¿Debemos desamparar la reputación de los demás ante bulos y maledicencias?

¿Los católicos no deben estar en asociaciones civiles, promover peticiones ni manifestarse?

“Una de las principales preocupaciones de los Obispos, en el momento actual, es destacar los rasgos esenciales de la vida cristiana e impulsar la presencia e intervención de los cristianos en la vida social.” Así comenzaba una instrucción pastoral de la Conferencia Episcopal Española en 1986.

En el punto 171 de dicha instrucción se señalaba lo siguiente:

La creación, configuración y desarrollo de las asociaciones civiles adecuadas tiene que ser obra de aquellos cristianos que, movidos interiormente por las exigencias y responsabilidades cristianas, y en ejercicio de su condición y derechos civiles, se decidan a participar libremente y bajo su propia responsabilidad en la vida política. El respeto al bien común y al mismo bien pastoral de la Iglesia requiere que en estos asuntos se evite hasta la apariencia de intervencionismo de la Iglesia o de las autoridades eclesiásticas más allá de sus competencias estrictamente religiosas y morales.”

Remontándonos un poco en el tiempo, en la Constitución Pastoral Gaudium et Spes, firmada por el Papa Pablo VI, el Concilio Vaticano II afirmó que la Iglesia reconoce “cuanto de bueno se halla en el actual dinamismo social: sobre todo la evolución hacia la unidad, el proceso de una sana socialización civil y económica, y añadió: “la Iglesia advierte a sus hijos, y también a todos los hombres, a que con este familiar espíritu de hijos de Dios superen todas las desavenencias entre naciones y razas y den firmeza interna a las justas asociaciones humanas.” Y finalmente, señalaba:

El Concilio aprecia con el mayor respeto cuanto de verdadero, de bueno y de justo se encuentra en las variadísimas instituciones fundadas ya o que incesantemente se fundan en la humanidad. Declara, además, que la Iglesia quiere ayudar y fomentar tales instituciones en lo que de ella dependa y puede conciliarse con su misión propia. Nada desea tanto como desarrollarse libremente, en servicio de todos, bajo cualquier régimen político que reconozca los derechos fundamentales de la persona y de la familia y los imperativos del bien común.”

Lo anteriormente señalado evidencia que la Iglesia Católica no sólo considera legítimas las asociaciones civiles, sino que incluso favorece su creación, animando a los laicos católicos a participar en la vida pública con los medios legítimos que les ofrece el sistema democrático. Hasta aquí nada nuevo, al menos para quienes conocemos la doctrina de la Iglesia. Mi extrañeza surge al leer esta nota, en la que una diócesis española afirma su deseo de “seguir impulsando, en plena comunión con las enseñanzas y la práctica de la Iglesia Católica, el reconocimiento y la custodia de la dignidad de la vida humana desde el primer instante de la concepción hasta su último aliento natural, así como la defensa de otros derechos relacionados con la verdad del matrimonio, la educación de los hijos o la libertad religiosa.” Pero a continuación, matiza: “Entendemos que este impulso se debe favorecer desde la pertenencia eclesial vivida de forma inequívoca y con medios adecuados tanto al fin que se desea alcanzar como a los lazos de comunión entre quienes buscan ese fin.” Y a continuación, ese obispado, haciendo referencia a dos asociaciones civiles, afirma: “no compartimos con estas instituciones ni el sentido de pertenencia eclesial ni los medios que emplean”, para acto seguido decir que dicha diócesis no sólo no prestará apoyo a esas asociaciones, sino que además las veta en sus parroquias. Y lo más insólito es que otra diócesis más se ha adherido a este despropósito.

Las dos asociaciones civiles mencionadas no promueven el relativismo ni defienden ningún postulado que sea contrario a los de la Iglesia Católica. Son dos organizaciones que llevan muchos años defendiendo lo mismo que la Iglesia Católica: la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, la familia, fundada en el matrimonio, la libertad educativa, la libertad religiosa y el bien común. Ambas han defendido esos principios por vías legales, democráticas y pacíficas, sin incurrir jamás en ninguna actitud violenta, sin que en ninguna de sus convocatorias se haya roto siquiera una mísera papelera. Es incomprensible que dos diócesis traten tan mal a asociaciones que defienden los valores cristianos de forma legal y pacífica, alegando que no pertenecen a la Iglesia y que no comparten sus medios. Medios como hacer peticiones dirigidas a políticos y empresas, convocar manifestaciones y conferencias, recoger firmas y apoyar a cristianos perseguidos, incluso llevando a cabo un viaje de alto riesgo para apoyar a una madre católica encarcelada en Pakistán. Me deja perplejo que dos diócesis católicas censuren medios como éstos, con los que esas asociaciones han hecho tanto bien y han defendido causas nobles y justas, insisto, sin haber cometido nunca violencia alguna.

Más perplejo me deja que ante la circulación de bulos que acusan, siempre sin pruebas, a miembros de esa asociación de cosas tan disparatadas como ser de una secta masónica, neonazi o satánica –como ya comenté aquí, se trata de un bulo que cambia de versión cada cierto tiempo-, una diócesis pregunte al presidente de una asociación civil si piensa “tomar medidas para que en su asociación no tengan cabida” los acusados. No puedo evitar acudir al Catecismo de la Iglesia Católica (2477):

El respeto de la reputación de las personas prohíbe toda actitud y toda palabra susceptibles de causarles un daño injusto (cf CIC can. 220). Se hace culpable:

— de juicio temerario el que, incluso tácitamente, admite como verdadero, sin tener para ello fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo;

— de maledicencia el que, sin razón objetivamente válida, manifiesta los defectos y las faltas de otros a personas que los ignoran (cf Si 21, 28);

— de calumnia el que, mediante palabras contrarias a la verdad, daña la reputación de otros y da ocasión a juicios falsos respecto a ellos.”

Yo he sido uno de los señalados por ese bulo, y no pertenezco a secta alguna, ni masónica, ni neonazi, ni satánica ni mediopensionista. Por supuesto, no he sido el único que ha padecido estas difamaciones. Como yo, otras personas han sido señaladas gratuitamente, incluso obispos y cardenales. Ante esta práctica de señalamiento, que consiste en acusar a otros de cosas gravísimas sin aportar prueba alguna, incluso sometiéndonos a la llamada “prueba diabólica” de exigirnos que demostremos nuestra inocencia, lo que cabía esperar de un príncipe de la Iglesia es el amparo a los calumniados (entre los que, insisto, hay obispos y cardenales), y no la sugerencia de que se invada nuestra vida privada para verificar calumnias, maledicencias y juicios temerarios (una invasión de la vida privada que, además, implicaría violar las leyes españolas).

Como católico, ¿a quién debo hacer caso? ¿A lo que dicen el Concilio Vaticano II y la Conferencia Episcopal Española sobre el asociacionismo civil, o a lo que -en contradición con ello- sostienen dos diócesis españolas? ¿Debo seguir las pautas del Catecismo a la hora de dar amparo a la reputación de las personas, o he de someter a interrogatorios a todos los que sean víctimas de bulos, rumores y mentiras? Yo tengo muy claras las respuestas a ambas preguntas.

Bulo del Yunque: primero fueron a por HO, ahora ya difaman a cardenales y obispos
Ya hay sentencia firme desestimando los infundios lanzados contra HO
Eres de una secta secreta llamada el Yunque y no lo sabías: aquí tienes la demostración

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pelayo

    A mi siempre me queda el mismo consuelo que hizo que Chesterton empezar a pensar en convertirse al catolicismo. El caso es que este hombre genial entró un día en una iglesia católica de Inglaterra y se encontró con que el cura estaba soltando un sermón tan malo, tan malo, que tuvo que concluir que: la Iglesia Católica es indudablemente la única verdadera, porque es imposible que pueda ser la institución humana más antigua con ministros tan malos. Dios tiene que estar detrás sosteniéndola.

    Pues eso

  2. Sinceramente, yo no salgo de mi asombro. He conocido casos de malos obispos, en España no hay que esforzarse mucho para acordarse de personajes como Setién y Uriarte. Por esos y otro casos, yo no me considero para nada clerical. Pero desde luego, me preocupa ver que el problema no se limita a ciertas diócesis infestadas por el nacionalismo, que en otras que parecen más sanas se hacen cosas tan injustas como las que estamos padeciendo los miembros de HO, vetados de una forma insólita después de pasarnos años trabajando por los valores cristianos.

    Me pregunto, por cierto, si van a ser igual de rotundos a la hora de tratar a diputados y dirigentes del PP, ese partido que pudiendo derogar la ley del aborto, no ha movido un dedo para salvar tantas vidas de inocentes. Pero bueno, viendo cómo están 13TV y la COPE, medios propiedad de la Conferencia Episcopal y que parecen órganos de propaganda del PP, mi pregunta como que se queda en pregunta retórica…

  3. aris

    lo peor de todo Elentir es que exigen a HO que haga una especie investigación del pasado de cada miembro (censo ideológico de todos sus miembros diría yo) para luego después hacer una purga según los criterios del obispo de turno.

    independientemente de si existe o no esa cosa llamada Yunque o si hay gente que dice ser de esa supuesta secta, lo más grave es que se exija este tipo de procedimientos…. me imagino que si este es el camino a seguir los obispos pedirán ese mismo proceso a la HOAC porque tiene muchos comunistas… cosa verídica y demostrable ¿no?

  4. Y lo de la HOAC sólo por poner un ejemplo, Aris, Ya puestos, ¿consienten a monjas progres estar de medio en medio defendiendo tesis contrarias a la doctrina católica, pero las medidas las toman contra una asociación civil porque es víctima de un bulo? Insisto: es que no salgo de mi asombro.

  5. José Ignacio Lesaca Eseverri

    Muy bueno el artículo, Elentir. En efecto, vivimos tiempos surrealistas, alucinatorios… Se me ocurre que vendría muy bien que HazteOir buscase el apoyo público explícito de otros obispos y gente renombrada de la Iglesia. Que no sean solo algunos clérigos que no se enteran los que metan la cuchara en el asunto. Ya hay algunos que sí se enteran: don Fernando Sebastián Aguilar, por ejemplo, agradeció a HazteOir sus servicios a la Iglesia y a España: eso fue en la entrega de premios de H.O. de junio de 2014. Y, en primer lugar, tenemos que seguir pidiendo en la oración que el Espíritu Santo nos ilumine a las gentes -clérigos “clericales” incluidos-, para que se hagan menos tonterías. Y para que gentes intrigantes y manipuladoras que, lamentablemente, puede que haya por ahí… sean quienes sean… no tengan éxito, no se salgan con la suya, fracasen en sus intrigas. Un saludo cordial.

  6. No es mala idea, José Ignacio, pero te puedo decir que más que por su propia imagen, por lo que se preocupa la gente de HO es por defender la vida, la libertad y, muy concretamente en estos momentos, a los cristianos perseguidos. Siempre recurro al dicho evangélico de “por sus hechos los conoceréis”, porque mientras otros dedican su tiempo y energías a atacar a HO, HO dedica su tiempo y energías a defender a quienes lo necesitan. Creo que eso responde por el buen nombre de HO mejor de lo que lo haría ningún obispo.

  7. Luisa Carrasco

    A estas alturas de la película, que la existencia del Yunque sea o no un bulo, a mí al menos, ya me da igual. Son varias las personas que me han hablado últimamente de que tienen constancia de que dicha “sociedad secreta” existe, eso sí, todos protegen bien la identidad (y la reputación, claro está) de las personas que “habiendo pertenecido a ella” acusan ahora a otros de pertenecer a la misma. Y al parecer se trata de “buenísimas personas que merecen toda la confianza”.

    Y digo yo, si eso es así, ¿por qué dañan ahora la reputación de tantos diciendo cosas como que se trata de una secta satánica? Qué clase de gente es ésa que acusa escondiéndose a su vez, y qué clase de cristianos son aquellos que se fían de los anteriores, ¿unos ingenuos?, ¿unos chismosos?… O ¿unos malvados? Directamente descartaré la última opción, pues, salvo por lo mal que, a mí modo de ver, están actuando algunos respecto a este tema, son personas que también dan buenos frutos; y lo cierto es que todos cometemos errores y que, por los motivos que sea, todos actuamos mal alguna vez (“quien esté libre de pecado arroje la primera piedra”).

    Respecto a las otras opciones, cada cual sabrá el porqué de su modo de actuar, pero también es cierto que cuando se crea un campo de cultivo propicio para determinado fin (en este caso, habladurías previas, envidias…), lo lógico es que se obtenga el resultado esperado. Quien tenga oídos, que oiga.

    Solo me queda añadir que, efectivamente, la labor de HO y de las demás asociaciones que salen tan mal paradas con todo esto (y con ellas todos los que las apoyamos) es irreprochable, les guste más o les guste menos a algunos, y que Dios nos pedirá cuentas a todos del mal que hemos causado a los demás. Así que más nos vale a preocuparnos más por el mal que causamos nosotros y por defender a los demás, que por lo contrario.

  8. ioannes

    Pudiera ser que la clave del asunto esté en la repetida “pertenencia eclesial” ¿Qué significa? ¿Que HO debería (?) “pertenecer a los eclesiásticos”? No sé ¡Ay que me troncho! Haga Vd. un Concilio para esto -por decirlo de algún modo.

  9. Como dice la Biblia, en cada familia de cinco tres estarån contra los otros dos. Así es también en la Iglesia.

  10. Luisa Carrasco

    Se me quedó algo en el tintero: en el caso de que alguno de los socios de HO y demás asociaciones implicadas perteneciera a una “sociedad extraña” eso no da derecho a nadie a ensuciar la reputación de dichas asociaciones ni a vetar su participación en ellas o su colaboración, con lo necesario que la sociedad civil haga escuchar los valores cristianos que se defienden desde las mismas (aunque no dependan en sí mismo de la Iglesia).

  11. Maru Tadeo

    Cisma? Obvio, seguro estas diócesis y sus obispos, sacerdotes, monjas, laicos, pueden tirar la primera piedra, están en su zona de confort, sin salir a la periferia, sin oler a oveja, sin mover un dedo en defensa de nada. Necesaria la acción. Soy católica, en DF conozco sacerdotes y obispos nefastos, No me alejo de la iglesia pero siempre busco un buen sacerdote. No me gusta hablar mal de ellos públicamente, me educaron para respetar, pero hay situaciones que se debe alzar la voz y defenderse. Nuestra iglesia ha causado heridas a muchos, no está libre, entonces por que dañarnos entre nosotros? Por eso muchos se van, por el pésimo ejemplo de obispos o sacerdotes. Hay gente atea, sin religión y hacen más bien que los católicos. Afortunadamente conozco excelentes sacerdotes, eso sí, los cuento con los dedos. Será que éstas diócesis están infiltradas por algún lobby? O reciben dinero de algún gobierno? Algo hay detrás. Si el Papa se confiesa, esta
    diócesis con quien lo hará. Será la Santa Inquisición? HO No es iglesia, respeten su Valiosa labor, ya basta con ensañarse. Demonios dentro de la
    iglesia.Por eso nos critican, por hipócritas. Finalmente cada quien dará cuentas a Dios, dejen en Paz a HO. Diócesis patéticas. Dan vergüenza. Un abrazo a HO y su Presidente, Gracias por Existir, Dios les Bendiga..

  12. Viendo lo que implica en algunos casos la llamada “pertenencia eclesial”, doy gracias a Dios de que HO no tenga dependencia orgánica de la Iglesia.

    Porque la COPE pertenece a la Iglesia, pero fichan a progres y a cocinadores de crucifijos para sus programas.

    También pertenecen a la Iglesia medios de comunicación que parecen propagandistas del PP, un partido que ha traicionado su promesa sobre el aborto y que ha mantenido intacto todo el tinglado legislativo de Zapatero.

    También son propiedad de la Iglesia hospitales católicos donde se practica abortos, como ocurre en Cataluña, donde un arzobispo lo ha negado una y otra vez, y en documentos oficiales sobre práctica de abortos han seguido apareciendo esos hospitales año tras año.

    Pero el problema, por lo visto, no es todo eso. El problema es HO. La monda.

  13. Maru Tadeo

    Presidente de HO, NO tiene ni debe dar mas explicaciones, ni justificar absolutamente nada. Soy católica, estudié en colegios josefinos, doy gracias a Dios ser libre para elegir mi sacerdote, éstos señores asfixian, horror tener que confesarse con ellos, no por los pecados que una tenga, sino por lo cerrados que son. Condenan sin tener certeza, están para atraer fieles no para alejarlos. Que pensará el Papa Francisco de estas actitudes. Qué saben de Misericordia?
    Las diferentes causas Valiosas que Defiende HO para esta diócesis no vale, que hacen ellos?
    Pésimo y nefasto ejemplo de éstos obispos y sacerdotes.
    Mi Respeto para HO, para Ignacio, para todos.
    Los queremos y necesitamos, fuerte abrazo. Bendiciones…

  14. Maru Tadeo

    Vergüenza Aleteia amarillista dar por hecho difamaciones de Santiago Mata frustrado, vive a través de HO por si solo no puede, Nadie le da RT a sus artículos. Está enfermo, no tiene capacidad de vivir y ser feliz.
    Nunca he dudado de HO, Felicidades HO

  15. Russell

    A mí también me está tocando bastante de cerca y estoy desconcertado. Me he leído y releído las sentencias las páginas acusando, las declaraciones de obispos y no salgo de mi desconcierto.

  16. Walsh

    Pues la escasa simpatía que tenía por el episcopado español se ha venido abajo. Estos están como los obispos mejicanos que traicionaron a los cristeros firmando los “Arreglos” con el gobierno masónico de Calles.
    Malos pastores para unas buenas ovejas.
    Y, una vez más, esta noticia en época de elecciones, como cuando se cargaron el movimiento objetor a EpC.
    Todo mi apoyo a HO…!!!

    Hoy han publicado una nueva entrega de este mal culebrón en ECD. Miserables.

  17. Son como el perro del hortelano ni hacen ni dejan hacer. Tremendo afán de perfil dominante., ¿Solo si eres un sumiso blandito con voz topless eres buena persona? Por otro lado, los obispos cada vez influyen menos el sociedad. Y parece que algunos tratan de interferir en lo que funciona. Yo no soy de nada, pero apoyo las campañas que puedo de hazteoir.org, he escuchado en persona a algunos emborricados en destruir, y no he escuchado pruebas, solo procesos de intenciones, y afán destructivo meter en esos afanes a clérigos ilusos. Viva la actividad de
    HazteOir.org y similares. Unas las comparto más, otras menos, pero es legítimo que puedan hacerlas

  18. Marina

    Deplorable, o mejor dicho miserable que dos Diócesis se preocupen de un bulo que de salvar almas, de Evangelizar. Me recorro España entera y las Iglesias cada vez más vacías, solo gente mayor, y es que ya ni eso, una decadencia de fe tremenda, pero tremenda eh! ¡Cómplices del Mal! Llegará el juicio final y está cerca, allí será el rechinar de dientes ¡MALVADOS! propulsores de una generación perversa, mala que se ha olvidado de Dios.
    Apa! que me voy a clases y luego al Santísimo que estoy que no doy crédito con tanta basura en la Iglesia.

  19. Pues estos hechos contra HazteOir.org dan idea del nivel intelectual de los obispos españoles y de lo colaboradores clericalizados que les rodean,especie de corte de aduladores que viven bien instalados en la sociedad y tranquilizan si conciencias pegados al clérigo alfa. Y sin olor a oveja, es más, a ver que oveja trata de hacer algo por otras personas, sin ser una del grupo clericalizados, ahí estarán para dar ellos el garrotazo con sus afán de dominar e incordiar y descalificar. A ellos hazteoir.org y los que hacen cosas con valentía los pone en evidencia. Yo ya hace años experimenté a estos machitos alfa, en mi humilde actividad, y me aleje de ellos, y sigo en la Iglesia que es parroquia universal. Estos enredadores profesionales, obsesivos, y has seguro que llegan meses dándole la castaña a otros clérigos e incluso Santa Sede, contra HazteOir.org. Lo mejor que debería suceder, desde mi punto de vista, es que HazteOir.org sea fiel a sus campañas, acciones, fiel en sus principios a la doctrina de la Iglesia, pero que se distancie de esos ambientes de personajes clericalones y clericalizados, y en sus propuestas se dirijan al máximo público posible, hombres de bien, situados en todo el espectro. Tampoco HazteOir.org busque la palmadita en el hombro de obispos y clericalizados. Hazteoir.org es una opción más de participación, y la usas o no, pero tremendo es tratar de destruirla, le diría a los clericalizados detractores. Bueno, HazteOir.org, ya saben, ladran, luego cabalgan

  20. José Ignacio Lesaca Eseverri

    Estoy de acuerdo con el comentario de Ioannes, ahí arriba, acerca de la “pertenencia eclesial”. (Si bien yo “no me troncho”. ¡Ya me gustaría, pero no me hace tanta gracia!). También yo sospecho que uno de los elementos que hay en el fondo del asunto es el “clericalismo”: o sea, la visión equivocada según la cual algunos sacerdotes u obispos querrían meterse en lo que no les corresponde, meterse donde no les llaman. Ellos, como pastores, están ahí para orientar y aconsejar a los fieles, en lo religioso y lo moral. Pero no para intervenir en las asociaciones civiles en que participan fieles católicos, como es el caso de HazteOir. HazteOir no es una asociación que pertenezca oficialmente a la Iglesia. Por tanto, no son los obispos sus superiores. Así que ellos no están para diseñar, organizar, definir… las actividades de HazteOir. En fin, que H.O. no es propiedad de uno u otro obispado. Y hay que señalar que son los documentos mismos del Magisterio de la Iglesia los que piden a los pastores que eviten meterse -el “intervencionismo”- donde no les corresponde meterse. Hay un documento de 1986, de la Conferencia Episcopal Española, sobre la participación de los católicos en la vida civil, en que se habla de estas cosas. HazteOir lo está difundiendo estos días, porque viene como anillo al dedo. Y también debe de haber referencias, sin duda, en los documentos del Concilio Vaticano II.

  21. José Ignacio Lesaca Eseverri

    Quisiera añadir que sería de agradecer, en los comentarios, que se evitaran las expresiones poco caritativas -o nada caritativas- acerca de personas de la Iglesia u otras, aunque puedan tener comportamientos equivocados. Me refiero a esas frases que suenan tan ásperas, a esas acusaciones tan duras, tan rechinantes, que se leen en algunos comentarios. Si sirve de algo, diré lo que yo hago cuando me encuentro ante ciertos casos: pienso: “Fulano actuó mal o muy mal; sin duda, con rectísima intención lo hizo… pero hizo o hace daño, se equivocó”.

  22. Si en materia de caridad, los que tienen que dar ejemplo dan pie a bulos y te exigen demostrar tu inocencia respecto de chismes y habladurías, comprenderás, José Ignacio, que sea duro con ellos. Sinceramente, su actitud me tiene muy indignado.

    Sobre los documentos que citas de la CEE y del Concilio, HO no los está difundiendo, los he publicado yo en esta entrada.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]