Quinta entrevista a los lectores, hoy con una valiente profesora y escritora

Alicia Rubio: “Si se quiere ser mujer libre, hay que alejarse de este feminismo actual”

Hoy es la quinta entrega de las entrevistas a los lectores de Contando Estrelas, y esta vez tengo el honor de charlar con una mujer cuya valentía en defensa de la libertad se merece un monumento.

Carlos López Díaz: “El progresismo actual es una evolución del marxismo”
Ángel Manuel García: “Ojalá países como España, Reino Unido y Francia tuvieran un Donald Trump”

Alicia Rubio Calle es riojana de nacimiento y madrileña de adopción. Casada y madre de tres hijos, su familia fue una de las muchas que se declararon objetoras frente a la asignatura de adoctrinamiento “educación para la ciudadanía” impuesta por el Gobierno de Zapatero. Colabora desde hace años con la asociación Profesionales por la Ética -una de las más veteranas de España en la defensa de los valores y de los derechos fundamentales- y está afiliada a Vox. Colabora habitualmente en varios programas de esRadio y de Intereconomía. Ha abierto recientemente un blog, “El timo del género”, y está presente en Twitter como @NoALaIdDeGenero y en Facebook con una página que lleva el mismo título (si aún no la seguís, os animo a hacerlo). Es Licenciada en Filología Clásica y trabaja como profesora de enseñanza media. Precisamente a finales de abril se convirtió en noticia cuando fue cesada por contradecir la ideología de género tras una serie de presiones y una campaña de acoso de la izquierda –orquestada por varios concejales podemitas-, una de las franquicias del pensamiento único progre que está anegando nuestra democracia y ahogando nuestras libertades.

Alicia es autora del libro “Cuando nos prohibieron ser mujeres …y os persiguieron por ser hombres” (podéis comprarlo en Amazon, pulsando aquí), una obra de referencia para desmontar las mentiras de la ideología de género. En las presentaciones que ha hecho de este libro en varias ciudades se ha encontrado de todo: desde órdenes de censura emitidas por políticos hasta actos de acoso ejecutados por matones de ultraizquierda. Pero ella no se rinde. Lejos de callarla, sus enemigos sólo han conseguido hacer que mucha gente conozca a esta valiente. Antes de todos estos líos, he de decir que yo tenía la costumbre de leer sus excelentes artículos en el blog de Profesionales por la Ética y después en Actuall. Un buen día me di cuenta de que esa chica que escribía tan bien era, además, lectora y comentarista de mi blog, así que se puede decir que esta entrevista es entre dos lectores mutuos.

¿Se puede ser mujer sin ser feminista?

No solo se puede sino que, si se quiere ser mujer libre, y mujer libremente, hay que alejarse de este feminismo actual, que nada tiene que ver con el originario pese a que ha secuestrado su nombre y apoderado de sus logros.

Desde hace unas décadas, el feminismo ha tomado una deriva ajena a la mujer real. No busca la igualdad, ni los derechos de la mujer. Ha abandonado esas luchas y se ha embarcado en una guerra contra el varón al que quiere destruir, e imitar hasta en lo que biológicamente no puede. Arrogándose la representación de todas las mujeres, cosa que nadie le ha otorgado, impone un modelo de mujer masculinizada tras despreciar cuanto hasta ahora nos ha caracterizado y definido, busca la criminalización del varón y autojustifica su existencia a través del victimismo y unas presuntas discriminaciones de las que solo se le resarce dando dinero y privilegios a los grupos feministas.

“El feminismo ha tomado una deriva ajena a la mujer real. No busca la igualdad, ni los derechos de la mujer. Ha abandonado esas luchas y se ha embarcado en una guerra contra el varón”

Desde que hemos alcanzado la igualdad en derechos y dignidad, el feminismo anda buscando con lupa ofensas, discriminaciones y micromachismos de los que quejarse y justificar su lucha sin sentido y las cuantiosas subvenciones que recibe. Encima, tratan de convencernos a las mujeres de que, sin ellas, no somos nada.
Se puede, se debe y además hay que quitarse de encima a estas parásitas que ensucian en feminismo originario.

Muchos niegan que exista una ideología de género y dicen que sólo es igualdad. ¿De dónde salió esa ideología?

Existe y, además, no tiene nada que ver con la igualdad sino con la disgregación de la sociedad en grupos de poder e intereses. Grupos de presión que se autodefinen “víctimas”, luchan entre ellos y generan leyes de desigualdad que instauran privilegios para unos en función de su sexo, su opción sexual, su constancia de género… mientras discriminan, ellos sí, a quienes no se adscriben, o no pertenecen, a alguno de estos grupos de privilegiados.

La intención de sus creadores e instauradores era que no se supiera de su existencia como tal, y que fuera infiltrando la sociedad de forma que, sus interpretaciones de la realidad, sus aplicaciones prácticas y la reingeniería social consecuente, se achacaran al progreso inevitable de los pueblos y el pensamiento. Nunca a una ideología intencionadamente impuesta y, ni mucho menos, querían que se evidenciaran sus objetivos demasiado pronto, por lo que había que negar su existencia hasta que su consolidación y aceptación social garantizara que no se revertiera su implantación al descubrirse su existencia, su verdadera cara y sus objetivos.

Tanto es así que, los grupos más afines a ella, la niegan y se ofenden mucho si a sus constructo doctrinal se le llama, lógicamente, ideología: exigen llamarla “perspectiva de género” por lo que esa expresión no hay que utilizarla nunca para no facilitarles ganar la batalla léxica. Es parte de la conocida lucha del lenguaje: si lo llamas de otra manera, parece otra cosa. Pero si se analiza, una ideología es una visión parcial de la realidad y una interpretación basada en unas herramientas que esa ideología te suministra y que puede ser al margen de la realidad. Eso es la ideología de género.

El origen ideológico es marxista: la lucha entre grupos de presión hasta que se imponga un nuevo organigrama social, en este caso aplicado a la sexualidad. A este respecto recomiendo leer “El libro negro de la nueva izquierda” de Laje y Márquez.

Ideología de género: “Como todo es un dislate y una mentira de oceánicas proporciones, solo se puede aplicar mediante la compra de voluntades, la manipulación y el engaño y la coacción y persecución del disidente”

De su origen marxista extrae otras tres cosas: la justificación de los medios utilizados para obtener el fin, el uso desinhibido de la mentira como arma revolucionaria y la reducción del ser humano a una única de sus facetas: como antes fue la productividad, ahora es el sexo reinventado como género, que sería la construcción social que hacemos de él y que al cabo no es más que la construcción social de la biología a la que primeramente niega para poder “construirla” y últimamente trata de suplantar con una nueva ciencia.
Como todo es un dislate y una mentira de oceánicas proporciones, solo se puede aplicar mediante la compra de voluntades, la manipulación y el engaño y la coacción y persecución del disidente. Ahora estamos viviendo una vuelta de tuerca en estas técnicas para la implantación de este mundo feliz.

La pregunta no es tanto el origen como la finalidad. ¿Cómo es posible que toda esta locura haya tenido tanta trayectoria? ¿Por qué la ONU está completamente volcada en políticas de género? ¿Por qué una de las primeras pérdidas de soberanía de los países de la UE que se ha propuesto ha sido la de legislaciones de género a fin de que vengan impuestas desde la propia UE? La respuesta está en las cumbres de población de la ONU.

¿En algún momento llegaste a imaginar que te traería tantos problemas escribir un libro que no incita al odio contra nadie?

Pues la verdad es que no. Me imaginaba que caería pronto en el olvido como muchos otros libros sobre este tema. En el mejor de los casos, esperaba un limitado “éxito” entre los que ya conocen el asunto y poco más. Sí que me daba cuenta de que pisaba muchos callos, que contactaba muchos frentes que parecían independientes y dibujaba el mapa de esta ideología y sus objetivos de forma que se evidencia claramente un plan, unas líneas de acción, un panorama social desgarrador y nada feliz y unas metas claras y terribles. Y que si se consideraba que podría ser molesto, algo harían. Lo que no imaginaba es que en un Estado de Derecho, se me vulneraran los derechos fundamentales sin que los que los garantizan hicieran nada.

“Aunque me está quitando la salud, lo cierto es que era el objetivo último del libro: informar”

También es cierto que dos editoriales conocedoras del tema y destacadas en la publicación de libros políticamente incorrectos, aun considerándolo bueno y en absoluto agresivo o discriminador con nadie, no se atrevieron a publicarlo por miedo a algún tipo de represalia. Una de ellas temía legislaciones que terminaran haciéndolo delictivo. Haciendo delito el derecho a la libertad de expresión y opinión. Y eso es lo que va a suceder si termina aprobándose la ley Mordaza de Podemos en la que hay que demostrar la inocencia de un texto ante las posibles acusaciones, si bien antes lo han retirado administrativamente de forma cautelar sin ningún tipo de protección legal ni judicial, ni amparo a los derechos fundamentales.

El caso es que, con estos barullos que me montan, el libro ha traspasado los muros de los lectores informados en el tema y está llegando a personas sin información sobre la ideología de género que se preguntan qué es lo que no se puede decir en una democracia, qué es lo que merece persecución, que no se dejen salas públicas, que se impida el acto… y por lógica llegan a la conclusión que es algo que no quieren que ellos sepan. Gracias a este previsible “efecto Streisand” hay bastante gente que está comprendiendo que todas la cosas extrañas y sin lógica que suceden a su alrededor no son por casualidad. Aunque me está quitando la salud, lo cierto es que era el objetivo último del libro: informar.

Hoy en día se ha viciado tanto el debate político que criticar a cualquier feminista te convierte inmediatamente en reo de machismo. ¿Son tan delicados los progres a la hora de criticar a mujeres como tú?

En absoluto. A mí se me han dicho cosas que, si se dijeran a mujeres sin mi estigma, o a homosexuales, caería sobre los difamadores todo el peso de la justicia linchadora de esta gente. De todas formas, no solo hay “derecho de pernada” universal de insultar, perseguir y difamar a personas que discrepen de los nuevos dogmas, sino que hay “bula” o “amnistía previa” para algunos, concretamente gente de izquierda y más si es relevante, para incumplir las leyes, que estas no se les apliquen o vulnerar los derechos fundamentales de otros sin consecuencias.

“Hay ‘bula’ o ‘amnistía previa’ para algunos, concretamente gente de izquierda y más si es relevante, para incumplir las leyes”

Paradójicamente, la misma izquierda que llama “machistas” a los católicos no tiene reparos en aliarse con una religión tan poco feminista como el Islam. ¿A qué crees que se debe esa doble vara de medir?

La izquierda actual es instruida en el odio a la cultura y la civilización de la que procede y es consciente de la aportación del cristianismo a la formación de lo que hoy llamamos “occidente”. La dignidad humana, la libertad, los derechos fundamentales… han sido fruto de un pensamiento concreto. En su objetivo último de destruir para construir una nueva sociedad, que no deja de ser un suicidio, se alía con los que también odian esa sociedad o, al menos tiene serias dificultades para aceptarla o integrarse aunque defiendan todo lo que ellos teóricamente combaten. Y digo teóricamente porque en la práctica, feministas, homosexualistas, animalistas y demás tribus del marxismo cultural no difienden ni a las mujeres, ni a los homosexuales, ni a los animales sino que utilizan a todos ellos como ariete para atacar a los que consideran enemigos de su revolución, los cristianos, entre ellos. Y lo mismo que un cura no puede decir nada sobre la homosexualidad, los musulmanes no son cuestionados por defenestrar homosexuales; mientras los católicos son acusados de machistas por no tener “obispas”, ni una palabra a los musulmanes que lapidan mujeres, las relegan en las mezquitas y se casan con niñas. Mientras montan un lío por un toro, el degollamiento de 300.000 corderos es un acto cultural.

Conclusión, lo que les importa es la utilizaciòn de sus “defendidos” para atacar su propia civilización. Pero el que juega con fuego se quema, y el islam, especialmente el radicalizado, va a ir por ellos en cuanto se sienta fuerte gracias a su estúpida, suicida, inestimable e indispensable ayuda.

“Mientras montan un lío por un toro, el degollamiento de 300.000 corderos es un acto cultural”

Los malos tragos que tuvisteis que pasar las familias objetoras a la “educación para la ciudadanía” fue una muestra de los recortes en libertad de educación que estamos padeciendo. ¿Qué propondrías tú para revertir esa deriva liberticida?

La verdad es que lo pasamos mal, sobre todo porque se consiguió abortar el movimiento objetor mediante bulos y negociaciones sobre la ley para su aplicación en ciertos sectores hasta dejarnos a los expedientados, solos y a los pies de los caballos. Los movimientos sociales solo funcionan si hay unión y no se claudica por unas monedas, que fue lo que sucedió con el potente bloque de la concertada a la que se les prometió un trato de favor que hubiera terminado siendo “o pasas por el aro o te quito el concierto”. Si EpC se desactivo fue por el movimiento inicial y las tortas que nos llevamos “la resistencia”.

“Se consiguió abortar el movimiento objetor mediante bulos y negociaciones sobre la ley para su aplicación en ciertos sectores hasta dejarnos a los expedientados, solos y a los pies de los caballos”

En estas imposiciones liberticidas, negociar con el tiburón que te ha dicho que te va a dar un salvavidas, es lo más equivocado que se puede hacer: quien es capaz de vulnerar derechos constitucionales como la libertad de los padres a la educación de sus hijos no va a tener ningún reparo en incumplir pactos y seguir vulnerando otros derechos.

Lo único que se puede hacer contra esta deriva liberticida es crear un frente de ciudadanos informados de sus derechos y que no tengan miedo, ni busquen su salida particular, sino la solución para todos. Y una representación política que transforme en hechos sus reivindicaciones: La presión social solo funciona si es potente y si se transforma en acciones políticas. Otra cosa, como ha sucedido con las quejas ciudadanas y el PP, es dar puñetazos en un colchón.

¿Qué piensas cada vez que oyes a un votante diciendo que hay que votar al PP para que no gane Podemos?

Es un error. Exactamente el error que los que están dirigiendo la deriva liberticida y disgregadora de España quieren que se cometa.

Podemos es el monstruo de Frankenstein creado y alimentado expresamente para eso. Ya lo dijo Esperanza Aguirre en una entrevista, “el PP ha alimentado la bicha de Podemos” facilitándole el acceso a los medios de comunicación y mirando para otro lado en todas las irregularidades de su financiación. Necesitaban algo que fidelizara, por miedo, el voto descontento de la derecha que, con toda razón, es mucho. Si no hubiera ese miedo, la gente se animaría a votar otras opciones. Cuando la gente llegue a la conclusión de que votan “más de lo mismo” y la hartura supere al miedo, el siguiente paso para defender ese establishment y la hoja de ruta de esa agenda en la que todos van avanzando, cada uno en su papel, es crear un candidato o partido que se haga con los votos descontentos y siga el juego.

“Necesitaban algo que fidelizara, por miedo, el voto descontento de la derecha”

Con variantes, es el caso de Francia donde los dos grandes partidos del bipartidismo han perdido toda su credibilidad, los partidos de los extremos han dejado de dar miedo y existía la posibilidad, no contemplada por los que mandan, de que saliera Le Pen, que es la ruptura con el establishment. Se han sacado un candidato de la manga y ambos partidos, enemigos irreconciliables en teoría, se han unido tras él.
Creo que, si la gente no despierta y vota de forma valiente y sin complejos opciones como Vox, nos toca pasar una travesía por el desierto de Podemos-PSOE por agotamiento del modelo PPSOE.

Quizá sea necesario, y lo digo con dolor y sin deseo ninguno de que suceda, porque hay unas generaciones educadas en el marxismo cultural en todos los aspectos y a quienes les han hecho creer que la izquierda solo trae el bien: va a ser la única forma de que saquen conclusiones propias, ya que no escarmientan en la cabeza ajena de los diversos “experimentos” que se han hecho. Aquella maldición china de “ojalá tus deseos se cumplan”. Y no es tan peligroso como en el caso de otros países ya que, estando dentro de la UE, algunas derivas “venezolanas” no van a permitirse (recordemos Syriza).

Hace diez años España estaba en plena “rebelión cívica”. ¿Qué es lo que queda hoy de ella, y qué factores crees que influyeron en su desactivación?

Desgraciadamente hoy queda muy poco o nada. Las legislaciones y la senda liberticida del gobierno Zapatero produjeron un profundo descontento en una España que aún tenía claro qué líneas rojas no debían traspasarse y estaba dispuesta a luchar porque no se traspasaran. El PP capitalizó ese descontento poniéndose en la cabeza de las manifestaciones y prometiendo revertir esas aberraciones de todo tipo que iban desde la negociación con la mafia terrorista, hasta la apertura de heridas de la Guerra Civil y su consiguiente división de los españoles; desde la consagración del aborto como derecho, hasta la legalización del adoctrinamiento escolar en una moral estatal y una ideología política, a la vista de los buenos resultados que les estaba dando a los nacionalistas. Consiguió la mayoría más rotunda porque prometió lo que los españoles pedían de forma mayoritaria a la vista de los resultados de los tristes años de Zapatero y que, desde el principio, no pensaba cumplir.

Y no ha hecho nada, porque ambos partidos, PP y PSOE, pertenecen a la misma estrategia de agenda global. El PSOE instaura leyes liberticidas y el PP las consolida, puesto que la población más renuente a ellas cree verse representada en ese partido y confía en su gestión. Eso desactiva la movilización. Poco a poco la gente se ha dado cuenta de la traición, pero tiene miedo de otra época de avance del totalitarismo con un nuevo gobierno de izquierdas radicalizado con el monstruo de Frankestein que es Podemos, por lo que se aferran al PP pese a que ha consolidado lo que hizo ZP y les ha defraudado profundamente.

“El PSOE instaura leyes liberticidas y el PP las consolida”

Pero algo ha cambiado respecto a esa percepción de que unos van andando al precipicio y los otros, de los que esperábamos una andadura inversa que nos alejara, al menos no avanzan. Y es que el PP ha abrazado, como partido, seguir imponiendo todas las “recomendaciones” de la ONU respecto a políticas de género. El PP con las leyes LGBTI y de transexualidad, entre otras, se ha puesto a andar también, aunque algo más despacio, al derribo por la vía de los hechos de los derechos constitucionales. La debacle es absoluta, entre otras cosas porque ahora solo se nos permite elegir entre ir al patíbulo del totalitarismo rapidito (PSOE y Podemos) o algo más despacio y con anestesia (PP).

La situación de indefensión ha paralizado cualquier resistencia. La división del voto de derechas entre los que aún creen en el PP, los que votan por miedo y los que se quedan en casa en el colmo de la indefensión aprendida, es parte de la estrategia.

Como el “PPSOE” tiene los medios de comunicación, la desactivación se promociona con informaciones falsas, descrédito e invisibilización de las opciones con una visión clara de la situación y la solución, como Vox. Los que hemos decidido que la solución no es ir más lento al patíbulo sino negarnos a ir dejando de votar al “verdugo bueno”, que nos lleva amablemente en vez de llevarnos a palos, somos perseguidos y ocultados.

Como afiliada de Vox y tras la presentación del Proyecto Avanza, ¿ves posibilidades de una alianza entre ambas formaciones?

Sería lo lógico, pero no lo creo posible. Existiendo Vox, lo razonable hubiera sido que ese voto de determinado ideario se hubiera adscrito a Vox desde el principio. Si no lo han hecho será por algo. Avanza coincide con Vox en el tema de los valores éticos, aborto e ideología de género pero al contrario que Vox, que da la batalla, Avanza solo testimonia su oposición de una manera formal. A esto se añade que, en otras cuestiones, unidad nacional, separatismos y autonomías, terrorismo, islamismo, economía… o no se sabe que piensa, o es como una escisión del PP y mantiene muchas de las cosas que este partido ha terminado utilizando de las políticas zapaterinas.

Vox es claro en sus propuestas y ya existía como forma de aunar un voto ético, español, liberal, europeísta-soberanista. No lo creo posible. Incluso pudiera ser un partido capitalizador de voto descontento para llevarlo al mismo redil del que quieren salir. Sin embargo, sería estupendo que estuvieran dispuestos a llegar a acuerdos centrándose en lo que nos une.

“Avanza coincide con Vox en el tema de los valores éticos, aborto e ideología de género”

Ya dejando a un lado la política, entre las cosas que tenemos en común está la afición a las recreaciones históricas. En tu caso a las ambientadas en la Guerra de Independencia. ¿Qué te llevó a ese mundillo? ¿Y qué personaje de esa época te gusta más?

Me gusta la historia y soy fiel defensora de las tradiciones que, provenientes del pasado, nos forjan nuestra personalidad como pueblo. Y como creo que hay que ser activo en esta defensa, llevo más de 25 años en una asociación de recuperación y fomento de las tradiciones madrileñas: desde el chotis a las romerías, de las procesiones a las verbenas, de las devociones populares a las zarzuelas, de los trajes tradicionales a la historia. Un año para festejar el 2 de Mayo contactamos con una asociación recreadora del ejército de esa época y se nos ocurrió tratar de recrear los sucesos de la Plaza de Oriente y la toma del cuartel de Monteleón, comienzo y final del levantamiento del 2 de Mayo, representando ambas asociaciones al ejército y al pueblo de Madrid respectivamente. Y me picó el gusanillo de las recreaciones porque vi que era una excelente forma de llevar a la gente lo que sucedió en el pasado y que, concretamente, la guerra de la Independencia tenía muchas cosas de las que aprender y que aplicar en la España actual: la unidad, la defensa de la identidad nacional, la lucha contra un enemigo poderoso e invencible, el sacrificio por el bien común, la perseverancia, el heroísmo…

“Me gusta la historia y soy fiel defensora de las tradiciones que, provenientes del pasado, nos forjan nuestra personalidad como pueblo”

¿Personaje que me gusta? Quizá por edad y sexo Clara de Rey, madrileña que estuvo luchando en la puerta del cuartel de Monteleón con su marido y sus tres hijos hasta que le destrozaron el cráneo de un disparo. Pero es admirable cada uno de los que lucharon, de los que recompusieron, una y otra vez, un ejército continuamente derrotado, de los que aguantaron los sitios de los que participaron en la guerrillas y su abastecimiento, de los que trataron de dar un rumbo nuevo pero independiente a España en la Cortes de Cadiz…

¡Tanta historia detrás de nosotros y tan poco conocida, reconocida y reivindicada!

(Foto: Vox)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Recinos

    Aunque España queda fuera de mi jurisdicción, pues soy guatemalteco, sigo muy de cerca lo que esta sucediendo por allí, porque “las ideas tienen consecuencias” y, tarde o temprano, lo que ocurre en Europa, nos alcanza por aquí. Gracias por la entrevista con la Profesora Rubio. Como siempre, con ideas muy lúcidas con lo que respecta la ideología de género y sus consecuencias. Deseñandoles lo mejor. Luis Recinos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]