La denuncia judicial de 'Colegas' confirma la crítica hecha por los prelados

Un grupo gay quiere censurar a obispos por criticar un ataque a la libertad de expresión

Los obispos de Alcalá y Getafe han denunciado hoy la Ley de Adoctrinamiento Sexual de la Comunidad de Madrid, de la que dicen que es “un ataque a la libertad religiosa y de conciencia”.

Firma contra la ley totalitaria que ataca la libertad de educación en Madrid
El PP se une a Podemos y PSOE en un grave ataque a la libertad de educación en Madrid

Duras críticas de dos obispos a una ley por lesionar libertades

El 16 de julio ya os hablé aquí de esa ley, aprobada por el PP con el apoyo de Podemos, PSOE y Ciudadanos, y que además de imponer las tesis ideológicas del lobby gay en las escuelas, tanto públicas como privadas, viola la libertad de expresión y el derecho a la presunción de inocencia, al exigir a cualquier acusado sin pruebas de discriminar a un homosexual que pruebe que la acusación no es cierta: un mecanismo acusatorio abiertamente inconstitucional y propio de un régimen totalitario. Los citados obispos madrileños, según recoge hoy Actuall en una completa información, señalan que dicha ley es un “atentado a la libertad de expresión, a la libertad de cátedra” y también “a la libertad de los científicos”. Así mismo, los prelados denuncian que con esta ley se pretende imponer “ideológicamente” un “pensamiento único”, y advierten que “se impone por ley la ideología -en este caso la ideología de género- y se coacciona la libertad con sanciones y persecución”.

Llaman a movilizarse en ‘defensa de las libertades fundamentales’

En su valiente carta, los citados obispos hacen un llamamiento a la defensa de las libertades fundamentales amenazadas por esa ley: “es necesario y urgente promover una acción conjunta de las familias y asociaciones católicas en orden a defender, con todos los medios legítimos y en todas las instancias que corresponda, la libertad religiosa y de conciencia, la libertad de los padres a educar a sus hijos según sus propias creencias y convicciones, la libertad de enseñanza y los demás derechos fundamentales, que, creemos, se conculcan gravemente en esta ley. Finalmente, parafraseando el Evangelio de San Lucas, los prelados añaden: “si nosotros callamos gritarán las piedras”.

¿Todo el mundo puede criticar las leyes vigentes, menos los obispos?

Me alegro de que la valentía mostrada por estos dos obispos. Lo curioso del caso es que la carta de estos prelados ha recibido el mejor refrendo que uno se puede imaginar. Porque si lo que dicen no es cierto, esa carta pasaría a engrosar la larga lista de críticas exageradas a multitud de leyes que se producen en España todos los días. Recordemos, sin ir más lejos, la multidud de críticas, muchas de ellas basadas en falsedades, recibida por lo que la izquierda ha llamado “Ley Mordaza”, o el recurrente argumento usado por la ultraizquierda según el cual no vivimos en un país democrático, sino en una “dictadura de los mercados”. No recuerdo ver a nadie amenazando con la cárcel a quienes han hecho esas críticas por el mero hecho de haberlas planteado. Sin embargo, cuando es un obispo el que critica una ley, entonces la libertad de expresión se va a paseo.

Un grupo gay denuncia a los dos obispos por sus críticas a la ley

Como también informa hoy Actuall, un grupo gay denominado “Observatorio Español contra la LGBTfobia”, promovido por la asociación “Colegas” y cuya web revela que está subvencionado por el Ministerio de Sanidad -es decir, que se sostiene con el dinero de nuestros impuestos-, anuncia “una querella penal” contra esos obispos, acusándoles de violar el Artículo 510 del Código Penal por incitar al odio, a la discriminación e incluso a la violencia, por querer imponer su moral e incluso por incitar a la insumisión contra las leyes. También pide al Ministro de Justicia que actúe contra ellos -estos señores deben pensar que en los países democráticos los ministros están para usurpar funciones judiciales-, e incluso reclaman a los ayuntamientos que reprueben a ambos prelados.

Todas las denuncias de Colegas contra la Iglesia han sido archivadas

Es decir, que intentan taparles la boca a dos obispos por criticar un ataque a la libertad de expresión de forma pacífica, legal y -dicho sea de paso- cargada de razón. ¿Se dan cuenta los señores de “Colegas” de que con su actitud les están dando la razón a los obispos? Demos un repaso a los intentos que ha hecho dicho grupo para mandar a prisión a obispos y sacerdotes españoles:

Usan la Justicia para obtener titulares y criminalizar la discrepancia

La estrategia de Colegas y de otros grupos gais es muy evidente: usan la Justicia para criminalizar toda crítica a sus postulados ideológicos, aunque los tribunales archiven una y otra vez sus denuncias, porque al fin y al cabo saben que las denuncias contra los obispos dan más titulares que sus sucesivos archivos, con lo que se crea la sensación de que discrepar de sus tesis es un delito y, además, se transmite la idea de que los obispos son personas odiosas que se saltan la ley para atacar a los homosexuales. Es evidente que estamos ante una ofensiva contra la libertad religiosa y la libertad de expresión, y cada nueva denuncia de Colegas y de otros grupos gais no hace más que confirmarlo. Resulta muy alarmante que leyes tan abusivas como la que se ha aprobado en Madrid se hayan redactado al dictado de grupos como esos.

Colegas también acusó a otros grupos gais de imponer un ‘pensamiento único’

La paradoja es que incluso entre los distintos grupos de presión gay se dan esas tácticas de señalamiento. A modo de ejemplo, en julio de 2009 Colegas criticó la Marcha del Orgullo Gay de Madrid, señalando el “mucho uso del insulto y la mofa con mensajes de odio hacia quienes no piensan como ellos, instalando el discurso del pensamiento único cuando se pide por otra parte respeto y tolerancia hacia sí mismos. Es gracioso leer ahora este comunicado, que ya no figura en la web de Colegas, pero que aún se puede leer en medios de comunicación como Europa Press y Libertad Digital. Las hemerotecas son así de implacables, señores. Lo más llamativo es que si son dos obispos los que se atreven a acusar a uno de ese grupo de presión gay de -como decía Colegas- imponer un pensamiento único, va Colegas y les denuncia. ¿Es que en Colegas no tienen ni el más mínimo sentido del ridículo?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Tebeimia

    La carta la firman *tres* obispos (Mons. López de Andújar, Rico Pavés y Reig Pla), no sólo dos, como señalas en el artículo, que, por lo demás, suscribo de cabo a rabo.

  2. Maite

    Aquí os dejo dos enlaces que contextualizan este problema mucho mejor de lo que yo podría hacer, ya que es toda una autoridad en la materia:
    https://youtu.be/j3h8_xKJigQ
    https://www.youtube.com/watch?v=rqFzOYyEsVU

    Yo he sufrido en mis propias carnes la intolerancia de los que alardean de “tolerancia” perdiendo el trabajo dos veces, impuesto desde arriba por esa dictadura implacable del pensamiento único, por haber tennido la osadía de expresar mi punto de vista y ejercer la libertad de cátedra en la enseñanza.

  3. Sharovarov

    Lo siento, pero a veces pienso que lo mejor sería que metieran a un obispo en la cárcel en base a la ley pro-Gaystapo del PP de Cifuentes para ver si la mayor parte de la jerarquía de la Iglesia se “enteraba” de una vez de lo que es Cifuentes en particular y el PP en general.

    Me temo que Elentir va a tener que revisar la entrada que hizo sobre Jesse Owens: sabíamos que Hitler no le dio la mano a Owens en Berlín-36; lo que no sabíamos es que, al parecer, tampoco se la dio a Michael Phelps en Múnich-72.

  4. Luna

    Cuando decir la verdad sea un delito, podrán ahorcar a estos obispos sin contemplaciones. Pero nunca conseguirán que deje de ser cierto lo que dicen.

    Los ataques de Femen se han tenido en más de una sentencia como “uso de la libertad de expresión” (a porrazo limpio en alguna ocasión), ¿Cómo van a condenar ahora que otros digan lo que es inequívocamente cierto?. No se puede legislar contra la realidad antropológica, es una estupidez.

  5. pacococo

    Ellos no piensan que los obispos serán condenados en un tribunal, es más, ni siquiera admitirán a trámite la demanda. Pero mientras, sufrirán la pena de telediario y en la neurona que tienen más de cuatro quedará como recuerdo que los obispos fueron acusados. Porque nadie, me refiero a los medios que hacen la ola a esa gentuza, dirán que la demanda no ha sido admitida a trámite. También está por ver si la neurona que tienen bastantes españoles da para saber lo que es no admitir a trámite. También pueden decir que los jueces están vendidos.

    Por cierto, buen papelón el del arzobispo.

    Maite

    Bienaventurados los perseguidos por causa de la Justicia.

    Sharovarov

    Si ocurre eso, el resto darán explicaciones, a cual más meliflua y cobarde, para que a ellos no les ocurra lo mismo. Naturalmente habrá las excepciones que ya sabemos.

    Luna

    La verdad es lo que yo digo que es verdad y vale ya. No es necesario la verdad en esos asuntos, cuando digan de hacer algo, la muerte física tiene mala prensa, no importará la verdad, porque la verdad será la que ellos digan.

  6. Maite

    Gracias Pacococo, sólo pretendo ilustrar la reacción automática de los que detentan cualquier grado de poder, porque esas son las consignas que han recibido y no van a jugarse la carrera por “una fanática intransigente”.

    Es por eso que mucha gente calla su opinión, porque saben lo que arriesgan.

    “La verdad es lo que yo digo que es verdad y vale ya”. Y lo que repiten incesantemente la inmensa mayoría de los canales de TV, que de este modo, lavan el cerebro a la gente. Si todo el mundo lo dice… “repite mil veces una mentira y la tomarán por una verdad”.

    No es sólo que los medios le hacen la ola, es que son parte de la estrategia para hacer que la gente acepte como verdad lo que ellos dicen. Los medios más importantes son monopolios al servicio de esta dictadura de nuevo cuño y nuevo milenio. Y ellos se están encargando de juzgar y condenar a nuestros Pastores: telediarios, mesas redondas, programas de sobremesa, programas de humor en horario nocturno de máxima audiencia, etc. Desde la manipulación de la verdad, la difamación, la calumnia, la ridiculización… Todo vale, todo es lícito y permitido, cuando se trata de la jerarquía eclesiástica.

    Y al día siguiente, nadie se atreve a opinar en el trabajo, nadie excepto los políticamente correctos, que hacen astillas del árbol caído. Porque si con el Obispo han hecho lo que han hecho, imagínate con un cristiano de a pie ¡Lo mejor es no meterse en problemas y guardar lo que queda de fé para la intimidad! Y seguimos viendo horas enteras la televisión, hasta que nos terminan de convencer que tienen razón.
    Ese es el camino de la descristianización de nuestro mundo occidental. Así han conseguido en una generación que la Católica España pase a los primeros puestos del ranking europeo de consumo de drogas, ludopatías, etc.

  7. Muro Mtz de la Vega

    Yo les comento desde México, donde existe un gran poder LGBT en los medios de comunicación, donde el 90% de los actores de rol masculino son homosexuales, donde las esferas de poder (productores-directores-etc) son pederastas, homosexuales, bisexuales. Están tomando las redes sociales, los programas de televisión y todo medio de comunicación en su poder para hacer creer a México que este lobby Gay es normal y que todos debemos aceptar lo que este grupo dice, fomenta y declara como equidad para todos. Esto va mal, este grupo minórico es de las intolerante que ha existido, si no estas con ellos estas contra ellos y eres un homofóbico, falto de visión y vas en contra de toda la sociedad, a donde estamos llegando y como vamos a terminar, siendo lo antinatural no normal y lo natural una aberración.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.