Un repaso a las operaciones aéreas en el mayor buque de la Armada Española

Así es un zafarrancho de vuelo con aviones EAV-8B Harrier II en el buque Juan Carlos I

La Armada Española ha publicado hoy en su canal de Youtube el vídeo que podéis ver en esta entrada, que muestra un zafarrancho de vuelo a cámara rápida, concretamente el despegue y aterrizaje de cazas EAV-8B Harrier II de la 9ª Escadrilla de la Flotilla de Aeronaves (FLOAN), a bordo del Buque de Proyección Estratégica “Juan Carlos I” (L-61).

Un zafarrancho de vuelo es una orden que se da en un buque para disponerlo todo para el despegue o aterrizaje de una aeronave. Mientras se mantiene en vigor el buque alcanza su máxima capacidad operativa. En la Armada Española esta orden es habitual no sólo en el “Juan Carlos I”, sino también en todos los buques con cubierta de vuelo y también en todos aquellos capaces de desplegar vehículos aéreos no tripulados (UAV, también conocidos como drones).


Dos electricistas (de verde), dos encargados de movimiento (de azul) y un sanitario (de blanco) en la cubierta de vuelo.

¿Qué significan los colores que luce el personal de cubierta de vuelo?

En el caso del L-61, el buque incluye una Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB) formada por 41 oficiales, 60 suboficiales y 71 marineros. Durante las operaciones aéreas en la cubierta de vuelo las funciones del personal que atiende las aeronaves se distinguen por el color de sus chalecos:

  • Chaleco Amarillo: Son los directores del movimiento de las aeronaves en la cubierta de vuelo. Entre ellos están los suboficiales de movimiento y los directores de tomas o LSE (por Landing Signal Enlisted), que dirigen a los pilotos en el despegue, aproximaciones, tomas y paradas.
  • Chaleco Verde: Dotaciones de mantenimiento, personal de electrónica y electricidad, y fotógrafos. Si un helicóptero va a llevar a cabo operaciones en vuelo estacionario sobre el buque (por ejemplo para la carga de material durante una maniobra VERTREP), uno de los electricistas descarga la estática del helicóptero utilizando una pértiga.
  • Chaleco Púrpura: Encargados del suministro de combustible a las aeronaves y a los vehículos especiales que se usan en las cubiertas de hangar y vuelo (en la US Navy se les conoce como los “Grapes”, Uvas, debido a su color).
  • Chaleco Marrón: Son los patrones de aeronaves. Pertenecen a cada Escuadrilla embarcada, y se encargan de revisar y alistar las aeronaves para el vuelo, y de revisarlas a su regreso al buque. Este equipo incluye también a los sirvientes de aeronaves, encargados de mantenimiento y reparación de averías de los aviones y helicópteros en la línea de vuelo.
  • Chaleco Rojo: Encargados de armamento y municionamiento de las aeronaves. Disponen de un elevador para bombas, misiles y municiones con capacidad para 5 toneladas a proa de la isla. También lucen este color las dotaciones contraincendios y de rescate, preparados para hacer frente a cualquier incendio que se declarase en la línea de vuelo.
  • Chaleco Azul: Dotaciones de movimiento. Son los encargados de calzos y trincas, esto es, de inmovilizar la nave una vez ha aterrizado. También se encargan del movimiento de las aeronaves en la cubierta de vuelo, los elevadores y la cubierta de hangar.
  • Chaleco Blanco: Dotaciones de seguridad de vuelo. Este equipo incluye al oficial y suboficial de seguridad de vuelo, a los sanitarios y todo oficial o suboficial que no tenga un cometido específico mientras se encuentre en la cubierta de vuelo.

Las misiones de cada equipo son las mismas que en los portaaviones de la US Navy, con la diferencia de que el L-61 no dispone de catapultas de vapor ni de cables de apontaje para el despegue y aterrizaje de aviones, respectivamente.


Un oficial de movimiento (de amarillo) y tres encargados de calzos y trincas (de azul) junto a un Harrier II.

Un buque con una capacidad máxima de 11 cazas y 12 helicópteros

La cubierta de vuelo tiene unas dimensiones de 202 metros de longitud y 32 metros de ancho, y está equipada a proa con una “ski jump” de 12º que sirve para facilitar el despegue de los cazas Harrier II. La dotación habitual del buque incluye cazas Harrier y helicópteros AB-212 y SH-3D/W. El buque está preparado para albergar operaciones diurnas y nocturnas. Su máxima capacidad de estiba si se aprovecha la cubierta de vuelo es de 19 cazas EAV-8B Harrier II (de despegue en pista corta y aterrizaje vertical), 30 helicópteros de tamaño medio o 10 helicópteros pesados Chinook (usados por el Ejército de Tierra), o bien una combinación de 11 cazas y 12 helicópteros. Aprovechando al máximo la cubierta de hangar es posible estibar 10 cazas Harrier II y 12 helicópteros medios. El buque dispone de dos grandes elevadores -uno a popa y otro a estribor, a proa de la isla- para llevar las aeronaves desde la cubierta de vuelo hasta la cubierta de hangar, situada justo debajo de la pista de vuelo. En la cubierta de vuelo del L-61 tiene seis puntos de toma para el aterrizaje de los Harrier o de helicópteros de tamaño medio, que se reducen a cuatro si las operaciones aéreas se hacen con helicópteros pesados del tipo Chinook.


La puesta de sol vista desde el Primario de Vuelo, desde donde se controlan las operaciones aéreas en el L-61.

El Primario de Vuelo y el Centro de Información y Combate (CIC)

Las operaciones aéreas se dirigen desde el Primario de Vuelo, una instalación situada en la isla (la torre que hay en el lado de estribor de todo portaaeronaves) junto al Puente de Gobierno, y que sobresale por la parte de babor de la isla, de tal modo que puede observar todas las operaciones en la cubierta de vuelo. En esta torre de control están el el Jefe de la Unidad Aérea Embarcada (JUNAEMB) y de dos a cuatro pilotos de la Armada trabajando en las labores de dirección de los vuelos. Otro punto importante para las operaciones aéreas en el L-61 es el Centro de Información y Combate (CIC), situado en el centro de la isla, el “cerebro” del buque desde el que se controla toda la información táctica. En este centro trabajan cinco controladores pertenecientes a la UNAEMB: uno o dos controladores de tránsito aéreo y tres o cuatro controladores tácticos. Los controladores tácticos se dividen entre suboficiales controladores de helicópteros (CHM) y oficiales controladores de aviones en la mar (CTAM).

Los radares de control de vuelos

A estribor del Primario de Vuelo, elevado sobre un mástil, está el radar tridimensional LANZA-N para control del tráfico aéreo, cuya antena, de 5 metros de ancho, puede detectar aeronaves a una distancia máxima de 180 millas. A proa del LANZA-N y en la popa de la superestructura de la isla están dos radares gemelos del sistema Aries SAAS, para vigilancia de superficie y control de helicópteros. En la parte alta de la popa de la isla también está el radar PAR, que se usa para el control aéreo y la aproximación de helicópteros al buque.

(Fotos: Flickr Armada Española)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Muy bueno Elentir. Gracias. Añoranza…
    Bravo zulu!
    (ex FLOAN E212 UNAEMB reemplazo 94-95).
    Viva la Armada.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.