El veterano ultraizquierdista muestra su desprecio por sus propios paisanos

La democracia según Beiras: llama ‘colonia’ a Galicia por no apoyar a los nacionalistas

Hoy ha aparecido en el diario ultraizquierdista Público una entrevista a Xosé Manuel Beiras, ese diputado autonómico gallego que el año pasado afirmaba sobre varios terroristas de Resistencia Galega detenidos en posesión de explosivos que “el único crimen que cometieron, a mi ver, es ejercer la indignación”. Beiras vuelve a ofrecer hoy su esperpéntica idea de lo que es la democracia e incluso comete un desliz que no deja de resultar ciertamente cómico.

El nacionalismo acepta ‘defender el gallego’ como pretexto para agredir al discrepante
Un dirigente del BNG presenta a los que agredieron a Galicia Bilingüe como defensores de la Constitución

Beiras enumera, sin querer, a los nuevos fascistas

Empecemos por ese desliz. Habla Beiras de “las situaciones fascistizantes”. Recordemos que los fascismos tuvieron su apogeo en momentos de crisis económica y se subieron a la ola de las campañas de desprestigio de la democracia para alcanzar sus fines totalitarios. Pues ésta es la lectura que hace Beiras del momento actual: “cuando se dan esas situaciones y fallan las organizaciones políticas democráticas, entonces es una situación muy propicia para que el voto descontento vaya para populismos fascistoides como UPyD. En cambio, ese voto descontento se fue para alternativas como la nuestra, con IU, para Bildu y los partidos del fenómeno catalán y por supuesto para Podemos.” Tal vez sea porque este hombre ya está mayor -tiene 78 años-, pero el caso es que Beiras deja al descubierto que si de esta situación sacan tajada AGE, IU o Bildu es precisamente porque sus discursos populistas son lo más parecido al viejo fascismo.

Sus discursos, igual que los del fascismo, están basados en el ataque frontal a la democracia, a la que niegan toda legitimidad, invocando al “pueblo” como si éste se expresara por boca de esos populistas y no a través de las urnas. Al mismo tiempo, todos esos partidos reclaman un mucho mayor peso del Estado en nuestra sociedad, es decir, un mayor control de ésta a manos de los políticos. Se da la circunstancia, además, de que varios de esos partidos, y en esto Beiras fue pionero en Galicia, usan un discurso nacionalista conjugado con la demagogia antiliberal y anticapitalista: igualito que el viejo fascismo, que coincidía en esos enemigos comunes con la otra gran ideología totalitaria del siglo XX: el comunismo.

UPyD no apoya a violentos: Beiras sí

Pero lo más importante, y lo que más diferencia a UPyD y a cualquier otro partido democrático de esos partidos, es que esa ultraizquierda considera legítimo el uso de la violencia contra sus rivales políticos. Las marcas electorales de ETA lo han venido manifestando desde hace décadas. El partido de Beiras no ha dudado en salir a apoyar a violentos como los que agredieron a manifestantes de Galicia Bilingüe hace un lustro. Días después de esas agresiones, Beiras salió a insultar a los agredidos y a defender a los violentos asegurando que “salieron a defender el idioma y la Constitución”. ¿Y este cínico aún se atreve a hablar de fascismo?

Lo que no le gusta a Beiras de la democracia: que él no gana las elecciones

Hay que recordar que esos partidos de ultraizquierda tienen entre sus referencias en el ámbito internacional a tiranos como los hermanos Castro y Nicolás Maduro. La democracia española no les vale por el simple hecho de que aquí no obtienen la mayoría de los votos y, por tanto, no pueden abusar del poder como lo hacen sus colegas al otro lado del Atlántico. Para esos partidos, el gran defecto de nuestra democracia es que la mayoría de los españoles no les votamos.

El propio Beiras se encarga de dejar claro su disgusto al respecto ciscándose en su propio pueblo gallego. “¿Por qué en Galicia el nacionalismo no tiene tanto éxito como sí pasa en Catalunya o Euskadi?”, le pregunta el entrevistador de Público. Y esto es lo que responde el anciano político de ultraizquierda: Porque históricamente Galicia fue convertida en una colonia, con todo lo que eso implica, no sólo en el plano económico sino también en el plano ideológico, mental, cultural. ¡Acabáramos! Como los gallegos no le votan, entonces es que Galicia es una colonia. Toma talante democrático… El caso es que Galicia ha sido parte de España desde que España existe. Precisamente por eso aquí, además de gallego, se habla español: porque los gallegos somos parte de España y no súbditos de una república aislada y autocrática al estilo albanés (seguramente éste sería el sueño del veterano marxista). Ya sé que en los sueños de los nacionalistas gallegos aparece una Galicia a modo de aldea gala de Astérix en la que sólo se habla gallego y en la que sólo usan la lengua de Cervantes una suerte de legionarios romanos empeñados en arrebatar su bucólica independencia a los aguerridos celtas, pero eso no tiene nada que ver con la realidad histórica y social de Galicia, cuyo parecido con las patrañas nacionalistas es tan aproximado como el que hay entre Galicia y Nigeria.

La realidad de Galicia no coincide con el discurso marxista de Beiras

En Galicia votamos al igual que en el resto de España. Aquí la Constitución recibió un 89% de apoyos, muchos más votos de los que sueña siquiera con obtener el señor Beiras para su grupo de ultraizquierda. De igual forma, en Galicia el centro-derecha -primero AP y luego el PP- ha ganado todas las elecciones autonómicas, ya sea por mayoría relativa o absoluta, como ocurre en la actualidad. De hecho, las únicas opciones que han tenido de gobernar ocasionalmente el resto de los partidos han sido a través de una suma de perdedores de las elecciones. La única Galicia “colonial” existe en la cabeza de Xosé Manuel Beiras, que debe confundirnos a los gallegos, ciudadanos de pleno derecho de una democracia europea, con los zulúes de la Sudáfrica del siglo XIX. Precisamente la enorme distancia que hay entre la realidad de Galicia y las casposas tesis marxistas de Beiras es lo que provoca que este personaje esté siempre entre los partidos minoritarios en esta comunidad. Algo de lo que me congratulo como gallego, por cierto: no me gustaría ver a mi querida tierra gallega otra vez en manos de fanáticos como el señor Beiras, que consideran justificable la violencia nacionalista contra los que no opinamos como ellos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alfonso

    Los héroes gallegos del Batallón Literario eran verdaderos luchadores anticolonialistas. Por cierto, los antiguos amigos de Beiras parecen ser compinches de colonias (de contrabandistas) de verdad : http://www.libertaddigital.com/espana/2014-01-25/erc-aralar-y-gibraltar-se-alian-contra-espana-ante-la-ue-1276509133/

  2. pacococo

    Sigo pensando que estos tipos dicen esas cosas porque el gobierno lo consiente. Al parecer le va la marcha al gobierno. Y es normal, si estos votos que se llevan estos impresentables, se los llevara un partido serio de izquierdas, a los maricomplejines se les caian los palos del sombrajo.

    La verdad es que da asco leer estas cosas, pero hay que decirlas para que las sepamos todos, aunque sea hacerles una publicidad que no merecen.

  3. Beiras no contribuyo lo suficiente para una jubilación por eso sigue activo.

  4. Hugo

    Siguiendo la analogía de los Simpson, yo veo a Beiras como el actor secundario Bob. Muchas palabras vacías y creerse superior para al final ser derrotado siempre por él mismo. A esta clase de gente egocéntrica las críticas le resbalan. Esperemos que al menos sirva para que otros le den de lado, como lo refrendan las urnas.

  5. BNG = ‘No’

  6. Ya empiezan a pelearse entre ellos. Eso es buena señal.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.