Las feministas de Podemos Galicia se declaran 'furiosas' con la disidente

Un grupo transexual llama ‘transfóbica’ a una transexual por apoyar a Hazte Oír

Creía haberlo visto todo cuando grupos nacionalistas empezaron a llamarnos “antigallegos” a muchos gallegos que defendemos la libertad de idioma. Hoy me he topado con una nueva sorpresa.

Esperpéntica censura de género del gobierno catalán: prohíbe este dibujo por ‘transfóbico’
Ultras de izquierda agreden a Ignacio Arsuaga y a varios seguidores de Hazte Oír en Cataluña

La viguesa Charlotte Goiar apoyó a HO y criticó al lobby LGTB

Hace unos días Charlotte Goiar, la primera persona española a la que el Supremo le permitió cambiarse de sexo, salió en apoyo de la campaña de HazteOir.org para denunciar el adoctrinamiento de género en las aulas. Goiar declaró que “el bus de HazteOír es lo más normal del mundo; los niños tienen pene y las niñas tienen vulva”. Además, señaló: “Creo que transexual es una etiqueta ambigua y politizada por el lobby LGTB. Sólo hay dos posibilidades en la biología humana demostradas científicamente: hombre o mujer, no hay término medio. Los niños con pene y las niñas con vulva son el 99% de la población. Y, si como yo, quienes sufren estos síndromes congénitos terminan adecuando físicamente su sexo a la normalidad, nos acercamos al 100% de la población”.

La asociación Arelas llama ‘transfóbica’ a Goiar

Hace unos días el diario Faro de Vigo publicó unas sorprendentes declaraciones de Cristina Palacios, presidenta del colectivo Arelas, una asociación gallega formada por familias de menores transexuales. Según Arelas, Charlotte “es una persona transfóbica, como tantas otras”. Es más, considera que la “transfobia” que atribuye a la transexual viguesa se debe a que “para ella es una enfermedad y hay que operarse sí o sí, porque no cree que haya hombres con vulva”. Es decir, tacha de “transfóbica” a Goiar simplemente porque no comulga con los dogmas de la ideología de género, que sostienen que el sexo no tiene nada que ver con la biología y que es una mera construcción social.

Comparan a Goiar con las ‘resistencias’ de ‘cualquier revolución’

Pero la cosa no se queda ahí: desde Anelas afirman que “cualquier revolución tiene un montón de resistencias, incluso dentro de su propio colectivo”. Leer esto me hizo sentir un escalofrío, pues ya he visto en los libros de historia cómo han tratado otras “revoluciones” a los disidentes, incluso a aquellos revolucionarios que llegado un momento manifestaban cualquier discrepancia frente a sus líderes. Con mucha frecuencia, históricamente ese dogmatismo revolucionario ha tratado a los discrepantes como enemigos del pueblo, burgueses y reaccionarios, lanzando contra ellos el odio y la intolerancia de muchos, y a menudo persiguiendo su muerte civil, cuando no su eliminación física. Por supuesto, no estoy diciendo que dicho colectivo transexual quiera liquidar a Goiar, pero que hablen así de revoluciones y de resistencias es muy desafortunado y da miedo. Le recomiendo al colectivo LGTB que empiece a practicar al menos una pizca de esa tolerancia que siempre está exigiendo al resto de los mortales, porque con la excusa de combatir la intolerancia, el lobby LGTB está manifestando unas altas dosis de fanatismo y de intolerancia.

Las feministas de Podemos Galicia, ‘furiosas’ con la discrepante

Mención aparte se merece el caso de Podemos. El partido de ultraizquierda publicó el lunes un sorprendente comunicado en la página de Facebook de su círculo Feminismos Galicia. La autora del comunicado -el texto usa la primera persona del singular, como si fuese una carta-, se declara “atónita, indignada, ofendida y furiosa” por el apoyo de Charlotte Goiar al autobús de HO. Es un claro signo de intolerancia y de escaso espíritu democrático que a las feministas de Podemos les ponga furiosas que una transexual tenga una opinión distinta a la suya. Además, en el texto adjunto al comunicado, las feministas de Podemos atribuyen a Goiar “una falta de generosidad y solidaridad”, y todo por el mero hecho de no opinar como ellas. Menuda toletancia…


Charlotte Goiar junto a Ignacio Arsuaga en la pancarta de cabecera de la manifestación convocada por HazteOir.org en Madrid la semana pasada, en defensa de la libertad de expresión

¿Quiénes son los que de verdad ejercen el odio y la intolerancia?

Es realmente pasmosa la incapacidad de esta gente para asumir la libertad de pensamiento y la libertad de expresión que son características de una sociedad democrática. Al final va a resultar que cuando acusan de “odio” a HO, lo único que están haciendo es retratar el odio real de los ideólogos de género a todo aquel que no suscribe sus planteamientos. Un odio que, como estamos comprobando últimamente, ha pasado de los insultos, las amenazas y las peticiones de censura a la agresión física contra los que no opinan como ellos, unas formas de violencia que, además, son justificadas sin tapujos por los podemitas en las redes sociales, como si discrepar de ellos justificase que te agredan. ¿Y aún se atreven a hablar de odio y de intolerancia?

Desse aquí manifiesto todo mi apoyo a Charlotte ante estos ataques.

(Foto principal: Flickr HazteOir.org. Charlotte Goiar dirigiéndose al público que asistió a la manifestación convocada por HazteOir.org en Madrid la semana pasada, en defensa de la libertad de expresión)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alfredo

    Lo que no entiendo, es que si es indiferente el órgano genital para sentirse hombre o mujer, ¿Por qué tanto empeño en operarse para cambiarse de sexo? Ellos mismos se contradicen, porque una persona con aparato genital masculino que se sienta mujer, según ellos mismos, para sentirse plenamente mujer, necesita operarse y adquirir los atributos de mujer, o sea que al final para sentirse plenamente mujer hay que tener vulva y para sentirse plenamente hombre hay que tener pene. Con respecto a la polémica que hay con respecto a los aseos ( que por cierto ahora tenemos aquí en la universidad de Granada en plena reivindicación) En los carteles se colocan un pene para los que tengan pene, y una vulva para los que tengan vulva, con independencia de su vestimenta, y siguiendo con el absurdo, tanto los hermafroditas como los asexuales, pueden escoger cualquiera.

  2. pacococo

    Puro pensamiento Alicia. Las cosas son como yo digo que son y basta ya.

    Alfredo

    ¿Qué pasaría si entro en el aseo de la vulva diciendo que me siento mujer? Seguro que me lapidan, porque se ve a la legua que yo no soy de los suyos, pero si lo hace uno de los suyos…

    Personalmente eso de vulva me parece de maricomplejines, porque la palabra exacta y precisa es c***. Utilicemos el idioma con precisión.

  3. Alfredo

    Bueno, a veces para que se vean lo simples que son las cosas ha y que complicarlas Pacococo, si con esa distribución se crea un estado de malestar incluso en los mismos promotores, a lo mejor ellos mismos llegan a la conclusión de que la división entre hombres y mujeres no era del todo mala. Yo la verdad es que la opción que pondría sería unos aseos unipersonales a ver como sale la cosa, y que la gente normal (hablo sobre todo en la universidad de Granada), que son la mayoría, se rebelen contra estos desempleados mentales. Esto en el fondo creo que es algo secundario ( lo de los aseos). Hay otros asuntos en los que tienen ganada la batalla, y como no se reaccione pronto, creo que puede ser el fin de la civilización occidental, tal y como la conocemos. Tienen todas las armas: los medios de comunicación, la administración y sobre todo la educación en sus manos. Si no se reacciona pronto abrán gabado la guerra.

  4. Alfredo

    “Perdonad”
    Habrán ganado la guerra.

  5. Nicole

    Impresionante la sinceridad y la actitud de sentido comun de Charlotte Goiar.

  6. Sharovarov

    La Universidad de Granada es la que ha sacado el calendario con “Enera”, “Febrera”, “Marza”, “Abrila”…¿no?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]