5 errores frecuentes que debes evitar cuando escribas en Twitter

Con mucha frecuencia veo ciertos errores al escribir tuiteos, sobre todo al mencionar a otros usuarios. Escribo esta entrada para aclarar y corregir algunos de ellos.

Twitter introduce nuevas opciones para bloquear a usuarios molestos
Twitter: 5 formas de identificar a un troll y 5 consejos para librarte de él

1. El punto antes de las menciones

En Twitter las respuestas a otros usuarios no se integran en los muros como el resto de los tuiteos. Por ejemplo:

@nombredeusuario ¡Hola Menganito!

Un tuiteo con esta forma sólo lo verán en su muro las personas que sigan a su autor y al usuario @nombredeusuario. Tampoco aparecerá en los widgets de Twitter que tengas en tu web si has elegido la opción de excluir menciones. La única posibilidad de que visualices esa respuesta sin ser seguidor de su autor es que lo retuiteen @nombredeusuario o cualquier otro tuitero al que sigas. Por eso, muchos usuarios usamos un truco cuando queremos que todos nuestros seguidores vean esas respuestas:

[email protected] ¡Hola Menganito!

Poniendo ese punto antes de la mención, esa respuesta pasa a ser visible para todo el mundo. Otra opción válida para conseguir ese resultado es poner el tuiteo al revés:

¡Hola Menganito! @nombredeusuario

Hasta aquí lo habitual y lo que funciona bien. El caso es que alguna gente que conoce este truco lo acaba usando de forma errónea, por ejemplo:

Estoy tomando un helado con [email protected], [email protected] y [email protected]

Recordemos que la razón de ser del punto es usarlo al comienzo del tuiteo. Una vez poner cualquier otro texto delante de una mención, ese tuiteo es visible para todo el mundo. Así pues, lo correcto sería escribir:

Estoy tomando un helado con @nombredeusuario, @mivecino y @unprofesordeciencias

2. El abuso de las etiquetas

Los hashtags o etiquetas son palabras precedidas de un símbolo de almohadilla. Mediante ellas podemos conectar con otros usuarios que las usan, participar en determinados trending topics o temas del momento, etc., lo que convierte a Twitter en un gran foro de debate. El uso de estas etiquetas permite dar más difusión a nuestros tuiteos, al hacer que aparezcan en las búsquedas de la palabra elegida. Por ejemplo, si yo escribo un tuiteo incluyendo la etiqueta #Vigo, todo el que busque esa etiqueta en el buscador -o los que la pulsen en los tuiteos de otros- pueden acabar leyendo mi tuiteo si obtiene la relevancia necesaria.

Esa facilidad para difundir contenidos hace que alguna gente abuse de las etiquetas. No es extraño, por ejemplo, ver tuiteos de este estilo:

Estoy #tomando un #café y unas #pastas #con una #amiga en una #cafetería de #Madrid.

El abuso de hashtags hace que los tuiteos resulten farragosos de leer, pero además estas prácticas resultan absurdas. Convertir palabras muy comunes o incluso verbos de uso muy habitual, preposiciones, conjunciones, etc., en etiquetas sólo hace que generemos ruido en una búsqueda poco probable. Lo más frecuente en Twitter es que las búsquedas de etiquetas se centren en lugares, temas concretos, nombres o determinadas palabras compuestas (por ejemplo, #Navidad2014, #UniversidadVido, #MarchaVida, etc.) Lo más recomendable es usar, a lo sumo, dos o tres etiquetas en un tuiteo, que aporten información útil sobre lo que escribimos de cara a las búsquedas: tema de nuestro tuiteo, lugar desde el que tuiteamos y, quizás, denominación del evento. Un ejemplo:

Estoy tomando un café y unas pastas con una amiga en el #Starbucks de Princesa en #Madrid.

3. Ya no es imprescindible usar acortadores de URLs

Cuando Twitter echó a andar, la limitación de 140 caracteres provocó un auge de los acortadores de URLs, servicios que ofrecen que direcciones largas de webs como ésta:

http://www.outono.net/elentir/2014/12/04/5-errores-frecuentes-al-escribir-en-twitter

Queden de esta forma:

http://outono.net/e/29709

En junio de 2011 Twitter cambió el sistema con el que procesa los enlaces que incluimos en nuestros tuiteos, acortándolos automáticamente, de modo que cualquier URL que escribas va a ocupar siempre 22 caracteres, por muy larga que sea. Para esto Twitter usa el dominio t.co, «un servicio que protege a los usuarios de actividad dañina, aporta valor a el ecosistema de desarrolladores y como una señal de calidad para mostrar tweets pertinentes e interesantes», según la compañía. A pesar de ello, muchos usuarios, sobre todo a nivel profesional, siguen usando acortadores como goo.gl o para conocer las estadísticas de visitas de los enlaces que publican en Twitter. Muchos usuarios que no necesitan esas estadísticas también siguen usando esos acortadores, con el inconveniente de que en muchos casos ralentizan la cara de los enlaces (un ejemplo claro de esto es ow.ly, un acortador muy habitual pero bastante lento). El mayor inconveniente de esos acortadores es su uso para publicar imágenes. Las fotos que publicamos directamente en Twitter, lo que técnicamente se llama fotos nativas, tienen la ventaja de cargarse automáticamente con nuestros tuiteos cuando los leen otros usuarios. No es así cuando usamos acortadores. Así pues, si no necesitas estadísticas de tus enlaces y quieres que tus fotos se vean directamente en Twitter, pasa de acortadores.

4. Cuidado con la geolocalización

Twitter permite geolocalizar los mensajes que publicamos en esa red de microblogging. Esta opción está desactivada por defecto. Activándola puedes indicar con precisión el lugar desde el que estás escribiendo, lo cual aporta un respaldo a lo que escribes a la hora de difundir un mensaje sobre un hecho concreto ocurrido en cierto lugar. Puedes ver un ejemplo aquí. El riesgo que conlleva esta opción es que una vez la actives para un tuiteo, saldrá activada en los siguientes que hagas. Es recomendable desactivarla de nuevo si por cualquier motivo no deseas que alguien conozca la ubicación de tu domicilio, de tu lugar de trabajo o de los sitios que visitas. Recuerda que esa geolocalización puede proporcionar a terceros información sobre tus costumbres, y eso te puede poner en situaciones de riesgo.

5. En Twitter también se aplican las normas gramáticas y ortográficas

El gran inconveniente de Twitter es que te ves limitado por un espacio de 140 caracteres. Eso conlleva que mucha gente opte por utilizar el llamado «lenguaje SMS» para ganar espacio, a veces incluso sin necesidad. De esta forma, lo que debería leerse así:

Estoy tomando un café y unas pastas con una amiga en una cafetería en #Madrid.

… a menudo se lee así:

Toy tomando n café pastas con amiga en cafetería #MAD.

Obvia decir que estas prácticas son imperdonables entre community managers, las personas encargadas de atender y actualizar las cuentas de Twitter de empresas, asociaciones, instituciones, etc. Y si bien es cierto que los usuarios particulares publican contenidos más informales, no debemos olvidar que como en toda herramienta de comunicación, en Twitter es fundamental que aquello que escribimos resulte comprensible. Esto es algo muy importante si además buscamos que nuestras publicaciones sean retuiteadas por otros usuarios.

Si quieres publicar un mensaje largo y no te llegan los 140 caracteres, siempre puedes escribirlo en dos o más tuiteos. En todo caso, el gran aliciente que supone el espacio limitado de Twitter es que nos obliga a ser breves y a sintetizar aquello que queremos decir. Casi siempre se puede hacer sin maltratar el idioma. Inténtalo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alfonso

    Gracias, yo soy neófito en twitter y creo que tus consejos me servirán de mucha ayuda.

  2. JFM

    El problema que tengo con tuiter es que no acabo de ver para que sirve. Eso de clamar urbi et orbe que te estas tomando un café y unas pastas me parece el colmo del ombliguismo. Y 140 caracteres no dan para más.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.