco a ninguna democrácia liberal, tampoco a ningún estado sin organismos reguladores. Mas verdad es que no conozco a ninguna democrácia, liberal o no. Lo mas parecido es Suiza, no llegando tampoco al mínimo de exigencia para mi gusto.

    Así como no me creo para nada que el proyecto que tu defines como liberal lo sea en absoluto, mas aún cuando junto con la definición de liberal, inmediatamente y en el mismo párrafo adjunta el concepto de regulación.

    Partiendo de esta base entiendo que el uso de la definición de liberal no es mas que un mimetismo para camuflar lo que no va a ser mas que partitocrácia, estatismo e intervencionismo; En conclusión, de mas parasitismo y de mas casta que solo aspira a vivir del sudor de todos los Españoles sin trabajar mas que por alcanzar un cargo y su correspondiente e inmerecido sueldo.

  44. Alberto, tu maximalismo a la hora de analizar la realidad acaba de dejar el mundo sin democracias y casi sin liberales… No sé cómo pretendéis algunos que alguien se tome en serio esa óptica «purista» del liberalismo, que lo relega al selecto club de las ideologías utópicas e irrealizables. Las ideas políticas deben estar dirigidas al mundo real, no a los mundos de Yupi.

  45. Lo que te comento es a titulo personal. No estoy involucrado en el P-LIB ni con VOX por lo que mi opinión es independiente y es innecesario que se me tome en serio o no, es una simple opinión. Pero es cierto lo que dices que pienso : No hay democracias y pocos liberales.

    Lo de utópico e irrealizable déjaselo a quien corresponda, ya que no es mi tema porque yo si pretendo ser realista a diferencia de otros…

  46. Marcel Pasaroiu

    Últimamente estoy leyendo bastante el argumento de que como no hay ninguna democracia realmente liberal en el mundo el liberalismo debe ser una utopía. Debo confesar que no me parece un argumento válido: volar también era utópico e irrelizable antes de que el primer hombre volara.

  47. Una ideología se vuelve utópica cuando después de su aplicación, en vez de hacer un debido contraste con la realidad y reconocer sus fallos, se empeña en negar que haya sido aplicada y se atenga a posiciones maximalistas que la hacen, por sí misma, irrealizable. Ya pasó con el comunismo: prometió una sociedad paradisíaca para cuya consecución era imprescindible la instauración de la dictadura del proletariado. La teoría se tornó monstruosa en su aplicación práctica, pero incluso así muchos teóricos del comunismo se niegan a reconocer lo obvio: los crímenes del comunismo eran la consecuencia lógica de sus tesis totalitarias.

    Con el liberalismo está pasando lo mismo: llevamos más de dos siglos de aplicación del liberalismo en diversas formas, unas más realistas y sensatas -la Revolución Americana- y otras más terribles: la Revolución Francesa. La democracia lleva siglos desarrollándose y desarrollando también sus defectos. Pero en vez de reconocer esos defectos y proponer vías realistas para solucionarlos, algunos se enrocan en una teoría ajena a todo contraste con la realidad. Por eso, igual que algunos comunistas llaman «fascistas» a los que aplicaron las tesis comunistas, ahora hay liberales que niegan que hayan democracia y que se haya aplicado el liberalismo. Unos y otros cometen el mismo error y demuestran la misma nula capacidad para la autocrítica, algo que es fatal en el terreno de las ideas.

  48. Saulot

    Muy buena entrada, Elentir. Supongo que pocos términos han sido y son tan interpretables, manoseados, tergiversados y malinterpretados como el liberalismo. Unos interpretan el liberalismo desde el liberalismo filosófico y el relativismo moral, y otros lo interpretan desde la ley natural o incluso desde el humanismo cristiano. Así nos encontramos que los tradicionalistas carlistas consideran al liberalismo como la madre de todas las herejías y a los liberales como «hijos de satanás», y por otra parte los liberales relativistas ateos consideran a los liberales pro ley natural (liberal-conservadores y católicos-liberales) como falsos liberales o incluso como colectivistas/socialistas. Para evitar tanta pérdida de tiempo en estériles discusiones y «expediciones de carnets» lo mismo habría que inventar una «nueva terminología» para los que defienden la vida y dignidad humana, la libertad unida a la responsabilidad y la justicia, la cultura occidental, el cristianismo/catolicismo (pretendiendo vivir su fe desde el respeto y la libertad de culto de un Estado aconfesional que al menos reconozca las raíces cristianas de la cultura occidental, en vez de pretender imponerse desde un planteamiento «teocrático» que confunda Iglesia con Estado y Estado con Iglesia), la nación desde un punto de vista patriótico, un Estado mínimo y un Gobierno limitado, o al menos un Estado/Gobierno que nos podamos costear sin asfixiar a la población (y a las próximas generaciones) con impuestos y deuda estatal, una legislación ética y moralmente aceptable (aun cuando se ponga el acento más en lo ético), la burocracia estrictamente necesaria, un mercado lo suficientemente libre y justo que fomente la inversión basada en ahorro previo real y en una moneda estable, en vez de fomentar un pseudocrecimiento económico burbujo-especulativo inflacionario-consumista, un sistema educativo no basado en el adoctrinamiento político, la igualdad de oportunidades y el reconocimiento del mérito, la igualdad ante la ley y la desaparición de los privilegios de la «casta» oligárquica, la creación de riqueza y un desarrollo próspero de la sociedad.

    En fin…

  49. Arturo

    Les iba a votar en las siguientes y acaban de perder mi voto. Vox es un partido liberal y bastante minarquista, evidentemente conservador, pero en vez de hablar mal y buscar diferencias deberían de buscar alianzas entre sus compañeros y no ponerse en plan soberbios. Si les duele que libertarios haya pocos y liberal-conservadores haya muchos, que vayan comprando betadine. Así es la sociedad española.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.