La cruda realidad que hay detrás del mito izquierdista sobre el guerrillero

Che Guevara en la ONU, en 1964: “sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando”

Mie 29·7·2015 · 15:54 13

El mes pasado me referí aquí a un infame discurso del Che Guevara ante la Asamblea General de la ONU el 11 de diciembre de 1964. El mandamás castrista, responsable de multitud de asesinatos en Cuba (el periodista cubano Luis Ortega cifra las víctimas del Che en 1.897), reconocía sin rodeos:

“Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando.

Recuperando la Cordura ha hecho este vídeo en el que incluye ese discurso de Guevara. Con todo el cinismo del mundo, el guerrillero comunista negaba que su dictadura estuviese cometiendo “asesinatos”, justo después de reconocer que estaban fusilando y seguirían fusilando:

Hay que recordar que el propio Che Guevara asesinó a sangre fría a algunos de los presos políticos a su cargo, niños incluidos.

El motor ideológico del terrorista argentino: el odio

Lo que movía a ese asesino sanguinario era el odio puro y duro, como él mismo escribió en 1967:

El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.

Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión; hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de sus cuarteles, y aún dentro de los mismos: atacarlo donde quiera que se encuentre; hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Entonces su moral irá decayendo. Se hará más bestial todavía, pero se notarán los signos del decaimiento que asoma.”

Estas palabras han sido usadas durante años como una consigna por multitud de grupos terroristas, que han seguido la receta al pie de la letra asesinando y secuestrando allí donde se habían empeñado en reproducir las tácticas de asalto al poder recetadas por el terrorista argentino. Ha pasado más de medio siglo y ahí sigue la dictadura que ayudó a instaurar en Cuba, a base de fusilamientos, pero algunos llevan su rostro en la camiseta como si fuese la imagen de un libertador. Es más: en 2008 un alcalde de ultraizquierda levantó un monumento a ese asesino en Oleiros (La Coruña). Y luego nos vendrán a hablar de “memoria histórica”…

(Foto: René Burri)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.600

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces y trackbacks:

Comentarios:

  1. Gracias por recordarnos está página de la historia que no deberíamos olvidar nunca.

  2. Sharovarov

    ¿Que asesinó incluso a niños? Eso no puede ser verdad porque entonces no se podría explicar cómo puede haber en mi pueblo una avenida Ernesto Che Guevara que, además, limita paralelamente con un gran parque.
    (Ironía: OFF)

  3. pacococo

    El gran problema es que las izquierdas, el votante de izquierdas, no se entera de estas cosas porque los medios que sigue no lo dicen ni lo van a decir nunca.

    Pero incluso si le pones el video, lo va a negar y va a legar que es una manipulación y si al final consigues convencerlo que mataba gente, te dirá que algo habrían hecho para que los matara.

    Y es que donde no hay no se puede sacar. Desgraciadamente el votante de izquierda o es un aprovechado, en cuyo caso lo v a negar todo por la pasta o si es sincero, su inteligencia deja mucho que desear.

    Y la prueba de la cortedad intelectual es que sean capaces de asumir el discurso del odio, como se ha visto en las últimas elecciones.

  4. alexander dominguez tudela

    Fantastico, hay que desmitificar al supuesto heroe, lo que realmente fue un gran asesino.

  5. Pedro

    Leí una vez que el Che no dijo nunca eso y citaban el discurso de la ONU.

    El truco está en que esa frase no la dijo en el discurso sino en el turno de réplica. Aquí está el discurso y el turno de réplica enteros:

    http://veja.abril.com.br/blog/reinaldo/documentos/discurso-de-che-guevara-na-onu-em-que-faz-a-apologia-dos-fuzilamentos/

    Y el audio del turno de réplica está aquí:

    https://www.youtube.com/watch?v=j6KyNrhS-OQ

    La frase la pronuncia en el minuto 22 y 20 segundos (aprox.).

  6. Maite

    Sólo dos palabras que no son mías:
    “El que a hierro mata a hierro muere”

    “El amor es más fuerte que el odio”, por lo tanto sólo el amor vence al odio. Si entramos en la dinámica de odiar estamos vencidos.

  7. La tragedia de Che Guevara es que fue asesinado en vez de capturado y deportado a USA como hicieron con Noriega (¿Se acuerdan de este verdugo?) de Panamá. Aquí falló la CIA. Nunca hubiera sido un icono permanente para la izquierda radical mundial. Hubiera desaparecido sin rastro y para siempre.

  8. José Ignacio Lesaca Eseverri

    También hay que tener en cuenta, Elentir, que la sensibilidad hacia la pena de muerte no era la misma en esos años, y en otras épocas, que lo que puede ser en la actualidad. Cabe suponer que, ahora, hay mucha más sensibilidad hacia este tema (como la hay hacia lo molesto y perjudicial que es el tabaco, por poner un ejemplo que, en esta situación, puede parecer frívolo). Digo “cabe suponer” porque habría que ver las encuestas, también. Una encuesta reciente, de la que leí en un diario, no era muy optimista en este asunto, sobre todo entre la gente joven. Pero, en principio, está claro que había mucha más tolerancia hacia la pena de muerte, hace años que ahora. Fíjate en que la pena de muerte la han aplicado ejércitos y grupos armados de todos los colores y de todas las ideologías (y no me refiero ahora a los grupos terroristas, propiamente dichos). En nuestra guerra civil (1936-1939), por ejemplo, fue aplicada, supongo que abundantemente, por ambos bandos. Y uno de ellos era “rojo” pero el otro, aun con contradicciones y elementos ideológicos espurios y rechazables, que también los tenía, aseguraba, no obstante, defender la civilización cristiana. Y eso es solo un ejemplo. Pero la Historia está llena de ejemplos de la facilidad con que se ha aplicado la pena de muerte. En fin que, sin ánimo de decir que esas cosas no tienen importancia, que sí la tienen, yo propongo hacer un pequeño esfuerzo, para ponernos en la situación de aquellas gentes: tanto las de la Guerra Civil como las de la revolución cubana. Y procurar vernos a nosotros mismos en las circunstancias de ellos. ¿Lo habríamos hecho mejor nosotros que ellos, si hubiéramos estado en su lugar? Pues puede que sí… o puede que no. Por tanto, dejemos las cosas en las manos divinas, para que sea Dios quien juzgue cuántas ejecuciones, a lo largo de la Historia, y cuáles, fueron justas. Y cuántas y cuáles no lo fueron.

  9. José Ignacio Lesaca Eseverri

    Añado a lo anterior, aunque quizá no sea necesario, que, por supuesto, no todas las visiones del mundo y del hombre facilitan por igual recurrir a la pena de muerte. Está claro que una ideología atea, como el marxismo, hace más fácil, para sus adeptos, ser partidarios de fusilar a los contrincantes, que una visión católica de la vida. La cuál, esta segunda, aunque no excluye por completo la posibilidad de fusilar, está claro que la restringe, la limita mucho más.

  10. Jose Ignacio. Te has olvidado del actual genocidio mundial que están llevando a cabo los islámicos radicales; los nuevos verdugos del siglo XXI.

  11. Luis Carlos

    Necesitamos otro meme en la que se compare la cantidad de muertos por los fusilamientos de la fortaleza de la Cabaña en Cuba con las víctimas de la Inquisición.

  12. Luis Maria Agnese

    Es recordado como un asesino sin escrúpulos de las dictaduras izquierdista

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]