Pautas políticamente correctas para cerrar el debate sobre la integración

La TV sueca prohíbe la palabra ‘inmigrante’ y aconseja no usar ‘refugiado’ ni ‘mendigo’

La palabra “invandrare” (inmigrante) no volverá a escucharse en la Sveriges Television, el canal público de TV de Suecia. Así lo marcan unas directrices que se acaban de emitir.

‘Modern Educayshun': un corto que parodia los disparates de lo políticamente correcto
Linchamiento progre al cardenal Cañizares por señalar lo obvio sobre los refugiados

Dos suecos de origen inmigrante condenados por decapitaciones en Siria

Hace unos días dos musulmanes suecos, Hassan Al Mandlawi y Al Amin Sultan, fueron condenados a cadena perpetua por perpetrar decapitaciones en Siria, país al que viajaron para combatir junto al ISIS. Se da la circunstancia de que los dos son ciudadanos suecos son de origen inmigrante. Hassan Al Mandlawi nació en Bagdad, Irak, pero llegó a Suecia en 1991 siendo un niño. Ese mismo año se le concedió la nacionalidad. Al Amin Sultan procedía de Etiopía. Llegó a Suecia siendo un niño en 1987 y también obtuvo rápidamente la nacionalidad sueca. El caso ha generado mucha polémica en Suecia en torno a la falta de integración de los inmigrantes musulmanes y a la facilidad con la que éstos obtienen la nacionalidad en ese país.


Los suecos Al Amin Sultan, de origen etíope, y Hassan Al Mandlawi, de origen iraquí, a su paso por Siria

La SVT impone una ‘neolengua’ para hablar de la inmigración

La TV pública sueca ha decidido cortar por lo sano con ese debate. La SVT ha distribuido entre sus empleados una guía de cuatro páginas titulada “Tips och språkråd när du jobbar med att spegla Sverige” (Consejos y asesoramiento lingüístico cuando se está trabajando para reflejar Suecia), que incluye pautas para abordar las informaciones sobre terroristas islámicos. Los ciudadanos suecos de origen inmigrante deberán ser llamados “svenskar” (suecos) sin más, y los que no tengan la nacionalidad deberán ser mencionados como “de som bor i Sverige” (los que viven en Suecia), o cualquier otra fórmula que evite, en todo caso, el uso de la palabra “inmigrante”, pues la dirección de la SVT considera que ese término tienen connotaciones negativas. De esta forma, las pautas de la SVT implican negar a los ciudadanos información sobre terroristas como los recientemente condenados a cadena perpetua. No es un caso aislado en el país. A pesar de la gravedad de sus delitos y de aplicárseles la pena más elevada, la Justicia sueca ha mantenido los nombres de los terroristas en el anonimato, a pesar de lo cual medios suecos han acabado identificándoles.

Permite hablar de cualquier color de piel menos de la piel oscura

Además, las directrices emitidas por la SVT señalan que pueden usarse referencias al color de piel de los individuos, pero desaconseja los términos “svart” (de piel negra) y “mörkhyad” (de piel oscura) porque “pueden despertar críticas”. Curiosamente, en la lista de los términos sobre color de piel que no desaconseja mencionar están “vit” (blanco), “ljushyad” (de piel clara), “rödlätt” (rojizo) y “östasiatiskt utseende” (de apariencia oriental). Entre los términos prohibidos también incluye a las “människor med etnisk bakgrund” (personas de minorías étnicas), una prohibición que la guía justifica con esta reflexión: “todo el mundo tiene una etnia”.

Tampoco se podrá decir ‘suburbio’, ‘refugiados’ ni ‘mendigos’

La guía de la SVT también prohíbe decir “förorten” (suburbio). En su lugar los periodistas de la TV sueca deberán decir “område med hög arbetslöshet och lågt valdeltagande” (área de alto desempleo y de baja participación en las elecciones) o bien “socialt/ekonomiskt utsatt område” (área con dificultades socieconómicas). Otra palabra desaconsejada es “flykting” (refugiados), pues la guía dice que “se puede utilizar como un concepto”, pero recomienda sustituirlo por “människor på flykt” (gente que huye). También desaconseja hablar de “tiggare” (mendigos), en cuyo lugar propone la expresión “människor som tigger” (gente pidiendo limosna). Al más puro estilo de la neolengua de la novela “1984” de George Orwell, estas prohibiciones no son definitivas y podrían ampliarse: “Este es un documento vivo que debe ser revisado por lo menos una vez al año”, señala la guía en su página 3. Como la ola de corrección política siga por estos derroteros, los informativos de la SVT en la “neolengua” sueca acabarán siendo interminables…

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. harenawer

    Esto sí que es meter los problemas debajo de la alfombra.

  2. Maite

    Y así van oscureciendo la realidad social del mundo en el que vivimos, hasta que llega un momento en el que lo desconocemos casi por completo.

    Matrix es ahora, nos están poniendo delante de los ojos un mundo ilusorio. Casi nada es lo que nos venden los medios de comunicación, los políticos o esa “neociencia” que se despliega a niveles oficiales.
    Es muy duro darse cuenta de ello, pues nos deja “en cueros” con esa percepción de nuestra vulnerabilidad, como si se abriera la tierra a nuestros pies. Sin embargo eso es el comienzo necesario del real descubrimiento de nuestro mundo. Para ello hay que dejar de ser “correcto”, dejando la visión oficial y adentrarse en una verdadera investigación.
    Tampoco ahí estamos solos, ya que hay valientes pioneros que siguen desde hace tiempo las pistas y recomponen pieza a pieza el puzle de ese paisaje que nos quieren ocultar.
    Es absoluamente necesario reconocerse débil y engañado para ejercitarse en la verdad, por dolorosa que esta sea. Muy poca gente lo hace, pero ellos son punta de lanza.

  3. Álvaro

    Es que la realidad es muy incómoda: no se la nombra ¡y ya está! ¡desaparece!

  4. Telefunken

    Quiza cuando se decía lo de “Hacese el sueco” se referían a eso.

  5. pacococo

    Pues eso es mentir, que es no decir la verdad. Se esconden los problemas y tienes una sociedad viviendo en un paraíso, cuando aparece la serpiente, en todos los paraísos hay una serpiente, la gente mira con estupor sin saber que hacer y la serpiente o el matador de la serpiente, se hacen con el poder y montan una tiranía, basados y con razón, que el pueblo es tonto.

    Aquí no llegamos a esos extremos, pero también se habla de forma correcta para no ofender, curiosamente a los de siempre, que los demás se las tragan todas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]