En mayo denunció que le habían conminado a no defender esta unidad

El padre Custodio Ballester, apartado de su parroquia por defender la unidad de España

El sacerdote Custodio Ballester, párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet de Llobregat, ha sido purgado por el Arzobispado de Barcelona, de modo que ya no seguirá en la citada parroquia.

Carta de un cura de a pie a los Obispos de Cataluña / Custodio Ballester

Una purga nacionalista disfrazada de ‘permiso para un año sabático’

El castigo ha sido comunicado en una nota en la que el arzobispado, encabezado por el cardenal Juan José Omella, informa de los nombramientos y los cambios en parroquias. En un par de líneas se despacha el castigo a don Custodio, disfrazándolo como un “permiso para un año sabático”.

Denunció que le habían conminado a no defender la unidad de España

Como recordaréis, el 17 de mayo publiqué aquí una carta del padre Custodio, a petición suya, en la que criticaba la adhesión de los Obispos de Cataluña al separatismo en una reciente nota de la Conferencia Episcopal Tarraconense. Una nota en la que todos los obispos catalanes, dando la espalda a los católicos catalanes que no comparten las tesis separatistas, afirmaban: “conviene que sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán, para que sea estimada y valorada su singularidad nacional”. En su carta de respuesta el hasta ahora párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet manifestaba su “perplejidad y tristeza” ante esa adhesión al separatismo: “Porque durante meses se me ha conminado a evitar cualquier connotación, en mis palabras y actuaciones, que pudiese ser interpretada como un posicionamiento a favor de la unidad de España, que forma parte de las legítimas aspiraciones de la mitad del pueblo catalán”, señalaba el párroco.

¿Defender a España divide y crispa, y romper España no?

Esa indicación, que cabe suponer que procedía del Arzobispado de Barcelona, se justificaba de una forma sorprendente, según explicaba Custodio Ballester en su carta: “se me indicó que cualquier manifestación pública en ese sentido podía provocar crispación y división entre los fieles católicos que viven en Cataluña”. Sin embargo, el mismo arzobispo que considera que defender la unidad de España crispa y divide, no tiene reparos en adherirse a la ruptura de España y al desafío a la legalidad promovido por la casta política corrupta y anticristiana que gobierna en Cataluña.

El precedente del párroco de Maruri, en Vizcaya

No es la primera vez que un sacerdote tiene que dejar su parroquia ante la presión del separatismo. Le ocurrió algo parecido a Jaime Larrinaga, párroco de Maruri, un pueblo de 600 habitantes en la provincia de Vizcaya. Su apoyo a las víctimas de ETA y su oposición al nacionalismo vasco llevó a ser blanco de numerosas amenazas y diversos ataques desde 1999 hasta agosto de 2003, cuando el peso de las presiones le llevó a marcharse de su parroquia. Su último año en esa parroquia tuvo que vivir con escolta al estar amenazado por ETA. Tras abandonar el País Vasco se fue a Venezuela a trabajar como misionero en la Gran Sabana, a una misión donde no tenían sacerdote.

Sí que permiten a un cura incumplir su deber para ayudar al separatismo

A diferencia del castigo al que ha sido sometido Custodio Ballester, en 2011 el Arzobispado de Barcelona, entonces en manos del Cardenal Sistach, no tomó ninguna medida contra al sacerdote Manel Pousa, que reconoció haber pagado abortos. La diferencia, tal vez, es que Pousa recibió las bendiciones de la casta política catalana: la Generalidad le otorgó la Cruz de San Jordi y el Ayuntamiento de Barcelona le concedió su Medalla de Honor, y eso el mismo año que confesó el pago de los abortos. A día de hoy sigue desarrollando su labor en Barcelona en una fundación que lleva su nombre. En septiembre de 2015 se Pousa, aún sacerdote, fue incluido en las listas electorales de la coalición separatista Junts pel Sí, concurriendo con ella a las elecciones autonómicas catalanas. El Código de Derecho Canónico es claro en su punto 287.2: No han de participar activamente en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo exijan la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común.” La citada coalición no tenía como fin ni defender los derechos de la Iglesia ni la promoción del bien común, al contrario, pero en este caso el Arzobispado no tomó ninguna medida contra el sacerdote de su diócesis. Entonces aún era arzobispo el Cardenal Sistach. Aunque Manel Pousa ha seguido haciendo política a favor del separatismo, el nuevo arzobispo, el cardenal Omella, no ha tomado ninguna medida contra él.

Desde aquí manifiesto mi total apoyo al padre Custodio Ballester ante la vergonzosa represalia que han hecho contra él por defender un bien moral como es la unidad de España. Ahora que le cierran las puertas de su parroquia, y como ya le he comunicado a él, tiene abiertas las puertas de Contando Estrelas, donde siempre le acogeré como si estuviese en su casa.

—-

ACTUALIZADO 0:27h: A petición del padre Custodio Ballester, publico aquí este email que me ha enviado esta misma noche:

Hace unos dias me entrevisté con D. Juan José Omella. El Sr. Cardenal me ofreció completar mis estudios teológicos en el Instituto Bíblico de Jerusalén, el más prestigioso del mundo en esta materia, o en el Instituto Católico de Lyon, más cercano. Creo que D. Juan José me ha querido preservar de las posibles dificultades suscitadas por las diversas tensiones sociopoliticas y también pastorales que se viven en la Archidiócesis y que podrian afectar a mi ministerio sacerdotal. Ese periodo de estudios ciertamente podía repercutir posivamente en mi preparación intelectual y ministerial.

He sido yo mismo el que le he pedido este año sabático para completar mi tesis doctoral en Teología Fundamental y poder atender a la vez a mi anciana madre.Sólo poderosos motivos familiares me han impedido aceptar el ofrecimiento de mi Arzobispo. Lo primero es el sacerdocio y la esencial obediencia a las indicaciones legítimo pastor.

Por ello, os pido que nadie juzgue las intenciones de D. Juan José. Sólo Dios puede hacerlo. Yo acepto su decisión. Os pido que lo hagáis también vosotros, no tanto por mí, sino pensando en las necesidades de mi madre. Muchos de vosotros también la tenéis y podréis comprenderme.

El Sr. Cardenal puede equivocarse, pero yo no me equivocaré obedeciéndole. Soy sacerdote y debo ser agradecido por el don de una vocación que he recibido del Señor Jesús sin mèrito propio . Es Dios quien me llamó y me ungió sacerdote eterno por manos del cardenal Ricardo Mª Carles al que tanto aprecié. Estoy seguro que desde el Cielo pide que nuestra Iglesia de Barcelona se dirija unida y con paso firme hacia ese Reino de Justicia y Paz que el Señor promete a los que le son fieles.

Que nadie entristezca a la Santa Iglesia católica con un espectáculo de maledicencia, difamación y juicios temerarios. Si sois amigos míos y amáis a la Iglesia de Cristo aceptad mi nueva situación. La pedí yo mismo a D. Juan José como un favor personal y el accedió gustosamente.

No hagáis juicios de valor y ayudad a que nuestro Arzobispo pueda ser, con la ayuda de Dios y la vuestra, el pastor de todos.

Custodio Ballester Bielsa, pbro.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Laura S

    Todo mi apoyo al padre Custodio. La apostasia de la Jerarquia Catolica en Cataluña es patente.

  2. pacococo

    Aquí tenemos otro mártir. Dichoso él, que ha sido llamado al martirio. La Iglesia se nutre con los mártires.

    Dicho esto, que es cierto, diré que también es cierto que lo que le han hecho es una indecencia, pero los nazionalistas viven en la inmundicia, de modo que para ellos es normal.

    No voy a decir lo que me parece la decisión de su ordinario ni lo que me parece su ordinario. sólo diré que el Papa le dio una púrpura que no merecía.

  3. Eduardo

    Propongo que todos los movimientos sociales no naZZZionalistas organicen una concentración en la Plaza San Jaime, en la que el acto más relevante sea una misa celebrada por el padre Custodio y los diferentes párrocos que quieran adherirse.

  4. Antonio

    Mi apoyo al padre Custodio

  5. Russell

    Los obispos catalanes ya dan por descontada y por deseable la independencia de Cataluña y desean congraciarse con sus nuevos amos. Yo hasta diría que ven con ciertas ganas la creación de una iglesia patriótica catalana, aunque verían como un mal menor dejar de tener una equis en la renta y pagar la dhimmitud.

  6. Luisa Carrasco

    Ante todo, quiero mostrar mi apoyo al P. Custodio en todo lo que necesite y también a este blog (y a su autor, por supuesto).

    Esta mañana, un amigo común me dio la noticia, y yo también me llevé las manos a la cabeza. Y he estado pendiente todo el día de si el P. Custodio decía algo en las redes para conocer lo sucedido de primera mano y no opinar sin estar bien informada. Al leer este post, pensaba que si el P. Custodio no había dicho nada en contrario, era porque lo que me habían contado era cierto. Pero, hace un rato el P. Custodio ha publicado esto en su blog http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2017/07/nota-del-p-custodio-ballester-sobre-la.html?m=1, así que creo que debemos respetar lo que él mismo nos pide.

    Esperemos que, en todo caso, todo lo sucedido sea para su bien. Unidos en oración por él y por toda la Iglesia.

  7. Luisa Carrasco

    Veo que me has adelantado mientras estaba escribiendo. :)

  8. Acabo de publicar en esta entrada un email que me ha enviado el padre Custodio hace una hora. El email honra a don Custodio, por su sentido de la obediencia y del ministerio sacerdotal.

    Por mi parte, he decidido mantener la entrada tal cual la publiqué, añadiendo su email. Primero, por lo que escribió él en su carta de mayo, señalando las instrucciones que había recibido de no defender la unidad de España, una afirmación que ni él ha negado ni el Arzobispado ha calificado como falsa. En segundo lugar, porque aunque el padre Custodio admite que fue él quien pidió el año sabático, también afirma que el Arzobispo “me ha querido preservar de las posibles dificultades suscitadas por las diversas tensiones sociopoliticas y también pastorales que se viven en la Archidiócesis y que podrian afectar a mi ministerio sacerdotal”. Esto, hablando a las claras, se llamar recibir presiones.

    El origen de la marcha del padre Custodio también me queda medianamente claro cuando afirma: “El Sr. Cardenal puede equivocarse, pero yo no me equivocaré obedeciéndole.”

    Por supuesto, yo no pienso renegar de la Iglesia ni me voy a poner a difamarla. Soy un católico convencido y aunque un pastor cometa una injusticia, eso no le resta razón ni verdad a la Palabra de Cristo, cuya depositaria es la Iglesia. Ni siquiera es la primera vez que veo a un pastor cometiendo una injusticia. Entiendo que todos somos seres humanos y cometemos errores, incluso los obispos.

    Lo que también tengo claro, como católico, es el profundo dolor que me provoca ver que en un momento tan grave como es un intento de desmembrar mi Patria, mediante un golpe de Estado movido por una ideología liberticida y excluyente, y con el trasfondo de la escandalosa corrupción política de la casta política catalana, en vez de apelar a la unidad y a la convivencia, los obispos de Cataluña hayan apostado por adherirse al discurso separatista, haciendo suyo el discurso de los partidos secesionistas e incluso reclamándole a un párroco que no defienda la unidad de nuestra Nación, como si eso fuese algo negativo.

    Que ese párroco se haya visto durante tanto tiempo sometido a un señalamiento político y mediático constante es algo que dice mucho de la falta de libertad que se vive en Cataluña. Y que en ningún momento su Arzobispo haya salido a la palestra a defenderle de esos ataques es algo que también dice mucho de la deriva de la jerarquía eclesial de Cataluña. Podré remitir a la categoría de casualidad que la marcha del padre Custodio de su parroquia se conozca sólo unos días después de que la Generalidad le exculpe del expediente que le abrió por opinar críticamente sobre el “orgullo gay”. Sobre eso no haré juicios de intención, porque me gusta valorar hechos, no intenciones.

    Lo que tengo claro es que los hechos que se han sucedido hasta la fecha en relación al padre Custodio se podrían resumir en la expresión que pronunció el pueblo de Burgos cuando vio pasar al Cid y a sus hombres camino del exilio: “¡Dios, qué buen vassallo, si oviesse buen señor!”

  9. Jose luis

    Cardenal Omella:
    Con independencia de lo manifestado por Don Custodio, haga Ud un examen de conciencia.
    No se puede servir a Dios y al dinero, léase políticos independentistas, recuérdelo !!!!
    Déjense los Pastores de seguir lo políticamente correcto, y proclamen a puertas abiertas el Evangelio.
    ” En el atardecer de la vida nos examinarán del Amor”, y repito : NO DE LO POLITICAMENTE CORRECTO.

  10. Luna

    Elentir:
    En este caso he de pedirte que borres mi comentario. No lo tengo por costumbre y no me desdigo mas que cuando me veo en un error, prefiriendo casi siempre que el mismo permanezca a que sea borrado. Pero cuando los hechos son otros de los que interpretaba, no me cabe duda de que la valoración mía no es válida. Habida cuenta de las consecuencias que tú mismo has deducido de difamación [Generar una imagen distorsionada de la realidad a raíz de noticias imprecisas o sus valoraciones, aun cuando sea en forma involuntaria, del gran amor que profeso a la Iglesia Católica y el profundo respeto que me infunde el Padre Custodio, de quien permanece el ejemplo y valor y de quien me profeso seguidor.

    No sólo le honra esta nota, la redacción en que se atribuye una decisión propia y el buen hacer de acallar comentarios en cuanto los ha visto aparecer. Le honra también ser buen hijo, preferir los cuidados de su madre que el perfeccionamiento de sus estudios. Desde aquí le deseo lo mejor y le insto a permanecer a su lado cuanto tiempo haga falta, dando el amor de hijo que corresponde.

    Hemos vivido su ejemplo durante unos años y nos ha abierto los ojos, va siendo hora ya de que actuemos con la necesaria madurez por nuestra cuenta. Un año o un mes,se hacen igualmente muy largos cuando un sacerdocio efectivo llega a la amistad. Pero hay que saber esperar, recibirá de nuevo el fuerte abrazo de una feligresía que no le olvida, de tantos fieles como somos los que estamos con él aunque pertenezcamos a otras parroquias.

  11. atraval

    También los “mandos eclesiásticos” se pringan en los cubiles políticos?…

  12. DIEGO VALOR

    El Pater es asi, de los que son fusilados por asquerosos traidores y apostatas de su fe, y encima los perdonan y tratan de protegerlos.

    Pero todos en Barcelona sabemos y conocemos a este clero corrupto y al que lis separratas tienen de rodillas, en pompa y mirando a Cuenca.

    No ha sido el Pater quien ha pedido irse.
    Ha sido el mamella quien se lo ha cargado.
    Asi de clato

  13. José Sánchez Agudo

    Me dá pena que nuestras “autoridades Religiosas”, no tengan nada que desear a las “autoridades políticas”.

  14. Aguador

    Si la Iglesia se dedicara a defender con energía la doctrina de Cristo, volveríamos a ver quemar las iglesias y templos, como se vuelven a ver las agresiones a religiosos por el mero hecho de serlo. Los “mandos eclesiásticos” (las jerarquías) prefieren “tener la fiesta en paz” y esconder la cabeza en la arena, mientras el odio a la religión católica crece fomentado desde la escuela y ellos no se dan cuenta de que España ya no es “territorio amigo”, sino “de misión”.

    Habrá problemas si la Iglesia quiere recordar quién es…

  15. Jandro

    En primer lugar, mi apoyo al valiente P. Custodio Ballester una vez más por su honradez y su altura sacerdotal.

    Me parece, en todo caso, que mezclar la doctrina cristiana con la cuestión territorial es mezclar a Dios con el César. No creo que la divisibilidad o indivisibilidad de una tierra, España en este caso, pueda ser objeto de defensa en un plano cristiano. Más allá de los actos terroristas y demás injusticias objetivas cometidas contra las personas, creo que uno puede tener una visión u otra del asunto, en función de varios factores entre los que difícilmente podemos meter a Dios.

    Sí que hay un par de detalles que nos podrían inclinar hacia un lado: por un lado, existe un acuerdo que nos hemos dado, la Constitución, que plantea un procedimiento determinado para cosas como que un territorio pueda desgajarse y que nos implica a todos los españoles. Además, parece claro que luchar contra ese pacto socava la convivencia, destruyendo el propio marco que en consenso decidimos construir en su día. Romper unilateralmente las leyes que nos dimos para convivir no parece especialmente cristiano. Por otro lado, es complicado no ver la sombra de un menosprecio nada cristiano hacia los demás integrantes del país en ese ansia por separarse de España. Aun así, ninguna de las dos cosas podría decantarnos como para asociar directamente seguir a Cristo con defender la unidad de España.

    Pero no olvidemos que estos ministros de la Iglesia, han sido expuestos, junto con las enseñanzas cristianas, a una religión nacionalista de la que no son capaces de liberarse. En este sentido, son víctimas, si se me permite la expresión. Son personas que han sido sometidas a un adoctrinamiento tal que se ha combinado con su manera de pensar hasta el punto de no poder separarlo, ofreciendo finalmente una acción pastoral contaminada por el nacionalismo. Y es algo que intoxica tan manifiestamente el mensaje de Jesús que me horrorizaría ser presa de algo parecido pero en sentido contrario.

    En resumen, quiero decir que la religión cristiana no determina la territorialidad y que mezclarlo puede ser tentador, pero es un error muy peligroso en el que yo, al menos, prefiero no caer. No obstante, sí que veo lógico, precisamente desde el punto de vista cristiano, denunciar que algunas instancias lo mezclen, como es el caso de los obispos catalanes, usando su autoridad para fines que poco tienen que ver con el bien común (sobre todo común), y no digamos nada con el mensaje de Cristo.

    Sin embargo, hay cosas verdaderamente preocupantes y totalmente intolerables en la Iglesia de Cataluña que sí deberían ser atajadas urgentemente por sus pastores, mientras estos prefieren usar su tiempo en defender el separatismo. Y eso sí que es un escándalo: que con la que tienen liada con sus hospitales (y clérigos) abortistas, prefieran dedicarse a predicar la secesión.

  16. Jandro, me parece desafortunado decir que desde un punto de vista cristiano no ha de importar si una Nación tan antigua como España se mantiene unida o se rompe, y más cuando hablamos de sembrar un país de fronteras artificiales promovidas por un nacionalismo excluyente, liberticida e insolidario.

    El propio San Juan Pablo II salió en defensa de la unidad de Italia:
    http://www.libertaddigital.com/opinion/pedro-fernandez-barbadillo/el-papa-contra-la-ruptura-de-italia-65868/

    E Italia, como país, es mucho más reciente que España.

    En relación con este tema, recomiendo lo apuntado recientemente en su blog por el sacerdote Francisco José Delgado Martín:
    http://infocatolica.com/blog/duropedernal.php/1707210750-un-juicio-tomista-sobre-la-se

  17. Luna

    Jandro: Lo que está pasando en Cataluña es que la Iglesia está sacralizando el separatismo y rinde a él mayor culto que a Dios. Hay que vivir aquí para verlo, o sencillamente, no se cree. Es muy cristiano, justo y necesario recordar cuáles son las Enseñanzas del Maestro y demostrar (cuando haga falta) que están siendo usurpadas por tentaciones del siglo.

    Si la unidad de España no fuera algo relevante, si lo mismo diera España unida que Cataluña escindida, lo mismo daría que el Padre Custodio pugnara por la unidad como que la clerecía en general lo hiciera por la independencia. Sin embargo, tenemos que soportar aquí que sean nuestros obispos quienes redactan soflamas en favor del golpe de estado independentista, mientras se reprime a quien deja las cosas tan claras como hizo el Padre Custodio en su carta abierta a los obispos.

    Juan Pablo II se despidió de todos nosotros con esta frase, que me conmovió profundamente: “Hasta siempre, España, Tierra de María”. Celebramos hoy el día de nuestro Patrón, el Apóstol Santiago. La Virgen en persona hubo de aparecérsele y decirle que la fe de España iba a ser más profunda que la del Pilar en donde se encontraba, así de importante es nuestra nación y nuestra unidad en el plano religioso. El problema es cuando confundimos nación con gobierno, administración o poder político. Recojamos lo que oyó el Apóstol, que viene de la Madre de Dios y Madre nuestra.

    Pero no es sólo la antigüedad de España (la nación moderna más antigua del mundo), es su grandeza lo que le da carácter. No obstante, si hubiéramos nacido en otro lugar, seguramente tendría importancia también, por cuanto supone una unidad de vidas en un criterio de orden, bien y evitación del mal, en un esfuerzo común que dignifica al hombre. No hay tanto de malo en ser nacionalista como está de moda decir, sino en convertir el concepto en eje ideológico de todo.

    Muchos somos los catalanes que amamos profundamente a España y nos sentimos felices y orgullosos de que Cataluña haya aportado tanto a su historia y prosperidad, muchos somos los que seguimos intentando esta aportación a diario. En mi caso, me siento con un completo derecho a que estos sentimientos se consideren legítimos y válidos en el Magisterio de la Iglesia, por lo que entiendo que el Padre Custodio tiene legitimada esta defensa, de la que tampoco hace bandería.

    En Cataluña nos gobiernan locos. Ahora llegará el momento de retractarse, ante la amenaza de un referéndum tan ilegal como antidemocrático. Y veremos a nuestros curitas y obispillos diciendo Diego donde dijeron digo. Pero alguno seguirán con lo que decían, mientras sabemos que la fornicación fue de los otros.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]