El último viaje del barco pesquero ‘Bernardo Alfageme’ para ocupar una glorieta en Vigo

Esta tarde se inició el traslado del buque pesquero “Bernardo Alfageme” a la rotonda de Coya, en Vigo, donde quedará situado a partir de esta noche. Una decisión municipal cargada de polémica y que ha generado muchas críticas por su elevado coste para las arcas municipales en plena crisis.

Construído en 1944 en los astilleros Hijos J. Barreras en Vigo, el barco recibió el nombre del fundador en 1873 de una de las más famosas conserveras de Vigo: “Miau”. Hoy en día éste es el último barco de pesca de altura que se conserva de los construidos en la ciudad en la primera mitad del siglo XX, y el último de los que se hicieron con remaches en los astilleros vigueses (ahora los barcos se construyen mediante soldadura). Con una velocidad máxima de 9 nudos, unas dimensiones de 31 metros de eslora y 6 de manga y un peso neto de 91 toneladas, el “Bernardo Alfageme” llevaba 14 tripulantes, podía transportar hasta 65 toneladas de gasoil, 70 de hielo y sal, 3 de víveres y 17 de agua potable. Además, en sus neveras podía almacenar hasta 70 toneladas de pescado. Faenó en los caladeros de Gran Sol y acabó sus días pescando en las aguas del sur de Portugal, para ser jubilado en 1988, siendo posteriormente cedido al Ayuntamiento de Vigo. Por falta de mantenimiento, se pasó muchos años semihundido en los muelles de Bouzas.

Siendo alcalde Lois Pérez Castrillo, del BNG, el 27 de marzo del 2000 el pleno del Ayuntamiento votó por unanimidad incorporar el “Bernardo Alfageme” al patrimonio marítimo de la ciudad y su inclusión en el inventario de bienes municipales. Encomendada su custodia al astillero Cardama, quedó sumido nuevamente en el olvido hasta que, siendo alcaldesa Corina Porro, del PP, se aprobó la restauración del barco con los votos de todos los grupos municipales salvo el PSOE, que votó en contra. Ironías de la vida, ha sido un alcalde del PSOE, Abel Caballero, el que ha decidido situarlo en la glorieta de Coya, esta vez con los votos en contra de los demás grupos municipales (PP y BNG).

Desgraciadamente no pude llegar a tiempo de ver cómo subían al barco, pero al menos pude hacer algunas fotos del “Alfageme” ya subido al remorque que lo trasladará a su lugar definitivo de descanso.

La operación contó con la colaboración de varias grúas de gran tonelaje: una de Deca y dos de Doniz.

Me llamó la atención este detalle de una de las grúas de Doniz:

Nunca imaginé que dejaran a osos de peluche conducir una grúa tan pesada… 🙂

Esta noche espero poder hacer más fotos del traslado a la glorieta, las iré poniendo aquí.

+6:02h: He estado esta madrugada siguiendo el traslado del barco desde el puerto hasta Coya. Había un grupo de manifestantes en el puerto (gente que se oponía a la instalación del barco en Coya), y hubo un fuerte dispositivo policial, compuesto por agentes antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía y del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local de Vigo.

El barco salió escoltado de la Zona Portuaria hacia la Avenida de Orillamar en torno a la una de la madrugada. En la siguiente foto vemos una fila de agentes del GOA vigués.

El barco hizo todo el recorrido hasta la glorieta de Coya escoltado por la Policía y acompañado de los gritos de los manifestantes.

Al llegar a la Plaza de la Industria Conservera, junto a los astilleros de Barreras en los que fue construido, el barco tuvo su primer tropiezo, pues rozaba por la derecha la acera. Tuvo que maniobrar un poco para poder continuar.

Por lo visto, un grupo de manifestantes se encadenó a la entrada de la Avenida de Castelao para impedir el paso del barco. Los tuvo que retirar la Policía. El CNP, que estaba desplegado ya en la glorieta de Coya, envió un par de furgones de refuerzo. Aquí vemos uno de ellos.

El barco llegó escoltado a Coya. Junto a él los manifestantes gritaban: “No puede ser, el barco en la rotonda y las familias sin comer”. Una chica que estaba cerca de la glorieta se mosqueó con el lema, y con razón: “¿Están diciendo que en Coya somos unos muertos de hambre?” Desde luego, las críticas al despilfarro del gasto del traslado e instalación del barco son comprensibles, pero la demagogia de dar a entender que en Vigo las familias están sin comer, como que sobra. Esto es Vigo, no Somalia. Los insultos contra la Policía también sobraban. Estuve charlando con un agente del CNP, un hombre normal y corriente que tendrá su familia y, como otros, siente amor por su trabajo. Un trabajo que le lleva a arriesgar el físico por guardar la convivencia y la seguridad de sus conciudadanos. Parece que pronto nos olvidamos de los agentes que han dado la vida en ese empeño (sin ir más lejos, Vanessa, la agente asesinada en Vigo en noviembre por un atracador).

Algunos manifestantes estaban muy enardecidos y éste de la foto, que aparece encarándose con un agente de la Policía Nacional, estuvo a punto de pasar la noche en un calabozo…

El transporte especial introdujo el barco en la glorieta maniobrando hacia atrás desde la calle que da al Alcampo.

A continuación se retiró el camión.

Esta noche el barco descansa ya en su ubicación. Veremos mañana que dicen los vecinos (los que hayan conseguido dormir con tanto ruido y tanto grito, claro).

Podéis ver aquí la serie entera que he colgado en mi cuenta de Flickr (incluye las fotos de la tarde y de la noche):

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. asertus

    La verdad es que me parece muy bien, mucho mejor algo que sí es historia a esas estatuas abstractas que son un nudo de acero o cualquier tontería que vemos tan a menudo en plazas, salidas de autopistas, etc…

    Respecto a peluches conduciendo, claro que sí, si hasta los hamsters conducen camiones pesados…

    https://www.youtube.com/watch?v=hUF_PpJTwF8

    Saludos

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]