El grupo separatista de ultraizquierda amenazó con nacionalizar la banca

En 2015 la CUP pidió a los bancos que fuesen “haciendo las maletas”: ¡le han hecho caso!

El golpe separatista en Cataluña está provocando una inseguridad jurídica de la que los inversores huyen como de la peste. Incluso los catalanes. Hoy le ha tocado a dos conocidos bancos.

Las mentiras de Puigdemont en su discurso televisivo, desmontadas una a una
Cataluña: esto es lo que casi nunca explican algunos medios españoles e internacionales

El Banco de Sabadell y CaixaBank sacarán sus sedes de Cataluña

Esta tarde el Banco de Sabadell ha anunciado que trasladará su sede a Alicante. CaixaBank se está planteando trasladarse a Mallorca, eso tras desplomarse en la bolsa a causa del anuncio del gobierno catalán de que hará una declaración de independencia basándose en los resultados del referéndum ilegal y fraudulento del pasado domingo. Esta consecuencia era de esperar. Puigdemont se sentirá muy a gusto jugando con Cataluña como si fuese su patio de recreo, saltándose las leyes y las sentencias judiciales como si eso no tuviese consecuencias, e incendiando la convivencia entre catalanes, pero quienes arriesgan su dinero en inversiones no están dispuestos a perderlo por los desvaríos separatistas de algunos.

La CUP se enfada y llama a boicotear a esos bancos y al BBVA

Tras el anuncio del Banco de Sabadell, lo más inexplicable ha ocurrido en el bando separatista: los comunistas de la CUP han llamado a boicotear al Caixabank, al Banco de Sabadell y al BBVA (que es un banco de origen vasco, pero les da igual). La CUP ha pedido al gobierno catalán que deje de trabajar con esas entidades porque “siempre se han puesto del lado del mantenimiento del statu quo, porque son statu quo”. Esta explicación es incomprensible. ¿Qué esperaba la CUP, que los bancos se dejasen guiar por un puñado de perroflautas antisistema?

En 2015 la CUP amenazó con nacionalizar la banca y suprimir la propiedad privada

Recordemos que en octubre de 2015 la CUP exigió a Artur Mas nacionalizar la banca y suprimir la propiedad privada, es decir, convertir Cataluña en una dictadura comunista, con propiedad colectivizada y con las entidades financieras en manos de los políticos. Esperar que la banca sea propensa a un escenario como ése es no conocer la lógica más básica del sistema financiero.

Hace dos años la CUP animó a los bancos a hacer las maletas

El caso es que, como ha recordado hoy Percival Manglano, en septiembre de 2015 la CUP dijo a los bancos catalanes: “Que vayan haciendo las maletas”. Ante los avisos de las patronales bancarias de que una posible independencia de Cataluña obligaría a la banca a reconsiderar su presencia en esa comunidad, el dirigente separatista Antonio Baños se mostró encantado de que la banca abandonase Cataluña, y advirtió que si su partido llegase al poder nacionalizarían los bancos, es decir, dejarían en manos de esos políticos comunistas la gestión de los ahorros de todos los catalanes. Pues bien: los bancos han hecho caso a la CUP y ya están haciendo las maletas. ¿De qué se queja la CUP, entonces?

(Foto: Ayuntamiento de San Juan de Alicante)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]