El relativismo y la ideología de género instauran la imposición de la mentira

Un vídeo que revela el miedo a afirmar la verdad por culpa de la corrección política

Si un hombre blanco de 1,75 metros de estatura te dice que en realidad es una mujer china de 1,95, ¿tú qué dirías? Una encuesta sobre esa pregunta se hizo en la Universidad de Washington.

¿Por qué no te dejan mentir sobre tu raza o edad pero te animan a mentir sobre tu sexo?
Una grabación desvela cómo los ideólogos de género adoctrinan a los niños en los colegios

Incapaces de negar que un hombre blanco sea una mujer china

Los sorprendentes resultados los dio a conocer el Family Policy Institute of Washington en este vídeo (está en inglés, pero dispone de subtítulos en español: mira la barra inferior de vídeo si no los tienes activados). La mayoría de los encuestados eran incapaces de afirmar lo evidente: que su interlocutor no era una mujer, ni era china ni medía 1,95 metros. En las respuestas de los estudiantes salía a relucir hasta qué punto el relativismo y la corrección política están bloqueando su capacidad de afirmar la verdad, un bloqueo que tiene su origen en un cada vez más descarado adoctrinamiento ideológico en las escuelas. Lo estamos viendo en el caso de España, donde un libro que precisamente denuncia ese adoctrinamiento está sufriendo un acoso inquisitorial.

Se está instalando el miedo a decir la verdad

Ese adoctrinamiento tiene un efecto perverso: quienes sostienen puntos de vista opuestos a los de la corrección política acaban teniendo miedo de manifestarlos por si son señalados y perseguidos. Y todo ello por la progresiva imposición de una ideología de origen totalitario que sostiene la más que discutible tesis de que los roles de cada sexo son fruto simplemente de imposiciones culturales, y que cada uno puede elegir el sexo al que pertenece, definiéndolo como “género”, de modo que a un hombre le basta con decir que se siente mujer para que se obligue a todo el mundo a reconocerle como tal, incluso amenazando con sanciones al que lo discuta. El problema de esta ideología es que se contradice a sí misma. Por ejemplo, en España hay una “Ley de Violencia de Género” que establece penas más severas para los hombres que para las mujeres. Basta con la palabra de una mujer, por ejemplo, para que un hombre sea detenido por maltrato. Pero ¿y qué pasa si el maltratador se declara mujer? ¿Por qué la ley no contempla que todo aquel que afirme ser mujer quedará eximido del trato que la ley contempla para los varones?

¿Lo próximo será elegir raza, edad, estatura o especie?

Por otra parte, y como es lógico, si se puede elegir el sexo y obligar a los demás a afirmar una falsedad, ¿cuánto tardarán en hacer lo mismo con la raza, la edad, la nacionalidad, la estatura o incluso la especie? Si a una persona le basta con negar su sexo biológico para que el Estado coaccione a toda la sociedad a fin de que nadie lo discuta, ¿qué argumentos racionales darán para negar esa elección a los que niegan su raza, su edad, su estatura, su complexión corporal o incluso su condición humana? Si uno puede afirmar que es mujer a pesar de haber nacido hombre, y la ley nos obliga a negar lo evidente, ¿qué impedirá que el día de mañana alguien diga que se siente un klingon y el Estado multe a todo aquel que lo niegue? Para rechazar tal posibilidad ni siquiera sería válido el argumento de que la raza klingon es una invención de una serie televisiva (Star Trek) de ficción. ¿No se basa también en una ficción la ideología de género?

Una sociedad en la que te persiguen por afirmar lo evidente

Los efectos pueden ser desastrosos cuando esta pendiente resbaladiza hacia el disparate pase del sexo a características como la edad o la estatura. ¿Por qué negar el alistamiento en las Fuerzas Armadas a una persona de menos estatura que la exigida, pero que diga sentirse muy alta? ¿Por qué negar el derecho a votar a un niño de 7 años que diga sentirse un adulto de 25? Y en la misma línea, si un hombre de 70 años dice sentirse un niño de 6, ¿con qué argumentos le impedirán acudir a clases de Primaria junto a escolares de esa edad? Cuando uno acepta disparates como los que sirven de base a la ideología de género, ha de ser consecuente y aceptar que si elegimos el sexo como quien elige el color de su ropa, ha de poder elegirse todo lo demás. Y donde hoy hay leyes para obligar a la gente a mentir sobre el sexo de los demás, si seguimos así mañana tendremos leyes para obligarnos a suscribir otras mentiras. Con la corrección política y con la imposición legal de la ideología de género no estamos logrando una sociedad más libre y tolerante y menos discriminatoria, sino una sociedad menos libre y menos tolerante a la verdad, en la que afirmar lo evidente se convierte en motivo de persecución.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.700

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Saulot

    Hay algunos buenos vídeos sobre el tema para los que estén interesados. Está por ejemplo este ( https://youtu.be/xf7fGORlZes )recientemente subtitulado sobre la historia de la corrección política y su relación con el marxismo cultural fomentado por los ideólogos de la Escuela de Frankfurt, o este otro ( https://youtu.be/5ZJCaPdvwW4 ) en el que se entrevista a Ivo Rocher sobre el tema.

    Saludos.

  2. Luna

    Una vez me contaba quien con el paso del tiempo ha llegado a ser un podemita de los peores que en la facultad le habían enseñado que no existen razas, sólo “etnias”. le discutí este extremo, pero puntualizando que la diferencia racial no puede dar pie al racismo, demostrando la evidencia diferencial y cultural. No me quiso entender, yo era un racista y punto.

    A los dos meses se fue de gira por Europa, a quemar unos euros-Erasmus y hacer un poco el hippy en Rotterdam. Pero primero estuvo en Alemania de visita, que las becas dan para mucho aunque hagas “animación social” (Peazo carrerón que a punto estuvo de llevarle a la cárcel). Cuando volvió me contaba las maravillas nebuajes asimiladas por ahí, contentísimo el tío de no haber querido entrar en un Mac Donalds, a lo que la guía respondió que “ella no entraría en la casa de Ana Frank porque era judía”.

    Esperaba a continuación algo en defensa de esta escritora de parte del progre, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que se había vuelto antisemita por contagio. En serio: Aquél chaval que hacia valer sus estudios universitarios para concluir tan sabiamente que todos los que creamos que la raza existe somos unos racistas se había vuelto antisemita por contagio “erasmista”(Léase, de juerga-Erasmus.)

    Me da mucha pena este chaval (que fue objeto de una entrada en este blog por una animalada que hizo), se juntó con unas compañías que creían que lo mejor es no tener ideas propias para que éstas no puedan ofender a las del prójimo y siempre ha estado en la vanguardia misma del no pensar, del sentimiento articulado por otros. Pero eso sí: Siempre de manifestaciones, organizando espectáculos sectarios (por los que se sacaba una pasta) y llevando a todo el mundo de calle, como el flautista de Hammelin. Todo muy correcto políticamente y muy, pero que muy relativo.

    Por hacer un experimento, le dije que yo me había convertido en el primer trans-racial de la historia, que en mi afirmación de que existe la raza y que esto no presupone nada, me había pasado a negro. -Pero así, tal como voy siempre y sin ninguna apariencia externa de cambio- y que debía mostrarme solidaridad y apoyo. Se quedó un poco extrañado, pero pronto profesó especial devoción por mi decisión personal, estando dispuesto a exponerla en su movida no-estudiantil de fumetas. Le atajé y respondí que qué le habría parecido si en lugar de decir que “soy” negro le hubiera dicho que “soy” judío… Aquí viérais desmoronarse su atroz antisemitismo.

  3. Sharovarov

    Si un jugador de baloncesto mide 1,75, pero afirma que mide 2,10, le tendrán que colocar en la posición de pívot, ¿no?

  4. pacococo

    La ingeniería social está funcionando mucho mejor de lo que nos creemos.

    Todo esto viene del marxismo, que aunque está derrotado políticamente, no lo está en el plano cultural, es más, todo es marxismo cultural. Todos los gobiernos de Europa y de América lo han adoptado y todo se hace en función de eso.

    Que un tipo diga que es una mujer china y nadie le conteste, es consecuencia de esa impregnación profunda a la nos han sometido.

    Pero es que para que vas a discutir con alguien que dice semejante disparate, seguro que le tipo esa loco y si le contradices te va a soltar u sopapo.

  5. Maite

    Pacococo,

    Pues si es marxismo cultural está escalando los puestos más altos en los EEUU de América: Rex Tillerson, el próximo secretario de Estado de EEUU, es el presidente y director ejecutivo del gigante petrolero Exxon Mobil, según destacan los medios, es un hombre de ‘numerosos contactos con Rusia’ y, de hecho, en 2013 fue galardonado con la Orden de la Amistad de Rusia y en 2014 se pronunció en contra de las sanciones impuestas al país euroasiático.
    Y siguiendo el hilo conductor, llegamos hasta el propietario de Exxon, que no es otro que David Rockefeller,patriarca de la dinastía Rockefeller, dueña de las principales compañías petroleras globales (Chevron, Exxon/Mobil) y los principales bancos globales (JP Morgan / Chase Manhattan Bank / Bank of America).

    Saquemos nosotros mismos las consecuencias: no tendremos que estrujarnos mucho el cerebro para comprender el nexo entre el marxismo, el liberalismo y estos megapoderosos. ¿quién manda a quien? Adivinen.

  6. “Al final, el Partido anunciaría que dos y dos son cinco y habría que creerlo. Era inevitable que llegara algún día al dos y dos son cinco. La lógica de su posición lo exigía. Su filosofía negaba no sólo la validez de la experiencia, sino que existiera la realidad externa. La mayor de las herejías era el sentido común.

    Escrito por George Orwell en su famosa novela “1984”. Seguro que no se imaginó que en una sociedad democrática pudiesen darse cada vez más características de la sociedad totalitaria que describió en ese libro.

  7. Tecine

    Oyendo y viendo esto, habría que redefinir el concepto de SUBNORMALIDAD PSÍQUICA.
    Amén .

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]