Responde a los antitaurinos que desearon la muerte del pequeño taurino

Unas palabras de Iker Jiménez sobre Adrián, un niño de 8 años con cáncer, que hago mías

Ayer me planteé escribir sobre esta noticia, pero os confieso que me provocó tal asco el hecho en sí que preferí no abordar el tema porque, para ser sincero, tenía miedo de acabar deprimido.

La presidenta del PACMA se compara con el niño con cáncer ultrajado por antitaurinos
No me gustan las corridas de toros, pero el fanatismo antitaurino aún me gusta menos

Ver a tanta gentuza volcando todo su odio en la red es algo que acaba por deprimir, porque empiezas a preguntarte hacia dónde va nuestra sociedad, y la respuesta parece aterradora. A mí me han educado en el honor. En casa mis padres siempre me han enseñado que ser más listo o sacar mejores notas no era tan importante como ser una buena persona, que el éxito tiene que estar subordinado a la honradez, y que no todo vale para conseguir aquello que deseamos.


El pequeño Adrián, de 8 años, llevado a hombros en una plaza de toros (Foto: Efe – Manuel Bruque)

Tengo 40 años y me encuentro con una sociedad en la que va en aumento una serie de personas que creen, sin más, que su ideología está por encima de todo, incluso de la vida humana, hasta de la vida de un niño. A mí me pasa como a Iker: no soy taurino -es más, las corridas de toros nunca me han gustado, y nunca he ido a una-, pero tampoco me considero antitaurino. No me complace lo que se hace en una corrida, pero aborrezco a los que ponen a los animales por encima de las personas, y eso es cada vez más abundante en las filas del llamado «animalismo». Yo no soy animalista ni ecologista. De mis mayores aprendí a respetar la naturaleza caminando por el monte, pero me asusta ver que hay personas que dicen amar a los animales pero odian hasta extremos enfermizos a los seres humanos, y no lo digo por decir: hay personas que se complacen de la enfermedad de un niño de 8 años porque es taurino e incluso le desean la muerte, o que celebran la muerte de un torero en la plaza e incluso insultan y amenazan a su viuda: son personas envenenadas por el odio. Tanta perversidad provoca escalofríos.

En fin, os dejo con el vídeo publicado ayer por Iker Jiménez, cuyas palabras hago mías, y aprovecho para agradecerle el haber conseguido que me animase a escribir esta entrada. A Adrián le deseo una pronta recuperación, y que de mayor pueda cumplir su sueño de ser torero, o de ser aquello que le apetezca ser, porque mientras desempeñe su vocación con honradez y procurando ser una buena persona -y sé que él lo es-, será mil veces mejor que esos necios que le señalan por ser aficionado a los toros. Un fuerte abrazo, Adrián.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    A mí me pasa lo mismo: no soy taurino pero tampoco anti-taurino. Yo sí he ido en una ocasión a una corrida, me llevaron mis padres a la plaza de Granada y tendría una edad parecida a la de Adrián. Puede que incluso menos. Y suerte por supuesto para Adrián.

    Me llamó la atención cuando supe -además no hace mucho-, que un programa como Milenio 3 fue posible gracias a García Ferreras.

  2. Ogro

    Iker Jimenez no cesa en sorprenderme, para bien.

  3. Monica

    Desde que mi hija de 11 años murio hace tres años estas cosas me afectan mas pero creo que son personas sin sentimientos que dan miedo

  4. Siento lo de tu hija, Mónica. Un abrazo.

  5. Félix Ateca

    Iker tengo que reconocer que no soy seguidor tuyo, pero pienso que eres una gran persona, ojalá fueran muchos como tu, gracias, gracias gracias

  6. Lorenzo

    Tiene razón Iker cuando habla de degradación. No se puede caer más bajo ni ser tan bárbaro.

    Vienen al caso las palabras de Savater cuando escribió aquello de que la barbarie consiste en no distinguir el trato que se debe a los humanos y el que puede darse a los animales.

    En contraste con esta repugnante y regresiva época que nos toca vivir, recuerdo con bastante añoranza algunos aspectos de los años 80, especialmente que se vivía y se dejaba vivir y que muchos de los jóvenes de entonces aprendimos a respetar o a valorar aspectos de la vida y la cultura que despreciábamos por prejuicios estéticos o políticos. Por ejemplo, la copla y los toros.

    Tarde o temprano ocurrirá alguna desgracia irreparable. Lo advirtió Gistau a propósito de la muerte de Víctor Barrio.

    “El odio ideológico muta, reinventa sus pretextos. El animalismo es uno de los pretextos contemporáneos. Un debate cultural legítimo, el que versaba sobre la tauromaquia y su arraigo en el porvenir y en los valores de las nuevas generaciones, ha ido derivando a una aberrante inversión de valores que primero igualó en condición el animal y el hombre. Y luego desposeyó a éste de toda su entidad moral para hacer más sencillo el tránsito a la condición de subhumano, de cadáver demorado.

    No voy a declararme asqueado porque a estas alturas conozco demasiado bien la condición humana como para andarme con ingenuidades.

    Lo que me extraña es lo ridículas y livianas que se están volviendo las coartadas. Unos animales. Se festeja la muerte de un hombre por unos animales. Pronto estaremos listos para empezar a asesinar en su nombre. Con ellos como excusa”. David Gistau (ABC-12/07/2016)

    Estamos en camino: http://www.elmundo.es/cultura/2014/12/05/5481bffc22601d731c8b4588.html

  7. Carlos

    Animalistas, partido ideal.
    Cada militante un animal.

  8. ZAPA

    Ole Ole y Ole Iker, se puede decir mas alto pero no MEJOR.
    Muy grande.

  9. Carolina Ramos

    Soy (MIL) 1000×100 anti taurina, anti corre bous, anti…todo lo que implique el maltrato de un animal, sin embargo estoy (Mil) 1000×100 de acuerdo con Iker Jimenez. Porque «la miseria humana» que desea la muerte a un niño- no creo que realmente sea anti nada, pues una persona con valores humanos, jamas deseara la muerte a nadie y menos a un niño que tiene un sueño (podemos o no estar de acuerdo con ese sueño) pero como dijo el gran filosofo Voltaire: «No estoy de acuerdo con lo que dices sin embargo estoy dispuesto a dar la vida porque tengas el derecho a decirlo». A se me olvido, con respecto a los niños sirios y palestinos, aun no he escuchado a sus defensores defendiendo (valga la redundancia) a las niñas palestinas y sirias obligadas a casarse con viejos verdes que en muchísimos casos las matan la misma noche de boda, porque las violan y mueren desangradas, o ellas se suicidan ante tal horror.

  10. Maite

    ¡Que Dios te bendiga Iker y a tí también Elentir!

    Lloro como educadora al ver el mundo en que viven y vivirán nuestros niños.

    Ya tengo años y mi infancia fue en un mundo muy diferente para los niños.

    Baste una anécdota: mi hermana y yo nos peleábamos en casa (deberíamos tener unos 7 y 8 años respectivamente), mientras mi padre leía el periódico.
    Llegadas a un punto de enfado, nos cruzamos un «¡tonta!», respondido por un «y tú idiota». Mi padre dejó de leer, bajó el periódico y nos miró con pena: «hijas, ¿para que os ha dado Dios la boca?»

  11. Monique L.

    Gracias Iker por su emotiva video.
    A veces la actitud de algunos «seres humanos» es mas misteriosa y impactante
    que la de un fantasma.
    Seguro que hay mas personas con un buen corazón como Vd.

    Gracias también por sus programas de Cuarto Milenio.

    Una fan forastera viviendo en Andalucia. Monique

  12. Lorenzo

    Una aclaración sobre el comentario de Carolina Ramos. Parece ser que Voltaire jamás pronunció esa frase.

    https://www.versvs.net/voltaire-nunca-dijo-no-comparto-lo-que-dice-pero/

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.