La ultraizquierda y su doble vara de medir sobre violencia y libre expresión

Ahora son Charlie, pero ayer no eran Ortega Lara, Alcaraz, Gloria Lago ni Intereconomía

“Ataque a la civilización”. Así titulaba ayer un indignado editorial la revista satírica “El Jueves”, que expresa su “máxima solidaridad con las víctimas” del atentado islamista de ayer en París: “las víctimas somos todos. Que nadie lo olvide”, dice. Hace menos de un año, esa revista caracterizaba a Ortega Lara y a sus compañeros de Vox como nazis y les llamaba “hijos de puta”.

España: la ultraizquierda parlamentaria da la espalda a las víctimas del Estado Islámico

¿Seguirán pidiendo de libertad de expresión cuando hablemos de comunismo, aborto o matrimonio?

Me pregunto si a los ojos de “El Jueves” el error de Ortega Lara ha sido pasar 532 días enterrado en un zulo por una banda terrorista de ultraizquierda, ETA, en vez de haber sido tiroteado por terroristas islámicos. O tal vez lo que ha hecho mal Ortega Lara es ejercer su libertad de expresión en un sentido que no agrada a muchos que hoy claman por ejercer esa libertad sin ningún límite, pero que mañana estarán otra vez volviendo a reclamar que a ciertas personas se nos persiga por ser anticomunistas, que se prohíba difundir la verdad científica sobre el aborto y que se nos censure por “homófobos” a los que nos limitamos a defender el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. No quiero imaginar cómo sería hoy el debate si en vez de una revista satírica atacada por mofarse de Mahoma, hablásemos de un medio atacado por denunciar los crímenes comunistas, por oponerse al aborto o por discrepar del lobby gay. Pero no me hace falta ni imaginarlo: basta con ver lo ocurrido con Intereconomía y como la izquierda agitó la mordaza contra ella por cosas mucho más suaves que las publicadas por Charlie Hebdo. Y cuando reporteros de Intereconomía eran agredidos una y otra vez, la izquierda callaba cuando no aplaudía las agresiones.

Cuando insultaban a Alcaraz por oponerse a negociar con terroristas

En la misma línea, resulta curioso ver hoy proclamando el “yo soy Charlie” a gente que en su día se deshacía en insultos contra Francisco José Alcaraz, hermano y tío de tres asesinados por los terroristas de ETA y cuya valentía a la hora de oponerse a la negociación política con esos asesinos le ha acarreado una ola de injurias, difamaciones y calumnias que ya dura años.

En 2010 el BNG censuró a Gloria Lago en una moción de condena a una agresión contra ella

Tampoco puedo evitar la misma sensación al ver este tuiteo publicado ayer por el portavoz del Bloque Nacionalista Gallego, Xavier Vence, sobre el atentado islamista en París:

Sin embargo, tras las amenazas y agresiones sufridas por Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, a manos de nacionalistas radicales, en 2010 el BNG obligó a modificar una moción de condena en el Parlamento de Galicia para suprimir toda referencia a la agredida, como si ésta fuese una apestada y no mereciese siquiera ser mencionada en un texto de condena a los delitos sufridos por ella. Dos años después, en una muestra de lo que entiende por libertad de expresión, el BNG defendió a los violentos juzgados por agredir a manifestantes de Galicia Bilingüe en Santiago, presentando a los agresores como meros defensores del gallego. Tampoco puedo olvidar que en octubre el BNG fue de las escasas fuerzas del Parlamento que se opusieron a enviar ayuda militar a las víctimas de los terroristas del ISIS. Curioso y asimétrico compromiso el del Bloque con quienes sufren los crímenes del terrorismo islamista.

Elogió a quienes pateaban a un Policía y ahora dice rechazar la barbarie

A las ya citadas muestras de doble vara de medir hay que añadir la siguiente:

Sí, es el mismo Pablo Iglesias que ha guardado silencio sobre los recientes asesinatos de agentes de Policía en España -ni una mísera palabra les ha dedicado-, pero que en este vídeo se declaraba “emocionado” al ver como ultras de izquierda encapuchados pateaban a un Policía que se quedó aislado de sus compañeros:

Y sí, es el mismo Pablo Iglesias cuyo programa “La Tuerka” ridiculizaba a las víctimas de ETA hace sólo dos meses. Éste es el que ahora se pronuncia contra la “barbarie” y el “fanatismo”.

El terrorismo siempre es condenable, aunque las opiniones de la víctima no te gusten

Hay algo que tiene que quedar muy claro: es abominable que a alguien se le asesine por tener unas determinadas opiniones o con el argumento de que ofendía, tenga base real o no ese argumento. En un país democrático tenemos una vía para resolver las ofensas cuando alguien considera que rebasan los límites de la libertad de expresión: los tribunales. Nadie tiene derecho a amenazar, agredir ni mucho menos matar a otro en respuesta a una ofensa. Yo soy cristiano, soy demócrata y defiendo el derecho a la vida, y por ello me opongo al terrorismo sin ninguna excepción. Espero que algún día se apliquen el cuento quienes hoy claman por la libertad de expresión sin límites, pero luego se dedican a atacar, humillar y despreciar a las víctimas de otros actos de terrorismo, simplemente porque no opinan como ellos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ioannes

    Muy bien. Esa -vergonzosa, irracional, inhumana- doble vara de medir revela especialmente una satisfecha inmersión en la arbitrariedad y el fanatismo, que empuercan y hasta impiden la convivencia y la democracia digna de tal nombre. Si se renuncia a asumir en concreto que uno se ha equivocado en algo, o no se exige -con los mejores modos-coherencia (lógica) al prójimo, por ejemplo a los políticos, estamos perdidos. Lo cívico, como también lo familiar etc., deviene jungla bajo lemas implícitos como -digamos- ‘el que venga detrás que arree’, ¡sálvese quien pueda!, y otros…

  2. Alfonso

    Por cierto, mientras Sangay aprovechaba el día de ayer para culpar a los cristianos de toda la violencia del mundo, su idolatrado era justamente condenado a 4 años de prisión por llevar un explosivo en su mochila. ¿Quienes son los terroristas, los católicos o los que llevan explosivos a las manifestaciones?

  3. Eudoxo

    Con valientes como el New York Times y el Wall Street Journal, que se han negado a incluir caricaturas de Charlie Hebdo en la portada “pa’ no ofender”, lo llevamos claro con sus epígonos (ya quisiera Huffington!) y adláteres hispanos. “Y tú más” a lo Willy Toledo (“más matan los americanos”, sin especificar si son yihadistas del ISIS o civiles del lugar) o directamente tirando cohetes como en Cisjordania cuando el 11-S. Estos listos creen que, con su apoyo, se van a librar de la guillotina islamista. Pues no, Willy, acabarás afeitado como todos los demás, Wyoming incluido.

  4. Yo tampoco he publicado en este blog ninguna viñeta de Charlie Hebdo, y no pienso hacerlo. Y no por cobardía, sino porque no me gustan esas viñetas. Charlie Hebdo es una revista que publica constantemente viñetas de contenido blasfemo no sólo contra el Islam, sino también contra el judaísmo y el catolicismo, y yo soy católico.

  5. profX

    Lo del Pablito es de traca, ahora clamando por la libertad de expresión y por otro lado diciendo que los medios de comunicación privados limitan la libertad de expresión. Pablete, ¿en qué coño quedamos?

    Y sí, la hipocresía de estos días apesta, pero bueno, seguro que a partir de ahora El jueves y similares nos inundan con bromas ácidas sobre Mahoma y su religión.
    Nos vamos a reir… o quizá no.

  6. A propósito de este tema, muy bueno el artículo que publica Juanjo Romero en su blog:

    http://infocatolica.com/blog/delapsis.php/1501090252-yo-no-soy-charlie

  7. Juana de Arco

    Lo que ya no pude soportar fué, que Rajoy dijera “no se les dará tregua a los terroristas” refiriendose a los islamistas, en cambio no solo les da “tregua” a los etarras, sino que gobierna con ellos en España y les saca de la carcel.
    Parece que nadie se ha dado cuenta de esto, porque no he visto comentarios al respecto.

  8. Russell

    En Libertaddigital Carmelo Jordá defiende el derecho a blasfemar. No puedo estar más en desacuerdo, una cosa es la libertad de expresión que debe estar limitada por el respeto al que piensa diferente. La blasfemia es ofensa, pero él lo confunde con opinión discordante. A mí como católico no me molesta que alguien como ateo diga que mis creencias son falsas, me molesta que alguien se burle de mis creencias como hacen El Jueves o Charlie Hebdo. En cualquier caso esta tragedia ha puesto de manifiesto la cobardía de los primeros. Al menos los gabachos eran consecuentes e insultaban a todos (tal vez no les importaba o ignoraban que las consecuencias de una y otra burla eran diferentes), pero los de El Jueves y la tribu que denuncias en esta intervención sí parecen ser conscientes de que las consecuencias de una y otra burla son diferentes… o tal vez estén de acuerdo.

  9. Adolfo Horacio Polledo Carreño

    A veces, como hoy, no puedo con este blog y me apetece calificarlo de ultracatólico y militarista. No precisamente liberal.

    Que han asesinado a unos semejantes; por blasfemos que fueran, un poco de compasión, por Dios.

  10. El ‘café para todos’ en España excluye la libertad de expresión como has expuestos Elentir. Puedes publicar lo que quieras en la prensa, especialmente si es en Gallego con tal de que sea dando caña al PP. Pero trata de escribir algo que ‘critique’ al galleguismo y tienes pintadas de svástica en tu casa al día siguiente. El acoso a Gloria Lago es un clásico ejemplo. ¿Por cierto sabe este foro de que Arabia Saudi subveciona mezquitas en España?

  11. Sharovarov

    Ya me imaginaba lo que Elentir dice en su primer comentario, y estoy de acuerdo: JE NE SUIS PAS CHARLIE.

  12. Juanjo

    Mil gracias, Elentir. Buen post e interesante debate sobre “la asimetría”

  13. Es absolutamente injustificable hacer distinciones entre las víctimas.

  14. pacococo

    Es lo típico, si matan a uno de los míos digo todo lo que puedo y más, si matan a uno de los otros, silencio, en el mejor de los casos.

    Yo tampoco soy Charly, porque no voy ofendiendo gratuitamente a a los que me molestan, que una cosa es criticar con razones y otra ofender sin motivos. Y con esto no justifico el crimen, pero porque los hayan matado no los voy a convertir en unos santos.

    Estas cosas se producen cuando las leyes se aplican con un embudo, hay grupos que pueden hacer lo que les da la gana mientras otros se tienen que aguantar. Se aguantan hasta que alguien salta y entonces es un asesino de la peor especie. No es este el caso, porque los asesinos ni siquiera se han planteado recurrir a la justicia, pero hay muchas situaciones en donde te ofenden y tienes que aguantar porque nadia aplica la ley.

    No hay derecho a blasfemar. No hay derecho a ofender gratuitamente. La libertad de expresión no incluye eso y los que lo crean, están muy equivocados y no se han leido el código penal. Que no se aplique, no quiere decir que no exista la ley.

  15. Adolfo Horacio Polledo Carreño: “A veces, como hoy, no puedo con este blog y me apetece calificarlo de ultracatólico y militarista. No precisamente liberal.”

    Ya tardaba en aparecer un repartidor de carnets de liberal… Ahora resulta que si uno no hace propias las opiniones de una víctima de un atentado, incluso opiniones claramente irrespetuosas hacia otros, entonces es un ultracatólico, un militarista y se queda fuera del selecto club liberal.

    Debo deducir, entonces, que en Charlie Hebdo eran ultracatólicos, militaristas y nada liberales -esto último ya me lo temía, pues es una revista de extrema izquierda-, porque nunca han tenido reparos en hacer escarnio de los sentimientos religiosos de los cristianos mientras cientos de ellos estaban siendo masacrados por los terroristas del ISIS. Y ahora algunos pretenden que haga mía las ofensas de Charlie Hebdo a esos cristianos. Pues ya podéis coger una silla y esperar sentados.

    Compasión, toda. Lo he dicho muchas veces: el terrorismo es abominable sean cuales sean las ideas de la víctima. Pero la compasión no implica asumir las opiniones de la víctima. Y si alguien lo entiende así, ya me está haciendo un panegírico de las ideas de Ynestrillas, que también es víctima del terrorismo: a su padre lo asesinaron los terroristas de ETA.

  16. Eudoxo

    Por lo que veo, esta conversación va derivando hacia el viejo “algo habrán hecho para que los maten” de los batzokis y herrikotabernas cuando etarras, grapos y análogos mataban a algún español, blasfemo o no. Vale, vale, entiendo que lo de “odio lo que Vd. dice pero moriría por que Vd. siga teniendo el derecho de hacerlo” es de siglos atrás (dos, casi tres, de hecho). En el mundo posmoderno las “sensiblilidades” mandan en todo, la política es pura emoción y cero argumentación, y eso de solidarizarte con algún odioso dibujante al que uno mismo daría una buena paliza en un día de mal humor, no está nada de moda. Claro, claro.

  17. Eudoxo, ¿he justificado yo en algún momento el asesinato de esos viñetistas? NO. Lo he condenado por activa y por pasiva. ¿Qué pasa, es que ahora la sacrosanta libertad de expresión que proclaman algunos excluye toda crítica a las viñetas que hacían estos señores?

    Por cierto, lo de dar palizas a alguien porque te ofende ha salido de tu mano, no de la mía. Si para ti ofender a alguien justifica darle una paliza, haz el favor al menos de no atribuirnos a los demás tus pensamientos violentos. Yo ya he señalado en esta entrada que ofender a alguien no justifica que se le amenace, se le agreda ni se le mate. Si no sabes leer, vuelve a la escuela a que te enseñen.

  18. Eudoxo

    Vale, tío, si es así como te tomas las críticas (no es la primera vez que lo veo) y no eres capaz de identificar “dar una paliza” como elemento irónico en un debate, pues muy bie, para tí la perra gorda.

  19. Juana de Arco

    Pues yo solo veo dos cosas en algunos buenistas o “liberales”.

    1- Ven justificaciones a esos crimenes DONDE NO EXISTEN en esta entrada, y en algunos que comentamos esta masacre.

    2- Los mismos que critican esta entrada de este blog, ocultan su hipocresía y radicalidad, porque bajo supuestos buenismos, justifican una “libertad de expresión” que no es otra cosa que una careta para ofender sobretodo a los católicos, y de esa forma, si admiten que ofender a creyentes de otras religiones es aceptable bajo una cinica e hipocrita manipuladora “libertad de expresión”, están apoyando las persecuciones que estamos recibiendo todos los cristianos, y un ejemplo de ello son los masones, cinicos y a saber si islamistas del canal “Discovery Max”, que han elaborado un documental bajo el titulo “Lo que la Bliblia y el cristianismo, oculta y manipula”.

    Lo siento, pero ya no me callo, ni por miedo al qué dirán, ni por cuatro giliprogres desorientados que ven musarañas donde no hay nada.

  20. A los ciegos. No tenéis ni puñetera idea de lo que se avecina en Europa con el islamismo intransigente y radical.

  21. Carreño. Abre os ojos.

  22. Eudoxo. Abre los ojos.

  23. Eudoxo, para empezar no soy tu tío. Y en cuanto a críticas, ¿preferirías que te hubiese contestando equiparando tus opiniones con las de “batzokis y herrikotabernas” como has hecho tú con las mías? ¿Qué esperabas, que te dedicase una amable sonrisa cuando me escupes esas infamias a la cara, conociendo como conoces mi radical oposición a la basura etarra?

  24. Solíloco

    Saludos.

    El terrorismo no tiene justificación, sea cual sea la causa. Cual sea su razón, la pierde al matar. No ha sido solo contra otro país sino contra toda una civilización, que puede fallar a veces y tener defectos, pero es inconcebible que se puedan combatir así. Nunca es el camino, hoy el mundo es peor.

    Atentar contra la vida ya es suficientemente execrable y condenable por lo que es, y lo de París no ha sido a mi parecer contra la libertad de expresión. Expresamente se dice en los Derechos Humanos y en nuestras leyes europeas, que la libertad de expresión ni de información permiten atacar la dignidad, derechos y libertades de los demás, sus creencias, etc. Charlie Hebdo tenía prejuicios y preferencias como cualquiera, pero no respetaba. Ni la revista, ni a veces nuestra sociedad europea, se libran de hacer distinciones. Conocemos casos de revistas censuradas por violar la dignidad de otros de forma genérica. Por ejemplo comentarios racistas que han puesto a medios y ciudadanía en pie, y han merecido justo castigo.

    No soy musulmán, ni simpatizante, ni nada de eso. Creo que la mayor coherencia es el mejor camino. Un discurso discutible, aunque solo sea en una parte menor, no aclara las cosas sino que da pie a salidas. Se puede condenar con toda justicia el atentado sin validar faltas contra los Derechos Humanos. La revista francesa jugaba entre el límite del respeto y el extra que se le da al humor, a veces excediéndose, como mucho merecía alguna multa. Jamás un injusto, desproporcionado e inhumano atentado terrorista. El atentado es fruto de la soberbia fanática, de una minoría musulmana que no representa al conjunto. Los terroristas no atentaban contra una libertad de expresión que fue injusta, atentaban para imponer su fanática cosmovisión, incluso fuera de su jurisdicción. Las mismas autoridades islámicas francesas -y españolas- han sido las más duras reprobándolo, añadiendo repugnancia, enemistad y condena religiosa.

  25. Solíloco

    Otra cosa, con todo respeto y espero no ofender a nadie.

    Como cristiano creo en la santidad del matrimonio religioso. Me casé por amor a mi esposa y por compromiso mutuo con la sociedad -nosotros respondemos ante ella como familia, y ella hace la viceversa- y lo hice por la Iglesia por amor a Dios -que prefiere que se haga así- y en la convicción de que el Espíritu Santo nos ayudaría en esta aventura, no siempre fácil. Por eso busqué una ceremonia completa en lo religioso y, según entiendo a Jesús, lo menos ostentosa posible.

    Como verá hago una distinción clara. Respeto el compromiso que hacen los que se casan según otras creencias, ya sean religiosas o no para mí son matrimonios. Tienen otras convicciones, allá ellos y, mientras no interfieran en mi modo de casarme, que se casen como quieran. Comprendo que habrá quien tenga otra opinión sobre lo que debe ser el matrimonio, como entiendo que el cristianismo respeta y no es impositivo con los no cristianos. La crítica debe ceñirse a ello si ha de ser cristiana.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.