Cómo ayudar a hacer un mundo más cordial al volante de tu automóvil

7 cosas que te propongo para conseguir que calles y carreteras sean sitios más agradables

Me gusta conducir. Soy de los que disfrutan poniéndose al volante y surcando una carretera, pero a menudo cuando conduzco veo cosas con las que se me quitan las ganas de salir.

La falta de civismo no es algo que se limite al hecho de tirar papeles al suelo, vandalizar mobiliario público o no ceder el asiento en el metro a personas mayores o madres embarazadas. La falta de civismo también se observa al volante, y a menudo pone en peligro vidas. Llevo 22 años conduciendo y cada vez me alarma más el ver con mayor frecuencia esa falta de cordialidad y de respeto por los demás en calles y carreteras. Por eso se me ha ocurrido escribir esta entrada y reunir algunas propuestas para hacer de la conducción un entorno más agradable:

  1. Ser amable ayuda a disfrutar de la conducción. Es posible que si muestras buena educación al volante haya mucha gente que no te lo agradezca, pero basta con que un solo conductor o un peatón te levante la mano o te muestre una sonrisa en señal de agradecimiento para que mejore un poco tu día. Tú también puedes ayudar a mejorar el día de otros con esos gestos.
  2. Si estás de mal humor, no te desahogues al volante. Si tienes el ánimo alterado y no estás en condiciones de conducir, debes tener la suficiente madurez para reconocerlo y evitar una conducción peligrosa. Ser insolente al volante no resolverá tus problemas: posiblemente te acarreará más. Las discusiones al volante tampoco son una buena idea, pues distraen al conductor y pueden provocar un accidente.
  3. No acoses. Conducir pegado al coche que llevas delante es acosar. Con ello, además, pones en peligro a los ocupantes del coche al que acosas y a los del tuyo. Respetar la distancia de seguridad es algo básico para una conducción segura y permite reducir los atascos, pero además hace que conducir sea más agradable. Es muy incómodo llevar a un coche pisándote los talones, y más si te apremia a ir más rápido ya sea pitando o haciendo luces. Para el acosador, además, eso implica una conducción crispada y nerviosa. Si tienes prisa, planifica mejor tus desplazamientos, pero no se lo hagas pagar a los demás.
  4. Tu potente equipo de música mola mazo, pero no obligues a los demás a escucharlo. Si pones la música a un volumen brutal sólo para que la oigan los demás, lo que estás consiguiendo, en primer lugar, es matar las células ciliadas que posibilitan la audición. Dicho sea de otra forma: estás provocándote una progresiva sordera. Además, es muy posible que eso te impida escuchar los avisos sonoros de los vehículos de emergencias: puedes estar poniendo vidas en peligro sin darte cuenta. Por otro lado, de esa forma das lugar a un entorno más ruidoso y desagradable. Imagínate lo que pasaría si todos hiciésemos eso.
  5. Tu coche tiene intermitentes: prueba a usarlos. Es indignante ver con cada vez más frecuencia a conductores que adelantan en carretera sin señalar en ningún momento, o que se incorporan a la vía desde un lugar de aparcamiento sin poner el intermitente. Además de aumentar el riesgo de accidente, hacer esas maniobras sin avisar provoca enfados, pues transmites a los otros conductores la idea de que te importan un pimiento los demás.
  6. Tú también serás anciano algún día. Piénsalo cuando veas a una persona mayor cruzando lentamente un paso de cebra, sin que le dé tiempo a llegar al otro lado antes de que el semáforo cambie de color. Ten paciencia y no le metas prisa. Un momento de nervios en una persona mayor al verse apremiada puede provocarle una caída con fatales consecuencias. Lo mismo es aplicable a los enfermos y a las mujeres embarazadas.
  7. Tú también fuiste un niño. Ya sabes lo imprevisibles que son los más pequeños. Adecua tu conducción si ves niños en las proximidades. Si alguno comete una imprudencia, no se lo recrimines como si estuvieses hablando con un adulto. Y si llevas niños contigo, ármate de paciencia, procura que vayan seguros y recuerda que para un crío pasar varias horas en un coche puede resultar aburridísimo (¿cuándo llegamos, cuándo llegamos, cuándo llegamos?). Planifica tus desplazamientos más largos para tenerlos entretenidos, aunque eso suponga escuchar más horas de música infantil de las que te gustaría, por ejemplo.

(Foto: Pexels.com)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Fernando Escaned

    Particularmente añadiría dos propuestas más a tu bien atinado resumen: una, privilegiar el paso y salida de sus paradas a los transportes publicos, en razón al numero de viajeros a beneficiar, y dos, poner un especial cuidado en respetar a los ciclistas en el espacio que necesitan para circular y maniobrar ante cualquier contingencia vial, sobre todo en los adelantamientos, incluso utilizando el carril contrario -cruzando la raya contínua para ello- si no circulan vehículos en esta dirección.

  2. Fernado. Y que los ciclistas sean conscientes de que son vulnerables y que no se pongan chulos cuando circulan por las carreteras públicas. Como lo de poli bueno y poli malo hay ciclistas muy respetuosos con otros usuarios y los que se creen amos de las vías publicas. El resto, Elentir, es sentido común. Desgraciadamente hay por lo menos un 10% de conductores tanto de vehículos como motoristas que les da un bledo a los demás y hacen lo que les da la gana. Justo hoy estuve en una situación en Vigo en donde un ‘loco’ casi causa un verdadero accidente múltiple. Lo seguí hasta una urbanización. Le conté lo sucedido al portero y dijo algo así, ‘es que esta majareta’. Personalmente tengo miedo cuando cojo el volante y eso que tengo los 15 puntos desde que comenzó lo de puntos. Toca madera, ni una multa de tráfico en años. Y concluyo con los motoristas de al cilindrada que usan Garcia Barbon y Pi y Margall como prueba llegando a mas de 120 Kms por hora si los semáforos están todos en verde. ¿O no?

  3. Coincido con lo que apuntas, Fernando, y también con lo que matiza James sobre los ciclistas. Lo de los motoristas haciendo carreras por Vigo ya es de Juzgado de Guardia… :-/

  4. Maite

    A veces me pregunto si alguna mafia se dedica a cortar el dedo de accionar el intermitente.
    ¡Dios de mi vida: cuánto esnobismo rifículo gastan algunos españoles! y cuando hacen eso en ciudad ponen en peligro al transeúnte que va a cruzar y se encuentra con una maniobra inesperada de un conductor que no suele dar el interruptor, porque aparentemente todo el mundo debe saber, vía telepática, que quiere girar.

    El sentido común se está convirtiendo en el menos común de los sentidos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]