En octubre el grupo de ultraizquierda apoyó una calle para Carlos Oroza

Marea de Vigo no apoyó la calle de Vanessa Lage pero sí otra de un poeta que aún vivía

La Marea de Vigo ha justificado su negativa a apoyar que se dedique una calle a la policía Vanessa Lage, asesinada por un atracador tal día como hoy en 2014 en la ciudad olívica.

Cuando veas a un Policía piensa en Vanessa
La Marea de Vigo se niega a apoyar que se dedique una calle a la policía Vanessa Lage

La Marea se escuda en el SNL, dirigido por una militante del BNG

En su Twitter, la formación de ultraizquierda alega que hubo un informe en contra del Servicio de Normalización Lingüística del Ayuntamiento (SNL). Da la casualidad, según informaba ayer La Voz de Galicia, de que ese servicio lo dirige una militante del Bloque Nacionalista Gallego (BNG), formación nacionalista de ultraizquierda muy próxima ideológicamente a la Marea de Vigo. En dicho informe, según La Voz, el SNL hace referencia a “recomendaciones de la Unesco sobre la denominación de infraestruturas, viarios, nuevas realidades físicas”. También habla de “acuerdos plenarios adoptados por el Ayuntamiento de Vigo respecto de la salvaguarda de la toponimia”, y apela a la “ley de patrimonio histórico (estatal y gallega) que determinan la toponimia como un bien a salvaguardar”, para rechazar la concesión de esa calle, al tiempo que pide usar topónimos “de siempre”.

¿El SNL no se ha leído el libro que recoge su propia web?

Ayer un lector del blog tuvo la amabilidad de señalar aquí que “la zona donde se ubica la calle dedicada a Vanessa Lage tiene dos topónimos cerca: O Romancho, que coge buena parte de la zona, teniendo como punto central la calle Cruz Branca, y O Estanco de Marallas, al final de la calle Andalucía.” En el libro “Toponimia do Val do Fragoso. 2 Lavadores”, de Iván Sestay (se puede leer en la propia web del SNL de Vigo) se indica que la zona denominada “A de Romancho” estaba situada entre la calle del Cristo y la calle Badajoz. Es decir, que el topónimo no se usaba para denominar la travesía en cuestión (pues ni siquiera existía entonces). No hay, pues, un topónimo “de siempre” para esa calle. Dicho sea de paso, ese topónimo procedía de un nombre de persona: “Recibe el nome de un conocido antiguo propietario de estas tierras: Don Román Murtegui, cuyo diminutivo popular era (O) Romancho”. En cuanto al topónimo “O Estanco de Marallas”, según el citado libro se corresponde con la actual calle Andalucía, que corre paralela a la nueva calle de Vanessa Lage. Así pues, se trata de calles distintas. El libro en cuestión no cita ningún topónimo “de siempre” para la calle José Antela Conde (que se seguirá llamando igual) ni para su travesía, que ha sido la rebautizada. De hecho, el libro ni siquiera cita estas dos calles. Así pues, el SNL se ha columpiado alegremente sin haberse leído ni el propio libro que tiene en su web sobre los topónimos de la zona.

La UNESCO aconseja no usar nombres de personas… vivas

Aquí puedes consultar el “Manual for the national standardization of geographical names” del United Nations Group of Experts on Geographical Names, el grupo de expertos de la UNESCO sobre toponimia. Y esto es lo que dice en la página 126:

“Por lo general, hay algunas dudas sobre el uso de los nombres de las personas que todavía están vivas. En su resolución VIII / 2 (2002), la Octava Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Normalización de los Nombres Geográficos recomendó que las autoridades nacionales competentes desalienten el uso de nombres personales para designar una característica geográfica (interpretado como incluyendo nombres de calles, etc.) durante el curso de la vida de la persona en cuestión.

Así pues, no se trata de no poner nombres de persona a lugares, sino de no poner nombres de personas VIVAS. Esta precisión se hacía, por cierto, en una entrada publicada el año pasado en un blog sobre toponimia del SNL de Vigo. En dicha entrada se señalaba, además, que el SNL no impone un criterio fijo sobre estos casos: “Lógicamente no juzgamos nosotros esa cuestión, pero como antes decíamos… ¿eliminar un topónimo tradicional (como se ha solicitado) para recordar a alguien es una forma de honrar los méritos de la persona en cuestión?” Como hemos visto, la concesión de esa calle a Vanessa Lage no elimina ningún topónimo tradicional. De hecho, esa zona de Vigo fue urbanizada en los años 70 y 80. Entonces, ¿a qué vienen las objeciones del SNL? No responden a los criterios de la UNESCO, eso está claro. ¿Acaso quisieron colarnos, atribuyéndolos a la UNESCO, los gustos personales de la responsable de ese servicio municipal?

La Marea sí apoyó en octubre una calle para un poeta que aún vivía

Este mismo año se produjo en Vigo un caso que deja en evidencia la doble vara de medir de la Marea. En octubre el pleno municipal al completo aprobó dedicar una calle a Carlos Oroza Fernández, un poeta antifranquista que entonces aún vivía (falleció el 20 de noviembre). Con los votos de todos los concejales, incluidos los de la Marea, se le concedió la que hasta entonces se conocía como Travesía del Príncipe, entre la Calle del Príncipe y Policarpo Sanz, cerca de la Puerta del Sol. Como señalaba Daniel Antomil en un artículo al respecto, esta calle lleva con ese nombre desde hace décadas, ya figura en un callejero de 1954 y seguramente sea bastante más antiguo”. Es decir, que si la denominación “Travesía de José Antela Conde” es considerada un topónimo tradicional según el SNL, la Travesía de Príncipe aún lo era más. Esto deja en evidencia que la Marea sólo buscaba una excusa para no apoyar la concesión de la calle a la agente fallecida.

Por otra parte, en octubre ningún medio dio noticia de ninguna objeción por parte del SNL a la calle de Carlos Oroza, a pesar de que sí chocaba con las pautas de la UNESCO a las que apeló el SNL para rechazar la calle para Vanessa. Disculpad que sea mal pensado, pero ¿habría pasado todo esto si Vanessa no fuese una policía nacional y se apellidase Laxe en vez de Lage?

(Foto: 20 Minutos)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Elentir. Estas jugando con fuego con esta ciudad que es anormal además de tocar la ‘vaca sagrada’ de la NL.

  2. Una entrada bestial, te felicito.

    De todas formas, una precisión: El topónimo Romancho, al estar entre las calles Cristo y Badajoz, sí incluiría la Travesía de José Antela Conde, aunque de todas formas, esto no impide que este topónimo pueda bautizar a una vía pública en la zona, de hecho, estoy pensando que su sitio ideal sería una calle sin nombre propio que comunica José Antela Conde con Cruz Branca, y que toma el nombre de la primera. Y de hecho, en toda la ciudad hay centenares de pequeños viales que carecen de nombre propio y que se podrían aprovechar para conservar los topónimos “de siempre”.

    Y una opinión personal al respecto, la Travesía do Príncipe, a pesar de su antigüedad con este nombre, no cabría ser considerado como un topónimo porque su motivación es exactamente la misma que la de la Travesía de José Antela Conde, es decir, reciben el nombre por tratarse de calles para las cuales no se pensó un nombre mejor y se decidieron que fueran travesías, y de hecho, cada poco, una de estas travesías suele ser sustituida por un nombre propio. Actualmente quedan 74.

    Saludos, y gracias por el enlace y la cita.

  3. James, llevo muchos años jugando con ese fuego, y también con otros: la defensa del derecho a vivir desde la concepción, el rechazo a la negociación con terroristas, la defensa de la unidad de España… Ya estoy bastante chamuscado, pero me seguiré arriesgando. La causa merece ese riesgo.

    Antvigo92, la entrada te la debo a ti. ;-) Si no me hubieses puesto sobre la pista, no la habría escrito. Sobre lo que comentas de la Travesía del Príncipe, coincido contigo. Seguro que mucha gente no sabía ni que se llamaba así. Era un topónimo tan irrelevante como el de “A de Romancho”, que seguramente se conocía así, simplemente porque era “la finca de Romancho”.

  4. Bueno, la finca de Romancho no era tan irrelevante, en ella había una sala de fiestas a principios del siglo XX llamada “La Cruz Blanca” que acabó convirtiéndose, primero en topónimo, y luego en nombre de calle. Lo cierto es que por ahí hay topónimos semejantes que dieron nombre a calles, incluso algunos con apodos (Gurmesindo, Felisa, Xaméndez, Don Martín… y apodos como Fonas, Chabarras, Ramón dos Pinos, Cereiro…). Otra manera de formar parte del callejero.

    Por cierto, que el nombre de la “Travesía de José Antela Conde” data de 1987, cuando se le decidió quitar la calle a Estanislao Núñez para dársela a José Antela Conde, esa calle, desde que se creó, en 1971, fue travesía de Estanislao Núñez, y luego de José Antela Conde, y desde el pasado lunes, ya tiene un nombre independiente. Saludos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]